Ir al contenido principal

Critiquita 22: Invisibles nº2, G. Morrison y varios dibujantes, Planeta DeAgostini 2005

Yo no soy un fan de Morrison, así sólo soy consciente de haber leído su JLA, que recomiendo vivamente. De lo mejor que se ha escrito de supers siguiendo las reglas del género. Es triste (quizás la palabra adecuada sea lamentable) que en nuestro país todavía no sólo, no se haya editado entera, sino que encima mal, aunque debo ser el único lector español contento con los tomos de VID.
En fin, con esto de que DC se hace más asequible a mi economía y que cada vez me es más difícil encontrar algún cómic que me guste (no soy "gafapasta", pero llevo leyendo supers más de 15 años) decidí probar con este, porque en su momento pretérito quise pillarlo pero era demasiado dinero. Siempre me picó la curiosidad, así que como el dinero iba ir en cómics de todos modos, me lo pillé para probar.
El primer tomo me gustó más, este no esta mal pero es confuso, aunque tal vez sea porque esta sea una de esas historias, que solo toman sentido al llegar al final y porque en vez de presentar un único arco argumental aquí se presentan 2. Qué cojones, este es más esotérico y fantacinetífico que el anterior.
El primer arco argumental va de que han de conseguir la Mano de la Gloria y el otro va de que uno de los invisibles ha sido "programado" con varias personalidades y hay que "desprogamarlo" (no me he enterado muy bien de este procero porque me lío con todas esas personalidades, "el método de desprogramación" y lo poco claro que es Morrison en esta historia).
El trabajo de Morrison me parece profesional, ni bueno, ni malo, cumple. Sospecho que su trabajo en parte es autobiográfico y que el calvo es su alter ego, lo cual da cierta verosimilitud a la hisotria, cosa que le viene bien al ser extravagante. En este cómic, creo, Morrison crea un mundo personal a base de juntar todas aquellas cosas que le gustan, que en esto caso son multitud de temas esotéricos y alternativos. Hay ecos de Lovecraft, de la literatura de Ciencia Ficción, del hinduismo, de P. K. Dick, del punk inglés y otros movimientos contraculturales ochenteros que se dieron en el mundo anglosajón como reacción al período conservador dominante en esas sociedades en aquella década (Reagan y Thatcher) e incluso anteriores, como el de la generación beat o el hippismo y más cosas que no he descubierto por ignorancia. Es decir, el mismo caldo de cultivo que "V de Vendetta" (Moore sólo es 7 años más viejo que Morrison) y que acaba llegando a Matrix (que es de 5 años después, resulta casi imposible no pensar en que los Wachoski han copiado). En fin, os podéis imaginar la importancia de las drogas y las ideas que se dan sobre ellas. Para mi, esto se parece a Los Invisibles. Quiero decir, igual que algunas drogas alteran el estado de la conciencia y así podemos ver otras cosas o llegar a nuevos niveles de compresión, este cómic hace lo mismo y por eso me parece interesante (que en mi escala de valores es menos que gustar). Quiero decir que la extraña convinación de elementos que Morrison hace en los Invisibles me parece fresca, imaginativa y original, de tal forma que te expande la mente. En fin, a ver si puedo explicarme sin parecer un raro chungólogo.
Quiero decir que te expande la mente porque te presenta temas que nunca habrías pensado. La rara y particular convinación de las teorías de la conspiración del mundo anglosajón con elementos alternativos, esotéricos y antisistema te permite llegar más lejos con tu imaginación. Leyendo este cómic, tu imaginación es capaz de hacer cosas nuevas, de combinar nuevos elementos o los antiguos de forma distinta aportándote así nuevas ideas y pensamientos. En fin, lo dejo ya antes de que sea demasiado tarde y os forméis un concepto sobre mi.
Sobre los dibujantes no puedo profundizar, porque los de Planeta no se han dignado en informarnos cual de los 8 números y la historia corta corresponden a los 4 dibujantes del tomo. El principal es P. Jiménez (la tilde la ha opuesto algún corrector de Planeta o es original?). Aquí es un Jiménez más joven que el que conocemos ahora gracias a WW o su título de Vertigo (estos cómics se publicaron hace casi una década en EE.UU.), pero con el estilo ya definido. Un estilo de dibujo realista pero estilizado, con una seria voluntad de ser un buen fisonomista (se curra las caras para que parezcan diferentes entre si (no es de la escuela de Manara o A. Davis) y de una etnia concreta, sin confiar en que el color sea quien dé esa información como suele ser habitual en el mainstream). También se esmera en los fondos más de lo habitual (lo cual, al ser un cómic mensual, provoca que por el tiempo que dedica al de una viñeta, deba sacrificar el fondo de al menos otra 2 viñetas). Pero por lo que destaca es por tener una teoría sobre el entintamiento igual a la de G. Pérez, es decir muchas líneas finas para dar volumen y nunca mancha negra. Todos estos elementos resultan en un dibujado un tanto rígido, estático y geométrico, que no me llama la atención, además de que todavía comete errores anatómicos (que resaltan más si alguien persigue un dibujo realista). El mayor fallo es la poca expresividad facial que es capaz de dar a los pj. Pero con todo, hace un trabajo muy competente, teniendo en cuenta lo difícil que son los guiones de Morrison, que obligan a dibujar cosas que no existen, pero que han de quedar bien y ser creíbles.
Debo mencionar que el cómic es bastante sangriento y gore, creo yo que por influencia de Predicador, que por aquel entonces era lo que más pegaba de Vertigo (por cierto, que ha sido de Ennis, es un one hit wonder?).
La edición de Planeta es justa de precio, aunque para ello se ha creado un tomo frágil. La portada es demasiado fina, hay que tener cuidado porque las esquinas se doblan en seguida, y tiene demasiadas páginas, lo que encima le hace ser un poco pesado y aparatoso para ser leído cómodamente. En cuanto a la rotulación sigue fallando, hay erratas y errores sintácticos, menos que el número anterior, pero todavía excesivos para la profesionalidad que se le supone a la editorial Planeta.
Con todo, yo os lo recomiendo leer, pero comprar ... ahí ya no sé. Es una obra bastante personal, por lo tanto es complicado que le guste a todo el mundo. Supongo que a los fans de Matrix o los que consideran que fue un intento fallido les gustará.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el personaje que más me gusta de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.


"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderse algún episodio.
El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio como que nadie sea capaz de descubrir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, va…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now".


Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine.
Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastante…

POST 800: Relecturas XCIV: Los Vengadores: Grandes amenazas, Shooter et al., Panini-Marvel 2011

Este tomo reúne una serie de historias independientes y cortas de finales de los 70 que son publicitadas por los viejunos como el epítome de la acción en Marvel porque son peleas donde los Vengatas se pegan con enemigos muy poderosos. Nunca hasta ese momento este supergrupo había encadenado seguidas tantas peleas capaces de llevarlo límite, y no estamos hablando de una alineación floja. La de esta época no es moco de pavo. Evidentemente de eso hoy no queda nada. Los tiempos han cambiado y el dibujo se ha sofisticado así que la acción de estas historias ha quedado superada por la de sus sucesoras. Quizás antes de estos nº las peleas superheroicas no habían sido tan especiales. Lo cierto es que aquí el trabajo del guionista, y sobre todo de los dibujantes, no es tan funcional y lleno de clichés como era la norma en los cómics anteriores. Pero hoy en día, gracias al cine de Acción y a que los dibujantes actuales deben ser espectaculares más que trabajadores, la acción de estos nº resulta…

Qué presente impresentable!, Quino, Lumen 2005

Videados 54: El Planeta de los Simios, F. J. Schaffner 1968

Esta seguramente sea la peli que más me deslumbró e impactó en mi infancia, como a todo chaval que creció en los 80 supongo. A pesar de su sobriedad y de que es más filosófica y conversacional que de acción y aventuras fue capaz de subyugar a aquella chiquillería porque todo el asunto de los simios era algo realmente impactante para un infante (no sé si lo seguirá siendo). Verlos hablar, verlos como dominan a los humanos y ver como estos han conservado tan sólo el nombre, pues la cualidad que los distingue y define, la inteligencia, no está en ellos, en suma, ver el mundo al revés, tiene algo de fascinante y terrorífico, de sublime tal y como lo formularon los románticos, que atrapa fácilmente la inocente y asustadiza alma infantil (modo Ternin off).

La volví a videar hace poco, años después de la última vez. La tenía bastante enterrada en la memoria. Salvo los momentos impactantes y archiconocidos no recordaba nada de ella. No recordaba que tenía un discurso complejo y filosófico por…