Ir al contenido principal

Relecturas LXV: Percevan, Léturgie y Luguy, Norma 2008

Voy a hacer un pequeño repaso a esta serie ya que por fin Norma se ha "dignado" a publicarla entera (entre comillas porque la mitad de su edición ha consistido en sacar el stock, que ha tenido almacenado durante años, de la desgraciadamente difunta editorial grijalbo/dargaud, hay que ser artero, cutre y muy catalán) y por fin me la he releído para la ocasión. Ahora solo falta que los autores se dignen en terminar la siguiente entrega, que llevan anunciándola ya varios meses y nada.
Le dedico un post a esta serie francesa porque me gustaba mucho en mi infancia-adolescencia (el 1º episodio se publicó aquí en 1984, aunque a mí no me suena que me compraran esta serie tan pronto). Ahora que la he releído naturalmente ya no me parece tan buena. En su momento una de las cosas que más me gustaba es que era diferente (y lo sigue siendo). No es el típico cómic francés juvenil a lo "Astérix y Obélix" o "Tintín", es más adulto y serio. Es quizás un intento de conciliación entre el cómic juvenil de la Edad de Oro de la bd con el cómic adulto que comenzaba a despuntar por entonces a través del género de aventuras. En fin, que era una lectura diferente a todo lo que leía entonces y eso le daba un plus. Ahora me parece más convencional y sus virtudes ya no me parecen tan brillantes como antes pero, no obstante, es una entretenida lectura.
Léturgie escribe para Percevan guiones clásicos de aventuras. Es decir, tramas sencillas y lineales que resultan interesantes y entretenidas porque son dinámicas, fluidas y frescas. En seguida te absorben y así puedes disfrutar de una lectura de puro y mero entretenimiento. El entorno de estas aventuras es un fantástico medievo (podría considerarse que ocurren en el siglo XIII y que Percevan es francés), un mundo irreal, porque en él hay magia y monstruos, más próximo al de la literatura medieval que a la Fantasía moderna (Tolkien et al.) lo que le da cierto encanto. Como "Tintín", compensa la independencia de las aventuras con secundarios recurrentes, así les da cierta coherencia, continuidad y familiaridad, cosa que siempre sienta bien. Los protagonistas son la típica pareja antitética y dialéctica de caballero-galán y escudero-cobarde y cómico, que no aportan mucho a la serie porque son meros vehículos para contar la historia y para el humor facilón de la serie. Así pues, Léturgie no hace nada del otro mundo, pero al menos le da algo de originalidad y frescura a la serie.
Luguy es el dibujante y el mejor de los 2 autores. No es un dibujante especialmente talentoso pero es un profesional y un currante. Su estilo típico de la bd, sintético y caricaturesco, es tosco, pero lo compensa con un trabajo inmenso en los fondos, una original y atractiva imaginería, una maravillosa plasmación de la magia y una buena narración y gestualidad de los pjs. Con estos valores consigue unos resultados muy plásticos beneficiando así enormemente al guión y a la serie pues, la notable visualidad que les da Luguy, salva a los conceptos y acontecimientos de su mediocridad y convencionalidad. Es pues él el que consigue que la fantasía funcione y la historia atraiga.
Como dije Percevan es una serie de aventuras independientes que paso a comentar brevemente:
"Las estrellas de Ingaar": nº 1 ("Las tres estrellas de Ingaar") y 2 ("El sepulcro de hielo"). Es la historia típica donde un villano intenta hacerse con un objeto mágico que le hará poderoso. Mientras se nos cuenta esto, se nos presenta a los pjs y el tono general de la serie. El 2º número es mejor porque Luguy demuestra una mejora espectacular y quizás por la incorporación de Fauche a los guiones. Pero con todo, es una historia floja porque el guión no tiene muchas ideas, esta poco pensado y no esta bien planificado (el final es precipitadísimo). De todas formas no hay que olvidar que es la 1º aventura de la serie y la obra de unos autores novatos.
"La espada de Ganaël": nº unitario al cargo del triunvirato del anterior episodio. Una historia floja de perversión y venganza que adolece de los mismos fallos que la anterior, pero donde Luguy se sale. Para mí es un número frustrante por eso mismo. Luguy hace un trabajo espléndido, pleno de imaginación y acierto, pero el guión no esta a la altura de forma que perjudica al dibujo. Quizás sea gráficamente el mejor álbum de la cole. El diseño de los caballeros de Ganaël (con cierto aire manga, yo diría que una de las influencias de Luguy) es espléndido así como su presentación, el lobo (que recuerda al de "300" pero mucho mejor) esta muy bien, lo mismo su pj de Morgana, ya que Luguy aprovecha muy bien su estilo sintético para hacer a este pj todo lo inquietante que ha de ser, y finalmente la penúltima escena. Magnífica, espectacular e intensa, tanto por su realización como por el trabajo puesto por Luguy.
"El país de Aslor": al trío autoral se une Chagnaud como colorista. Este hace un espléndido trabajo por lo que los álbumes en los que participa son los más bonitos. Esta historia esta mejor, es más sólida y convincente y maneja bien la sorpresa, aunque su geografía es un poco confusa. Tampoco es muy allá pero, de nuevo, Luguy la rescata marcándose un país de Aslor espléndido, ominoso, misterioso, atractivo y original, así como un espectacular castillo sobre una montaña. Tiene cierto interés porque aquí comienza la tensión sexual entre Percevan y Balkis, la bruja oficial de la serie, un amor imposible dado los diferentes mundos a los que ambos pertenecen. Una idea interesante si Léturgie hubiese querido desarrollarla. A pesar de todo, esta historia profesa los mismos errores que las anteriores, demasiada sencillez y un comienzo lento y un final precipitado (generalmente operado en las 2 últimas páginas).
"El arenal del Jerada": seguramente no sea curioso que es la aventura de Percevan y Kervin que menos me gustaba de adolescente y la que más me gusta ahora. Es así porque Léturgie aporta a su sencillo guión poesía ("lo excepcional da lugar a lo banal") y tragedia y un argumento cuyo motor es la búsqueda de trascendencia, de forma que este episodio es el más profundo. Tampoco esta nada mal los pjs que inventó para esta aventura, superficiales pero atractivos, ubicarla en un desierto arábigo surcado por barcos tirados por camellos y la sublimidad del Jerada. Luguy, como es habitual, hace un gran trabajo con unos fondos espléndidos muy verosímiles y complicados, gratos y espectaculares y algunas brillantes viñetas de forma que consigue hacernos vívida la historia. Los colores, con predominio del naranja, hacen contrastar este álbum con los demás, pues en aquellos predominan el verde de los bosques franceses, potenciando así la singularidad de este episodio en la serie. En resumen, es el mejor, pues es el más redondo, donde mejor se integran los autores y también donde todos, al fin, estan a un buen nivel.
La tabla esmeralda: esta historia se descompone en "Las llaves del fuego", "Los señores del infierno" y "La tabla esmeralda". Es la historia más ambiciosa de la serie, tanto por su extensión como por su complejidad, y un deseo de dar un giro a la serie, pues Percevan acaba desterrado, de una forma un tanto incomprensible, al final, con lo que se le despoja de su aura de ganador. Una historia bastante interesante mientras Léturgie consigue mantener la intriga después, su habitual livianidad y precipitada forma de finalizar las historias (algo muy anticlimático) rebaja el resultado final. Con todo no esta mal porque la oscuridad y gravedad de la historia la hace menos liviana que las primeras. Desgraciadamente por el camino perdemos a Chagnaud y su maravilloso color (me imagino que con acuarelas), que sentaba muy bien a los escenarios de Luguy, a favor de un funcional y sencillo color por ordenador que hace perder a la serie encanto y belleza. Luguy en todo momento esta muy bien como siempre.
"El arcantano negro": volvemos a los episodios unitarios. Un historia de búsqueda de la inmortalidad, que se aparta un poco del tono general de la serie, donde no se nos da una visión positiva de Percevan pues, aunque como siempre acaba salvando el día a fuerza de valor y tenacidad, es, durante la historia, una marioneta de sus pulsiones sexuales. Una historia oscurilla, lo que la convierte en una lectura por encima de la media de la serie, donde se sigue echando de menos la poca elaboración de la trama de Léturgie, solo ya a los guiones, que acude siempre a deus ex machina para hacerla funcionar. Menos mal que esta Luguy para plasmar de forma original y atractiva la fantasía de los guiones.
"El señor de las estrellas": otro episodio unitario donde se recupera el escenario oriental. Por ello, se convierte en el nº más sensual, pues da pie a escenas de harén (que recuerdan a la pintura decimonónica del tema) y esta protagonizada por Saadia, el pj femenino más atractivo de la serie y el que lleva ropa más ligera. Es una historia un tanto sombría y trágica, como viene siendo lo habitual en las últimas entregas, donde, de nuevo, el mal y la ambición se combinan con la magia y el conocimiento arcano, por lo que Percevan ha de intervenir. No esta mal porque es la historia mejor perfilada por Léturgie.
El apocalipsis: compuesta por "Los sellos del apocalipsis" y "El séptimo sello". Aquí Luguy se colorea a sí mismo y demuestra hacerlo mejor que los sucesores de Chagnaud, pero el ordenador sigue sin tener la delicada elegancia de la acuarela. La historia no esta mal porque Léturgie, como siempre, sabe neutralizar la convencionalidad de sus historias con imaginación y fantasía. Así, la típica historia donde un villano trata de provocar el apocalipsis esta bien resuelta, sin brillantez pero con solvencia y con una sencillez que recuerda a las leyendas y cuentos medievales. Aunque, como siempre que Léturgie trata de hacer las cosas más elaboradas, resulta un tanto confusa. La historia no esta mal (la 2º lectura me fue más satisfactoria) y Luguy sigue a un buen nivel, aunque baja el ritmo un poco (hay 21 años entre este álbum y el 1º) y el color digital quita encanto a sus dibujos. Pero con todo, sus escenarios fantásticos construidos a base de geometría y simetría siguen siendo espectaculares y únicos. Por otro lado, esta historia confirma la deriva hacía lo sombrío y grave y los finales agridulces, lo que, junto con la perdida del humor facilón y pueril, le da toque un adulto a la serie y cierta originalidad, porque las victorias son pírricas.
Y ya esta. Esto es todo lo publicado. Así pues Percevan es una serie que va de menos a más que destaca por lo eleborado e imaginativo de su dibujo, lo que compensa su tosquedad. No es más que una solvente serie de género pero que, su profesional factura, efectivo clasicismo y originalidad la han convertido en uno de los títulos destacados de la moderna bd. Lástima que su precio no sea atractivo.

Comentarios

M. Sanz ha dicho que…
No quiero meterme en política, pero hay dos comentarios en tus últimos posts que me parecen de escándalo.

Primero, la consideración el Tirant lo Blanch como "una de las novelas de caballería españólas más famosas", ya que no lo es... Es una novela de caballería "catalana" (cuando se escribió, los reinos de Aragón y Castilla no estaban unidos, y no está escrita en castellano), y como tal, es un hito de la literatura catalana (en una época
en que no se hacía la absurda distinción entre catalán y valenciano).

Segundo: el uso del término "catalán" como un insulto para hablar del tema de la reutilización de stocks de Percevan... Una falta de respeto toal, vaya.

Y para acabar... En el post anterior, os planteabais si el Tirant lo Blanc es una novela o no... Bueno, pues esta, junto con Curial e Güelfa (que es de la misma época, también en catalán), son consideradas universalmente como las primeras novelas modernas.
lord_pengallan ha dicho que…
Bueno M. Sanz calma que tampoco creo que sea para tanto. Que este blog es un ambiente relajado y lo que se dice siempre se hace con una sonrisa en los labios.
Considero que Tirant lo Blanch (no me dices nada del detalle de poner su título original?) es una obra española ya que Valencia es parte de España, así que no veo ningún error. Aparte de que no sería catalana si no aragonesa, siguiendo tu razonamiento que tu mismo perviertes. No entiendo este regionalismo y particularismo, no se da en ningún otro país. En ellos, al menos parece, que los exitos de los vecinos se comparten con satisfacción.
En todo caso estoy de acuerdo contigo en que en un nivel concreto y particular la obra es valenciana. A parte de que digo en el post que la obra es valenciana, así que no entiendo la molestia.
No he utilizado el termino catalán como insulto, aunque entiendo que la hipersensibilidad provinciana que exhibes lo vea así. El estereotipo burlesco de un catalán es alguien avaro, alguien agarrado a la pela y creo que esta sucia maniobra (sacar a precio del siglo XXI comics que son del siglo XX y han estado lustros en unos almacenes) encaja bien con esa idea que tenemos sobre los catalanes. Lo escribí con intención jocosa nada más. Para hacer reír. Aunque admito que igual el horno no esta para bollos.
Bueno, lo de Tirant como novela no esta claro, al menos donde he consultado, puede que se deba a la conspiración milenaria de los castellanos para quitar todo mérito a sus compatriotas que hablan otras lenguas o puede ser que el inicio de la novela sea, como muchos nacimientos, nebuloso. En todo caso, aquí esta tu comentario y yo añado que esta claro que la novela de Malory (hace poco mencionada) y estas otras obras literarias de caballería escritas en el XV, si no son novelas, sí son los padres de estas.
En fin, tómate las cosas con más calma. Todas las regiones tenemos nuestros fallos y éxitos, así que no hay que dramatizar. De momento todos somos compatriotas, convivamos tranquilamente sin buscar 3 pies al gato.
:D
Anónimo ha dicho que…
Con los catales hay que tener el mismo respeto que ellos demostraron anoche con el Rey y el himno de nuestro pais: ninguno, así que bienvenidos sean todos esos comentarios con o sin sonrisa en los labios.
Anónimo ha dicho que…
Quería decir catalanes....
lord_pengallan ha dicho que…
Bueno no vayamos a tener guerra. No vamos a meter a todos los catalanes en el mismo saco y además, lo único que hicieron fue expresar una opinión en un momento muy mediático. A mi me parece respetable y es más yo también pitaría el rey y no le mostraría ningún respeto.
Anónimo ha dicho que…
Yo tampoco soy Monásquico, pero creo que hay que tener un respeto con todo el mundo, incluido el Rey, te caiga mejor o peor, ¿qué pasaría si en el campo del Getafe, por ejemplo, se sacaran banderas de cataluña y se hiciera el gesto de limpiarse el culo?también se expresaría una opinión, con más o menos gusto, pero también, pero faltando al respeto. Y creo que lo más grave no fue lo del Rey claro, fue lo del himno. Los catalanes, algunos o todos no lo sé, tienen derecho a expresar sus opiniones¿el resto no? porque qué pasaría en otros campos se pitara algo relativo a la cultura catalana, o vasca o...., y una pregunta final, ¿para ti pitar a un jugador de color es expresar una opinión?, puestos a justificar....hasta tirar objetos a un campo, incluidas cabezas de cerdos, puede ser expresar una opinión...
Anónimo ha dicho que…
Joerrrr: quería decir Monárquico!!!
lord_pengallan ha dicho que…
Creo que pitar a alguien es expresar una opinión. Estas diciendo que no te gusta o criticándole o algo así. Otra cosa es hacer gestos ofensivos o despectivos (limpiarse el culo) o despreciativos (hacerlo con intención racista).
De todas formas yo no creo que haya que respetar a todo el mundo porque sí. El respeto hay que ganárselo.
Por otro lado, creo que todos podemos pitarnos mutuamente. Ellos pitan al himno español y yo califico la avaricia de vicio catalán y ya esta. Lo único que pasa es que los castellanos como clectivo no nos sentimos tan amenazados como vascos y catalanes y armamos menos ruido.
provinciano ha dicho que…
Bueno, pués en ese mismo ambiente relajado y con la sonrisa en los labios, espero que no le moleste el estereotipo burlesco de los españoles que existe en Catalunya; el de gente bastante estupida, cavernicola, analfabeta, y casposa. Estereotipo por otra parte bastante compartido por la mayoria de países de Europa, solo tiene que darse una (vuelta por Inglaterra y verá que la opinión de que los españoles son una especie de retrasados mentales está bastante extendida).

Por cierto, el propio Joanot Martorell, como todos qualquier habitant del Reino de Valéncia en aquella época, se consideraba catalán y como tal firmaba ( y eso es tan facil de comprobar como ojear alguna de las primeras ediciones de la obra).
lord_pengallan ha dicho que…
Pues provinciando, claro que no me molesta. Es lo que le quería decir a M. Sanz, que no hay que picarse por los estereotipos negativos que tiene cada colectivo al que pertenecemos. Porque son eso algo general y amplio.
A mi no me importa, porque es falso en la misma medida en que lo es el del catalán avaro. Además, es genial porque los catalanes son españoles, así que ahí hay parte que les toca :P
Y bueno, lo que quería decir sobre Martorell a M. Sanz es eso mismo, que es valenciano, catalán, aragonés y español a la vez sin ningún problema. Todo eso es compatible.
Skarloc ha dicho que…
Buen post lord_pengallan. Coincido plenamente: malos guiones y buenos dibujos (por regla general).

Respecto a “La Espada de Ganaël”, (para mi el mejor número de la serie), creo que más que el guión falla estrepitosamente el final. Me gusta el comienzo, cuando ya divisan su objetivo, siendo el resto del album el camino, (perturbadoramente largo para lo que se anuncia al principio), hasta llegar al mismo, y cada encuentro una nueva prueba para evitar llegar al mismo. Al final incluso la meteorología, que empieza con una llovizna y acaba en tormenta, parece otra dificultad del viaje. Ahí Luguy se luce, pues su dibujo también evoluciona a lo largo del comic. Mención especial a la plancha que pones en el post.
Pero luego llegamos al final… un “happy end” MUY precipitado y MUY convencional que le quita toda la oscuridad a la historia. Cambiando esto, quedaría una aventura fantástica bastante interesante.

Por lo demás, los escenarios de Luguy son imaginativos y muy evocadores, pero las figuras humanas y en general las escenas dinámicas son mejorables. Coincido también en que el color no ha vuelto a ser lo mismo.
lord_pengallan ha dicho que…
Muchas gracias Skarloc por no quedarte en la anécdota del post. :)
Estoy contigo en lo de Ganaël. Podía haber sido un álbum mejor de haberse cambiado el final tan rápido y simplón.
Desde luego hay algo en la apreja autoral que no funciona a la hora de repartir la historia en 48 páginas, siempre acaban apurados de espacio.
M. Sanz ha dicho que…
Y bueno, lo que quería decir sobre Martorell a M. Sanz es eso mismo, que es valenciano, catalán, aragonés y español a la vez sin ningún problema. Todo eso es compatible.

>>>Pero es que en esto te equivocas. Cuando Martorell escribió el Tirant lo Blanc, Valencia formaba parte de la Corona de Aragón (cuyo idioma era el catalán). Por eso la obra es una obra de "literatura catalana". Decir cualquier otra cosa es pecar de ignorancia.

Sobre el origen de las novelas, ya he indicado que el Tirant (y Curial) son consideradas las primeras novelas modernas (las que indicas, como los "romans" de Chretien de Troyes o La Morte DArtur de Malory son consideradas novelas medievales, con otras formas de escritura).

Y no me importa el uso de estereotipos cuando no son tan insultantes como en este caso.
Cyllan ha dicho que…
Percevan me ha gustado siempre y me alegro de que alguien lo reivindique y ponga en su sitio también :)
lord_pengallan ha dicho que…
Hombre Cyllan! :) Un placer leer un comentario tuyo. Que te he visto como seguidora pero nunca habías dicho nada.
Por lo que he podido ver en internet Percevan es un cómic que calo hondo entre la chavalería de los 80. Yo pensaba que no vendió mucho porque Norma estuvo años sin sacar nada de Percevan. Me alegro mucho de ver que no era el único adolescente que disfrutaba con Percevan.
Jolan ha dicho que…
Bueno, yo no diría que el dibujo de Luguy es precisamente tosco. Si hay algo que destacaría en este dibujante es su nivel de detallismo. Por otro lado, la estética de esta serie siempre ha sido muy cartoon, muy tipo Astérix. Es decir, que lo veo efectivo y detallista.

En fin, aquí otro gran seguidor de Perceván desde siempre. En mi blog le tengo dedicado un monográfico (que debo retomar un día de estos) por si sientes curiosidad en echarle un ojo.

Saludos!
Antonio Alvarez ha dicho que…
Bueno Jolan lo que dices es cierto pero yo creo que no es un dibujante fino. Tiene bastantes limitaciones. Las solventa con trabajo, detallismo y sabiduría pero no es un buen dibujante.

He echado un vistazo a tu blog, por supuesto.

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

La teta de Wonder Woman: Caballero Oscuro III: La raza superior nº 1, F. Miller, B. Azzarello, A. Kubert y K. Janson, DC-ECC 2016

Como vivo como si estuviese en el siglo XX, desinformado, la realidad me la encuentro cuando llego a la tienda de cómics. Así, no me había enterado de lo de la teta de Wonder Woman (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS). La polémica de la que me había enterado es sobre el grado de participación de Miller aquí, hay un sector que se quiere ahorrar la compra y por ello, sin mirar y sin leer, se han montado la hipótesis de que ese autor aquí sólo pone el nombre. Así, el actual odio a las grandes estrellas, Miller y Moore (a Morrison siempre se le ha odiado), curiosamente gente tan asquerosa como Liefeld o J. Lee no son odiados, la inteligencia, la cultura y el talento siempre se pagan en las sociedades de mediocres, ha cubierto lo más importante deste cómic: la 1ª teta mainstream, que yo sepa. Estamos (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS) a punto de ser mayores (si bien las feministas y la incomprensión de los ignorantes no nos dejarán serlo). Una escena tremendamente elegante e inteligente. …