16.1.08

Norma cómo te pasas! (critiquita 224)

Pues va de unos comics atípicos de superhéroes, algo frescos e interesantes, pero que Norma te vende al "mejor precio" al utilizar el reverso tenebroso de la oferta. Si lo normal es un 3x2 o algo así, para Norma es un 3x4 o incluso un 3x5. En fin, no voy a repetir las reflexiones de siempre, pero esto es la pescadilla que se muerde la cola. Casi es mejor que publiquen sólo sus tochos porque así ...
Qué comics son? Pues:
Héroe al cuadrado nº 3, K. Giffen, J. M. DeMatteis y J. Abraham, Norma 2008. Con este tomo (4x3 en términos grapiles) se termina este microverso de superhéroes que en su momento tuvo bastante éxito (2 spin off!). Ignoro cual es la causa de su fin, tampoco es que sea un final incontinuable, pero tenía potencial para durar más. De todas formas, en este último número se aprecia el agotamiento de los guionistas, así que el final es bienvenido. Este es el tomo más regular, cosa conseguida a costa del humor y de los momentos brillantes. Es, pues, un aterrizaje suave y muy profesional para finalizar esta entretenida, por momentos divertídisima y por momentos pesada, comedia romántica, que tiene como secundario al género de superhéroes. Es un cómic que plantea de otra forma, fresca y original, el análisis introspectivo que se esta haciendo actualmente el género de superhéroes por el que se plantea la viabilidad de unos superhéroes que no marcan diferencias y unas peleas superheroicas destructivas que no tienen consecuencias. De forma hábil, Giffen y DeMatteis, se traen un superhéroe y su némesis a un universo paralelo como el nuestro, donde los superhéroes sólo existen en la industria de ficción. La gracia esta en que vienen a este universo porque han destruido el suyo con sus movidas superheroicas. A partir de aquí, el argumento se convierte en una comedia romántica y enredo, pues los supers acaban entrometiéndose y liando la vida de sus contrapartidas en el universo al que han llegado. De este modo, Giffen y DeMatteis construyen una miniserie (9 números) modesta pero sólida, cuyo punto fuerte son lo bien que estan creados todos los pjs, la descontextualización de las convenciones del género y un maravilloso dibujo de Abraham. Un dibujo levemente caricaturesco, sencillo y claro, modesto pero molón, muy completo, aunque de fondos muy poco trabajados, que consigue sacar partido al guión gracias a su expresividad, por el notable dominio de la gestualidad, y una narrativa dinámica y fluida que adapta al cómic muy bien el ritmo de la comedia fílmica, frenando o acelerando para que los gags funcionen. Es por tanto, una lástima que esta serie termine, sobre todo de forma tan relajada y previsible y dejándolo todo en el punto donde debería empezar. En fin, es el típico cómic de grata lectura, pero que deja la sensación de que podía haber sido mejor y llegado más lejos.
Bienvenidos a Tranquility nº 1, G. Simone y N. Googe, Norma 2007. Aquí Norma me ha cobrado lo que me regaló con 49ers. 10 euros por 80 páginas y portadas!! La culpa es mía por supuesto, nadie me obligó a comprarlo sin contar antes el número de páginas (ay! Que taimados son los de Norma que no las numeran). De haber sido así, se habría quedado en la tienda. Pero me despistó que anunciasen que su interior tenía 4 grapas (o eso entendí). En fin, no vuelvo a comprar nada de Norma a ciegas. Vamos al cómic. Este es el "Twin Peaks" del género. Simone junta la premisa de "Top 10" (todos los habitantes de un lugar son superhéroes) con la de la series centradas en pueblecitos estadounidenses donde el microcosmos se corresponde con el macrocosmos de forma alegórica. Pero en vez de reproducir el esquema superheroico, lo altera al hacer que el pueblo este habitado por superhéroes y villanos retirados que viven en armonía. Un pueblo de viejas glorias idílico, que demuestra no serlo cuando alguien muere asesinado. Así pues, Simone sin inventar nada y siguiendo esquemas ya muy trillados (empezamos a conocer el pueblo siguiendo la investigación y nos damos cuenta que también tiene sus miserias), hace un cómic fresco e interesante sin salirse, gracias a un poco de comedia, a la novedad de que casi todo el plantel son viejos, a una mirada irónica pero tierna al pasado de los comics de superhéroes y con pjs lejanamente basados en los más conocidos del género, sin pelos en la lengua (sexo adolescente por ejemplo) y una buena capacidad literaria. De forma que, "Bienvenidos a Tranquility" es una propuesta sólida, entretenida y con algo de frescura, a pesar de partir de unos presupuestos muy manidos. Pero del mérito de que otra serie más de asesinatos en un pueblecito apacible y bienavenido funcione, lo tiene Googe. Pues con su dibujo muy moderno, entre la caricatura y el cartoon, de figuras espigadas, elegante, con muchos registros, con voluntad estética. y una narrativa funcional y nada llamativa, salvo por sus afición por los planos raros, consigue dar un extra a los guiones de Simone, al dotarlos de un aspecto visual con cierta distinción, sofisticación y atractivo que aumenta el agrado que produce el correcto y entrenido guión de Simone.
En fin, 2 comics que no estan mal, pero casi que por la edición de Norma más me habría valido invertir en "Invencible".

1 comentario:

Kalashnikov dijo...

Tienes razón, Lord. Joe Abraham se luce en este último tomo. Creo que ha crecido con la serie.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog