Ir al contenido principal

Relecturas XLI: Horizontes lejanos, S. Valenzuela, Ediciones de Ponent 2006

A lo tonto, a lo tonto, yo creía que no, pero veo que estoy salvando el cómic español a pachas con Durán :) Ya tengo más entradas de cómic español que europeo o manga, no pensé que hacía yo tanta patria. Seguro que si no sólo publicase Durán, compraría más cómic español. Al grano.
El cómic este inicia una saga mastodóntica producto de un impresionante trabajo titánico. En este episodio se nos narra como si fuese un libro (hay capítulos), las desventuras de Torrezno, un españolito de a pie en un mundo fantástico no tan fantástico.
Este inicio de las aventuras del Capitán Torrezno (a qué ahora os suena el cómic?) ya lo leí hace tiempo en la FNAC y por fin pude ahorrar para comprármelo. No le dediqué una critiquita porque no sabía como hacerla, ahora tampoco, ya que es una obra genial, genialísima, transversal e inabarcable. Pero como ya os estáis imaginando voy a intentar hacerla. El dibujo es caricaturesco, de rostros feos, angulosos y tristes y con una tosca anatomía de seres cabezones pero aún así, armónicos. La obra es en b&n, con un entintamiento compuesto por miles de rayas negras y ninguna mancha, que le da un aspecto sólido, verosímil y un punto desolado. En suma, Valenzuela despliega un arte un poco tosco, pero tremendamente comunicador y capaz de representar las ambiciosas y alucinantes (o son delirantes?) ideas. Sólo hay que ver esos extraños paisajes cotidianos y esas arquitecturas tan clásicas como fantasiosas, monumentales como las romanas, verticales y rectas como las griegas, palaciales como las renacenctistas pero a la vez diferentes a cualquier edificio real. Un dibujo notable que entronca con la tradición hispánica de caricatura grotesca (Ibáñez, etc.). La narrativa es brillante, con un ritmo perfecto para una obra de semejante extensión (más de 150 páginas), pues es rápido y se apoya en unas viñetas con encuadres muy bien elegidos, de forma que facilitan la lectura haciéndola ágil y muy grata.
Hablar del guión me es difícil. Es una historia sencilla y con tópicos (pero, cuál a estas laturas de la historia no los tiene?), pero a su vez es muy compleja y filosófica. Bajo a ella hay un gran conocimiento de la Historia (que esta también detrás del aspecto visual) que se une a la cultura popular (por ejemplo el malo, el shogun, es un pj protegido por una armadura de samurai y un casco de Darth Vader!!) y a los ecos de los ritos y mitos judeocristianos. Así, Valenzuela, consigue un mundo a la vez fantástico y real, tan irreconocible como reconocible, tan raro como familiar, tan español como fantasioso. Un mundo genial, creíble y sólido fruto de una imaginación fascinada por lo cotidiano y lo fantástico, donde se desarrolla la convencional historia de Torrezno. Que es entretenida pero no descolla hasta el último tercio de la obra, cuando el autor empieza a desvelarnos el Génesis de este mundo. En ese momento es cuando la obra se revela ante el lector de forma repentina, en una explosión ("DE SEXO UVE!!"), que hace que el resto de la lectura se haga con la boca abierta y los ojos como platos, pues es el efecto que produce esta historia abracadabrante (quizás sea este el mejor adjetivo para definir esta obra), que ya se muestra en todo su plenitud.
Pues eso, un cómic muy español que esta bastante bien. Una lectura fascinante que va de menos a más que recomiendo, pues estoy seguro que le gustará a cualquiera que sea español (porque la cultura española es el marco de referencia de esta obra) y le guste lo fantástico. Un cómic tal vez caro pero paradójicamente, de precio justo. Un cómic ambicioso pero modesto y sobre todo brillante, que evidencia una realidad no oficial que ya sabemos todos, que hay grandes autores de cómic españoles que no pueden salir a la luz. Dadle una oportunidad a este cómic peculiar y maravilloso con un gran final que deja con ganas de más, al menos leerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el personaje que más me gusta de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.


"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderse algún episodio.
El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio como que nadie sea capaz de descubrir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, va…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now".


Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine.
Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastante…

POST 800: Relecturas XCIV: Los Vengadores: Grandes amenazas, Shooter et al., Panini-Marvel 2011

Este tomo reúne una serie de historias independientes y cortas de finales de los 70 que son publicitadas por los viejunos como el epítome de la acción en Marvel porque son peleas donde los Vengatas se pegan con enemigos muy poderosos. Nunca hasta ese momento este supergrupo había encadenado seguidas tantas peleas capaces de llevarlo límite, y no estamos hablando de una alineación floja. La de esta época no es moco de pavo. Evidentemente de eso hoy no queda nada. Los tiempos han cambiado y el dibujo se ha sofisticado así que la acción de estas historias ha quedado superada por la de sus sucesoras. Quizás antes de estos nº las peleas superheroicas no habían sido tan especiales. Lo cierto es que aquí el trabajo del guionista, y sobre todo de los dibujantes, no es tan funcional y lleno de clichés como era la norma en los cómics anteriores. Pero hoy en día, gracias al cine de Acción y a que los dibujantes actuales deben ser espectaculares más que trabajadores, la acción de estos nº resulta…

Qué presente impresentable!, Quino, Lumen 2005

Videados 54: El Planeta de los Simios, F. J. Schaffner 1968

Esta seguramente sea la peli que más me deslumbró e impactó en mi infancia, como a todo chaval que creció en los 80 supongo. A pesar de su sobriedad y de que es más filosófica y conversacional que de acción y aventuras fue capaz de subyugar a aquella chiquillería porque todo el asunto de los simios era algo realmente impactante para un infante (no sé si lo seguirá siendo). Verlos hablar, verlos como dominan a los humanos y ver como estos han conservado tan sólo el nombre, pues la cualidad que los distingue y define, la inteligencia, no está en ellos, en suma, ver el mundo al revés, tiene algo de fascinante y terrorífico, de sublime tal y como lo formularon los románticos, que atrapa fácilmente la inocente y asustadiza alma infantil (modo Ternin off).

La volví a videar hace poco, años después de la última vez. La tenía bastante enterrada en la memoria. Salvo los momentos impactantes y archiconocidos no recordaba nada de ella. No recordaba que tenía un discurso complejo y filosófico por…