Ir al contenido principal

Critiquitas 47: Maus, A. Spiegelman, Planeta DeAgostini 2003

Este lo he cogido de la biblioteca de mi barrio, en un mes lo hemos cogido prestado 2 veces. La cogí, porque esta obra se ha erigido como uno de los mejores cómics del siglo pasado, ya que ni el tema, ni el arte de Spiegelman me llama la atención.
Maus relata las vivencias del padre del autor, un judío polaco, durante toda la Segunda Guerra Mundial. Como os podéis imaginar acabó en los campos de concentración. Pero la obra en verdad es un intento del autor, A. Spiegelman, por comprender a sus padres y, por ende, a si mismo. Sobre todo al padre pues su madre murió, ya que, aunque le quiere, no le soporta y no están de acuerdo en muchas cosas. Así, fruto de esa contradicción que es querer a una persona pero no soportar estar con ella surge este cómic. Por eso no es histórico o dramático, sino psicológico.
También lo es porque Spiegelman lo hizo para enfrentarse a su trauma. Él es (o quizás era) una persona atormentada, nos dice que estuvo internado en un psiquiátrico de joven, no podía ser de otra forma al haber sido criado por 2 padres que tenían trastornos psicológicos. La madre, ya antes de la guerra, ya antes de conocer a su marido, tenía tendencias depresivas y el padre, ya antes de la guerra, era un maniático de mucho cuidado. Estos trastornos, naturalmente, los agravó la terrible experiencia del genocidio y el trauma de haber sobrevivido mientras que muchos otros no. Así, una infancia entre personas torturadas (el autor nos explica que su padre gemía siempre al dormir y que pensaba, de pequeño, que eso era típico de los adultos) y la existencia de una barrera entre sus padres y él, erigida en parte porque él no vivió esa terrible experiencia y porque es el hermano menor de un chico que murió en la Segunda Guerra Mundial siendo muy niño, nació el trauma del que surge Maus.
Cómic que no me parece nada del otro mundo y no me ha conmovido. El prota, el padre, me ha parecido un tipo insoportable y antipático y paradójicamente muy cercano al estereotipo de judío del antisemitismo europeo de la época (el cómic deja claro que este sentimiento no era privativo del alemán, polacos, rusos y otras naciones europeas participaban de él y colaboraron en el exterminio). Para terminar me parece que la historia no profundiza nada. Se limita a narrar una serie de anécdotas (sin duda deformadas por la memoria) que cubren toda la Segunda Guerra Mundial pero no intenta explicar nada o mostrar en profundidad una situación así. De este modo Maus parece el típico cuento de los Andersen o de Grimm, un cuento macabro y terrorífico pero sin complejidad o profundidad. La psicología de los personajes nos es mostrada pero nunca explicada y a mi eso me decepciona porque es una renuncia a intentar explicar o al menos detallar el Genocidio. El hecho de que el padre del autor explique su vida como si fuese una sucesión de hazañas (que lo son) en las que triunfa frente a la adversidad porque es muy guapo, fuerte, mañoso e inteligente quita toda posibilidad a un retrato psicológico en profundidad tanto de él como de aquella situación. Aunque sí deja claro que el hombre es un lobo para el hombre cuando hay impunidad o las cosas están muy mal y que los supervivientes dejaron de pensar (si es que lo hacían antes) en la bondad humana, judía y familiar, ya que presenciaron, sufrieron y ellos mismos hicieron actos totalmente insolidarios contra otras personas, otros judíos y otros familiares, pues aquello era un sálvese quien pueda. También muestra lo extraordinario que es el humano que nunca se rinde y desea vivir, pues los internados en los campos nazis (judíos y no judíos) confiaban en sobrevivir y sabían que para hacerlo sólo debían de pensar en ellos mismos, por eso la insolidaridad antes comentada. El padre del autor no fue tan individualista pues, según él, ayudó a mucha gente a sobrevivir, pero muchos de estos actos fueron dictados por un altruismo egoísta, hacía favores para luego poder pedirlos. En fin, todas las implicaciones morales y humanas que encerraron este acontecimiento histórico en este cómic son soslayados para contarnos una historia que ya es archiconocida por medio de la tv, el cine o la literatura y por tanto no revela nada nuevo, sólo cuenta con la novedad de que se trata eso por primera vez en un cómic y con esa aureola especial que da el “basado en hechos reales”. El saber que eso ocurrió es lo que la da fuerza a la obra, porque desde luego lo que cuenta y como lo cuenta no tiene nada de especial, en mi opinión. Aunque todo es por la incapacidad y el miedo (muy comprensible) por parte del autor y su padre de profundizar en aquellos hechos, revisar su posición moral e introspeccionarse.
Por eso el dibujo es simple, tosco y minimal y opta por dioses egipcios (es decir, cuerpos de hombre con cabeza de animal). Es mas fácil para todos el que la historia sea de “animalitos”. De este modo tenemos que cada nacionalidad (y no cada raza) tiene su animal, los judíos son ratones, los alemanes gatos, los suecos alces, los estadounidenses perros, los polacos cerdos (un desliz psicológico? Los polacos no salen bien parados en Maus y el cerdo es un animal despreciado por los judíos), etc. Por su parte, la narrativa es sencilla pero eficaz ya que hace que la lectura sea ágil. Así, esas casi 300 páginas no se hacen pesadas. En fin, un arte que nos hace más digerible la historia. Arte deliberado pues Spiegelman es capaz de hacer grandes cosas, como demuestra la reproducción en Maus de un cómic de su juventud. En aquel luce una creatividad desbordante y una capacidad increíble para plasmar ideas en dibujos. Con un estilo muy sesentero, con un dominio magistral del B/N y una capacidad expresiva alucinante estas 4 páginas son para mi lo mejor con mucha diferencia del cómic y una demostración de lo grande que podría haber sido Maus de no tratar unos temas tan terribles para el autor.
La edición de Planeta esta bastante bien, barata y sólida, pero se hecha de menos un prólogo o artículos sobre esta obra que ha ganado un Pulitzer y que tiene muchísimo prestigio. Esta carencia es tan grande que por ejemplo en esta era de traducciones acojonantes, pensé que el texto estaba mal traducido porque había muchos fallos en los tiempos verbales y siempre se confunde el ser y el estar, pero resulta que no, que no es así. En una pequeña y camuflada nota al principio, la editorial nos hace saber que el padre no hablaba bien el inglés (curiosamente salvó la vida varias veces porque sabía inglés) y de este modo se trataba de simular esos errores linguísticos del padre. Una opción del autor que yo no comparto, pues lo que hace es dificultar la lectura de la historia en vez de darle "saborcillo".
En definitiva, Maus es una aproximación sencilla y superficial a unos acontecimientos que no conviene olvidar pero que, precisamente por eso, es una lectura adecuada para que no ocurra de nuevo, pues es apta para todos los públicos. De todas formas, en mi opinión, es una pena que no profundice y, por tanto, no se pueda extraer muchas lecciones que nos permitan comprender y prevenir no ya hechos semejantes, sino sentimientos que hagan ver a las personas que actos así están bien. Aunque eso no es tarea de aquellos a quienes les tocó esa tragedia. Recomiendo su lectura pero también cualquier otra que hable de este tema porque pienso que es algo que debemos conocer bien todos ya que lo que hicieron los alemanes (y muchos europeos de otras naciones) es humano. Es algo que está en nosotros y pensar en ello como algo inhumano o culpar a la locura de unos dirigentes lo único que hace es distorsionar la realidad.

Comentarios

nol ha dicho que…
Pues si este te parece flojo, no cojas Auswitch ni ningún otro de esta temática, porque están a años luz de MAUS.
lord_pengallan ha dicho que…
Gracias por la advertencia. No es que me parezca flojo, simplemente no le veo porque destaca entre miles y miles de cómics de cualquier tema.
Yorkshire ha dicho que…
Difiero totalmente contigo, Lord_pengallan. El Maus más que una obra psicológica, es una obra existencialista, incluso drama existencialista para ser finos. Esta historia va directa al estómago. Hay obras que debes leer más veces y en determinado momento de la vida. Creo que esta obra es una de ellas. En cuanto al dibujo: es uno de los grandes aciertos del cómic -y no pongas esa cara de incredulidad!-, el autor asemeja su dibujo a bocetos o garabatos que se pueden hacer en la clandestinidad de la vida, por ejemplo, dentro de un campo de concentración. Para mí, un gran acierto. Otra cosa que el tema no te atraiga en estos momentos. Pa gustos colores.
lord_pengallan ha dicho que…
Yo con el dinujo no tengo problema, lo que pasa es que he visto que el tipo podría haberlo hecho mucho mejor, pero sigo diciendo que comprendo que no se lo trabajase más ni profundizase más en el tema porque es algo muy personal. Sigo creyendo que aunque la intención es hacer un tragedia existencialista al final el resultado es una catársis para el autor (pero será igual porque soy licenciado en Psicología y veo cosas donde no las hay).
Omegar ha dicho que…
Qué lástima que no hayas entendido nada del libro. Tla vez sea porque, me temo, la traducción de Planeta Deagostini debe ser muy mala. ¿Qués e puede esperar de una edición tan barata? Nada, lo mismo que del doblaje televisivo o cienmatográfico en España: una mierda.

Nadie que conozco que haya leído Maus en inglés opina ni siquiera parecido a ti. Sobre todo eso de decir que el autor debía darle "saborcillo". ¿Qué te pensaste? ¿Qué se habían equivocado al poner a un personaje a hablar mal y a los otros bien?

En fin, una muy mala reseña tuya; lástima que, me imagino, no tengas el suficiente conocimiento del inglés para leerlo en su idioma original, estoy seguro de que cambiaría tu opinión.
lord_pengallan ha dicho que…
Simplemente no me di cuenta que los bocadillos erroneos pertenecian siempre al mismo pj.
Ismael ha dicho que…
Pues a Carlos Giménez tampoco le parece un gran tebeo. A mí me conmueve, me conmueve como ese telefilm de Rutger Hauer sobre una sublevación en un campo nazi.
Lo he leido tres veces como quien ve reposiciones televisivas. Y no lo tengo.

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

La teta de Wonder Woman: Caballero Oscuro III: La raza superior nº 1, F. Miller, B. Azzarello, A. Kubert y K. Janson, DC-ECC 2016

Como vivo como si estuviese en el siglo XX, desinformado, la realidad me la encuentro cuando llego a la tienda de cómics. Así, no me había enterado de lo de la teta de Wonder Woman (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS). La polémica de la que me había enterado es sobre el grado de participación de Miller aquí, hay un sector que se quiere ahorrar la compra y por ello, sin mirar y sin leer, se han montado la hipótesis de que ese autor aquí sólo pone el nombre. Así, el actual odio a las grandes estrellas, Miller y Moore (a Morrison siempre se le ha odiado), curiosamente gente tan asquerosa como Liefeld o J. Lee no son odiados, la inteligencia, la cultura y el talento siempre se pagan en las sociedades de mediocres, ha cubierto lo más importante deste cómic: la 1ª teta mainstream, que yo sepa. Estamos (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS) a punto de ser mayores (si bien las feministas y la incomprensión de los ignorantes no nos dejarán serlo). Una escena tremendamente elegante e inteligente. …