Ir al contenido principal

Critiquita 167: Héroe al cuadrado 2, K. Giffen, J. M. DeMatteis y J. Abraham, Norma 2007

Tenía yo un poco de ganas de seguir esta "cole", ya que me gustó bastante la primera entrega. Algo que ya sabéis los que seguís con cierta frecuencia este blog desde hace unos meses, ya que si hacéis memoria, lo voté como uno de los 5 mejores comics del 2006 y como uno de los 10 mejores que leí en mi primer año como bloguero (si os habéis quedado con curiosidad por aquí se va al post que hice en su momento). La combinación en este cómic de los géneros slice of life, comedia romántica y superheroico me pareció acertada, además de que su prota me recuerda mucho a mi (bueno, yo soy más guapo, pero él tiene una novia que ya me gustaría).
En esta ocasión este tomo, que desgraciadamente va de más a menos, seguimos con lo mismo, lo que revela que Giffen y DeMatteis no tienen mucho que contar, pero son unos maestros mareando la perdiz. Yo creo que ni ellos saben que es lo que pasó entre el Capitán Valor y Calígine, así que vuelven a posponer otro tomo más la revelación de este capital asunto. Así que el tomo se centra en profundizar en la relación entre los 2 Milo y en dar otra vuelta de tuerca al triángulo o cuadrilátero o pareja desdoblada? protagonista.
Este tomo y el anterior, pero sobre todo este, tiene el tema superheroico bastante aparcado, pero hay que tener en cuenta que se desarrolla en un mundo sin supers y por ende, sin supervillanos. Sólo se utiliza al Capitán Valor (que es como un Capitán Gloria modernizado) para reírse un poco de las chuminadas de los comics clásicos de este género y de sus vicios (que todo se arregle a hostias, etc.). Podemos decir que es tratado sólo como alivio cómico, es más como si fuese el freak de la comedia de turno (Urkle, Carlton, etc.) que otra cosa. Es así porque este cómic es bastante intimista, prácticamente sólo hay 4 pjs (que son 2 versiones diferentes de una misma cosa), y se fundamenta sobre todo, en el tema romántico como si fuese una comedia de ese subgénero o un cómic gafapasta donde te cuentan lo duro que es el amor y lo mal que lo pasó su autor. Es pues, un cómic gafapasta para pijameros, lo bueno es que a pesar de eso no esta mal. Giffen y DeMatteis lo hacen bien dada su dilatada experiencia tanto como guionistas, como en el género superheroico, además pienso que, el hecho de trabajar más libres (sin universos, sin editores que no quieren que se transforme a los pjs, etc.) y menos inmersos en el género superheroico, les motiva especialmente. Así tenemos un cómic más gracioso que su JLI (aunque puede ser porque esta ya tiene 15 años), ya que se potencia más la comicidad que viene del enredo y del mal entendido que en aquella serie, donde casi todo descansaba en unos supuestos diálogos ingeniosos. Por tanto así llegamos a la primera grapa de este tomo, que es la mejor de lo que llevamos y una de las grapas que más he disfrutado en toda mi vida (a la que pertenece el genial gag de la imagen superior). En ella los guionistas tocan el cielo al saber conseguir magistralmente el ritmo dinámico de la comedia cinematógrafica clásica, gracias a lo cual me he reído, me he sorprendido y he empatizado con los pjs. El problema es que el resto del tomo pierde fuelle, en medio tenemos una grapa que pretende buscar las risas a través del, manido ya, recurso de una sesión psiquiátrica. La cosa podía haber estado bien, pero DeMatteis no supo medir sus fuerzas pasándose de verborreico y sobrevalorando su ingeniosidad, así que el número eminentemente conversacional y que se desarrolla en un mismo escenario con pjs estáticos acaba resultando pesado, a pesar de tener alguna cosa graciosa. DeMatteis para acabar saliendo del berenjenal, acaba recurriendo a chistes de pedos, así os hacéis una idea, y es que esa grapa se le hizo larga hasta a su guionista. La última grapa recupera un poco la calidad, sobre todo porque suben la cantidad de género superheroico, dejan las cosas para el siguiente tomo interesantes y tiene algunas cosas memorables como la secuencia en la que la novia juega con un muñeco del Capitán Valor, escena emotiva y una genialidad por parte de sus responsables.
Como el tema debió ser un éxito para las expectativas que tenían los autores y el editor de esta cole, en este tomo tenemos a un Abraham entintado y mejor coloreado, por lo que visualmente el cómic puede competir con cualquier cómic de las majors. Pero además, es que el dibujante se sale. Con un estilo con bastante influencia del dibujo animado, muy depurado y preciso, muy expresivo (sobresaliente en cuanto a gestos), acertadamente caricaturesco y con una buena narración, dinámica y variada (lástima que a veces este lastrada por la charlatanería de DeMatteis), hace un trabajo excepcional y superior al del tomo anterior. De este modo, consigue trasladar muy bien la comicidad de las situaciones y de los diálogos logrando que la cosa mueva a la risa. En fin, que un trabajo sensacional por lo que este autor se convierte en el mejor del tomo y en la pieza fundamental para que las intenciones de sus autores se consigan. Para muestra de lo que digo he escaneado la escena de aquí al lado. Lo he hecho en diagonal para dar dinamismo al post :) En fin aquí podéis ver lo bien que narra Abraham, como sabe aguantar muy bien el plano y la expresividad que logra dar a sus dibujos.
En cuanto a lo de Norma, pues un cómic típico suyo. Un 4x3 (pagas 4 y te llevas 3), que me jode bastante porque, aunque entiendo que es un cómic que no tiene mucho potencial de venta (pjs desconocidos, autores sólo apreciados por los viejos del lugar, etc.) y vale que vengan con extras (no excesivamente interesantes por otro lado), pero un 4x3!!! me parece exagerado y que no muestra mucha confianza por el producto. En fin, pues eso, que el cómic es demasiado caro para lo que es.
Pues ya esta. El tomo es una continuación digna, por lo que a los que le gusto aquel, este lo disfrutarán al menos igual. Para los demás es un tomo entretenido, pesado a ratos, genial en otros, al que no le hace ningún favor su excesivo precio, pues no tiene la calidad de un cómic de esos de sí o sí. Bueno, pues ya esta, no os acostumbréis a los escaneos. Lo he hecho esta vez porque el trabajo de los autores, sobre todo de Abraham, lo merecía.

Comentarios

Kalashnikov ha dicho que…
Coincido contigo en que el ya famoso episodio en el diván del psicólogo se hace pesado... ¡Vueltas y vueltas y vueltas al mismo tema! Me consuela: hasta ahora sólo había leído críticas excesivamente positivas. ^_^
lord_pengallan ha dicho que…
Gracias kalash por el comentario. Este post me llevo mucho tiempo hacerlo y me daba rabia que se quedase sin comentar.
Es una pena lo del diván, porque si hubiese sido más corto no hubiera estado nada mal además, no le hace ningún favor la grapa anterior, que es buenísima.

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el pj que más me ha gustado de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.
"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderte algún episodio. El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio, que nadie sea capaz de descrubir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, vamos lo…