Ir al contenido principal

Critiquita 197: Limbo sin fin, S. Valenzuela, Edicions de Ponent 2003?

Continuo lentamente con las aventuras del capitán Torrezno (coño! Acabo de caer en el guiño al capitán Trueno, perdón captain Thunder). Así, hoy voy a hablaros (a pesar de que este post no os interesa, lo sé, no pasa nada, os perdono) de su tercera entrega. La más corta hasta la fecha y en mi opinión, la más floja.
En este cómic seguimos con el asedio a Deeneim, que Valenzuela nos lo presenta con todo lujo de detalles, con lo cual, a pesar de ser un poco árido de leer, tiene el valor de la originalidad. Ya que prácticamente nunca en una obra de ficción (ya sea peli, teleserie, libro o cómic), se ha relatado con semejante lujo de detalles, un asedio a lo grecorromano. Ya que aquí, la historia se centra casi exclusivamente en la poliorcética, es decir, en el aspecto militar de ese tipo de acción bélica. Puesto que los sufrimientos de una población asediada o la vida en el cerco a una ciudad aparecen poco y siempre en segundo plano, como parte del decorado y no como argumento. De modo que, "Limbo sin fin" es, sobre todo, un cómic bélico.
Valenzuela sigue en este, como era previsible, con su densa, prolija y profusa prosa (muchas veces los bocadillos se comen al dibujo), pero fácil de leer. También, continua agrandando su soberbia historia de Fantasía, aderaza con referencias cinematográficas e históricas (sobre todo y en el amplio sentido de esa palabra) y contada de forma muy española, lo que me ha sorprendido mucho. Puesto que, después de leer los dos anteriores episodios, creí que la inmensa historia que había creado Valenzuela estaba expuesta totalmente (el autor, como por ejemplo Tolkien, ha creado más un cosmos, que un relato de Fantasía), pero no. Aquí, de forma sorprendente, no sólo por inesperada, la amplia metiendo muchos más elementos para enriquecer la parte de cifi de la obra y es que, aunque diga que es un cómic fantástico, la obra es tan calidoscópica que es imposible etiquetarla, de describirla en pocas palabras. Los guiones de esta gesta tienen tal riqueza argumental y mezcla de géneros, que es imposible aprehenderlo todo y mucho menos contarlo en pocas palabras. Ademas, Valenzuela juega habilmente con los misterios. En cada episodio introduce preguntas intrigantes sin contestar de modo que, esta obra es tambien de Misterio. Así pues, aunque tiene las características que hacen de la gesta del capitán Torrezno un cómic tremendamente interesante, intrigante y original, este número me resulta un poco aburrido, por centrarse excesivamente en las acciones bélicas y describir excesivamente lo que esta pasando o lo que va a pasar a continuación. No esta mal, pero es que estas haciendo un cómic, para algo sirven los dibujos. La máxima esta de, "una imagen vale más que mil palabras", debería haber inspirado más el buen hacer de Valenzuela.
En cuanto al dibujo, Valenzuela sigue con su estilo, tosco y caricaturesco de pjs cabezones, con el que es muy capaz de hacer un gran trabajo. Lo que me parece más sobresaliente es, sobre todo, lo logrado de la ambientación, bastante original a pesar de su inspiración en el pasado. La historia y el mundo inventados por el autor son muy verosímiles gracias a los dibujos así, por ejemplo consiguen hacer de Deneeim, una auténtica megalópolis. Gracias a ello, la historia toma el aspecto de superproducción, que tanto necesita el guión para funcionar. En todo lo demás, aunque su aspecto no es muy grato (muchos emplearían la etiqueta "dibujo feista", yo no, porque no me gusta) y árido, al ser en b&n, cumple con creces con su cometido, el ilustrar el guión y dotarle de visualidad. En cuanto a la narración, esta se ve favorecida por la claridad que ha ganado el dibujo con el tiempo y la experiencia de Valenzuela. Una narración bastante cinematográfica debido a los puntos de vista escogidos, los abundantes cambios de plano para narrar una misma escena o las abundanes historias paralelas, todo lo cual, produce una lectura amena y ágil a pesar de la plomiza prosa y, aunque apenas utiliza viñetas grandes o cinemascopadas, afianza con ello la sensación de superproducción antes mencionada. Un aspecto curioso, del que me he dado cuenta en este tercer tomo, es que, de momento, la historia del capitán Torrezno es netamente masculina, es decir, no hay pjs femeninos, y eso que la obra cuenta con un buen montón de secundarios, y apenas extras de ese sexo.
La edición es buena, de calidad (aunque de estas cosas se apenas algo), pero como os podéis imaginar cara. 116 paginas (110 comic), b&n, papel grueso y bien blanco, mas grande que un comic-book pero mas pequeño que un álbum europeo, encolado (aunque muy bien, por lo menos yo lo he abierto todo lo que he podido, que ha sido más de 90, y no ha crujido ni da la impresión que me lo he cargado) y cubiertas en rústica (vamos en cartón rígido o algo así) por 14 euros. Aunque bueno, teniendo en cuenta como se esta encareciendo todo, en unos mesecitos ya dejará de ser caro.
Así pues, mi opinión sobre "Limbo sin fin" (aparte de que es un genial y sugerente título, como los anteriores) es que es un poco aburrido y la historia esta alargada, lo que hace de este episodio un bajón en la historia. Pero teniendo en cuenta que esta encuadrada en una saga faraónica, es totalmente comprensible y disculpable y de todos modos, ofrece cosas interesantes y originales, puesto que la tremenda erudicción que espolea la extraordinaria imaginación de Valenzuela, sigue iluminando a aquel que lea las páginas de esta ciclópea macrosaga.

Comentarios

Ismael ha dicho que…
No he tenido 'torreznos' en mis manos pero he recomendado su compra a la biblioteca por lo que he visto en reseñas y revistas. Montones de referencias literarias y populares al servicio del Torrezno, eso dicen.
lord_pengallan ha dicho que…
Pues yo creo, Ismael, que te gustaría. Si consigues leer el 1º y te gusta, los demás también.
Si, Torrezno es un batiburrillo indescriptible cultural y de géneros y con un toque de humor y un antihéroe muy hispánico.

Entradas populares de este blog

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el personaje que más me gusta de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.


"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderse algún episodio.
El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio como que nadie sea capaz de descubrir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, va…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now".


Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine.
Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastante…

POST 800: Relecturas XCIV: Los Vengadores: Grandes amenazas, Shooter et al., Panini-Marvel 2011

Este tomo reúne una serie de historias independientes y cortas de finales de los 70 que son publicitadas por los viejunos como el epítome de la acción en Marvel porque son peleas donde los Vengatas se pegan con enemigos muy poderosos. Nunca hasta ese momento este supergrupo había encadenado seguidas tantas peleas capaces de llevarlo límite, y no estamos hablando de una alineación floja. La de esta época no es moco de pavo. Evidentemente de eso hoy no queda nada. Los tiempos han cambiado y el dibujo se ha sofisticado así que la acción de estas historias ha quedado superada por la de sus sucesoras. Quizás antes de estos nº las peleas superheroicas no habían sido tan especiales. Lo cierto es que aquí el trabajo del guionista, y sobre todo de los dibujantes, no es tan funcional y lleno de clichés como era la norma en los cómics anteriores. Pero hoy en día, gracias al cine de Acción y a que los dibujantes actuales deben ser espectaculares más que trabajadores, la acción de estos nº resulta…

Qué presente impresentable!, Quino, Lumen 2005

Videados 54: El Planeta de los Simios, F. J. Schaffner 1968

Esta seguramente sea la peli que más me deslumbró e impactó en mi infancia, como a todo chaval que creció en los 80 supongo. A pesar de su sobriedad y de que es más filosófica y conversacional que de acción y aventuras fue capaz de subyugar a aquella chiquillería porque todo el asunto de los simios era algo realmente impactante para un infante (no sé si lo seguirá siendo). Verlos hablar, verlos como dominan a los humanos y ver como estos han conservado tan sólo el nombre, pues la cualidad que los distingue y define, la inteligencia, no está en ellos, en suma, ver el mundo al revés, tiene algo de fascinante y terrorífico, de sublime tal y como lo formularon los románticos, que atrapa fácilmente la inocente y asustadiza alma infantil (modo Ternin off).

La volví a videar hace poco, años después de la última vez. La tenía bastante enterrada en la memoria. Salvo los momentos impactantes y archiconocidos no recordaba nada de ella. No recordaba que tenía un discurso complejo y filosófico por…