Ir al contenido principal

Videados 71: La semilla del diablo, R. Polanski 1968

Acabo de ver esta peli después de unos cuantos años y me he encontrado una peli que no ha envejecido nada. Sigue igual de sobresaliente que siempre. Lo único es que es una peli cuyos revideados son muy diferentes al primer videado, por lo que nunca vuelve a maravillar tanto como la 1º vez. Aunque, por otro lado, los revideados permiten fijarse en los mil y un detalles que hay en la peli que son invisibles si se desconoce el final y, así, disfrutar con ella de otra forma.
Que la peli sea tan buena se debe sobre todo a Polanski. No sería el clásico que es hoy sin el acertadísimo y originalísmo, para entonces, enfoque elegido por Polanski al adaptar él la novela escribiendo el guión. La genial idea que tuvo fue optar por el naturalidad, por la vulgaridad, por la tranquilidad. En la peli no hay nada de estridencias, no hay nada escraboso, no hay maniqueísmo, no hay sobresaltos, en suma, no estan los típicos recursos del género pero aun así hay terror. Ese es el secreto del éxito de la peli, ese es el porqué de que sea fascinante, perturbadora, inquietante e incluso angustiosa al final, aunque si bien es cierto, que en ese último tramo abandona un poco la sobriedad y seriedad formal, cuando es una historia que transcurre a través de lo mediocre y de lo anodino.
El guión es maravilloso, además de por su apuesta por lo cotidiano para contarnos algo sobrenatural (genial ese guiño a las comedias románticas de la época), porque desarrolla la historia con una sutilidad exquisita y por lo bien que estan construidos los pjs. Esto último es importantísimo porque la faceta psicológica es crucial para conseguir una buena peli de Terror (por eso hay tan pocas). Cuando se consigue el retrato psicológico de las víctimas es cuando realmente se aterra al espectador, ya que se identifica con ellas. Para hacer eso fácil, la gran mayoría de los protas del Terror son gente igualita al target al que va dirigida el relato. Si los pjs se asustan, cómo no lo van a hacer ellos si son como ellos? Eso, aquí, Polanski lo consigue y la forma en que lo logra refleja que es un gran conocedor de lo humano (por eso es quien es), pues sus pjs se caracterizan no sólo por lo que dicen, que es lo usual porque es fácil, sino también por sus actos, pero no por los significativos y llamativos, sino por los cotidianos. Como se suele decir es en los pequeños detalles donde reside la excelencia del guión de Polanski, es en las cosas que pasan desapercibidas por ser intrascendentes y discretas. De esta forma los pjs de "La semilla del diablo" son como las personas reales al no seguir las claves del género. Sólo se conocen de verdad con el tiempo, siendo así como nos va enganchando Polanski, ya que nos vamos interesando en la peli a medida que profundizamos en el conocimiento de los protas. También, porque es un guión de terror muy bien medido, pues tiene las pistas y el progreso narrativo bien repartido de forma que con esos 2 elementos, el guión consigue que el interés vaya en crescendo, como ha de ser, consiguiendo así que el espectador nunca se desengache de la peli o se distraiga.
La dirección de Polanski es, a pesar de que era joven, tenía sólo un puñado de pelis a sus espaldas y de que pasó de dirigir en la Polonia comunista a Hollywood, fantástica. Que no acuse ninguno de los handicaps anteriores, ni siquiera el de adaptarse a Hollywood, que es muy difícil, como demuestra el hecho de que pocos directores extranjeros consiguen aclimatarse y hacer un cine decente. Aunque bueno, el caso este de la pedofilia igual refleja que no lo consiguió del todo, aunque tiene el eximente de que es posterior al asesinato de su esposa por unos chalados, lo cual desquicia a cualquiera, y que llegó a un Hollywood donde aún las estrellas podían hacer lo que quisieran porque los estudios eran lo suficientemente fuertes como para controlar la información.
En fin, que Polanski demuestra en "La semilla del diablo" que es uno de los directores más talentosos del siglo XX aunque, como Welles y otros, no sea muy evidente viendo su filmografía. La dirección, al ser excelente y plena de recursos, demuestra que Polanski era ya un gran conocedor del Cine. Hay mucho de Hitchcock en esta peli, pero eso no impide que su estilo sea modernísimo. Tanto que "La semilla del diablo" parece hecha ayer. Sus encuadres y su ritmo poco tienen que ver con el Hollywood clásico a pesar de que también apuesta por la sobriedad, la tranquilidad y la naturalidad. Lo mismo su crudeza, que no viene por lo mostrado, sino por la honradez y sencillez con la que se muestra, así como las secuencias oníricas (creo que nunca se ha filmado los sueños mejor que aquí, esa cámara al hombro, esa fotografía tan realista como quemada y la ausencia de sonidos conforman la mejor plasmación fílmica de lo onírico que he visto), que remiten a Buñuel y no al cine de la época, el cual, con excepciones, se limitaba a rodar linealmente a lo Hollywood sin mostrar fantasías, recuerdos o sueños. En fin, Polanski sin salirse del clasicismo practicó aquí un Cine más moderno, un Cine audaz y realista con un lenguaje más complejo, maduro y libre. Se ve en cosas como en que utiliza la cámara en mano (es con la que se rueda las escenas oníricas) cuando esta se inventó en "El Resplandor". Hasta ese momento pocos directores las utilizaban porque exigía inventar un método para que alguien pudiese cargar con las pesadas cámaras de la época. Así pues, lo mejor que hizo Polanski por la peli es darle un aspecto visual excelente sintetizando lo nuevo y lo clásico de forma que sólo el vestuario es lo que delata que "La semilla del diablo" es de los 60 y no de ayer. Otro aspecto indirecto de la actualidad de "La semilla del diablo" y de la apuesta por lo cotidiano es que es similar a un telefilm de sobremesa. Estos se dirigen fundamentalmente al público femenino por lo que estan protagonizados por mujeres y su trama es siempre un melodrama. Algo de esto hay en esta peli. Si la desnudamos y nos quedamos en lo esencial, vemos que la semilla no es más que una peli protagonizada por una mujer con una tragedia a la que nadie hace caso. La vida que toda mujer cree tener. En ese sentido Rose Mary no es más que una heroína de sobremesa más. Pero eso no tiene el resultado usual, es decir, un film mediocre y flojo que roza el ridículo cuando no cae en él, por lo bien hechas que estan las cosas.
Es muy lógico que si se cuenta con un guión muy bueno, es decir, que no sólo sea un buen argumento y un buen desarrollo de la historia, sino que también ayude mucho a los actores y a todos los demás agentes a dar la peli lo que esta necesita, y una buenísima dirección (que no sólo es poner la cámara, sino también manejar a la gente y conseguir que el actor actúe), las actuaciones sean excelentes. Todas en ese punto de naturalidad y vulgaridad que quería dar Polanski a su film. Por eso no extraña que todas, desde las más secundarias hasta la de M. Farrow, lo sean, aunque son las 4 principales las que destacan. Farrow esta excelente. Tan buena que su actuación es de las que sientan precedente, desde entonces todos los pjs femeninos del Cine de Terror han de hacer lo que ella e incluso parecerse a ella. Y eso a pesar de que su pj no es más que otra rubia frágil e ingenua del género. Cassavetes esta también perfecto. Su interpretación era difícil, pues casi siempre ha de hacerla en un segundo plano ya que lo importante de su pj siempre ocurre fuera de la pantalla, pero él lo consiguió (en esto es ejemplar la genial escena en que van a recoger a Farrow de la consulta del médico a la que esta acudió para pedir ayuda, para mí la mejor rodada, porque es un plano fijo con esta y el médico satánico en 1º plano y Cassavetes al fondo y en sombras y a pesar de ello, y con ayuda de un magnífico guión, Cassavetes esta perfecto). Hay que reconocer que es un pj tan bien escrito e interesante que se merece una peli que protagonizar. Nunca se ha hecho una peli con un pj así y creo que sería excelente, pues pocos villanos hay tan malvados y tan pusilánimes a la vez como él. No deslucen la pareja de viejos (la voz de la anciana en español es diferente a la original, lo que transforma al pj, pues no es tan desagradable en inglés). Ella, R. Gordon, hoy esta olvidada pero fue nominada 4 veces al Oscar y ganó uno por esta peli. Pero a mi, quien más me impresiona es su marido, S. Blackmer (actor fundamentalmente de tv), a quien por lo general no se destaca, pero sin él, sin su presencia, su carisma, su aire cosmpolita y solidez, la peli no hubiera sido tan buena. Sólo él podía interpretar al archibrujo con tanta solvencia y credibilidad.
No puedo terminar sin destacar el diseño de producción. Su trabajo no destaca porque es muy realista, pero sino hubiera conseguido tal nivel de normalidad y verismo la peli, a pesar de todo lo anterior, habría quedado coja. También la bs, aunque no es muy llamativa ni esta muy presente, lo que refleja la excelencia del guión, de la dirección y de las actuaciones, pues no necesitan apoyarse en la música para inquietar, asustar o avisar al espectador de que esta pasando algo.
Así pues, "La semilla del diablo" es una genial película, tanto que es la mejor del género, muy moderna gracias a un Polanski que preludia a Spielberg. También es una de las pelis más importantes de la Historia, pues supuso, tanto una revolución en el Cine Comercial de su época, análoga a la que supuso "Stars wars", como en el Cine de Terror, análoga a lo que supuso "2001" en el Cine de CF. Esto se ve muy claramente en la cantidad de pelis posteriores protagonizadas por el anticristo o por el hijo del Diablo. "La semilla de diablo" implantó en la gente la idea de que había llegado el "año uno" inoculándoles, por tanto, la necesidad de ver como el hijo del diablo crecía. Más sencillo, "La semilla del diablo" fue un fenómeno social y por tanto un hito que proyecta un sombra muy alargada. Lo meritorio de esto es que se consiguió a través de la calidad y el talento, por eso es fácil explicarse que, a pesar de ser una peli de los 60 (y saberse el final), sigue siendo angustiosa e inquietante, es decir sigue funcionando y además, y esto es lo mejor, excelente.



Bonus track: El fotógrafo del pánico (Peeping tom, M. Powell 1960) es una peli modestísima en todos los sentidos. Sólo es sobresaliente la interpretación de K. Böhm del psicópata protagonista porque, aunque no deja de ser convencional, le aporta tal veracidad que lo convierte en uno de los psicos más creíbles del Cine. La peli, como digo, formalmente no es nada del otro mundo, pero es especial por 2 cosas, su frescura audaz y su intimismo, características que explican porque fue una peli escandolosa y, sobre todo, incomprendida. La peli por un lado refleja un mundo oculto que, para los decentes (es decir, para los que quieren hacerse pasar por tales como bien ejemplifica la peli en la escena en la que el productor de pornografía, cuando entra en la sala donde esta se está haciendo, no levanta la vista del suelo), debía permanecer en la oscuridad. Este mundo era el de la pornografía (y estamos hablando de la de los 50, es decir, mucho antes del cine porno industrial o de las revistas más emblemáticas del género, es decir, de una época ingenua e inocente si la comparamos con cualquier época posterior). La peli sin moralina, con naturalidad y franqueza presenta como la pornografía existe y las personas normales son sus clientes. Esta honradez y sinceridad preside toda la peli y es lo que, a pesar de que ha envejecido bastante, la ha convertido en un clásico menor de la misma forma que hace que el resultado sea mejor que la mediocridad de todas las partes (con la salvedad de la actuación del actor principal). El otro punto que hace de esta peli un clásico menor del Cine, es que es una peli de autor. El director, Powell, uno de los mejores artesanos de cine B y entonces un cincuentón, en esta película se desnuda para contarnos porque es director y no otra cosa. Como era un tipo fogueado en el cine pop, no podía olvidar la faceta comercial, así que su confesión la envolvió en una historia de psicópatas más cercana al cuento que a como, hoy, se concibe este subgénero. Así, lo que subyace bajo la peli es que una persona nos explica porqué le fascina, hasta el punto de convertirlo en su vida, filmar a las personas, grabar lo que hacen. Porqué se mete en la vida íntima (el Cine es una intrusión en la intimidad que disculpamos todos porque es ficticia) de la gente y porque le gusta filmar las emociones y los sentimientos de esta. Esto explica porque la peli fue un escándalo y un fracaso. El público pop no es de los que quiere ver pelis de autor y no era la peli tal y como se publicitaba. Pero es precisamente por esto por lo que ha sido una peli influyente en el cine anglosajón, ya que todo director se ve reflejado en ella, y la convierte en una peli moderna a pesar de que es una peli muy de los 50. Esto último es porque trata un tema actual, pues hoy esa pasión por grabar la vida esta en la sociedad. Hoy en día, gracias a lo digital, mucha gente hace fotos de todo y rueda videos autobiográficos. Esto es, junto con una visión franca y nada peyorativa del porno, lo que hace que la peli ahora sea menos marciana. Lo que hace que en el abismo temporal que separa al espectador actual del estilo serie B de los 50 haya un puente que hace que este se sienta menos ajeno y le extrañe menos lo que cuenta la peli. Por todo esto, aparte de que, aunque es una peli modesta, esta muy bien hecha, notable la escena que preludia el 2º asesinato, al ser totalmente diferente a como se estila este tipo de cosas, y el resultado pictórico de la fotografía, y es original, es una peli que merece la pena ver.

Comentarios

PAblo ha dicho que…
Buena recuperación ahora que Polanski vuelve a verselas con la justicia.

Creo que el hecho de que una película pueda ser vista sin que se note demasiado el paso del tiempo es una de las condiciones necesarias para que se convierta en un "clásico". Y, creo además, que es algo que se cumple en la mayoría de las películas del polaco (por lo menos, a las que me vienen ahora a la memoria).

Impacientes Saludos.

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

La teta de Wonder Woman: Caballero Oscuro III: La raza superior nº 1, F. Miller, B. Azzarello, A. Kubert y K. Janson, DC-ECC 2016

Como vivo como si estuviese en el siglo XX, desinformado, la realidad me la encuentro cuando llego a la tienda de cómics. Así, no me había enterado de lo de la teta de Wonder Woman (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS). La polémica de la que me había enterado es sobre el grado de participación de Miller aquí, hay un sector que se quiere ahorrar la compra y por ello, sin mirar y sin leer, se han montado la hipótesis de que ese autor aquí sólo pone el nombre. Así, el actual odio a las grandes estrellas, Miller y Moore (a Morrison siempre se le ha odiado), curiosamente gente tan asquerosa como Liefeld o J. Lee no son odiados, la inteligencia, la cultura y el talento siempre se pagan en las sociedades de mediocres, ha cubierto lo más importante deste cómic: la 1ª teta mainstream, que yo sepa. Estamos (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS) a punto de ser mayores (si bien las feministas y la incomprensión de los ignorantes no nos dejarán serlo). Una escena tremendamente elegante e inteligente. …