3.4.09

R.A.F. facción del ejército rojo y Asesinos natos

cPues nada, otra mezcla bizarra. Pero quizás ambas pelis sí tengan algún punto en común. En esencia ambas son 2 pelis que nos relatan como unos jóvenes (más en "Asesinos natos") recurren a la violencia como método para relacionarse con una sociedad que no les gusta porque esta los ignora y finge que todo va bien y que todos estamos contentos con la marcha de las cosas. La diferencia esta en que, este viaje hacia la violencia, parte de la razón, en el caso de R.A.F. y de la locura, en el caso de "Asesinos natos".
R.A.F. facción del ejército rojo, U. Edel 2008.
La peli empieza muy bien, con audacia y fuerza, y además de forma muy europea, pues lo primero que vemos en ella es a unas niñas de unos 10 años jugando en una playa nudista. No me imagino yo a ninguna otra cinematografía del mundo, no sólo sacando sin rubor una playa nudista y filmando a unas infantes sin ropa sino, abriendo una peli con esas imágenes. Pero esto no es gratuito, sino que es la forma más visual y eficaz de mostrar el mundo idílico, en el sentido tanto de alejado de la realidad, como de utópico, como de paraíso (recuerden, Adán y Eva empezaron siendo nudistas), que va a dar a luz el terrorismo. A esto le sigue una manifestación en contra del sha de Persia que termina a tiros, muy buen rodada con una brillante combinación de naturalismo y esteticismo de modo que la escena parece muy real y es impactante.
Después de este excelente comienzo, la peli deja de ser tal para ser un docudrama que termina siendo una recreación dramática de los hechos. Esto y que es una peli de consumo interno, es decir, es de estas pelis que sólo son comprensibles del todo para sus compatriotas (la influencia del reciente nazismo para la actitud de los alemanes, los que eran adultos y los que eran niños, a la hora de enfrentarse a este problema se nos escurre a los demás), es lo que convierte a la R.A.F. en una peli fallida a pesar de que es muy interesante y merece la pena verse.
No pretende explicar, ni juzgar, de ahí que la peli no tenga final, aunque sí apunta una explicación al surgimiento de la R.A.F., el acoso real a las ideas progresistas (paz en Vietnam, lucha de los derechos civiles en EE.UU., el 68, de México a Praga pasando por París, etc.) que se estaba operando en Occidente a finales de los 60 (ahí esta Nixon) por el miedo de los conservadores a que por esa grieta entrase el comunismo (algo, por otro lado, no desencaminado, porque la R.A.F. era comunista, aunque si se hubiese dado cancha a ideas progresistas igual estas hubieran tomado una expresión menos violenta y comunista-antisistema).
Pretende ilustrar la historia reciente de Alemania ligándola a la actualidad. Porque la peli, además de ser un fresco histórico, si dice algo es, que el terrorismo no se combate como lo ha hecho la Administración Bush. Para mí que es por eso por lo que la peli nos muestra como el estado alemán lo único que consigue combatiendo la violencia con violencia es más violencia, de forma que hasta que no se pregunta (muy oportunamente a pesar de que casi nunca lo hace la gente, ya sea en la ficción, ya sea en la realidad) el por qué surgen continuamente terroristas que sustituyen a los muertos y detenidos y más en Alemania, un país razonablemente rico y pacífico, su lucha antiterrosista no comienza a ser eficaz. Esta parece que es una lección que los alemanes (esta peli es la que representó a Alemania en los Oscar) quieren ofrecer al mundo. Por eso no es baladí que la peli se esfuerce en mostrar los estrechos vínculos entre los terroristas alemanes y los musulmanes-antiisraelíes, ya que el problema israelí es una de las razones por las que el terrorismo no ha desaparecido, aunque sólo sea porque da cobertura logística.
Este es el gran valor de la R.A.F., el ser una peli refrescante, en el sentido de que nos hace recordar, que nos confronta con nuestro reciente pasado diciéndonos que es ahí donde que hay que mirar para orientarnos, no a los espartanos o a las cruzadas.
Pero esto ha resultado un arma de doble filo, porque el excelente análisis que hace (que nos revela lo que hemos cambiado, en los 70 los jóvenes se echaban a la calle para intentar conseguir un mundo más justo; los de hoy estamos adocenados y nuestra única preocupación es lo que afecta negativamente a nuestro ocio), provoca que como relato se resienta. Porque la peli esta bien dirigida, con un estilo crudo y naturalista, bien montada y esta bastante bien interpretada (y salen muchas chicas guapas, a veces desnudas) y además hay conflicto, acción y dinamismo, por lo que no debería resultar pesada, pero el alma alemana no perdona. Por eso la peli, al no caer en que las largas citas a Mao no son para el Cine, lo mismo que los manifiestos políticos, se pasa en su intención de ser documental (y eso que la han criticado en Alemania por ser superficial).
Así pues, es una peli muy interesante que recomiendo ver a todo el mundo, a pesar de que a medida que va avanzando, va perdiendo frescura y ligereza convirtiéndose en el último tercio en un pesado relato sobre personas superadas por los acontecimientos y prisioneras de su propio laberinto, quizás sea eso lo que les pasó al director y adláteres. Y es que la peli al tener vocación holística quiere abarcar tanto, a pesar de que no termina, que al final no es eficaz porque lo trata todo por igual, lo que es importante y lo que no, lo que es visual y lo que no, de forma que al final no aprovecha unos buenos actores, muy comprometidos con sus papeles, y se pierde en un metraje excesivo.
Como suele pasar en este tipo de pelis, el rigor sacrifica las demás reglas cinematográficas, por lo que resulta una peli fallida. Y es que la atención constante tiene un límite, por lo que hay que refrescarla con golpes de efecto, los discursos políticos quedan demasiado abstrusos en el Cine y además, este no es el mejor vehículo para elaborar un discurso con muchas ideas, para eso valen más mil palabras.
Asesinos natos, O. Stone 1994.
Esta peli fui a verla cuando se estrenó y me encantó. Pero a pesar de eso no la he visto muchas veces. Fue hace bastantes años que la vi por última vez, así que ha sido casi como verla por primera vez. La recordaba como una peli espectacular, delirante e inconformista. Ahora, me sigue pareciendo igual de espectacular y delirante (bueno menos, en tv pierde un huevo), pero ese inconformismo me parece burdo e igual de convencional y vulgar que lo que critica. Pero no pasa nada si te concentras en la peli, si la ves como un espectáculo cinematográfico sin ninguna otra intención. Por eso, es la bizarra y rara dirección de Stone la que ha conservado fresca y lozana a "Asesinos natos", porque el tono social de la peli empieza a oler.
Lo mejor de ella es la abigarrada y expresionista dirección de Stone, que utiliza todo lo posible, el b&n, el super 8, los dibujos animados, fotografías distintas... porque es fantástica y acertadísima para hacer el retrato del EE.UU. de la era de la tv y representar la psique, más que demente, desnortada, de la pareja protagonista. Pero este discurso visual aturullante y extraordinario (en el sentido de no ordinario) tiene un pero, que deja incoherente el discurso que, más que de antiviolencia, es de antitratamiento cool de la violencia por los medios porque provoca la adoración del público (sobre todo jóvenes) a pjs reprobables.
Un discurso demasiado simple, porque no es la violencia de estas personas lo que atrae a mucha gente, sino su posible interpretación como actos antisistema. De la misma forma que la gente se pirró por Robin Hood y después, y por citar alguien real, por Bonnie y Clyde (uno de los referentes de esta peli, como "Malas tierras"), la gente se pirra por Mickey y Mallory. Lo que pasa es que, al igual que la sociedad actual, los rebeldes no tienen valores, son nihilistas. No creen que las revoluciones sean posibles (hay esta la R.A.F.) porque tienen la certeza que el mundo no va a cambiar de la forma que ellos quieren, opten ya por el pacificismo, ya por la violencia. Así que sólo queda destruir, hacer tierra quemada. El problema de la peli es que Stone no cayó en que tenía que criticar el nihilismo provocado por los medios-sociedad, porque la glorificación de la violencia es tan sólo un síntoma de la vaciedad actual.
Por eso, el guión, la historia de la peli, es lo más flojo. Seguramente se debe a que es una historia de Tarantino modificada por Stone para hacer otra de sus típicas pelis donde se analiza el reverso tenebroso de EE.UU. Así, la parte, digamos, reflexiva y crítica de Stone no se integra bien con el entretemiento posmoderno y escapista de Tarantino. De forma que, aunque Stone consigue comunicar que el sueño americano produce monstruos (no os podéis imaginar lo satisfecho que me he quedado con esta frase:), la explicación del por qué de esto es burda (la violencia en la tele), fallando así en su intención crítica y, además, siendo incoherente, porque el estilo visual de la peli es un tratamiento cool, aunque alucinado, de la violencia y los violentos. Por eso es mejor olvidar la faceta moralista de "Asesinos natos".
Tampoco esta bien del todo la pareja protagonista, sobre todo Harrelson. Esta peli exigía de los protas más que una gran interpretación, gran magnetismo y carisma y aquí fallan los 2. No interpretan mal, pero en ningún momento llegan a dar lo que sus papeles les exigen, de forma que, al estar rodeados de actores mejores y más carismáticos que ellos, la peli queda coja.
Sizemore interpreta muy bien a un poli perturbado (significativo que el que persigue a los malos no sea el típico héroe patriarcal) y más odioso que los fuera de la ley que persigue (y con la burda excusa, como Mallory y Mickey, de que es por haber tenido una infancia traumada por la violencia). También Lee Jones esta estupendo encarnando un disparatado y supercómico alcaide (acabó de sonar como una pija?). Pero el mejor de todos con diferencia es Downey jr. Gran interpretación la suya, histriónica y pasada de rosca pero que, paradojicamente, es la única posible para un pj tan delirante como real. Ahí estuvo muy listo el actor al identificar que es lo que la historia pedía de él. Unas grandes interpretaciones muy bien dobladas (aún no he tenido la oportunidad de verla en v.o.s.).
De esta forma, por la mezcolanza entre las intenciones de Stone (predominantes en la 1º mitad) y Tarantino (predominantes en la 2º mitad) y unos secundarios más carismáticos y mejores actores que los principales, "Asesinos natos" no consigue los objetivos que se marcó. Aunque la peli no deja de ser bastante ácida, ya que es una peli sin buenos y opina que la sociedad estadounidense esta enferma, algo totalmente opuesto a lo que hace el Cine norteamericano en general.
En fin, el ser una peli disparatada y descerebrada y con un gran atractivo visual, además de tener una b.s. bastante buena con canciones de ayer y hoy, ha hecho que se haya conservado fresca a pesar de que es un tanto pueril en el fondo y muy de los 90 (ya saben, grim and gritty).

1 comentario:

Tommy dijo...

Respecto a Asesinos Natos, en aquella época yo estaba un poco harto del cine, y el violento lenguaje visual de esta película me devolvió la emoción. Es una de las pocas en que recuerdo que el público (no mucho, en verdad), se quedó clavado en el asiento hasta que se encendieron las luces de sala. Yo mismo quedé muy impresionado.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog