Ir al contenido principal

Critiquita 353: Halcyon, M. Guggenheim, T. Butters y B. Bodenheim, Planeta DeAgostini 2012

A Halcyon le perjudica enormemente eso de "salto cuántico" en los superhéroes de su publicidad pues, como es evidente que la miniserie no es la leche, venderla así es contraproducente. Tanta desmesura da la impresión de que se nos está intentando dar gato por liebre. Después, abres el cómic y el propio autor en la intro menta a Watchmen. Eso tampoco ayuda porque, aunque lo hace con modestia y en ningún momento compara esa obra con la suya, hace parecer que el cómic va a ser un quiero pero no puedo. Por tanto, uno llega con miedo a la primera viñeta, pero poco a poco este se va disipando ya que Halcyon va de menos a más aunque nunca llega a despegar porque sus autores no supieron sacar todo su potencial.


A la historia le pesa mucho la influencia de Watchmen y de Authority pero Guggenheim y (su esposa) Butters poco a poco le van dando personalidad y volviéndola original. Así, tras un comienzo clasicote y covencional poco interesante, el relato nos va interesando y enganchando a pesar de que no resulta demasiado sorprendente y original hasta el final, lo mejor de Halcyon y el verdadero momento en que este cómic se independiza de sus referentes de alargada sombra. Por ello esperemos que haya secuela (dudoso pues la minisere tiene ya 2 años) pues en sus 4 últimas páginas es cuando el cómic es realmente original y único. Con todo Halcyon no deja de ser un cómic típico de superhéroes alternativo. Más valiente y adulto que en el mainstream, pero igual de tradicional. De hecho a estas 5 grapas les hubiera favorecido el pertenecer a una cole regular de algún supergrupo potente pues quedarían como un arco argumental notable dentro de la mediocridad que preside toda trayectoria comiquera y no como un verso suelto. Si bien entiendo que los guionistas no hayan querido vender su guión a una major, le resta potencia el estar protagonizado por personajes salidos de ninguna parte que al final del cómic vuelven allí. Lo mismo que sean tan parecidos a sus modelos. Cuesta ver el cómic como algo ajeno al mainstream (aunque Superman sea femenino y esté enrollado con Batman). El supergrupo de Halcyon remite poderosamente a la JLA y el villano al dr. Doom de tal modo que, salvo que sea un neófito en el género superheroico, al lector le cuesta considerar la historia como algo genuino. Por tanto,  esta historia hubiera quedado mucho mejor en una cole mainstream porque el no utilizar pálidas copias y el poder transcender el ser una miniserie hubieran hecho de esta un arco argumental memorable.

El dibujo de R. Bodenheim es pobre en general y malo en particular con los personajes femeninos. Se defiende en la narrativa y tiene una claridad, procedente de sus maestros Quitely y Dillon, que encaja con el guión, pero es soso y vulgar de tal modo que perjudica a la historia. Si uno pretende hacer algo diferente (más los publicistas que los guionistas) no se puede poner al frente a un dibujante de la parte de atrás del pelotón. Con Bodenheim la historia se sigue con facilidad pero no transmite nada por lo gris y convencional que es su trabajo.

Así pues Halcyon es un buen cómic. Mejor que lo que las majors están editando ahora mismo. Pero no deja de ser uno del montón porque los guionistas apenas dedican tiempo a profundizar en los personajes, a las implicaciones éticas que tiene toda utopía (aquí la Paz por la anulación de la agresividad humana por medios técnicos aplicados de forma unilateral con motivos egoístas) y al efecto de la obsolescencia en personas superpoderosas y sólo dan voz a los protagonistas (ni gobiernos ni gente de la calle pasan por el cómic). Vamos, es de muy lamentar que Guggenheim y señora se hayan quedado en la superficie aunque el final salve a Halcyon de ser otro más que intenta ser diferente y, sin embargo, es más de lo mismo. No obstante, es una cuesta bastante empinada que la edición sea carilla (los extras nunca compensan el sobreprecio que aquí es 6.5x5, pagas seis grapas y media en tomito pero te llevas cinco).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el personaje que más me gusta de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.


"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderse algún episodio.
El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio como que nadie sea capaz de descubrir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, va…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now".


Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine.
Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastante…

POST 800: Relecturas XCIV: Los Vengadores: Grandes amenazas, Shooter et al., Panini-Marvel 2011

Este tomo reúne una serie de historias independientes y cortas de finales de los 70 que son publicitadas por los viejunos como el epítome de la acción en Marvel porque son peleas donde los Vengatas se pegan con enemigos muy poderosos. Nunca hasta ese momento este supergrupo había encadenado seguidas tantas peleas capaces de llevarlo límite, y no estamos hablando de una alineación floja. La de esta época no es moco de pavo. Evidentemente de eso hoy no queda nada. Los tiempos han cambiado y el dibujo se ha sofisticado así que la acción de estas historias ha quedado superada por la de sus sucesoras. Quizás antes de estos nº las peleas superheroicas no habían sido tan especiales. Lo cierto es que aquí el trabajo del guionista, y sobre todo de los dibujantes, no es tan funcional y lleno de clichés como era la norma en los cómics anteriores. Pero hoy en día, gracias al cine de Acción y a que los dibujantes actuales deben ser espectaculares más que trabajadores, la acción de estos nº resulta…

Qué presente impresentable!, Quino, Lumen 2005

Videados 54: El Planeta de los Simios, F. J. Schaffner 1968

Esta seguramente sea la peli que más me deslumbró e impactó en mi infancia, como a todo chaval que creció en los 80 supongo. A pesar de su sobriedad y de que es más filosófica y conversacional que de acción y aventuras fue capaz de subyugar a aquella chiquillería porque todo el asunto de los simios era algo realmente impactante para un infante (no sé si lo seguirá siendo). Verlos hablar, verlos como dominan a los humanos y ver como estos han conservado tan sólo el nombre, pues la cualidad que los distingue y define, la inteligencia, no está en ellos, en suma, ver el mundo al revés, tiene algo de fascinante y terrorífico, de sublime tal y como lo formularon los románticos, que atrapa fácilmente la inocente y asustadiza alma infantil (modo Ternin off).

La volví a videar hace poco, años después de la última vez. La tenía bastante enterrada en la memoria. Salvo los momentos impactantes y archiconocidos no recordaba nada de ella. No recordaba que tenía un discurso complejo y filosófico por…