Ir al contenido principal

Relecturas III: NAM, D. Murray y M.Golden y G. van Sant, Planeta DeAgostini 1988-91

Por fin me he releído la colección completa de NAM, algo que si no recuerdo mal, no había hecho nunca desde que se terminó. Ahora paso a contaros mi opinión.
A mi me gusta la Historia Militar y, dentro de esta, el conflicto que mantuvieron los vietnamitas con los americanos es uno de los que más me interesa. Supongo que en parte fue porque mi adolescencia llegó en el mismo momento en que los americanos empezaron a reflexionar sobre él a cuenta de que hacía una década que había terminado. Cuando yo cumplí los 13 y desde entonces, aunque cada vez con menos fuerza, el tema de Vietnam es tocado por el Cine, el Cómic o la Literatura. Recuerdo que en aquella época fui al cine a ver "La chaqueta metálica" de Kubrick, "Corazones de hierro", "El triángulo de Acero", "Hamburger hill" y otras y también vi más en video y por televisión.
Aquella guerra me atrae por su estética y por lo dura que fue para los soldados americanos que participaron en acciones de combate (la minoría de los que estuvieron destinados allí), ya que los considero próximos a mi porque son los primeros de la generación de la paz, es decir, jóvenes que fueron educados en la paz que vino después de la II Guerra Mundial, a los que se les inculcó los valores de hoy en día, que podrían sintetizarse en que la paz es el bien supremo y que la violencia es lo peor que se puede hacer. No es extraño que esta educación y los horrores de la Guerra Fría (temor constante, desconfianza, etc.) provocaran el movimiento hippie. Por tanto, estos jóvenes educados para la paz y que crearon el movimiento de la paz y el amor, son los mismos que fueron reclutados obligatoriamente para combatir. Es decir, en menos de un año tenían que subvertir todos esos valores y convertirse en máquinas de matar. Esa contradicción está, creo que inconscientemente, en casi todas las historias de Vietnam y es lo que distingue, a mi juicio, al soldado americano que combatió allí del resto de sus compañeros de profesión occidentales anteriores, ya que estos fueron educados en sociedades guerreras o con gran estima por lo militar. Es por esto que puedo entender un poco a los que lucharon allí al intuir lo que pasaron. Educados para ser respetuosos y pacíficos y denostar la guerra, de repente, la misma sociedad que les inculcó esos valores, les pide que los olviden y los cambien por los opuestos. Ese conflicto interior, presente en bastantes de los soldados combatientes, es, pues, uno de los puntos que para mi hacen interesante esta guerra. Así que por todo esto coleccioné NAM.
Recapitulemos. En medio de una época revisionista respecto a la Guerra de Vietnam, Marvel decidió publicar NAM. Una colección que pretendía tener tantos números como meses tuvo la guerra (ignoro si se consiguió), que debió tener éxito y, como era la moda, Planeta editó sin pestañear creo que ni un año después de que hubiese comenzado. Un acción a mi juicio arriesgada porque era una cole bélica, sobre una guerra impopular y que tocaba muy tagencialmente al lector español, pero el caso es que en nuestro país duró poco más de 3 años, creo que un logro.



Yo la empezé como se hacían las cosas en los viejos tiempos, en los buenos tiempos, por el número 17 y por el kiosko. Me gustó desde ese momento y con placer descubrí que los número anteriores eran de M. Golden, uno de los mejores dibujantes de cómic americano y también uno de los menos prolijos. Aunque después de un año, supongo que en parte debido a su lentitud, fue sustituido por Van Sant que fue elegido por ser un experto en la Legión Extranjera Francesa (que CV más raro para que te publique Marvel no?). Un dibujante malo, aunque dotado para las máquinas, que al lado del recuerdo de Golden quedaba peor de lo que era, por lo que se le puso rápidamente como entintador a G. Isherwood, que le acompañó desde entonces. Este consiguió dar más volumen, presencia y realismo a sus dibujos con lo que logró algo que se deja ver, pero que ni ahora ni entonces puede catalogarse de bueno, como mucho de competente. En fin, una diferencia estilísticamente más que notable, pero con continuidad ya que ninguno de los dos puso jamás onomatopeyas. Lo que no me gusta y creo que un cómic bélico es un error. Vietnam vivió una guerra muy ruidosa. En casi todos los enfrentamientos en seguida se armaba un gran estruendo gracias a las armas automáticas disparadas como si las balas fuesen infinitas, a las explosiones y a los rotores de los helicópteros. De modo que este aspecto de los combates, que los hacía aún más ominosos, desorientadores e impresionantes se pierde,  en alguna medida agua al cómic.
A los guiones Marvel puso y mantuvo a  D. Murray, a quien no le conozco de más cosas, sin duda porque estuvo en aquella guerra (pero no sé que hizo en ella), el cual hace un trabajo digno y principalmente descriptivo de lo que pasó allí de modo que este cómic, además de bélico, es histórico.  Es difícil saber la intencionalidad de Murray pero, si tenemos en cuenta que su preocupación es contarnos como era la vida de un soldado americano en Nam, es probable que fuese resaltar, sobre todo, que los que combatieron no fueron monstruos y no perdieron la guerra debido a su ineptitud, sino por culpa de los civiles y políticos americanos. Es decir, por culpa de sus compatriotas. Por lo que su combate era trágico, es decir, no importaba que muriesen o que combatiesen mucho mejor que el enemigo, ya que como no podían cambiar el sentimiento, al final mayoritario, de los ciudadanos de EE.UU, no podían ganar.
Lo publicado en España, del 2 de 1966 al 7 de 1969, se divide en 3 etapas, la primera son sus 13 primeros números, con Murray al guión y Golden a los lápices. Epìsodios que destacan y merecen ser recordados por el tremendo trabajo que desplegó el dibujante. Un trabajo excepcional a todos los niveles donde destaca la expresividad caricaturesca, el talento para las máquinas (increíbles sus helicópteros, ya que al dominarlo totalmente, los dibujó en cualquier posición y bajo cualquier perspectiva) y el gran trabajo de documentación. Un trabajo maravilloso con el que Golden se adelantó a su tiempo ya que el detallismo de sus dibujos acabó oculto por el color de la época. A pesar de que el colorista hizo un gran esfuerzo para que luzca bien el dibujo, la tecnología de entonces fue superada por el virtuosismo del dibujante. Del cual también brilla su gran profesionalidad pues cada viñeta tiene un gran trabajo y dedicación y, además, no le hizo ascos a dibujar splash pages, algo que dado su estilo le debió llevar mucho tiempo, a sabiendas de que luego el color desluciría el resultado. Por ello a este cómic le viene mejor su publicación en blanco y negro o con un coloreado por ordenador.
Argumentalmente esta primera etapa describe la estancia de un año de un soldado, del que me atrevo a aventurar que es el alter ego de Murray, reclutado para la ocasión. El típico joven provinciano estadounidense, amable, ingenuo y educado, al que la guerra le transforma de tal modo que acaba diciendo tacos, bebiendo alcohol y yendo con prostitutas (además de matar). Sin embargo  en ningún momento duda de la guerra o de los motivos de la su país para combatir en una guerra ajena. Lo cual deja coja la historia. No se puede tocar la intervención estadounidense en el Conflico de Vietnam sin reflexionar sobre ella. En realidad la ficción bélica siempre debe reflexionar sobre la guerra ya que es un tema muy serio. En fin, en esta etapa se nos describe lo estresante de aquella guerra para el soldado estadounidense (nunca sabe cuando se va encontrar al enemigo, nunca sabe a quien dispara, nunca puede distinguir un vietnamita enemigo de un vietnamita amigo, nunca el enemigo le deja descansar, etc.), nos muestra algunos de los horrores de la guerra, masacres de civiles, muerte de amistades, heridas mutilantes, enloquecimientos…, y nos da un retrato de los comunistas demasiado simple. Se insiste en su crueldad pero nunca se explican sus motivos ni se aclara que esa crueldad era la norma en Asia. Así, quedan como unos despiadados tiranos ya que no se dice que combatían contra el país más poderoso de la Tierra porque este tuvo la soberbia de decidir intervenir en una guerra civil en favor de un gobierno despótico y corrupto.  Este sesgo hace a la historia aún más coja, no obstante es interesante y está bien contada. Parcial pero seria.

A partir del nº 14 se inicia una segunda etapa. Debido a que los soldados sólo servían un año (salvo que se reengachasen), de los personajes del principio apenas queda alguno, por lo que Murray opta por no dar protagonismo a ninguno y por abrir el abanico de las historias. Así vemos de vez en cuando lo que pasaba por entonces en EE.UU. (oposición a la guerra y desprecio y odio por los que habían combatido allí), a un oficial tiránico (en la cole los oficiales no salen muy bien parados, un típico recurso de las crónicas bélicas en las que se presenta a los soldados como buenos y a los oficiales como malos responsables de todas las órdenes nefastas y por ende, de lo malo de la guerra), qué hacía la aviación, el trabajo de las enfermeras, la vida de los prisioneros americanos, lo que hacían las tropas especiales e, incluso, lo que hacían los vietnamitas, que aquí ya empiezan a ser retratados como humanos. Como personas que luchan por lo que creen que es lo mejor para su país, valientes (hasta lo suicida), tenaces e ingeniosos y no crueles y tiránicos porque no son estadounidenses. De este modo la Guerra de Vietnam aparece como una guerra que tapa una guerra civil. Aquí termina esta etapa. Durante esta los números españoles incluyeron un complemento (política editorial de la época), "Semper Fi". El cual narraba la historia de los marines desde un punto de vista muy americano, es decir muy chauvinista y donde ellos siempre tienen la razón y son siempre los buenos. Unas historias que no sé como se publicaron en EE.UU, pero que me atrevo a pensar que porque alguien decidió que Nam no era suficientemente patriota.


Se inicia la tercera etapa en el número 28, donde un personaje de la anterior etapa se instala en el protagonismo, con lo que la cole vuelve a centrarse en un solo pj. Esta vez es un soldado experimentado, muy profesional y guerrero, antiguo fuerza especial que lo dejó por la infantería corriente porque su cometido anterior era torturar y asesinar. En esta etapa aparece un nuevo tema, muy importante y un tópico de los relatos sobre esta guerra, pero que aquí no se había tocado hasta el momento, el racismo. A partir de ahora los problemas raciales (el odio de los negros a los blancos por tener que hacer el trabajo sucio y por ser pobres por culpa de los blancos) empiezan a tener presencia en los números hasta convertirse en el argumento principal. También en esta etapa se sigue con lo iniciado en la anterior, se toca el contexto de la guerra en EE.UU., se habla de otros aspectos de la guerra, como las patrullas en los ríos navegables, y aparecen los superhéroes Marvel por primera vez.
Y en el número 36 finaliza la cole para España. Se llegó al 42 Marvel. Desde el número 31 es, la cole había pasado a ser bimestral, con 48 páginas y con una edición sencilla con tapas de cartón y portadas hechas en España, 3 de F. de Felipe (donde estará este gran dibujante) que estan muy bien (a ver si las escaneo y os las enseño) y 2 de Juan Giménez, que debieron haber sido sustituidas por dos buenas portadas que hizo Golden. Por cierto, fue un cierre fulminante, el último número anuncia el siguiente, sólo una breve nota al final, evidentemente incluida con prisas, nos informa que por ventas esto se acababa.
Para terminar destaco el sabor forum de la publicación, algo que se ha perdido, parece que, para siempre. Y no me refiero a los correos, yo tardé mucho años en empezar a leérmelos, sino por aquellos artículos, más de opinión que de información, que tocaban variados temas y que se dedicaban a discutir sobre la guerra, a justificar el antiamericanismo e incluso a criticar que Planeta editase la colección, algo que no preludiaba los tiempos del lacayo y siervo R. Fonseca, el hombre sin capacidad de crítica, de modo que se complementaba la historieta haciendo que el cómic fuese mucho más que este. Por eso no extraña que forum llamase a sus comics revista o cuaderno.
Mi valoración después de leerla ahora, cuando soy más maduro y han pasado más de 15 años desde su publicación, es que es una cole entretenida sólo para aquellos a quienes estos temas les vaya. La caracterización de los personajes es superficial, no hay grandes historias, esta muy centrada en el soldado americano, no hay ninguna reflexión sobre la Guerra o la guerra de Vietnam... Vamos, que Murray, a pesar de participar en una guerra, no nos dice nada sobre ella, sólo nos relata lo que pasó allí y exculpa a los soldados que combatieron allí con la pretensión de aclarar que no fue culpa de los soldados estadounidenses que aquel conflicto sea reprobable. Así pues, es una cole entretenida y que relata bastante verídicamente los hechos reales que narra, pero no es lo suficientemente buena como para que guste a los que no son fan del género bélico o de los EE.UU. Aún así, los números de Golden, por el esplédido arte que este despliega, merecen otra reedición.

Comentarios

morglum ha dicho que…
pues yo tambien me he tragado todas las belicas basadas en vietnam que mencionas y sin duda la que considero que sobresale a las demas, y puede ser por debilidad hacia kubrick es la de la chaqueta metalica.

la evolucion de la forma de pensar de los reclutas desde que empiezan y son unos panolis hasta que ya andan metidos en faena y lo unico que quieren es matar, que el lo que que se les inculca mas que nada durante el entrenamiento, me parece magistral.

la cole no he tenido el gusto. me pillo con diez aNos y a esa tierna edad lo unico que me podia costear viniendo de una familia humilde, era algun mortadelo por mi cumple.

sin embargo no pinta mal por como la describes. seria cosa de lo que dices,de reeditarla.

por cierto,tambien estoy harto, HARTO, del fonseca, pero me parece que con su estilo, nos queda para rato. suspiro.
lord_pengallan ha dicho que…
Ostia! Morglum te has leído el post entero, menudo titán que estas hecho.
morglum ha dicho que…
si y ademas de un tiron y sin abituayamientos. para record.

Entradas populares de este blog

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el pj que más me ha gustado de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.
"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderte algún episodio. El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio, que nadie sea capaz de descrubir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, vamos lo…