Ir al contenido principal

Hércules: Los viajes legendarios, temporada 3


Aunque uno lee que el peplum es difícil de definir, en realidad ahora, que tenemos perspectiva y ha terminado el neopeplum, la cosa no es difícil. El problema estriba más en si queremos diferenciarlo de las pelis históricas, y en menor medida de las religiosas y fantásticas en general, o no. Que esto, a diferencia de los films ambientados en otros períodos históricos, sólo le ocurra al peplum es algo que se debería investigar porque aportaría luz a este problema de definición. Que las diferencias no estén claras no puede deberse a la ignorancia de la gente en general sobre la Antigüedad, ya que lo que hay es una ignorancia general sobre la Historia... Así que la cosa debe ser por el hecho de que al haber más peplums que pelis históricas sobre la Antigüedad, estas se ven obligadas a usar motivos de aquellas, si bien algunos los creó el cine histórico sobre la Antigüedad, para ser tomadas en serio por el público ignorante, de modo que es difícil establecer una distinción. En fin, el caso es que peplum bien podría ser todo largo occidental ambientado exclusivamente en el Mediterráneo de la Antigüedad (nada de convivir pasado y presente en la misma historia y los límites son -3500, +475), lo cual quiere decir Egipto faraónico, Levante bíblico, Grecia Antigua, Roma, Babilonia y las mitologías de estas culturas, comercial, no infantil, violento, patriarcal, es decir, conservador, maniqueo y sexista, que no pretende ser histórico o adaptar con fidelidad un texto antiguo y tiene la mentalidad de su presente así como con frecuencia es moralista. Con esta definición también podemos hablar de cine de túnica y sandalia antes de que este surja o tome una forma identificable en los 60 porque cine sobre la Antigüedad ha habido siempre, ya en el siglo XIX esta motivó films. De hecho la época muda es el período donde más pelis sobre la misma se han rodado, algunas determinantes para el desarrollo del Cine, si bien es cierto que la mayoría son cortos pues hasta que la italiana Cabiria, un peplum, no lo petó los largos no se hicieron costumbre. Por tanto, dado que ahora está claro que la ideosincrasia del peplum está en un modo sesgado y ahistórico concreto de acercase a la Antigüedad, esta etiqueta debería ampliarse al resto de productos de entretenimiento inspirados en aquella con el mismo enfoque para incluir series de tv en las que todos los capítulos transcurren en esas coordenadas espacio-temporales, obras de teatro (después de todo mucho peplum se inspira en piezas modernas), cortos, largos que no se estrenan en cines, novelas y, por supuesto, cómics. No obstante, esto de la sandalia y espada sólo surge en períodos conservadores: en los años previos a la 1ª Guerra Mundial, en los años duros de la Guerra Fría y en el reciente reinado neocon. Hay un período que rompe la regla, la década de los 80, pero su excepción la prueba pues los éxitos de ExcaliburConan el Bárbaro, el nacionalismo yanki y la decadencia de la cinematografía italiana, la 1ª potencia mundial en cine de sandalia y espada, impidieron el resurgimiento del peplum en aquella década. En los 80 el patriarcalismo encontró en el Cine de Acción un vehículo mejor para sus intereses pues esta vez no eran morales, sino nacionalistas. Así, el peplum es la aproximación conservadora a la Antigüedad. Por ello va más allá de los largos italianos que remiten a ella de los 60 fomentados por el gobierno democristiano de la época, que es la definición restringida de peplum. Simplemente esos films hicieron patente ese uso concreto de la Antigüedad pues la cosa ya en ese mismo momento iba más allá ya que coincidió en el tiempo con la explotación yanki de aquella, que tantas superproducciones ha dado y que los productores italianos trataban de explotar, por lo que la cosa no es sólo italiana y de los 60, con el éxito de Sansón y Dalila en 1949 empezó esa moda en EE.UU. y en el mundo entero, una moda inspirada en Cabiria.

Siendo así las cosas Hércules no parece que sea un peplum ya que no pertenece a una época conservadora, pero la tele es un ámbito más conservador que el Cine al ser gratuita y doméstica, es decir, al estar al alcance de todos, y el 2º mandato de Clinton es en realidad neocon debido a la debilidad de aquel presidente. Así, no cabe duda de que la serie es un producto de espada y sandalia genuino. Muy importante además para el género pues es el enlace entre el peplum clásico, el de las décadas de 1950 y 1960, y el neopeplum (2000-2014). El clásico entró en decadencia en 1965 de tal modo que desapareció en 1990 tras estar siempre presente desde 1951 pareciendo que su vuelta como moda era imposible. Pero el éxito de Hércules llevó a WD a explotarlo con su nefasta peli sobre el héroe griego, que fue un éxito, lo que llevó a hacer una peli parecida sobre Moisés, lo que llevó a la producción de Astérix y a la de Gladiator, cuyo éxito dio pie al neopeplum que acaba de terminar con la última sobre Moisés trazándose así un bonito círculo. Por tanto, Hércules es tan clave para el peplum como La ciudad destruida/La destrucción de PompeyaCabiriaUlisesHércules y la mentada Gladiator.

M. Hurst es uno de los grandes valores dela serie por su comicidad y estoicismo. Ser el compa de K. Sorbo no es fácil.

Sin embargo, el no haber sido producido en una época conservadora ha tenido sus consecuencias, la serie es un peplum progresista. El tema merece un análisis más exhaustivo pero el progresismo de Hércules se puede ver en el capítulo de la 3ª tamporada "Los despreciables"/"Les contemptibles", me imagino un guiño a Los miserables. Este es el típico episodio hecho a partir de retales de capítulos anteriores que obedece a la necesidad de entregar un capítulo a la vez que se da vacaciones al equipo. Así, como 1/3 del episodio son escenas de capítulos anteriores. Otro rasgo atípico de "Los despreciables" es que no se ambienta en la Grecia mítica de la serie, sino en la Francia prerrevolucionaria presentando a una especie de Tulipán Negro (el cine de Capa y Espada es una referente importante para la serie, esta tiene en su haber una entretenida versión libre de la conocida novela El prisionero de Zenda). Es significativo que no sea localista, que se ambiente en la Guerra de Independencia de EE.UU. inspirada por motivos parecidos, pues la vocación internacional no es algo propio del conservadurismo yanki. Hércules es apátrida. Pero hablar de una revolución no es conservador. Pero la serie comparte con el conservadurismo su afán moralista. Los valores del Hércules televisivo son los de su época, pero retrotrayéndolos a una Antigüedad imaginaria se les hace universales y así se hace pertinente el acudir al pasado, que siempre es legitimador.

Sonrisa o escote?

Hércules como es peplum es patriarcal, pero eso no quiere decir necesariamente machismo sino sexismo, hay preferencia por el varón adulto porque es más fuerte y valiente. Pero como es progresista es seguramente el que tiene personajes femeninos más bravos. Ahí está la antaño celebérrima Xena y, aunque normalmente en la serie las mujeres no reparten hostias, tampoco normalmente son rancias damiselas como las del resto del peplum a pesar del que el neo no tiene excusa ya. Además, como el Hércules televisivo es prácticamente célibe, no son meros intereses románticos ni todas ellas se las viste sexy o son guapas. Otra prueba desto es que, en el episodio destacado, Tulipán Amarillo es una mujer astuta y espadachina y precisa ser salvada precisamente porque es el enemigo público nº 1. El archienemigo es femenino, su cruel madrastra Hera, la todopoderosa reina de los dioses, pero es que no se puede adaptar material machista sin consecuencias y además el antagonismo es más por temas familiares que por misoginia. La Hera de la serie no es ninguna Vamp ni está relacionada directamente con las serpientes. El patriarcado destaca ante todo la fuerza y la valentía, que para hacerla exclusiva del varón la llama hombría, porque considera al mundo como una lucha perpetua. Como la negociación no se concibe pues todo es cuestión de dominio, sólo queda la fuerza y la valentía para poder usarla. Por ello todo el peplum es violento y jamás cuestiona la violencia, ni siquiera cuando trata el tema del martirio cristiano. Invariablemente los protagonistas, sobre todo el masculino, siempre prefieren luchar al martirio. En cambio el Hércules televisivo siempre deja la violencia para el final y la vitupera. Así, para él la violencia es sinceramente el último recurso. Por eso, aunque cada episodio de la serie siempre tiene al menos 2 peleas, no se le puede calificar de violento. Algo que contrasta con el héroe del peplum conservador que suele ser militar, o guerrero si pertenece a una sociedad sin ejército (de hecho esta versión del hijo de Alcmene y Zeus va desarmada, ni siquiera lleva el garrote o el arco característicos -ni la piel de león ya puestos- del original). El Hércules televisivo sólo usa la violencia sin probar alternativas contra animales y monstruos, es decir, contra series irracionales. Cuando estos últimos son racionales casi siempre tienen rasgos humanos que acaban colocándolos en el lado del Bien, el mejor ejemplo es Equidna, la madre de todos los monstruos (y su esposo Tifón, en la serie un gigante, más que bonachón, estúpido). En cambio los seres divinos, normalmente antropomórficos, siempre suelen ser malvados. El panteón griego representa en la serie, más que los fenómenos naturales o potencialidades humanas, la vanidad, la arbitrariedad y el egoísmo humanos (así apenas salen dioses positivos; por ejemplo Atenea, también por el prejuicio antintelectual de lo pop, apenas sale; en cambio Hades y Perséfone son retratados positivamente). El Hércules televisivo siempre busca la comunicación, tanto el consenso como que todos puedan ser escuchados. Resolvía problemas no con la fuerza sino con tacto y diplomacia dice el capítulo citado mientras todo peplum deja claro que como existe el Mal sólo se puede luchar. Además, para el Hércules televisivo las historias de todos importan aunque sean malvados. La vida arrastraba algunos por el mal camino y Hércules los devolvía al bueno. La serie defiende la redención y la reinserción (también defiende la integración racial) porque no es maniquea como el resto del peplum, donde las diferencias entre el Mal y el Bien siempre son y están claras y normalmente el cambio se paga con la muerte. Así, la violencia de la serie en general es incruenta y no letal y muchas veces cómica o sirve de castigo. Ha salido el cristianismo porque la religión es importante en el peplum porque es un producto conservador. El peplum hasta la posmodernidad en general surge del cristianismo por ello es raro que salgan dioses. Incluso cuando versiona mitos. Su ánimo confesional le impide un acercamiento intelectual al paganismo por ello no puede ni presentar falsos dioses ni mostrar a los protas en rituales paganos. Esto es especialmente cierto en el estadounidense ya que en EE.UU. la cultura clásica es menos apreciada que en Europa. Lo deja claro el propio capítulo: comienza seriamente diciendo que los antiguos griegos formaban una sociedad noble, de ideas elevadas y dedicada a la superación del ser humano a lo que le siguen imágenes de la orgía de Conan y del famoso baño de L. Olivier y T. Curtis en Espartaco, ninguna de las cuales tiene que ver con la Antigua Grecia pero que se incluyen porque obedece a la creencia popular, muy fuerte en EE.UU., de que la Antigüedad, toda ella, era orgiástica que viene de la Biblia y del testimonio difamador de los paleocristianos, para acto seguido decir que esa no es la que interesa. La que lo hace es una diferente, la del héroe Hércules. Uno no sabe como interpretar esto. Si quiere decir que la Grecia Clásica no tenía injusticias y por eso se entregaba a la filosofía y al fornicio y por tanto no hay aventuras, o si que su lujuria no la hace digna de atención. En todo caso dice de una forma despreciativa que la cultura clásica no interesa por ser intelectual y sexual. Una reprobable reacción que sin duda tiene que ver con el populismo de la serie que rechaza lo que considera elitista, ya sea cultura ya sea una sexualidad más desinhibida y sincera. Por tanto, la presencia divina es otro rasgo de Hércules que lo diferencia del peplum. No sólo, como ya se ha dicho, salen dioses tras unos titubeos iniciales (al principio sólo salían mediante símbolos: la pluma de pavo real representaba a Hera y una calavera sobre la Luna a Ares), sino que además, es el panteón griego más amplio salido en un producto audiovisual y, como se ha mencionado, son crueles y hacían sufrir a la humanidad. Así, el Hércules televisivo combate contra los dioses y revindica a los humanos, una actitud poco piadosa y cristiana aunque la divinidad no sea el "dios verdadero". Es este humanismo lo que hace que la serie sea poco maniquea, y cuando lo es normalmente es porque el capítulo es más un cuento que una aventura "realista".

Sonrisa, escote u ombligo?

Lo que tiene en común Hércules con el peplum es que su héroe es un forzudo canónico, el capítulo lo describe como alguien de gran fuerza que no ignoraba una petición de auxilio. Allí dónde sufría un inocente aparecía Hércules. El forzudo del peplum es superfuerte, noble, célibe, desinteresado, altruista, solitario, y campeón de la Justicia, aunque esta nunca pase por la igualdad y la democracia, que siempre defiende al pueblo, es un héroe para la gente corriente. No obstante, aunque defensor del status quo, es decir, de una élite, como todos sus compañeros, su lucha contra los dioses le da un toque subversivo o progresista. Aquí los dioses son retratados como pijos que pasan de la humanidad o apoyan a los malvados, y esto no deja de remitir tanto a la élite que siempre gobierna para sí misma como al 1º Mundo que explota a los otros bastante despreocupadamente o apoya dictadores. Así, son los dioses más que los tiranos y los delincuentes mayores los principales enemigos del Hércules televisivo, los poderes que son tan invencibles para el hombre corriente como lo era el Ancien Régime. Por ello los valores comunitarios, los verdaderamente estodounidenses, están en esta serie más presentes de lo normal en el peplum, donde muchas veces todo se ambienta en palacios y no en humildes aldeas de paletos con querencia por el linchamiento prejudicial a pesar de ser sumisos o cobardes. Esto último es clave pues es la razón de la necesidad de un héroe: sólo un hombre se atrevía a enfrentarse a ellos dice la sintonía de la serie, si bien aquí está justificada esa actitud pues el enemigo es divino. También los valores familiares hacen de Hércules un peplum. En las pelis de sandalia y espada una relación positiva con un niño identifica a los buenos. Si bien el Hércules televisivo es soltero y célibe, tuvo una familia que siempre está presente, al menos en estas temporadas. De hecho, a diferencia del mito él no la ha matado y está muy pendiente de su madre, que es soltera. Un pequeño rasgo progresista que pronto se corrigió. Por estos valores el Hércules televisivo, como muchos héroes del peplum, quiere ser normal, como los demás (rasgo original del Hércules del peplum italiano que ha sido asumido como propio por EE.UU.), es decir, tener una familia y no salir de su comunidad. De hecho muchas pelis, las de forzudo nunca salvo unas pocas excepciones, acaban contando como el prota encuentra una esposa. En cierta manera estos héroes con aspiraciones convencionales se odian a sí mismos porque su heroísmo los aleja de su anhelo. Así, en esta temporada, con tal de casarse y vivir en un pueblo, el Hércules televisivo renuncia a su parte divina. El populismo que hay en el peplum de forzudo ahoga en los héroes todo deseo de cambiar las cosas y toda ambición pues es corto de miras y egoísta.


Uno de los valores que tiene Hércules es que progresa. Siempre dentro de sus coordenadas: cutrerío, convencionalismo, autoparodia... la serie mejora. Así, esta temporada, que tampoco hasta ahora había visto entera, es mejor que la anterior igual que esta es mejor que su precedente. Por eso tenemos un buen puñado de buenos episodios que merecen mencionarse. Prácticamente todos los episodios en que sale Afrodita (sabrosamente encarnada por A. Tydings) son buenos. Por ello el 3º, "El Amor se va de vacaciones", lo es. Su versión de la relación sentimental entre la diosa venérea y Hefesto es original y tierna, bien podría ser un cuento de los Grimm. El siguiente, "Queridísima momia", es un comedia de Terror simpática y original a pesar de que abusa de los tópicos. También destaco "El pequeño monstruo de la Tierra Prometida" porque aunque es flojo, convencional y cursi me encanta la versión de Equidna de la serie. "El monstruo de ojos verdes" es uno de los mejores episodios de la serie. Destaca por su reelaboración de la mitología griega. Su versión de Cupido (Eros) y su relación familiar con su madre, Afrodita (exacto, es otro episodio coprotagonizado por A. Tydings), es original e inteligente. "El príncipe Hércules" es otro de los mejores de la serie. Podría estar mejor pero es emocionante, los villanos son bastante verosímiles y la comedia está bien aprovechada. "Una estrella para guiarnos" desgraciadamente toca el cristianismo, pero al dejar de lado a Hércules tiene valores que no suelen estar presentes en la serie. "Larga vida al rey" es convencional pero dinámico y es continuación de uno de los destacados de la temporada anterior. "Sorpresa" tampoco es demasiado bueno pero sale Calisto, un personaje de Xena que me gusta mucho. Le sigue un tríptico que podemos denomina como El de la cierva que no es gran cosa, aunque algo tiene (su seudozoofilia, que remite al mestizaje más formal que conceptual característico de la serie), pero es fundamental para la serie pues sale, en él, por 1ª vez Ares y es otro matrimonio fracasado de Hércules por culpa de los dioses. Lo realmente malo es que sale Strife (Eris; Discordia o Cizaña), el compañero tonto de la versión de la serie del dios heleno de la guerra, porque es penoso e irritante. "La ciudad perdida" tiene interés a pesar de no estar trabajado porque habla de las sectas y deja de lado, otra vez, a Hércules. Una de las mejores cosas de la serie es como usa la Grecia mítica para tratar temas del presente, algo que hicieron, entre otros, los trágicos griegos. "Reinado de Terror" no es de los mejores, pero sale Afrodita, es muy cómico y gafapasta pues se hace eco de la historia real de un tirano griego que se creyó Zeus. "Novia de guerra" no es un gran episodio, pero el tema de la princesa pija está bien aprovechado, es una moderna reescritura del clásico relato de rescatar a una princesa, y remite a la ideología populista de la serie, nadie es malo aunque la élite sea una capulla. Menciono también, pero esta vez obligado porque no es bueno, "El fin del comienzo". Lo hago porque es continuación del tríptico mencionado. Es un episodio de Ciencia Ficción, va de viajes temporales, cuya parte romántica es tan penosa como lamentable es el hecho de no usar la misma actriz que coprotagonizaba aquel (la del episodio "El príncipe Hércules" porque al mostrar en él una buena química con K. Sorbo fue elegida, sin duda, para encarnar el ser femenino capaz de arrancar al Hércules televisivo del celibato).

La versión de la serie de la Venus del Milo. Lo gracioso es que es adecuada pues la estatua sigue el estilo Gandara. El estilo de los reinos grecobactrianos, monarquías donde los indios eran gobernados por griegos.

Así, aunque la 3ª de Hércules se desinfla al final, prueba de ello es su episodio final, el que va sobre la Atlántida, comienza bien (empezando porque lo coprotagoniza C. Black, una morena que me gusta mucho) pero decae en seguida, es una temporada decente. Tiene buenos episodios, no abusa de las fórmulas, tiene mejor definidas las características de la serie e introduce a Ares; era muy necesario que la serie contase con un villano igual de poderoso que el semidiós protagonista. Por tanto, esta 3ª temporada aunque es modesta, abusa de las pelucas y es convencional como el resto de la serie hasta ahora, también, como esta hasta ahora, se hizo bien de modo que aguanta el paso del Tiempo, una cosa muy difícil para un producto de tv, por lo que sigue siendo interesante y entretenida.

Comentarios

Víctor Noriega ha dicho que…
para cuando las de la 4ª y 5ª temporada?

Buenas críticas, por cierto. Las leí en su día cuando me estaba volviendo a ver la serie ;)
Antonio Alvarez ha dicho que…
Hey! Muchas gracias por mostrar interés. Ocurre tampoco que alguien diga por aquí algo así que da mucha alegría.

Pues tendrás que esperar un poco más PERO ya estoy con la 4ª temporada. Espero no colmar tu paciencia.

Muchas gracias por el interés.

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

La teta de Wonder Woman: Caballero Oscuro III: La raza superior nº 1, F. Miller, B. Azzarello, A. Kubert y K. Janson, DC-ECC 2016

Como vivo como si estuviese en el siglo XX, desinformado, la realidad me la encuentro cuando llego a la tienda de cómics. Así, no me había enterado de lo de la teta de Wonder Woman (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS). La polémica de la que me había enterado es sobre el grado de participación de Miller aquí, hay un sector que se quiere ahorrar la compra y por ello, sin mirar y sin leer, se han montado la hipótesis de que ese autor aquí sólo pone el nombre. Así, el actual odio a las grandes estrellas, Miller y Moore (a Morrison siempre se le ha odiado), curiosamente gente tan asquerosa como Liefeld o J. Lee no son odiados, la inteligencia, la cultura y el talento siempre se pagan en las sociedades de mediocres, ha cubierto lo más importante deste cómic: la 1ª teta mainstream, que yo sepa. Estamos (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS) a punto de ser mayores (si bien las feministas y la incomprensión de los ignorantes no nos dejarán serlo). Una escena tremendamente elegante e inteligente. …