4.8.11

Critiquita 324: El regreso de Bruce Wayne, G. Morrison et al., Planeta DeAgostini 2011

Cuando terminé "Crisis Final" me dije que si publicaban aquí esta miniserie en grapa me la hacía. Lo dije sin saber que me iba a encontrar pues no he leído nunca el Batman de Morrison por la sencilla razón de que no sigo a ese pj. Pensaba que iba a ser una miniserie entretenida y autónoma y no ha sido así. "El regreso de Bruce Wayne" es una parte de la compleja y larga etapa de Batman que, cual villano entre las sombras, esta orquestando Morrison. Ni Ozimandias planificó tanto.

RBW empieza donde acaba "Crisis Final" pero no es su continuación o un epílogo. Ni siquiera es una idea loca sin consecuencias derivada de ella. Es una parte importante de la reescritura que Morrison esta haciendo a Batman. El escocés quiere hilar toda la continuidad de Batman (y luego viene DC y...), para horror de todos los anticontinuidad, para actualizarle. Quiere que todo cuente a la vez que quiere que Batman deje de ser el justiciero solitario y taciturno, el superhéroe oscuro que ha sido casi siempre. Razón no le falta. De todos los superhéroes es Batman el que tiene la familia más grande y popular. Es el superhéroe que más ha inspirado a otros para ser villanos (coño, esta teoría se desarrolló dentro de sus cómics) o superhéroes. Por ello esa vocación de solitario es difícil de tragar a estas alturas. Si va por el tercer Robin! Lo mismo que lo de justiciero. Lo de que un tipo llegue a esos extremos porque presenció el asesinato de sus padres de peque hace tiempo que le hace parecer un demente y un psicópata. La intención de Morrison es hacerlo más luminoso. "Hasta el final de la noche" dice Batman en la última viñeta de esta miniserie. Lo cual interpreto como que en ella Batman, aunque se disfrace de oscuridad, es una luz y una esperanza. Morrison, paréceme, quiere acercar a Batman a su idea de superhéroe como divinidad de corte angelical. Un cruce entre un dios olímpico (poderoso pero humano en cuanto a personalidad) y un ángel cristiano (protector y esperanzador) o quizás como el culmen del desarrollo de esa parte divina que muchas religiones dicen que tenemos. Todo lo que ha hecho Morrison con Batman hasta ahora, creo, es reescribirle para que deje de ser un enfermizo vengador para ser un superhéroe más en la línea de Superman, un benefactor desinteresado. Alguien que defiende el Bien porque quiere hacerlo, no por un trauma. Lo que le hace volver no es el asesinato de sus padres sino que Gotham esta en peligro.
A pesar de todo lo dicho la miniserie es autónoma. Leyéndola uno no tiene el sentimiento de que se ha perdido algo o de que no se entera de nada. En eso Morrison demuestra lo calculador que es. Sorprende que un tipo al que se califica de loco en realidad es alguien que planifica mucho las cosas y que lleva años tejiendo una historia a través de series y miniseries protagonizadas por pjs distintos. En el fondo refleja lo poco que conocemos a los autores. Obviamente si uno sigue el tema va a disfrutar más con RBW pues se va a dar cuenta de que es parte de una historia mayor, pero Morrison cuenta perfectamente el argumento más sencillo y superficial (en el sentido de que esta en la superficie, arriba del todo) de modo que cualquier lector ocasional va a pillar lo básico, menos mal, y así poder entretenerse con el cuento. El cual no es nada del otro mundo o sí, porque es un trabajo bien hecho lo cual escasea en estos momentos. Es interesante y original, como todo lo de Morrison, pero no va mucho más allá de eso seguramente porque es una pieza de algo mayor y no una historia independiente si la despojamos de su nivel básico. 
RBW es un Viaje del Héroe de libro. En esta miniserie el Héroe viaja muy lejos de su casa y las pasa putas, incluso llega a morir, para volver pero regresa renovado, mejor que nunca. El viaje es temporal, sólo que esta vez es hacia delante, y así podemos maravillarnos con la peculiar versión de la Historia que tiene el estadounidense medio. De la Prehistoria a la Edad Moderna (XVII) y de ahí hasta ahora. Una visión histórica que prueba el carácter inmigrante del estadounidense. No tiene ningún vínculo con América y su historia se cuenta usando estándares europeos. Como RBW es un cómic pop el viaje se hace en los hitos de la historia de EE.UU. sólo que en este caso, como Morrison es escocés, prefiere la época de la piratería estadounidense (principios del XVIII) a la Guerra de la Independencia de EE.UU. (finales del XVIII) y el Oeste a la Guerra Civil de EE.UU. (el primero empieza en la segunda mitad del XIX cuando termina la segunda) y de ahí pasamos al nebuloso siglo XX. Ambigüo gracias a que el tiempo en el mainstream no equivale al de la realidad. Así, Batman fue creado  en 1939, no se puede obviar por la continuidad, pero si leemos los cómics actuales tenemos que asumir que nació alrededor de 1980 para poder creérnoslos. Por eso, en ese nº todos van como si fuesen los 50 pero hay detalles (camisetas y videos) que remiten a finales de los 70. El último es en la actualidad, el siglo XXI.  Así pues, RBW es una historia más heroica y de CF que superheroica, bien estructurada, contada a saltos (lo que hace que haya episodios mejores que otros a pesar de ser un todo) y, por ello, de ritmo lento para neutralizar las brutales elipsis. Lo usual en este guionista. Sólo el último nº es algo dinámico hasta que en el final Morrison se pone en plan psicológico y explicativo. El resultado es una miniserie correcta y decente cuyo mayor valor esta en su singularidad que no es una historia más de Batman ni tampoco un apéndice de "Crisis Final". De hecho es lo contrario, aquella es un episodio de la etapa de Morrison al frente de Batman (ahora podemos ver hasta donde llegó la mano de Didio). Por eso PDA la ha publicado en la cole regular del pj. Del nº 43 al nº 48. Lo único que queda por saber es el por qué de la fijación de Darkseid por Batman, aunque puede que ya haya sido contado en una historia que lleva narrándose más de un lustro.
El apartado gráfico de RBW esta al mismo nivel que el escrito, correcto y decente. Todos los que la dibujan hacen un trabajo competente y atractivo sin pasar de la mediocridad. Sólo F. Irving (nº 2 EE.UU./44 Es) y G. Jeanty (nº 4 EE.UU./46 Es) están por debajo de la media. El primero porque no tiene un estilo mainstream y, aunque tiene un gran dominio del color, evita los fondos como el gato el agua y el segundo porque es tan malo que no puede disculparlo su decente narrativa. Por encima estan C. Sprouse, Y. Paquette y R. Sook. Quizás el 2º sea el mejor pero el 1º es más redondo. No puedo terminar este apartado sin mencionar las horribles portadas de A. Kubert por su convencionalismo y un dibujo tremendamente patatero. Mucho mejores, a pesar de no ser llamativas, las alternativas. Malas de escándalo las de Kubert.
Así pues, insisto en que esta miniserie se puede leer por sí misma, otra cosa es que resulte inteligible como primera lectura tanto de Batman como mainstream. También, se puede disfrutar bastante y además, como incluye artículos estadounidenses que intentan clarificar la larga etapa Morrison, uno se puede apercibir de los detalles que se ha perdido por no seguir la cole regular de Batman. De todos modos su lectura, aunque complementaria, no es indispensable pues su autor esta tan despistado como nosotros cuando lo leemos de modo que sirve más para saber que ha pasado en el Batman de Morrison que para saber qué demonios esta pasando en RBW. Algo que aclara el cómic, no de forma explícita y total pues es un cómic de Morrison, en su nº final y más en una relectura completa y seguida.
No obstante el Batman de Morrison me suscita una duda pues aunque especial no es único.  Realmente esta bien que el mainstream produzca artefactos tan sofisticados, es decir, con tantas piezas? La ambición de Morrison no sólo es legítima sino también loable, pero es necesario marear la perdiz? Esta muy bien que ya que uno sigue un universo de ficción año tras año que haya cierta continuidad y que ya que atesora los cómics que estos tengan varias relecturas, pero era necesario llegar tan lejos? Para reescribir a Batman es necesario tantas pajas mentales y tanto tiempo? Morrison ha podido hacerlo porque es un flipado y porque es un producto para iniciados, pero es bueno que lo sea? Aunque yo he disfrutado moderadamente con su lectura y con su desafío intelectual me parece un artefacto demasiado manierista. Esta bien que se premie la fidelidad y la afición pero no creo que sea bueno que para hacerlo haya que ser hermético y críptico. No obstante aplaudo a Morrison por construir algo tan complejo, por querer ir más allá y por pensar que sus lectores son inteligentes.

5 comentarios:

Int dijo...

Yo sí estoy siguiendo toda la etapa de Morrison (al menos, lo publicado en España) y, precisamente, lo que más me gusta son sus ambiciones, el querer servir de revulsivo del Hombre Murciélago, un antes y un después. El tener la sensación de estar contemplando algo grande que tendrá sus consecuencias futuras (esperemos, DC no se puede cargar todo esto).

Porque, como bien dices, Morrison no se conforma con hilar dentro de una misma continuidad los 70 años de existencia del personaje (que no es poco), sino que profundiza en la esencia misma de lo que es Batman, a nivel cosmogónico, antropológico, místico y esotérico. Un viaje en el tiempo para rastrear la esencia del Hombre Murciélago, empezando por la tribu del murciélago en la Prehistória.

Y lo que acaba de convertir en fascinante toda esta etapa es su condición de puzzle que despliega las piezas en series, miniseries y crossovers. El Batman de Morrison exige del léctor una participación activa a la hora de buscar las rimas entre las diferentes colecciones: de cómo un diálogo en una viñeta tiene su correspondencia con la página final de otro número en un amini-serie diferente: por ejemplo, es imprescindible leerse en paralelo "Batman y Robin" y "El regreso de Bruce Wayne" para atar más facilmente todos los cabos.

Para terminar indicar que si bien es cierto que Morrison es demasiado críptico o es incapaz de no enredar tanto las cosas, queda compensado con su defensa de un héroe puro y directo. Los primeros números de "Batman y Robin" recuperan un sentido de la maravilla y una ligereza que se echa de menos en los comics de hoy en día, todos demasiado oscuros, violentos y pretenciosos (otra cosa es que los resultados sean simplísimos).

Una etapa que no ha terminado (a la espera del "Batman INC" y la anunciada "Batman. Leviathan), puede que irregular, pero, sin duda, memorable. Lo que me pregunro es si todo esto merece la pena. Todo el esfuerzo que ha puesto Morrison en reinventar a Batman para que después venga DC y haga borrón y cuenta nueva. En fin.

lord_pengallan dijo...

Que un autor tenga ambición en un medio industrial es loable por heroico.

El componete mítico que Morrison quiere poner en el mainstream es lo que me hace seguirle a pesar de que no congenie con él.

Yo creo que merecerá la pena, otra cosa es que guste. Lo que esta intentado hacer Morrison en DC no la ha intentado nadie en el mainstream, pase lo que pase será un hito. Y es que si el autor no se atreve nunca tendríamos grandes obras. Yo de momento me haré con la 2º mitad de Batman y Robin.

Hellpop dijo...

Lord, si sirve de algo, y también porque pienso que tenemos gustos muy similares, yo te recomiendo TODO el Batman de Morrison, se hace necesario seguirlo desde el principio. Como bien ha señalado Int, Morrison implica la participación del lector y su atención. Aun sin ser 100% perfecta, para mí es la serie más inteligente, mejor concebida y más interesante de todo el panorama superheroico. Y para vergüenza de toda su competencia en las estanterías, la más 'pura' y más 'superheroica' de la actualidad... lo cual habla bastante mal de cómo está el panorama desde hace años.

A mí no me preocupa para nada si, tras el reboot, estas aventuras siguen canónicas o no: que nos quiten lo bailao.

Fer1980 dijo...

Otro que se une a las recomendaciones de toda la etapa de Morrison en el personaje, realmente es con diferencia la mejor grapa del mercado (la putada fue lo de RIP).

Sobre las consecuencias...supongo que como en X-Men quedarán en casi nada, pero como bien dice Hellpop: nadie nos podra quitar el disfrute de leer un cómic maravilloso escrito por alguien que considera inteligentes a sus lectores.

mariano dijo...

Pues me uno a los que te recomiendan que pilles la etapa completa de Morrison, y de paso también el tomito de los archivos negros para pillar todas las referencias camp tomadas por Morrison y las modificaciones que ha ido haciendo.
Lo mejor es que te pilles primero los tres tomos "Batman e hijo", "El guante negro" y "BatmaRIP" para poder leerlo del tirón, porque la edición en grapa fue un poco demencial. Luego pillar el nº 28 "Extremaunción" y luego a partir del nº 35 es todo Morrison.
Pillarás mucho mejor todos los matices de ERBW, que va unido a los 7 últimos números de Batman y Robin, pero que, por ejemplo el nº 5 de ERBW amplía elementos de Batman R.I.P.
Es el mejor tebeo de superhéroes que se publica ahora sin ninguna duda. Le está echando narices haciendo un material tan personal como podría ser su Animal Man con un icono como Batman.

La verdad que Morrison me parece el mejor autor mainstream actual sin ninguna duda, tras bajar un poco el listón con los 7 Soldados, Seaguy o Vinanarama, ha vuelto a poner el listón muy alto con tres POM como son All Star Superman, Crisis Final y Batman (tiene narices que ninguna sea Vértigo -a ver qué tal Joe the Barbarian, por cierto-).

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog