Ir al contenido principal

Critiquita 420: Prophet nº 2 y 3, B. Graham et al., Image-Aleta 2013-2014


Al hablaros sobre la 1º entrega de esta serie concluí diciendo que Prophet tiene grandes valores, originalidad e imaginación, pero que la historia estaba tan pobremente presentada que era imposible intuir si la cosa iba a merecer la pena tras la grata pero difusa sorpresa inicial. Ahora, leídas las 2 siguientes entregas, la cosa está clara. El cómic, la historia, es buena. 

B. Graham es un autor rebelde y audaz y por ello muy particular. Sus obras personales, aquí está trabajando libremente pero a partir de ideas de otros, es un trabajo de encargo, son muy particulares y se caracterizan por ser surrealistas, juveniles y caóticas. A mi me han resultado tan ilegibles que las he dejado sin terminar, en cambio, en Prophet es un escritor bastante diferente. Sigue siendo particular, pero aquí es un narrador centrado y accesible, aunque la historia tenga misterio y demasiadas tramas paralelas como para seguirla con facilidad sin leerla de seguido. Así, como la obra no tiene la capacidad repelente de lo particular y autoreferencial de sus obras personales, su imaginación, originalidad y audacia brillan sin resultar desorientadoras.


De momento su trabajo aquí me está pareciendo notable por 2 motivos. El 1º es que el argumento me parece interesante y atractivo. No es original pero no cae en lo convencional y en la fórmula. La historia no es nueva: un imperio galáctico malvado, como todos, que resucita imparable a la vez que una amenaza cthulhiana extraestelar se acerca, pero el relato no es genérico e impersonal. La principal razón de ello es el 2º motivo por el que Prophet me parece un cómic notable. Graham sabe hacer que lo alienígena sea alienígena. Es decir, no estamos ante la típica Ciencia Ficción donde lo alienígena es un humano coetáneo pintado o con chilaba. Aquí lo alienígena es extraño, inhumano y grotesco porque Graham es escatológico, carnal, transgresor, biotecnológico y tiene unos referentes inusuales, además de las ya mentadas audacia e imaginación. Tiene como influencias principales a Moebius y a Miyazaki (también se percibe sin dificultad a Nihei y Otomo) y eso es algo bastante raro en un autor estadounidense de comics mainstream. Por eso le dieron un superhéroe de lo más genérico y él se está marcando una historia de Ciencia Ficción, sin olvidarse de lo anterior, de lo más pura. De este modo Prophet es una space opera singular, ya que no es nada conservadora y amistosa, que se disfruta mucho porque su mundo es singular, marciano y asombroso y su historia intriga.

La serie tiene una ensalada de dibujantes a los que Graham da libertad, el guionista también hace los diseños de todo lo que aparece en la serie y el storyboard, en función de su talento. El más destacado es S. Roy,  que tiene un estilo clásico, realista caricaturesco, por ser muy eficiente, tener una gran creatividad, algo raro en un estadounidense, y trabajar mucho. El otro dibujante principal, Milonogiannis, es todo lo contrario. Torpe y simple pero su rudeza y sobriedad tienen personalidad, competencia y una dureza que encaja con los aguerridos y lacónicos protagonistas (que curiosamente comparte cosas con los Guardianes de la Galaxia). Dalrymple es un dibujante también clásico mejor que el anterior pero más impersonal. Así en conjunto, al que hay que sumar al propio Graham y su estilo sencillo y limpio con ecos de manga, no es una plantilla espectacular y sobresaliente, también tiene responsabilidad en esto el color funcional del cómic, pero aportan a la obra singularidad y personalidad, que es lo principal cuando se dibuja un guión no convencional y se compite en un mercado saturado. Hay que diferenciarse. Por ello, y porque cada dibujante tiene su propia trama paralela, a pesar de su modestia visual y su desigualdad en capacidad y estilo, esta ensalada no se revuelve contra el guión.


La edición de Aleta es perfecta. Modesta pero con extras y calidad y, sobre todo, con un precio competitivo que merece un gran aplauso pues es más barato que los productos semejantes de las editoriales más potentes de España.

Así pues, el desarrollo de Prophet ha aclarado y dado atractivo al comienzo de tal modo que ahora es una grata, intrigante y notable lectura de Ciencia Ficción, original y transgresora en la superficie y en los detalles pero clásica en el fondo, que principalmente trata sobre la libertad en un universo extraño, decadente y caníbal. 

Comentarios

Tarambana ha dicho que…
Uf, no sé qué hacer con esto de Prophet. Tengo el primer tomo y me gustó sobre todo el principio, con el viaje de Prophet por aquellas selvas y aquellos desiertos, encontrándose con toda clase de bichos y sobreviviendo en plan Bear Grylls. Sin embargo la segunda parte de aquel tomo, con aquello de los clones, etc., me enganchó menos. Así que lo dejé allí.

Ahora, en vista de tu crítica, me has vuelto a provocar curiosidad. No sé si debería hacerme con el segundo tomo...
Antonio Alvarez ha dicho que…
Espinosa cuestión...

La serie ya no tiene ese tono. Ahora es más aventura galáctica por lo que ya no tiene ese rollo survival, aunque sigue presentando extraños bichos. El cómic se desliza poco a poco hacia la épica y la formación de grupos aventureros. Así que si sólo te moló por el rollo de hombre solitario contra la Naturaleza no sigas.

En How to Arsenio, enlace en mi blog, puedes acceder al tomo 2 y casi todo el tomo 3...
Karinsky ha dicho que…
Buenas.

En mi caso, al menos, tengo impresiones encontradas respecto a Prophet. Reconozco la intención de proponer algo con personalidad, pero al mismo tiempo tengo la sensación de que puede acabar derivando en un planteamiento más confuso que realmente complejo. Creo que releeré los 3 primeros tomos de un tirón antes de decidir si continuar la serie.

Un saludo
Antonio Alvarez ha dicho que…
Hay. Algo de confusión hay pero no creo que haya intención de ser complejo. No obstante la serie no esta hecha para leerse mensualmente porque mucha información relevante se da de tapadillo. En fin, que haces bien, relee antes de decidir.

Entradas populares de este blog

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el personaje que más me gusta de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.


"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderse algún episodio.
El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio como que nadie sea capaz de descubrir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, va…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now".


Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine.
Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastante…

POST 800: Relecturas XCIV: Los Vengadores: Grandes amenazas, Shooter et al., Panini-Marvel 2011

Este tomo reúne una serie de historias independientes y cortas de finales de los 70 que son publicitadas por los viejunos como el epítome de la acción en Marvel porque son peleas donde los Vengatas se pegan con enemigos muy poderosos. Nunca hasta ese momento este supergrupo había encadenado seguidas tantas peleas capaces de llevarlo límite, y no estamos hablando de una alineación floja. La de esta época no es moco de pavo. Evidentemente de eso hoy no queda nada. Los tiempos han cambiado y el dibujo se ha sofisticado así que la acción de estas historias ha quedado superada por la de sus sucesoras. Quizás antes de estos nº las peleas superheroicas no habían sido tan especiales. Lo cierto es que aquí el trabajo del guionista, y sobre todo de los dibujantes, no es tan funcional y lleno de clichés como era la norma en los cómics anteriores. Pero hoy en día, gracias al cine de Acción y a que los dibujantes actuales deben ser espectaculares más que trabajadores, la acción de estos nº resulta…

Qué presente impresentable!, Quino, Lumen 2005

Videados 54: El Planeta de los Simios, F. J. Schaffner 1968

Esta seguramente sea la peli que más me deslumbró e impactó en mi infancia, como a todo chaval que creció en los 80 supongo. A pesar de su sobriedad y de que es más filosófica y conversacional que de acción y aventuras fue capaz de subyugar a aquella chiquillería porque todo el asunto de los simios era algo realmente impactante para un infante (no sé si lo seguirá siendo). Verlos hablar, verlos como dominan a los humanos y ver como estos han conservado tan sólo el nombre, pues la cualidad que los distingue y define, la inteligencia, no está en ellos, en suma, ver el mundo al revés, tiene algo de fascinante y terrorífico, de sublime tal y como lo formularon los románticos, que atrapa fácilmente la inocente y asustadiza alma infantil (modo Ternin off).

La volví a videar hace poco, años después de la última vez. La tenía bastante enterrada en la memoria. Salvo los momentos impactantes y archiconocidos no recordaba nada de ella. No recordaba que tenía un discurso complejo y filosófico por…