Ir al contenido principal

Critiquita 417: El Coleccionista, Toppi, Ninth 2014


Ninth sigue adelante publicando la obra de Toppi, uno de los pocos artistas que en el Cómic ha habido, comenzando con lo más moderno. Este soberbio dibujante que solía guionizarse nos ofrece aquí, gracias a la susodicha editorial, su historia más ambiciosa y quizás más convencional. Este gordo y maravillosamente editado tomo reúne las aventuras fantásticas y clásicas del único personaje tratado varias veces por el autor. Un intento de acercase al gran público adaptándose a formas comerciales. Pero Toppi sigue mostrando su personalidad de modo que El Coleccionista no es un personaje convencional, ni siquiera un héroe típico. El Coleccionista es un ser misterioso y especial totalmente egoísta así que no le cuesta ser cruel o vengativo. Un personaje nada positivo que nunca es desarrollado de modo que está cerca de ser un arquetipo. Aunque sufre no es un héroe y aunque lleno de debilidades humanas su misterio y magia lo alejan de la humanidad.

Sus 5 aventuras son en realidad la misma pues tienen mucho de mítico, de lo inamovible de lo eterno, pues no hay progreso o cambio en esas 5 historias independientes entre sí, aunque se presentan de forma cronológica, de finales del siglo XIX hasta principios del siglo XX, que tienen el ancestral argumento de la búsqueda despojado, por la posmodernidad, de todo eco social, religioso o humanístico. El Coleccionista no cambia nada a lo largo de esas aventuras y el mundo en el que se mueve tampoco. Estas 5 aventuras son interesantes, sencillas, fantásticas y exóticas. De lo 1º no hablaré pues es algo subjetivo, personal, inargumentable. De su sencillez diré que es clásica, narración lineal que salta de conflicto en conflicto sin profundizar ni detallar nada confiando en que el dinamismo y el progreso sean suficientes para mantener la atención del consumidor de historias. La Fantasía es otro factor mediante el cual Toppi pretende agarrar al susodicho, nosotros. El elemento mágico que eleva la aventura por encima de la vulgar realidad sirve para que la sencillez no sea aburrida. Por último, el exotismo, junto con lo anterior 2 cualidades que caracterizan la obra de Toppi, sirve para lo mismo ya que para el provinciano ambas cosas se confunden. Así, la combinación de pasado y entorno exótico, muy bien plasmados pues la preocupación documentativa de Toppi es sobresaliente, se potencian para que el sencillo y convencional relato sea único y entretenido. La 1º historia no es muy extraña porque se ambienta en el Oeste en el tiempo de Little Big Horn, pero a partir de la 2º, ambientada en la Abisinia de Menelik II (momento que sin embargo no es extraño al italiano medio porque es parte de su historia imperialista), la mejor de todas, un relato poderoso y trágico, el contraste cultural juega un importante papel porque las hace diferentes y marcianas. La 3º acaba en Indonesia, la 4º en Nueva Zelanda y la 5º ocurre en el Tíbet. El exotismo es potenciado por el hecho de que el protagonista se mueve por espacios naturales y entre indígenas, otra constante de la obra de Toppi es la revindicación propia del proceso de descolonización de lo popular y étnico frente a lo elitista y moderno propio de la ficción del imperialismo. Así, aunque las historias son sencillas y repetitivas la cosa se mantiene por lo alienígena que todo resulta al lector occidental.

Paradójicamente Toppi afronta estas historias con un dibujo más convencional de lo usual. Seguramente no queriendo perjudicar la voluntad comercial de su editor, el genial autor italiano no quiso echar para atrás al lector corriente más de lo que su genial, personal y sofisticado estilo ya hacía así que planteó una narración más clásica de lo habitual. Así, en esta obra sus páginas ya no son un todo que se puede descomponer narrativamente sino páginas típicas bien resueltas en las que Toppi se concede pocos manierismos.
Así pues, otra entrega más de la genial y singular obra del gran ToppiEl Coleccionista es una obra que a pesar de ser viejuna, los referentes del artista italiano son la literatura "juvenil" de su época (Landon, Kipling, Stevenson, Poe...) y creaba para el lector del momento, sigue siendo grata y vigente por su imaginación, belleza y ese acercamiento cínico y ácido al tradicional héroe blanco, arrogante, xenófobo y egoísta, que aún sigue siendo popular por mucha deconstrucción que se le viene practicando en lo que llevamos de siglo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el personaje que más me gusta de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.


"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderse algún episodio.
El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio como que nadie sea capaz de descubrir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, va…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now".


Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine.
Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastante…

POST 800: Relecturas XCIV: Los Vengadores: Grandes amenazas, Shooter et al., Panini-Marvel 2011

Este tomo reúne una serie de historias independientes y cortas de finales de los 70 que son publicitadas por los viejunos como el epítome de la acción en Marvel porque son peleas donde los Vengatas se pegan con enemigos muy poderosos. Nunca hasta ese momento este supergrupo había encadenado seguidas tantas peleas capaces de llevarlo límite, y no estamos hablando de una alineación floja. La de esta época no es moco de pavo. Evidentemente de eso hoy no queda nada. Los tiempos han cambiado y el dibujo se ha sofisticado así que la acción de estas historias ha quedado superada por la de sus sucesoras. Quizás antes de estos nº las peleas superheroicas no habían sido tan especiales. Lo cierto es que aquí el trabajo del guionista, y sobre todo de los dibujantes, no es tan funcional y lleno de clichés como era la norma en los cómics anteriores. Pero hoy en día, gracias al cine de Acción y a que los dibujantes actuales deben ser espectaculares más que trabajadores, la acción de estos nº resulta…

Qué presente impresentable!, Quino, Lumen 2005

Videados 54: El Planeta de los Simios, F. J. Schaffner 1968

Esta seguramente sea la peli que más me deslumbró e impactó en mi infancia, como a todo chaval que creció en los 80 supongo. A pesar de su sobriedad y de que es más filosófica y conversacional que de acción y aventuras fue capaz de subyugar a aquella chiquillería porque todo el asunto de los simios era algo realmente impactante para un infante (no sé si lo seguirá siendo). Verlos hablar, verlos como dominan a los humanos y ver como estos han conservado tan sólo el nombre, pues la cualidad que los distingue y define, la inteligencia, no está en ellos, en suma, ver el mundo al revés, tiene algo de fascinante y terrorífico, de sublime tal y como lo formularon los románticos, que atrapa fácilmente la inocente y asustadiza alma infantil (modo Ternin off).

La volví a videar hace poco, años después de la última vez. La tenía bastante enterrada en la memoria. Salvo los momentos impactantes y archiconocidos no recordaba nada de ella. No recordaba que tenía un discurso complejo y filosófico por…