Ir al contenido principal

Videados 137: Ghost in the Shell, M. Oshii 1995


M. Shirow fue un nombre clave para la popularización del manga fuera de Japón. Su sobresaliente capacidad dibujística y una narrativa bastante occidental hizo que a pesar de ser un mal guionista, triunfase, además de en su país, en Occidente. Es fácil hacerse una idea de su éxito, de su calidad como dibujante y de su capacidad como mangaka viendo el que sólo ha sido profesional entre 1985 y 1997. Desde entonces ha pasado bastante olímpicamente del manga porque las rentas de su  pequeña y aburrida obra pasada al anime se lo permiten.


Ghost in the Shell se enmarca dentro de la corriente ciberpunk que fue importante en Japón. No extraña pues data de 1989. Esto lo emparenta con mangas de su época tales como Alita (1990-1995 y 2001-2014) y otros que por la razón que sea aquí no se publican. Los de los 80 parecen estar prohibidos en España. El ciberpunk de GS se diferencia del canónico sólo en que no ve con malos ojos la integración de la máquina en el humano. El manga es unas pocas aventuras de una unidad especial de policía japonesa en el 2029. De la capacidad visionaria de Shirow habla el que no supo ver en 1989! el fin de la URSS. Parecido nivel tiene su habilidad como guionista. En general sus historias son confusas y pesadas y por ello aburridas porque convertir sus ideas en relatos no le sale bien. En este caso en concreto seguramente parte de la culpa la tiene el que hablar a finales de los 80 del futuro inmediato era más difícil que en otros momentos porque la informática todavía no había desarrollado un lenguaje que fuese entendible para todos. Es decir, en mi opinión el principal problema de Shirow en este manga es que no supo articular sus ideas y por ellos explicarlas en cristiano (cosa dificultada por la traducción de Planeta de 1993, reciclada en la reedición de 2002, porque es malilla; no sé si se ha vuelto a reciclar para la nueva edición censurada) porque en aquel momento no era fácil verbalizar lo que podía suponer la digitalización de la realidad. De todos modos el mangaka no está interesado en sus personajes ni en contar lo revolucionario de la digitalización de la mente y la creación de IA y cuerpos artificiales. Por lo que sea no vio el transhumanismo de sus ideas, un humano es un paquete de información de alto rendimiento, y así lo que hace es mostrar un futuro inmediato, a la postre igual que 1989 sólo que con cacharros distintos y con seres vivos inteligentes que no son humanos, sin percatarse de que las cosas no pueden seguir esencialmente igual donde todo se puede digitalizar y lo digital está vivo. 

Siendo así las cosas M. Oshii tiene bastante mérito. Con una cabeza mejor amueblada y con algunos años de ventaja (Internet ya es popular y hay móviles cuando él se pone a hacer la peli) supo ver en GS una historia interesante para todos los que no son nerds y fans de las armas y del softporn, el target dese manga. Si Shirow da por hecho que los cambios tecnológicos no tendrán repercusiones psicológicas, Oshii ve transhumanismo en lo que cuenta el mangaka. Así, tomando el prólogo, el 2º episodio, el final del 5º episodio, el 6º episodio, el inicio del 7º, el 8º episodio, el epílogo y un extra del manga (hilvanados así: prólogo+extra+2º+7º+6º+5º+8º+epílogo) y siendo respetuoso con este, el director nipón montó una historia espectacular sacando jugo a todo lo que se le pasó a M. Shirow. La diferencia que hay entrambos creo que la muestra perfectamente el final de sus respectivas obras. En el manga la nueva Motoko acaba en un cuerpo con forma de hombre joven andrógino, en el anime acaba en el de una niña. Para Shirow lo ocurrido es una simple metamorfosis (Motoko es mujer y el programa inteligente se introdujo en un androide femenino aunque es asexual), pero para Oshii es el nacimiento de un Brand New World.

De todos modos el manga de Shirow da a Oshii los temas principales. El mangaka ve problemas en el futuro por el desarrollo inhumano del capitalismo (no en vano GS es una obra ciberpunk) y también por el de la tecnología informática, y por eso concluye en su manga que los problemas del avance tecnológico sólo se pueden superar mediante ideas religiosas (penúltima frase del episodio "Bye, Bye Clay (=arcilla/barro)"). De qué está hablando? Pues evidentemente no del cristianismo sino desa singular conjunción de sintoísmo y budismo que caracteriza la cultura japonesa. Yo no estoy puesto en el tema pero lo básico es que es dualista, hay materia (shell= concha) y espíritu (ghost) como en el cristianismo pero la 1ª es necesaria, todo tiene espíritu (así, para un nipón es más fácil considerar una máquina como un ser), el espíritu puede viajar, el universo es como un árbol, existe el destino, la realidad es una ilusión (somos el sueño o el soñador?) y la reencarnación es lo normal. El pensamiento japonés al ser ahistórico, abstracto y respetuoso con la Naturaleza está mejor preparado para viajar por el Tiempo. De todos modos Oshii toma de Occidente el simbolismo de la concha. En Oriente representa la buena suerte y el viaje pero aquí el agua, la fecundidad y la resurrección. Por su parte Shirow ya había cogido las palabras ghost in the machine del título de un libro inglés de 1967 sobre la mente que había leído, popular en el mundo anglosajón y en el filosófico y hoy desfasado por ser hijo de su tiempo, que toma esas palabras de otro libro, también inglés, publicado en 1947. Este último las usa para caracterizar el dualismo cartesiano. Por tanto Oshii trata de hacer en su anime lo que no ha hecho Shirow, llevar la tecnología por el camino de la religión.

Para ello maneja lo simbólico que hay en la mujer, el mar y el espíritu (estas 2 últimas cosas pueden ser representadas por una fémina así que en el fondo hablamos de una trinidad) para conjugarlo con la Evolución. El mar es lo original, lo vital y un reflejo del cielo pero también es mortal y el futuro: "mar de información". La mujer es el inicio y la esperanza (Motoko como Pandora la poseen). El espíritu es lo transcendente. Lo que plantea Oshii es que nos acercamos a un punto en el que la humanidad va a poder transcender, es decir, a independizarse de su cuerpo, por medio de la tecnología y no sólo por la religión, que es mucho menos universal como refleja su variedad, y para él ese cambio es similar al que hicieron en el principio de los tiempos los seres marinos para salir a tierra sólo que al revés, si en el pasado el ser marino salió a la tierra ahora el humano puede volver al mar, al de la información (donde evolucionó el amo de marionetas), como espíritu además. Al ser humano [...] el deseo de permanecer en su forma actual es lo que actualmente le limita. Ahora, la Evolución, de aquí la aparición del árbol evolutivo que alude también al universal, no significa un cambio corporal, la cibernética no es lo crucial como demuestra que en el anime el cuerpo es tratado de maniquí rompible, sino la posibilidad de viajar por el mar de la información. Entonces, por qué la necesidad destar encarnado? Porque la materia es necesaria para vivir (desto se deduce que la vida es incertidumbre, el anime insiste constantemente en que tanto los sentidos como la memoria pueden engañarse/manipularse y por ello nada de lo que sabemos es confiable). Oshii está de acuerdo con Shirow en que el cuerpo proporciona 2 posibilidades, reproducirse, la única forma de inmortalidad de la materia, y morir. Esto es importantísimo porque por lógica lo que no puede morir no está vivo (salvo para Platón y sus muchos discípulos y los maniqueos; para ellos son cosas distintas y por ello, para ellos, las almas son eternas o inmortales). Por eso el amo de marionetas (creo que en japonés usan su palabra para marioneta/títere/muñeco para decir androide/autómata) como paquete de información aspirante a ser vivo que ha evolucionado o se ha metamorfoseado hasta llegar a ser casi un tal, esto es clave porque esta no es una historia en la que la humanidad crea vida inteligente, necesita poder morir para conseguir su aspiración, y reproducirse para solucionar su muerte, ya que un ser vivo no sólo es alguien autónomo con autoconcienca y deseo de autopreservación (impulso sólo posible si se puede morir). La Motoko de Oshii, por cierto con algo tan nipón como unos grandes ojos redondos y azules, diferente a la de Shirow en que busca transcender su condición (de ahí la omnipresencia de los rascacielos), por su parte decide acceder a la metamorfosis porque desea transformarse. Y todo esto no es por azar sino por la nada desarrollada en el anime idea del amor romántico. Un motivo que aparece constantemente en él es el del reflejo pero de forma polisémica. Unas veces aparece como sinónimo de ilusión, otras de copia, otras de dualismo y otras, las importantes, como de mitad. El amo de las marionetas busca a Motoko porque tras descubrirla siente que es su igual, Motoko al conocer al amo de marionetas ve en él (aunque la peli insiste en que no tiene ni edad, ni sexo, ni nacionalidad tiene voz de hombre a pesar de animar un cuerpo femenino/concha) la solución a su extrañamiento, a su búsqueda de ser otra cosa que la cibernética no ha satisfecho o ha despertado, a saber. El amo de marionetas consigue de Motoko la materialidad que es la vida, y Motoko consigue del amo de marionetas la digitalización de su ghost. Así, lo que junta a la pareja protagonista del anime es el amor romántico. Ambos son el reflejo del otro, ambos buscan ser otra cosa, y ambos tienen lo que necesita el otro, una la vida y la reproducción y el otro capacidades inhumanas. Ambos se completan formando una pareja perfecta, un Adán y Eva para un mundo nuevo que ya no es el bíblico.

Esto puede resultar pesado e indigesto pero Oshii lo gestiona maravillosamente. Alterna siempre la acción con la reflexión y ofrece en todo momento espectáculo. La animación es impresionante incluso 22 años después, también lo es cómo ha planificado el anime para que eso no resultase caro y trabajoso, y la BS es poderosa incluso para oídos poco habituados a la música tradicional japonesa. Desta forma Ghost in the Shell es una de las pelis clásicas de Ciencia Ficción a pesar de sus carencias, fruto sin duda de que dura sólo 80 minutos y de que su presupuesto no era infinito, que básicamente son la insuficiente caracterización de Motoko (por qué está insatisfecha?) y dese Japón de un 2029 ciberpunk (si hubiese sacado IAs y robots inteligentes por doquier como en el manga sería entendible que Motoko considerase ser una máquina soñando ser humana). Asemejando el microcosmos con el macrocosmos y mostrando que la humanidad de momento no ha parado de aplicar su tecnología sin esperar a conocer sus consecuencias, Oshii consigue que la particular historia de Motoko sea universal aunque para Occidente sea difícil digerir o aceptar ideas de transcendencia que no pasan por la inmutabilidad del yo y el Cielo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

La teta de Wonder Woman: Caballero Oscuro III: La raza superior nº 1, F. Miller, B. Azzarello, A. Kubert y K. Janson, DC-ECC 2016

Como vivo como si estuviese en el siglo XX, desinformado, la realidad me la encuentro cuando llego a la tienda de cómics. Así, no me había enterado de lo de la teta de Wonder Woman (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS). La polémica de la que me había enterado es sobre el grado de participación de Miller aquí, hay un sector que se quiere ahorrar la compra y por ello, sin mirar y sin leer, se han montado la hipótesis de que ese autor aquí sólo pone el nombre. Así, el actual odio a las grandes estrellas, Miller y Moore (a Morrison siempre se le ha odiado), curiosamente gente tan asquerosa como Liefeld o J. Lee no son odiados, la inteligencia, la cultura y el talento siempre se pagan en las sociedades de mediocres, ha cubierto lo más importante deste cómic: la 1ª teta mainstream, que yo sepa. Estamos (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS) a punto de ser mayores (si bien las feministas y la incomprensión de los ignorantes no nos dejarán serlo). Una escena tremendamente elegante e inteligente. …