12.8.15

Los Vengadores de Englehart II: los cotati, la "hierba" Marvelita


Ya vimos que cuando Englehart empezó su larga etapa en los Vengatas era un novato y que principalmente continuaba tramas de Thomas. Las 2 más importantes eran el amor entre La Visión y la Bruja Escarlata y el origen del cuerpo sintético de La Visión. Aunque en estas tramas metió morcillas en el fondo no hacía más que escribir las ideas de otros (Thomas ya había determinado hacía tiempo el origen del cuerpo de La Visión), así que por orgullo y por aspiración Englehart decidió inventarse una trama grandilocuente, la de la Madona Celestial, que para más inri protagonizaría un personaje de su propia creación, Mantis. Esta larga saga, 23 grapas, comprende los gordos tomos La novia y la Muerte y La Madona Celestial.


Esta grandilocuente historia es un buen ejemplo del estilo de Englehart. Al hacerse sobre la marcha es incoherente y confusa (por ejemplo los sacerdotes de Pama se esparcen por el Universo colonizando mundos con Vida para protegerlos de una amenaza que generalmente sólo ataca mundos muertos porque el calor lo mata), pero resulta entretenida por dinámica y porque aparecen y desaparecen muchos personajes. Su espíritu es moderno. Esta saga de Mantis se parece más a como trabajan los guionistas hoy, sagas largas porque se desarrollan lentamente, que a como se hacían las cosas en aquella época, directa y concisamente, pero la realización es algo rancia, demasiada prosa, demasiada ingenuidad y demasiada cita de nº anteriores. Así, aunque su concepción es moderna, por lo que ha aguantado el paso del tiempo, su realización es viejuna. Ya cuando Englehart escribía ese estilo había perdido toda frescura, si bien es cierto que por entonces no había modelo alternativo y este guionista no tenía genio suficiente para ser un renovador. Sus personajes son estereotipos, pero el ser psicólogo le hizo tratar de dotarles de unas bases sólidas. Así, se preocupó por el interior de los personajes de una forma más seria y menos melodramática, fue el 1º que trató a los superhéroes como seres sexuales, que la del estilo Lee, el de la casa. Esto tiene algo de estrambótico pues la complejidad de la mente casa mal con la simplicidad del estereotipo. Por último, aunque Englehart usa muchos clichés para producir rápido una historia improvisada, tiene sangre en las venas, creencias New Age y espíritu gamberro (cuando EE.UU. estaba olvidando Vietnam va él y mete un personaje sudvietnamita que para más inri vivía de "acompañar" a los soldados de estadounidenses que iban a Saigón, la Sodoma y Gomorra de su época) de modo que sus historias son originales El rollo hippy le hizo recuperar al lamentable Zodiaco, convertir a Wanda en una auténtica bruja y mostrar positivamente las drogas naturales usadas por las culturas indígenas americanaslos cotati son metáfora de la ayahuasca, la mescalina y demásSi Starlin introduce sus capacidades alteradoras de la conciencia, como ejemplifica muy bien su narrativa del nº 33 de El nuevo Capitán Marvel incluido en La novia y la Muerte, Englehart introduce su capacidad para abrir la mente. Todo esto coincide con la creación en el medio indígena latinoamericano de religiones sincréticas basadas en sus drogas tradicionales como la Uniao do Vegetal, que suena tan perfecto que casi parece que Englehart conocía este culto creado al SO de Brasil en 1961. Si este es una versión del cristianismo, el guionista versiona libremente los evangelios poniendo el acento en la madre del mesías en vez de en este último, cosa que hay conectar con el resurgimiento de la idea de la Diosa Madre en la contracultura. Además en ambos la especie vegetal es crucial, el mejor espécimen cotati ha de emparejarse con la Madona Celestial para lograr un ser que reúna lo bueno de cada especieEn fin, leer estos gordos tomos es leer una historia antigua y moderna a la vez por lo que deja insatisfecho ya que ni es una cosa ni la otra. Al margen de que en realidad la historia de Mantis sólo le interesaba a Englehart y, por lo tanto, se hace larga.


Estos nº los dibujan una buena cantidad de dibujantes, currantes de la época, que ofrecen un estilo tosco y convencional nada atractivo. Así sólo destacan los nº de un primerizo Cockrum imitando como puede a N. Adams o enriqueciendo los simples bocetos de J. Buscema. Tuska también da algo de solaz con un estilo elaborado y personal pero le tocó un guión flojete que es pura explicación. Por tanto, en general los dibujos empeoran la lectura de los guiones de Engehart que ya de por sí son mediocres en general.

El tomo La novia y la Muerte incluye 2 crossover, el 1º con la historia del Capitán Marvel de Starlin. Aquí tenemos el nº 125 que echamos de menos en aquel tomo seguido del ya mentado nº 33 de El nuevo Capitán Marvel que finaliza esa historia para que la cosa no quede colgada en este tomo. Si no se incluyó el nº 125 en el tomo del Capitán no se debería haber introducido aquí el nº 33, pero bueno. El 2º es el cruce entre los Vengatas y los 4F que lleva a introducir el nº 150 de estos en el tomo, de la misma manera que el nº 127 de los Vengatas está incluido en el tomo de los 4F correspondiente. Además incluye el Giant Size Avengers nº 1 a cargo de Thomas donde este dio un origen a Mercurio y la Bruja Escarlata que no cuajó. También este guionista se encargó de los guiones del nº 132 y del Giant Size nº 3, presentes en el otro tomo, ya que sin duda no quería dejar a otro el honor de desvelar de donde provenía el cuerpo de La Visión, después de todo era su idea y para mi que ya la tenía desde que lo creó. No sé si lo ha reconocido pero aunque tardó casi 4 años en dar una pista sobre la procedencia del cuerpo de La Visión, el hecho de que desde el principio lo llamase sintezoide, algo que sólo se aplica a este androide, cuando lo 1º que dice el creador de la Antorcha Humana en el histórico Marvel Comics nº 1 de 1939 es que ha creado un hombre sintético (synthetic man) y siendo su fuente de inspiración los cómics de Timely (la primigenia Marvel) de los 40... Lo malo es que le hizo una pirula al pobre Englehart pues decidió que Inmortus, un personaje que aquel había recuperado del olvido como muchos otros, su única aparición fue en el ya entonces muy lejano e histórico nº 16, era el futuro de Kang a pesar de que claramente en el nº anterior esto no era así pues desconoce a sus yoes pasados. Englehart arrastraba muchas incoherencias, algo que agravó usando a Kang (un supervillano por entonces del montón en cuanto popularidad) ya que los viajes temporales no hacen más que embrollar, como para que otro le añadiese otras.

Así pues estos tomos son flojos porque lo bueno escasea. Tenemos nº horribles muy de la época que consisten en enfrentamientos vulgares con el supervillano de turno superformulaicos como los nº 119, 126 y 128 y sólo tenemos un buen nº, el mentado 125. Sencillo pero con mucha acción, bien dibujado por J. Buscema&Cockrum y con un twist final la mar de apañao que resuelve bien una situación imposible. Agua en el desierto. No obstante aquí tenemos uno de los momentos clave de las crónicas de Los Vengadores pues estos nº fueron fuente de inspiración de prácticamente todo guionista posterior que escribió la colección de este supergrupo hasta Busiek. Estos nº son áridos pero simiente de muchas historias mejores en parte por las ocurrencias que contienen.

12 comentarios:

Juan Antonio Cruz Rodriguez dijo...

No es que sean malos (que no lo son) o viejos (mejor antiguos y solo según la edad que tengas) tu problema con estos tebeos es que los lees en el 2015 por primera vez y los ves com tu visión propia de estos años.
Todos los que hemos leído estos tebeos en su orden y momento flipamos con ellos, desde simple lectores a profesionales del mundillo y si tu generación ahora no le pillais el truco a lo mejor el problema es vuestro, que disfrutais con luminarias como Bendis o el mega pesado de Hickman... bueno, cada generación tiene los tebeos que se merece...
Un saludo

Antonio Alvarez dijo...

La verdad es que acierta a medias en todo sr. Cruz. No lo los leo por 1ª vez, la 1ª fue cuando las BM, o sea, hace ya un poquito más de 15 años. No los leí en su momento por problemas de nacimiento, pero llevo leyendo cómics Marvel desde hace más de 30 años. De todos modos estos nº no los he vuelto a leer hasta ahora, sin embargo en aquel momento me gustaron más. Además, si conociera mi blog sabría que aquí se odia a Bendis y que no se admira a Hickman. Así que como ve, no soy el lector que se ha imaginado.

A mi no me puede la nostalgia y he evolucionado con los tiempos. Hoy estos cómics son malos se lean como se lean. El guión es simple y convencional y el dibujo tosco y anodino. Ser productos de una época no les salva de su mediocridad como prueba que cómics coetáneos si son buenos como por ejemplo los de Starlin. Hay que saber leer sin que a uno la infancia o la adolescencia le nuble la mente. Seguro que mi lectura tiene prejuicios generacionales pero son menores que los suyos a juzgar por su comentario despreciativo hacia los lectores Marvel más jóvenes que vd. o yo.

Hay cosas buenas en Marvel en todas las décadas y también malas como es este caso, nº mediocres porque Englehart improvisa, se obsesiona y se fundamenta en fórmulas y porque el dibujo en general es flojo. Hay que tener el valor de reconocerlo. Una cosa es la lectura que hicimos siendo jóvenes, otra cosa es el cariño y otra cosa es lo que estos nº realmente son. Cosa que, como todo acontecimiento histórico, sólo se puede valorar en una lectura posterior lo más desprejuiciada posible. Así que en mi opinión el problema no es de una generación si no el no querer reconsiderar una impresión juvenil. Vd. ya tiene edad para saber que las cosas no son iguales a los 10, a los 20, a los 30, etc. Estos nº son importantes pero son malos y no por ser viejos ya que si fuesen buenos una forma narrativa antigua no supondría problema para apreciar su calidad pues nunca se ha dejado de consumir ficción centenaria.

Ismael dijo...

Para mí lo mejor del guionista está en la DC y en títulos menores de la Marve. Estos episodios me resultan pesadísimos y llevarían a tener que dibujar un montón de viñetas analepticonas de lo más vulgares en multitud de historietas posteriores, añadiendo poco más que el desarrollo de los poderes de Mantis a su misionerismo mágico. Con una sensualidad nunca bien aprovechada para la supercasquivana.
Aventuras fruto de las condiciones de producción de la época, supongo. Ocurre lo mismo con el rollo de la Bruja escarlata y Visión.
Me sorprenden siempre los contenidos de esta cole y todo lo que se puede encajar dentro de una de sus entregas.

Juan Antonio Cruz Rodriguez dijo...

Pues nada Antonio, es tu opinión contra la mía :-)

Juan Antonio Cruz Rodriguez dijo...

y ahora con mas tiempo... lo primero es pedir disculpas porque entré como un elefante en una cacharrería, este es tu blog, es tu casa y tienes todo el derecho a tener tu opinión... y si, me lancé pensando que iba a otro sitio donde un "jovenzuelo" fan de los tebeos de los últimos 10 años destripa algo que ha leído para pasar el rato, pero sacándolo fuera de contexto, como el que oye ahora un disco de Hendrix y dice "bah, si eso lo hace en la guitarra el guitarrista de Metallica"...
La nostalgia es muy mala, que me lo digan a mi, que estos días veo fans de Rom y del hulk de Mantlo o, peor, de los transformers o a este paso de los care bears de la Marvel de los 80... mi nostalgia es de los vengadores de Lee y Thomas o de los spiderman de lee, ditko y Romita, entre justo a compara comics de Marvel en los años 70, justo cuando vértice llevaba un año publicándolos... he leído la guerra kree skrull comprada en el kiosko, o, mas tarde la muerte de fénix... prefiero la nostalgia a esos tebeos que la que hay ahora con la despreciable secret wars... y si, la silver age de cada uno empieza con el primer comic que leíste con 10 años... es lo que nos ha marcado a sangre y fuego.
Los tebeos de Englehart son cojonudos y los defiendo a sangre y fuego como los he defendido desde hace décadas. No se cuales son tus tebeos de los vengadores favoritos (odias a Bendis, bien hecho) pero poca gente ha conseguido que sus personajes sean perfectos, coherentes, ha creado un universo que ha aguantado carros y carretas (por mucho que algún Byrne simpaticon quiera cargarse historias perfectas como el origen de la visión)... Si algo bueno tiene Englehart en los vengadores es que es SU etapa, no tiene dibujantes buenos, tiene 3 tebeos de John Buscema y como mucho por ahí anda Cockrum y poco mas ( a mi me gusta Bob Brown pero es un gusto adquirido con los años) Su saga con los vengadores y los defensores es el perfecto ejemplo de como hacer un cruce en el que todos los personajes sean ellos, estén perfectamente escritos y todo funcione milimétricamente.
Que si, que alguna cosa puede chirriar con los años, que los tebeos nunca son perfectos y esa es parte de la gracia, los tebeos no están planeados y por eso crecen orgánicamente... lo dicho que no soy el único que defiende la primera etapa de Englehart en Marvel, la segunda.. bueno, yo me divierto muchos con sus west coast y soy de los que cree que la saga del espacio tiempo con un buen dibujante pasaría a los anales de la Marvel de los 80... pero bueno, todo es cuestión de gustos...
Ismael, lo dicho, todo es cuestión de gustos pero como sus capitán america, sus doctor strange... bueno todo lo que hizo en sus inicios en Marvel (yo disfruto hasta con su tanda de episodios que escribió para Hulk) pocas cosas hizo en DC... aparte de la inconmensurable saga de batman con Rogers y sus JLA con otro "mal" dibujante, Dick Dillin pero demostrando como es capaz de dar personalidad a unos personajes que nunca habían tenido...
Y nada, perdonar el tocho, volver a pedir disculpas si he molestado a alguien y nada, a seguir leyendo tebeos, que eso no nos lo quite nadie.
un saludo

Ismael dijo...

¡Jajaja, pues yo soy fanático del radiador espacial y el gigante oliva!
Es verdad que esa saga temporal de los Nuevos Vengadores es de las que no dan tregua, para mí lo mejor junto al más breve turisteo por las naciones comistoides. Puede que sólo con haber contado con los mismos dibujantes que tuvieron los 4 Fantásticos la reeditasen hoy casi que a fuego de cartoné.
Ya amenacé una vez (en el blog para fanatismos mantlianos, por cierto) que abriría un blog para las cosas de Englehart. Que el blog sería una birria, pero tendría imágenes de los tebeos españoles e historietas originales robadas.

Ismael dijo...

Capitán América es imprescindible, pero lo de Batman tiene la ventaja de poseer carácter casi monográfico. Hasta de losa maestra para el guionista.

Como sé que este blog lo leen mucho en casa Panini aprovecho para pedir algo que, si no recuerdo mal era del mismo guionista, pero que no sé ni cómo se titula aunque he visto (eso creo) números verticianos: no sé qué cosa protagonizada por el Doctor Muerte.
Que igual luego no lo compro, pero me gustaría echarle un vistazo.

Antonio Alvarez dijo...

Bueno sr. Cruz no pasa nada. Me gusta que haya opiniones distintas en mi blog porque si no parece que lo que yo digo va a misa.

A mi tampoco me hace tilín lo que se hace ahora porque se han perdido un poco las raíces. Eso que hacía que un cómic de los 80, cuando empecé yo, sea similar a uno de los 60 o 70. Mis Vengatas favoritos son los de Shooter aunque no he leído toda la 3ª centena de la cole, sospecho que los de Harras me van a molar. Yo prefiero a Englehart que a Lee, Thomas o Stern por lo que dices, sus personajes son sólidos, tiene buenas ideas y es atrevido pero también improvisaba demasiado y abusaba de las fórmulas. También lo que dices, no le tocaron buenos dibujantes y eso es muy importante para sobrevivir al Tiempo. Si no hubiera sido así la opinión general sobre esta etapa sería mejor. Con J. Buscema y Cockrum todo se traga mejor. Así que yo creo que su etapa es mediocre pero muy fértil. Su crossover con los Defensores y su tema de Wonder Man me parece lo mejor de él. Vamos, que la etapa de Englehart tiene sus valores y seguramente sea una de las 3 mejores. Desde luego es tan influyente como las anteriores.

Yo de DC nada, pero es cierto que aquí los nº finales son pesados por tanta narración expositiva y el final con esos Kang múltiples y el cambiazo es anticlimático.

Bueno sr. Cruz gracias por el tiempo que se ha tomado y espero volverle a leer por aquí.

Antonio Alvarez dijo...

Yo leí los NV/WA hace tiempo pero no recuerdo nada salvo que mejor que lo de Thomas, que eso era desbarre pero sin gracia. El problema es ese Milgrom...

Bueno, si me leen mucho en Panini que me hagan más caso. Troceen los tochos.

Mariano dijo...

Yo ya he comentado antes por aquí que no comulgo con el método de Antonio de criticar todo como si se hubiera escrito ayer, independientemente del contexto histórico, pero bueno, tan bien es bueno que haya diversidad de planteamientos críticos.
Según mi criterio los mejores guionistas del mainstream USA de los 70 (o al menos los 70 pre-Xmen de Claremont/Byrne) son Steve Englehart y Jim Starlin. Vale que Englehart es a) más irregular y b) menos moderno en la narración viñeta a viñeta que Starlin pero a) Starlin escribía un guión cada 2 meses y Englehart 2 a la semana, es lógico que no todo fuese oro y b) Englehart escribía según el método marvel con lo que la narración “viñeta a viñeta” la hacía el dibujante y, como se ha comentado por aquí no le tocaron, salvo excepciones, grandes dibujantes en su carrera. Pero vamos, su Capitán América y sus Batman son canónicos y su Doctor Extraño (con perdón de la dignísima etapa de Stern) es el único que le puede mirar de tú a tú al de Lee-Ditko en locura genial. Sus Vengadores están un peldaño por debajo de las tres series anteriormente citadas pero siguen siendo magníficos. Tras unos primeros episodios flojetes arranca una etapa muy divertida y que termina de coordinar la mitología vengadora que había esbozado Thomas. Yo personalmente me lo pasé pipa leyéndolo en BM y se me hizo un suspiro, si bien no me pareció tan moderna como su Capitán América o su Doctor Extraño y, como decís, le cayó la losa de Bob Brown, Don Heck y demás.
Y luego lo del contexto ¿quién estaba escribiendo mejores grapas que Englehart en aquella época? Thomas? Wein? O’Neal? Mantlo? Friedrich? Isabella? Bates? Admito que tengo pendiente a Gerber que sólo he leído su Howard el pato y no me terminó de matar, pero que vamos, hombre… ¿Que vamos a decir? ¿Qué Alan Moore es mejor? Pero claro Moore todavía no había escrito nada, ¿cómo vas a competir con conceptos y maneras que todavía no se han inventado? Pues eso, para mi el único a su nivel el que ya comentó Antonio, Starlin.
Otro tema es el Englehart ochentero, que aunque en ocasiones es francamente divertido (al menos desde el punto de vista del target de chavales de 10-14 años) como en sus WCA, paradójimente renuncia a todo el subtexto progresista y de cultura underground que había incluído en los 70s, renuncia a ser autor precisamente en el momento en que Miller, Moore o Sim habían conquistado un hueco autoral dentro del mainstream. Deja de ser el travieso caballo de troya de los 70 para asumir de forma bastante servil el tópico de que los comics son para niños.

Stewart Cops dijo...

Reconozco idolatrar Los Vengadores de Thomas, con John y Sal Buscema y posteriormente Neal Adams... puede que no sean perfectos pero para mi no han envejecido demasiado y encima el dibujo es genial. En cuanto a Englehart, entre Vengatas y el Capitoste prefiero antes su etapa del Capitán América, pero estoy de acuerdo en que no colaboraron en sus trabajos grandes dibujantes (de forma continua)... y eso influye bastante en el mundo del cómic, pues un buen trabajo gráfico hace más entretenidas según que historias.
Personalmente, mi trabajo favorito de Englehart fue en Detective Comics con Marshall Rogers.
Un abrazo

Antonio Alvarez dijo...

Bueno quizás peque de platónico, suelo hacer una lectura atemporal por creer en cierto ideal de buena historia. Además, normalmente no sé cómo se creó el cómic en cuestión, cómo se coordinaron dibujante y guionista, o cómo estaban las cosas en el momento de publicación. Así que me limito a desarrollar qué pasa ahora si te lo lees sin más. También es que no creo que la época sea una excusa. De todos modos para eso están los comentarios, que me gustaría que usaséis más.

Seguramente los Vengatas de Englehart es de lo mejor que publicaba Marvel en la parte central de los 70, pero también es cierto que son mediocres. Seguramente por culpa sobre todo de unos dibujantes sin alegría y limitados pues en los superhéroes en aquella época ellos eran más cruciales que ahora. No obstante Englehart no lo pudo hacer mejor porque tampoco es bueno. Él es atrevido y gamberro pero no pasa de decente narrador. Tira mucho de fórmula y de continuidad así que sus buenas ideas son más fuente de historias que historias buenas. Creo que Englehart ha dado ideas a todos los guionistas de Marvel pero nunca se tomó en serio su trabajo y por ello, aunque me parece mejor que sus predecesores y que Stern, no deja de ser mediocre en esta cole. Las otras obras que habéis mencionado no las he catado pero me las apunto que sois gente con criterio. De todos modos las 2 mejores grapas de las 1º 130 para mi son la 113 y la 125 y es mejor su simple crossover Defensores-Vengadores que aquello de Kree-skrull. Esta tiene mejores grapas pero en conjunto es un bluff.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog