Ir al contenido principal

Videados 54: El Planeta de los Simios, F. J. Schaffner 1968

Esta seguramente sea la peli que más me deslumbró e impactó en mi infancia, como a todo chaval que creció en los 80 supongo. A pesar de su sobriedad y de que es más filosófica y conversacional que de acción y aventuras fue capaz de subyugar a aquella chiquillería porque todo el asunto de los simios era algo realmente impactante para un infante (no sé si lo seguirá siendo). Verlos hablar, verlos como dominan a los humanos y ver como estos han conservado tan sólo el nombre, pues la cualidad que los distingue y define, la inteligencia, no está en ellos, en suma, ver el mundo al revés, tiene algo de fascinante y terrorífico, de sublime tal y como lo formularon los románticos, que atrapa fácilmente la inocente y asustadiza alma infantil (modo Ternin off).

La volví a videar hace poco, años después de la última vez. La tenía bastante enterrada en la memoria. Salvo los momentos impactantes y archiconocidos no recordaba nada de ella. No recordaba que tenía un discurso complejo y filosófico por ejemplo. Así, el terrorífico viaje al futuro de Taylor (ser lanzado 2000 años al futuro, sin posibilidad de volver, a una Tierra dominada por simios para acabar siendo el único de tu especie) me sorprendió porque no me esperaba una película moderna que se está convirtiendo en un clásico del Cine que, con el tiempo, se codeará con "Ciudadano Kane", "Centauros del desierto" y cualquier otra de las que siempre están en la lista de 100 mejores pelis que elaboran, de cuando en cuando, los más reputados críticos cinematográficos.

El Planeta de los Simios comienza con un prólogo que, la verdad, parece de otro film, un monólogo de Charlon Heston que expone el descorazonamiento de EE.UU. a finales de los 60 desgarrado por disturbios sociales y raciales y empantanado en un conflicto (Vietnam) que no podía ganar. Después unos títulos de crédito, muy de la época, parten la peli y luego esta empieza de verdad, y termina siendo parecida a "2001", que es del mismo año, en cuanto que ambos hacen del viaje por la inmensidad oscura e infinita del Espacio un viaje lisérgico-espiritual de aprendizaje. Sólo que acaban en lugares distintos, uno finaliza en la extinción (su continuación despeja toda duda que tuviesen los optimistas) y el otro finaliza en el humano del futuro, a pesar de que ambos partieron del mismo lugar, los simios. 

Schaffner la rodó de forma bastante moderna, por lo que la dirección se acerca más a lo que se hace ahora que al estilo clásico de Hollywood que le precede. Es una dirección dinámica, enfática y con planos radicales y agresivos, ya por sus puntos de vista extremos, ya por estar encima de la acción, que narra bien el guión pero que a mí hoy me parece demasiado funcional y tímida. Me parece que Schaffner o bien no se dio cuenta de lo que tenía entre manos o bien no le daba mucha importancia a la CF y, por tanto, no explotó al máximo la tragedia y la locura de la historia. Por lo demás es una peli perfecta. La bs de Goldsmith es magnífica y poderosa. Basta oírla para evocar inmediatamente sus escenas porque da muy bien sonoridad a los sentimientos de inquietud y miedo tanto de Taylor como del público. El guión (seguramente influido por World without end y no muy fiel a la novela de Boulle; no la he leído pero tengo entendido que los simios no hablan inglés, y no es que Taylor se quede mudo, es que tarda en aprender su idioma) es certero pues desarrolló muy bien la historia y equilibró la parte trascendental con la de acción. Las actuaciones del cuarteto principal son excelentes. Charlton Heston, el impulsor de la peli, está fabuloso combinando fuerza, valentía y obstinación con abatimiento, desencanto y depresión en un papel que sólo él podía encarnar con solvencia, y los otros, la entrañable y tierna pareja de Zira y Cornelio (Aurelio en el doblaje español) y el dr. Zaius, lo hacen tan bien que superarn la distancia que impone llevar máscara. Y el maquillaje. Histórico como prueba que se llevó en los Oscars un premio a pesar de que entonces no había un Oscar de maquillaje. Sin él la peli no hubiera resultado tan creíble y, por tanto, tan perturbadora y demencial como es. De hecho es gracias a él que se filmó. Los del dinero ya entendían que el trabajo de los autores de El Planeta sería inútil sin un buen maquillaje porque la gente se reiría de ella como de las pelis de serie B de los 50. Así, gracias al maquillaje El Planeta de los Simios pudo cumplir su destino de ser un punto de no retorno para la CF cinematográfica junto a 2001 (y La noche de los muertos vivientes). Tampoco podemos olvidar el original y sobrio diseño de producción por dar la solidez que la sociedad simiesca necesitaba para respaldar al maquillaje y al guión. Así pues la peli es magnífica. Por eso va saliendo del saco de buenos films de entretenimiento para pasar al de clásicos ya que su cualidad de CF la ayuda a convertirse en algo atemporal y universal. 

También colabora en ello el debate que plantea pues sigue siendo totalmente actual a pesar de que el contexto de racismo y de Guerra Fría, que es lo que le daba su razón de ser en 1968, ya no existe. El Planeta nos habla de la colisión entre la ciencia y la religión (cristianismo), entonces bastante candente pues hasta 1962 los libros de texto estadounidenses no hablaban de la Evolución (la novela es de 1963 y se empezó a trabajar en su adaptación cinematográfica en 1964), y hoy algo pues los ultrarreligiosos del planeta (que no están muy lejos de nosotros pues el otro día una conocida de ventipocos me contó que en su colegio de monjas censuraron a Darwinsiguen plantando cara a la susodicha. Este tema lo aborda de una forma alegórica pues su acercamiento no es teórico sino narrativo, y de forma original pues no las enfrenta sino que las une, Zaius es el Ministro de Ciencia y Defensor de la Fe (la censura franquista decidió doblarlo por bien para eliminar cualquier referencia al conflicto entre Biblia y ciencia moderna), es decir conocimiento y religión son uno en el Planeta de los Simios. Así en la peli los buenos simios creen que el Simio puede venir del Hombre pero las autoridades simias lo niegan por los mismos motivos que lo hacen los ultrarreligiosos humanos: su texto sagrado se revelaría falso y su autoimagen de criatura divina y superior se enlodaría al tener parientes (algo mucho más destructivo para los simios pues aquí ninguno puede hablar y en la Tierra del futuro un humano puede hacerlo). También, los simios del film piensan de sus humanos lo mismo que los humanos de la realidad pensaban de sus simios. Pero el reconocimiento estadounidense de la Evolución no sólo fue una cuestión religiosa sino social pues también incumbía al racismo. La peli tuvo de fondo la reivindicación de los negros estadounidenses por la total igualdad con sus compatriotas blancos pues no la lograron hasta poco después del estreno de El Planeta. Por si hay dudas en su 1ª secuela (rodada al año siguiente aunque no estrenada hasta 1970) se escucha a un gorila: no digo que todos los humanos son malos simplemente porque su piel es blanca sic. Lo lógico hubiera sido decir: porque no son peludos, máxime cuando en El Planeta de Simios uno de los compañeros de Heston es negro y ningún simio lo ve raro. Esto me lleva a percatarme que todos los humanos animalizados del film son blancos, aunque fuese por ser políticamente correctos no deja de ser un toque subversivo que suma a la peli. Así, El Planeta se estrenó en el momento en que la Evolución y la igualdad de razas triunfó en EE.UU. Si los blancos descendemos del mono no cuesta reconocer que somos iguales a los negros. Por tanto el que el Planeta de los Simios sea la Tierra y sus habitantes inteligentes hablen inglés del siglo XX es porque la peli es una clara alegoría de la sociedad estadounidense de finales de los 60. Otra prueba dello es su reproducción del conflicto social de aquella década entre mujeres modernas y jóvenes y orden patriarcal (mucho más evidente en la siguiente secuela pues es pos68 y esta peli es pre68). Este es el origen de muchas de las diferencias entre ella y la novela. Mientras que en Europa se leyó como una fábula al estilo de las de Esopo al no tener problemas raciales y religiosos, en EE.UU. se leyó en clave racista y religiosa. Por eso la peli no sólo mete la religión, sino que la de los simios es muy similar a la cristianaEsto de ser un producto de su época no le pasa factura al film porque el conflicto entre creencia y conocimiento sirve para ilustrar el verdadero conflicto sobre el que trata El Planeta: el que hay entre conservación y descubrimiento. También ayuda a la atemporalidad del film el hecho de que esto se discuta entre un humano y un simio inteligente pues al ser algo fantástico no es coyuntural. Así, el conflicto de fondo es si merece la pena alterar un orden estable. La peli no se atreve a concluir claramente. Parece que piensa que es necesario que la ciencia tenga límites, o que a veces es preferible la ignorancia de algunos temas si procura bienestar que el que la ciencia dinamite las convenciones sociales y, por tanto, suma a la sociedad en un estado de incertidumbre o, incluso, de peligro. No hay que olvidar en este punto que El Planeta es un posapocalipsis nuclear.

La Evolución se refiere, más que a ciencia y religión, al Hombre. Por eso la peli también habla sobre él. Era otro tema que estaba de moda. Lo pinta mal, como alguien que todo lo fastidia (el fantasma de Adán y Eva). La conjunción de guerras mundiales y las bombas nucleares con el cristianismo resultó fatal para la autoestima humana. Así, se remarca su falibilidad, su agresividad suicida (muy de moda en aquella época porque su estudio se estaba abordando por 1ª vez de forma científica) debida según la creencia de aquel momento a una emotividad-irracionalidad que lo bestializa (el Legislador dice que hay que expulsarlo a la jungla) y su absoluta falta de solidaridad (en el prólogo Taylor pregunta a la humanidad del futuro si sigue dejando morir de hambre a los hijos de sus vecinos; le respondemos que sí). Esto no sólo es el reproche que hacen los simios a Taylor como representante de la humanidad, sino también la razón del desencanto que impulsó a este a participar en un experimento suicida. Él mismo nos dice que la humanidad del siglo XX no le gustaba y que se fue porque cree que en el Universo hay algo mejor que el Hombre (recuerden que para al menos los cristianos este es la cumbre de la Creación, idea de la que Taylor se burla en el prólogo). Aquí falla estrepitosamente la peli, se nota más ahora fuera de la Guerra Fría y sin recuerdos personales de las grandes guerras que la precedieron, ya que se contradice a sí misma en este punto al presentar una humanidad bestial que es de todo menos feroz. En fin, esta visión pesimista del Hombre de El Planeta contrasta con el optimismo de la mentada 2001 (Clarke fue una persona optimista a pesar de ser reprimido por su sociedad por su orientación sexual, quizás no hubiera sido así de haber sido prisionero de los japos imperialistas como Boulle), pero es que es más de su época que la de Kubrick, por eso la acción desta transcurre 33 años después de su estreno mientras que la suya en 1972. El planeta fue rodada en 1967 pero ya tenía el pesimismo derivado del autodesprecio de raíz cristiana que aquejó a Occidente desde 1968 durante 10 años (podemos considerar que la vitalista y retro Guerra de las Galaxias, estrenada en 1977, certifica el final de ese período depresivo). No obstante esta visión negativa no es total pues la indomabilidad de Heston-Taylor (que significa sastre, pero también adaptar; no es el nombre del prota de la novela) revindica a la humanidad y sugiere que su instinto de supervivencia le salvará de sus talones de Aquiles. En todo caso para los de cultura cristiana lo que hace la peli, igual la novela, es bajar a la humanidad del pedestal en el que la Biblia la ha puesto y encima hacerla responsable de la Tierra en vez de su señora subrayando su animalidad. Algo entonces todavía moderno pues aún no se sabía que los grandes simios son capaces de aprender lenguaje de signos y casi nadie había oído hablar de J. Goodall ni de D. Fossey. Tampoco hay que olvidar que el estudio del Hombre como animal estaba dando sus 1º frutos. De 1967 es uno de los pocos libros que se deben leer: El mono desnudo, un análisis de la humanidad exclusivamente desde una perspectiva zoológica. También fue moderno denunciar los experimentos con los cuerpos de animales vivos (en los 50 y 60 hubo quien se dedicaba a trasplantar cabezas de animales vivos a otros cuerpos de animales vivos con cabeza de la misma especie, antes de la peli las víctimas fueron perros y después monos). A pesar dello El Planeta no deja de ser conservadora pues la parte que alegoriza el conflicto de su época entre hombres y mujeres y maduros y jóvenes, asimilando este último par enfrentado a sabiduría y progreso respectivamente, se decanta sutilmente por los 1º. Al final la tiranía que ejerce contra los jóvenes Zira y Cornelio el viejo Zaiussolemne a pesar de su convencionalidad y su calidad de villano gracias a M. Evans, es bondadosa porque está protegiendo a sus congéneres de un conocimiento que resultará devastador pues la sociedad simia está basada en la separación radical entre simios y animales (tal efecto se puede ver en las humanas que se basan o basaban en religiones que no contemplan la reencarnación). Por tanto los maduros Schaffner, Heston y Wilson (el guionista, que tuvo que huir de EE.UU. por rojo, que aunque no nos suene es uno de los grandes guionistas clásicos de Hollywood y que adaptó antes la otra novela famosa de Boulle: El puente sobre el río Kwai) nos dicen que la veteranía es un grado. No están en contra del cambio pero piensan que cada cosa tiene su momento, y este lo dictan los mayores. Seguramente también que los mitos judíos asumidos por los cristianos siguen siendo válidos en lo esencial, el hombre como criatura caída, y por ello no hay que temer a la ciencia porque si es Verdad al final no puede resultar más que ser Verdad. 

Todo esto se nos cuenta a través de escenas inolvidables por su contundencia como la presentación de los simios inteligentes como jinetes armados que persiguen una, más que primitiva, animal humanidad, la escena en la que Charlton Heston, todo dientes y con la cámara encima, espeta esa gran fase: "quita de encima tus sucias zarpas mono asqueroso!", que deja tanto a los simios como al público humano de piedra, la escena del beso entre Zira y Taylor, no muy bien rodada pero realmente tierna y que lima un poco la dureza y acritud por la que ha transcurrido la peli, donde destaca K. Hunter porque, a pesar del maquillaje deformante, consigue transmitir muy bien el debate interior de la simia entre la parte a la que le repugna los humanos y la parte, muy femenina, que desea besar al héroe, o la última escena ("Maníacos!"; "Qué habéis hecho?"; "Yo os maldigo!"; "Yo os maldigo a todos!"), seguramente una de las 10 más impactantes del Cine, no muy elegantemente filmada por Schaffner pues optó por la burdedad de un zoom en vez de por la elegancia y poesía de un paneo o un travelling, maravillosa por su metalenguaje, Charlton Heston está maldiciéndonos, y sobrecogedora no por el espectáculo de nuestros restos sino porque Nova es incapaz de comprender. Un contundente final rematado con unos títulos de crédito breves y mudos que nos dejan solos, al prolongar ese aislamiento que impone el cine en el espectador, para que reflexionemos sobre nosotros mismos dado nuestro sobrecogimiento.

Así pues "El planeta de los simios" es una gran peli. Es sencilla, sobria y directa pero al contar con un inteligente y fantástico guión que nos presenta descarnadamente el mundo al revés (el viaje de Taylor es un auténtico viaje al otro lado del espejo), una música estupenda para poner en situación, unas interpretaciones que dan solidez, verosimilitud y sentimiento al guión y un maquillaje y diseño de producción espectaculares, no sólo ha resistido los estragos del tiempo, sino que ha mejorado. A verla!

P.D: veanla en v.o.s. que, aunque el doblaje español es magnífico, la traducción es más floja, y busquen el BD o algo que se le parezca pues la versión de todas las ediciones de DVD es 4 minutos más corta que el metraje original.

Comentarios

fer1980 ha dicho que…
Pedazo pelicula, aún recuerdo la primera vez que la vi, tuve suerte y fue en un cine, los de Caja España daban cine gratis todos los viernes en el cine de Astorga, y alli estaba yo sin saber nada de nada de la peli, tendría no se, 10-12 años, cuando acabo, me quede un rato sentado en la butaca, totalmente planchado, sin poder reaccionar ante lo que acababa de ver, desde entonces es una de mis pelis favoritas, y cuanto más la veo, más me gusta.

En fin lastima que las secuelas o el remake (aunque el diga que no lo es) de Tim Burton no estuvieran a la altura.

PD: Gran post, este año estas haciendo unos post de peliculas brutales.
Hellpop ha dicho que…
Nuevamente hablas de una de mis películas favoritas. Yo, además, soy fan de todas las películas y de su continuidad, por su sabor pulpero (zetoso hacia el final de la saga). Cada cierto tiempo las revisito, probablemente mi saga favorita del cine de CF.

La ví por pimera vez de peque en un programa que echaban en el segundo canal de TVE (que no se llamaba aún La2, claro) llamado La Clave, que dirigía José Luis Balbín y en el que después de la proyección tenían lugar debates (casi siempre de tibnte político) con los contertulios, que a un niño como yo poco interesaban. Me pareció increíble. Nunca olvidaré la sensación que me produjo en ese momento las tomas donde se ve la nave sobresaliendo del agua, las montañas, el paisaje árido, etc.

Luego, ya de mayor, la he visto varias veces como te digo (y lo seguiré haciendo) y apreciado muchísimas más cosas, especialmente las que comentas sobre religión y política, y sobre la impresión de que la película gira en torno a lo miserables que podemos llegar a ser los seres humanos: "cuidado con el hombre bestia, porque es el peón del diablo..."

Estoy también de acuerdo con lo rompedor de la realización de Schaffner, esos giros de cámara, esas tomas alocadas. Acompañaba perfectamente la partitura de Goldsmith, rompedora también por su clara inspiración en la musique concrète y otras pedregrosas vanguardias musicales. Por cierto, cómo imitaba la música de mala manera el cabrón del compositor de la segunda peli, y cómo tuvo que volver Goldsmith en la tercera a enmendarle la plana, reinventando su propia música original de la saga, sin auto-imitarse.

En fin, peliculón. Cifi de la buena, de la que te hace pensar y reflexionar, pero sin dejar nunca de lado el entretenimiento y el escapisimo puro y duro. Es triste que haya gente que no la haya visto nunca y en cambio sí haya perdido el tiempo con el engendro de Burton.
Andrew Zimmerman ha dicho que…
¿Os dais cuenta del tremendo spoiler de la portada del dvd? xD
lord_pengallan ha dicho que…
Qué envidia Fer, yo no la he visto en pantalla grande y esta hay que verla así, aunque sólo sea por el plano final, en la tele no impresiona nada. Gracias por lo demás, me sacas los colores.
Yo no recuerdo como la ví por 1º vez, pero creo que la alquilamos. A mi la saga también me gustó mucho, aunque la 2º es aberrante de lo mala y cutre que es y la 3º me aburre, pero la siguiente (o siguientes?) también me fascinó. Algún día tendré que revidearlas. Estoy de acuerdo contigo con que es una pena que el cine anterior a los 90 cada vez este más olvidado y despreciado.
Bueno Andrew, estamos con los mismo, existen los spoiler 40 años después? Pero tienes razón, seguro que hay muchos niños que no la han visto, aunque no sé serían capaces de atar cabos.
Andrew Zimmerman ha dicho que…
Bueno, que sea una peli de hace 40 años no quiere decir que te pongan el final en la portada. Hay muchas películas famosas de los años 60 y 70 que no he visto y no me gustaría que me destriparan el final en la portada. Imagina que te ponen a "la madre de Norman" de Psicosis en la portada... perdería su gracia, ¿no?

Pero me imagino que está ahí porque es una escena realmente mítica de la historia del cine y funciona como cebo comercial.

Por cierto, a mi el final alternativo de Tim Burton me parece cojonudo :-) eso si, la peli regulera
PAblo ha dicho que…
Tampoco recuerdo cuando vi por primera vez la película pero debía ser bastante pequeño y en televisión (¿Quizas La Clave?). Lo que sí recuerdo con nitidez son los cómics de El Planeta de Los Simios que me dejó mi primo unos pocos años después y cómo me impactaron. Me parecieron excelentes aun cuando yo no debía tener por entonces el sentido crítico muy desarrollado.

¿Qué decir de la película? Me parece excelente incluso con sus defectos. Se suple la carestía de medios técnicos con mucha diginidad e imaginación, Heston estaba probablemente en su mejor momento y la secuencia final es probablemente de las mejores que he visto.

Estoy de acuerdo en que el cine anterior de los noventa parece estar olvidándose o quedando reservado para aquéllos que pudimos disfrutarlo hace años. En mi opinión, la culpa es única y exclusivamente de las televisiones incapaces de reservar espacios a los verdaderos clásicos del cine.

Impacientes Saludos y Feliz Año.

Entradas populares de este blog

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el pj que más me ha gustado de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.
"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderte algún episodio. El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio, que nadie sea capaz de descrubir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, vamos lo…