Ir al contenido principal

La nostalgia hace creer que las cosas no envejecen...


La semana pasada me pillé por fin el tomo MG de Wundagore, que continúa lo narrado en La saga de Korvac, y tras su lectura me ha venido a la mente esa poética frase tras darme cuenta de que hace unos meses se me pasó por 1º vez el darles cuenta de otro MG de los Vengatas. El fondo de Marvel no es estupendo. Cuando se publicó en BM esta historia todos pudimos comprobar que las noticias sobre ella eran exageradas, que la generación Vertice chocheaba antes de tiempo. Sin embargo, ahora, con una edición a color y tamaño justo, volvemos a leer al bobo de Fonseca cantando las excelencias de una saga que no tiene ninguna. Hace tiempo que sabemos que el emperador va desnudo. Sólo se puede explicar el prestigio desta historia porque en su momento resolvió un misterio importante del Universo Marvel y porque en el reino de los cómics simples el sencillo es el rey. A finales de los 70 la mayoría del mainstream era juvenil, sólo acudiendo a la ingenuidad y a la impresionabilidad que el alma tierna tiene podemos explicar que hoy haya gente que se pone en pie con esta historia que, a pesar de que dio una solución acrobática al misterio más candente de aquellos años, la paternidad de los gemelos Maximoff, es de lo más sencilla y vulgar.

Si recordamos es inevitable darse cuenta de que no hemos cambiado. Desde hace unos años nos quejamos de que el mainstream dicta las historias a los guionistas, pero en realidad siempre ha sido así. Esta historia es una idea de los editores de aquella época que pillaron a un guionista que la dialogase y a un buen dibujante que la dibujase, si bien tuvieron el buen tino de dejar que estos aportasen sus cosillas. La historia parece que empezó a tomar forma cuando el alucinado de Byrne vio que había un parecido entre Magneto y Mercurio. Una soberana gilipollez como estás pensando porque cada dibujante hace a los personajes a su modo por lo que nunca son iguales, miren por ejemplo en este tomo como de diferente dibujan G. Perez y Byrne a Mercurio, de ahí los peinados raros o las máscaras de los susodichos. En mi opinión lo que debió ocurrir es que el dibujante se dio cuenta de que el dibujo clásico de Magneto y Mercurio compartían una peculiaridad: la fealdad. Kirby, a pesar de todo, era un tipo tradicional por lo que para él el malo era invariablemente feo. Por eso Magneto lo era, y su secuaz Mercurio también pues su cocreador no tenía en mente en el momento de la creación que se redimiría y tal. Como curiosidad fíjense como Byrne hace a Mercurio feo en el 1º episodio de la saga para acto seguido dejar de hacerlo. La Bruja Escarlata no es fea porque las villanas nunca son feas ya que si no, no representarían ningún desafío al héroe. Sólo son feas cuando están poseídas por el Mal, como aquí Wanda. A partir de aquí los editores decidieron, con inteligencia, que el que los gemelos Maximoff fuesen hijos de Magneto molaba mucho más que el que lo fuesen de unos olvidados superhéroes de la Era preMarvel, por aquel entonces la explicación oficial. Así decidieron estirar el chicle, tal y como se hace ahora, y contar la culebronesca historia con raíces míticas, muchos héroes míticos acaban descubriendo de jóvenes quiénes son sus verdaderos padres, en muchos episodios, 8. Demasiados. Sobre todo para la historia que sus autores tenían en mente. Lo malo fue lo de siempre: al final salió algo tan solo sencillo y funcional, si bien a diferencia de hoy más sólido y coherente, pues lo programado nunca excita demasiado a los currantes de turno. 


La idea era buena pero sus ejecutores, Micheline y Byrne, la abordaron como si fuese otra historia más. Eso es lo que sugiere su trabajo meramente funcional. Ambos se limitaron a seguir las trilladas fórmulas confiando todo a lo sorprendente de la revelación y a meter medio Universo Marvel mientras pasaba de puntillas sobre lo chirriante: un matrimonio estadounidense va de visita al culo de Bulgaria, por entonces al otro lado del Telón de Acero y destruida por la guerra, a pesar de que la mujer se encuentra muy, muy embarazada y se encuentra allí un científico loco que le da al marido unos bebés gemelos para que los críe sin decirle que son de otros, su esposa y su bebé han muerto en el parto, pero este, aprovechando que es superrápido, se pira de allí. Este disparate es una idea tonta que tuvo Thomas que no es buena por ser tal, sino porque no encaja cronológicamente pues establecía el nacimiento de los gemelos mutantes en 1950 o 1951 lo que suponía que tuviesen alrededor de 14 años cuando aparecieron como secuaces forzosos de Magneto. Evidentemente esto no podía ser porque en Marvel no puede haber personajes principales que sean niños-soldado y porque son mayores que los miembros clásicos de la Patrulla X, por entonces unos adolescentes, pero a Thomas le encantaba enlazar los cómics de sus infancia con los que él hacía de modo que no se percató de que su idea no encajaba. Sin embargo, como hemos visto, esto no fue la motivación de retocar el origen. Por eso Micheline y Byrne no corrigieron la cronología aun cuando la paternidad de Magneto podría haber solucionado el problema, los gemelos podrían haber nacido en 1945 o 1946 o incluso antes, con lo que tendrían mínimo 18 años cuando hicieron su aparición. Por tanto, el problema de la edad, lo más chirriante, no se resolvió por lo que aquellos autores dieron a Wanda y Pietro un padre más chulo, si bien la paternidad de Magneto salió a la luz mucho más tarde y de la mano de otro guionista, el gran Mantlo, sin hacer que su origen fuese más acertado cronológicamente y menos disparatado. Así, al ser meros funcionarios, el resultado son unos episodios que se leen fácilmente gracias al oficio de Micheline y al talento aún lejos de su momento cumbre de Byrne, pero que en ningún momento despiertan tensión y expectación, ni siquiera al final pues sus autores ni juegan con la idea de una Bruja Escarlata poseída por el Mal, idea por entonces nueva que será retomada con posterioridad, ni el enfrentamiento final es épico pues se acude a la idea chorra de que los buenos juntan las manos y con buena voluntad exorcizan el Mal. Quizás tamaña candidez era novedosa al final de los 70, pero en todo caso nunca queda bien en el mainstream porque es una solución demasiado estática y nada espectacular. Así, no importa que Byrne intente introducir el picante una década antes de que el erotismo fuese aceptado en los Superhéroes, la historia es mediocre, vulgar y rutinaria.

El resultado desto es que lo interesante de este tomo son los acompañamientos: el anual 8, el nº 188 y el anual 9. Los 2 últimos son de Mantlo. El 1º guionizado por el desconocido R. Slifer y dibujado por un primerizo G. Perez imitando a BWS tiene interés porque la pelea es más enrevesada de lo habitual. Los nº de Mantlo destacan porque son un pelín más complejos de lo habitual tanto ayer como hoy. En el 1º el guionista viste de seda una historia rutinaria introduciendo la Guerra Fría, en aquellos años estaba algo caliente, con lo que refleja un mayor compromiso que los entrenedores Micheline y Byrne y añade algo de complejidad pues a través de la figura del Capi pone de manifiesto que soviéticos y estadounidenses una vez fueron aliados. Esto da algo de madurez y tensión al tema por lo que saca al episodio de la rutina, si bien es una pena que Mantlo resuelva el entuerto del mes de forma bobalicona pues la solución de los Vengatas lo que hace es crear otro problema. No importa que haga un guiño a Superman. El anual sigue la misma línea juntándola con Frankenstein, de nuevo Mantlo demuestra más cultura que sus compañeros de tomo. El guionista rescata una creación suya que presentó al final de su etapa en Iron Man (nº 114 EE.UU.). Poco más de un año antes que este anual de los Vengatas donde Mantlo nos cuenta el origen de la criatura y cómo atormenta a sus "creadores", en este caso al hijo de uno de ellos, Iron Man, con lo que añade a la mezcla el tema mítico de la maldición hereditaria y el tema cósmico del castigo por obrar Mal (construir armas), y enfrenta la fealdad de una creación militar estadounidense, el villano, con la belleza de otra creación militar estadounidense coetánea a esta, el Capi. Esta historia tiene el fallo de que no tiene sentido el que el EE.UU. marvelita construyera monstruos al final de 1944 para que continuasen la guerra si la perdía pues para entonces estaba claro que el Eje estaba derrotado. Sin embargo, el error no sería tal si lo tomamos como una alusión a la bomba atómica... Lo es? El villano se llama Arsenal y es el resultado de un proyecto científico secreto, el nº 188 ocurre en una central nuclear... Sea como sea es una pena que no se incluya el episodio de Iron Man en este gordo tomo de los Vengatas porque, además de ser vibrante y dinámico, un ejemplo magistral de cómo debe ser un nº que sólo relate una pelea superheroica, y ocurrir en la mansión de los Vengadores y ser estos coprotagonistas del susodicho, el anual termina la historia que Mantlo comenzó allí. Lo sangrante es que en el MG de Iron Man "A merced de mis amigos" incluye este episodio y luego el anual de los Vengatas. La única disculpa que puede tener Panini es que el nº de Iron Man no estuviera disponible en el 2011, cuando salió el MG de Wundagore, pero sí en el 2013, cuando salió el MG de Iron Man del que estamos hablando. En fin, continuemos... No obstante, estas ideas interesantes, por ejemplo con la última Miller hizo una de las mejores historias de Marvel, Mantlo las resuelve de nuevo rutinariamente pues no saca partido del juego de espejos ni se interesa demasiado por la falta de límites cuando se está en guerra. Sin embargo, gracias a elementos nuevos, consigue lo que los editores, Micheline y Byrne no pudieron: dar algo de interés a historias formulaicas.

Así pues, este MG recoge historias clave para el devenir del Universo Marvel, pero sólo tiene ese valor. Además del tema de los gemelos Maximoff, está la introducción por Shooter, siguiendo con su línea de meter realismo en el mainstream, de Gyrich, los superhéroes se topan con el gobierno, y el asunto de la discriminación racial positiva, en aquel momento polémica pues muchos estadodunidenses blancos pensaban que 10 años era suficiente para indemnizar 200 años de esclavitud y 100 de discriminación y por eso votaron a Reagan... No son historias malas o aburridas, pero apenas tienen interés excepto las que acabo de mencionar. Lo destacable, más allá de la calidad de Mantlo, es que en este tomo queda claro que los Superhéroes consisten en renarraciones de historias recientes. Antes los guionistas seguían el trabajo de sus compis de modo que lo que habitualmente hacían era recontar una historia porque no les satisfacía la solución que le había dado su autor o porque este la había dejado abierta, normalmente aposta para facilitar que alguien retomase al supervillano derrotado de turno (un buen ejemplo dello lo tenemos en este tomo en el final del tontorrón díptico de El Hombre Absorbente). Esto le da un sabor especial a la Marvel clásica que hoy no se degusta porque los guionistas pasan de seguir el trabajo de los demás, quizás porque saben que no es suyo sino de un ejecutivo/editor. Lo que tenemos hoy es citas a clásicos de la editorial o autocitas. Pocos guionistas hoy recuentan las historias de los demás así que el Universo Marvel ha perdido solidez y coherencia. Está claro que hace tiempo los guionistas-fan se convirtieron a la fuerza en guionistas-profesionales.

Vengadores 19

Comentarios

Tarambana ha dicho que…
Estas historias las leí hace tiempo (y en BM), así que no las recuedo al detalle. De todos modos a veces me parece que eres demasiado duro con ellas. Es decir, estoy de acuerdo en casi todo lo que dices, pero en gran medida esa simpleza también forma parte de la esencia de los cómics Marvel clásicos. No olvidemos que estamos hablando de Los Vengadores de los años 70: aquí lo suyo es que los buenos ganen y los malos pierdan, que los buenos sean guapos y los malos sean feos, que los americanos representen al bien y los soviéticos al mal. Muy simple en el fondo, pero disfrutable si las formas son ágiles y divertidas y si hay buenos diálogos, tramas bien pensadas, dibujos bonitos y momentos imaginativos.

Dicho esto, también es verdad que a veces se hace desesperante que las historias se vuelvan rutinarias. Una cosa es la sencillez y otra muy distinta es tener esa incómoda sensación de estar leyendo un comic "prefabricado".

En fin, que si le doy una relectura a esta etapa, rebajaré mis expectativas, que veo que no es pa tanto. :D
Antonio Alvarez ha dicho que…
Tienes razón Tarambana. Lo que quiero decir es que estas historias no son esas obras maestras que los palmeros de Marvel dicen. Son historias del montón dentro del genero superheroico y más dentro del Cómic general. Esta historia es importante históricamente, pero se abordó como el cómic del mes. Nadie intento hacer algo sobresaliente o diferente sino solamente ser eficiente. Lo que intento es separar por un lado lo histórico y por otro lado lo cualitativo. En todo caso no deja de ser una opinión personal. Hay cómics de Marvel igual de sencillos pero mejores porque sus autores les ponían algo personal. Dentro de los MG de Vengatas son mejores Korvac a pesar de estar peor dibujado, los Defensores a pesar de ser más sencillo y Poder divino a pesar de ser un batiburrillo. En fin, simplemente para mi este tomo no es una obra maestra, ni sobresaliente, ni notable, ni nada extraordinario.
Stewart Cops ha dicho que…
Hola, supongo que los años te hacen analizar las cosas con un punto más critico. En la mayoria de estas historias muchos de nosotros tenemos el inevitable factor nostalgico, y yo descubrí esta historia cuando la publicó Vertice en su momento... no te puedo quitar la razon porque estas historias tienen cierta inocencia, pero a veces una lectura sencilla tambien apetece, ademas que el dibujo de Byrne en esa epoca era excelente.
Un saludo desde La Casa del Cómic
Antonio Alvarez ha dicho que…
Hey! Bienvenido!

Si no se trata de que sea sencilla. Los nº de Mantlo son iguales en ese aspecto salvo en que, en mi opinión, son mejores porque este les añade algo más. El problema de la historia de los Maximoff, a mi juicio, es que no busca entretener sino solucionar una cosa. No critico estos cómics por ser sencillos sino por no tener alma. Cuando Micheline y Byrne se dedican a escribir lo que les dicen los editores su meta no es divertir sino cumplir una "orden". No es contar algo sino resolver una contradicción. Eso se nota en el tomo. Lo único que hay es una fórmula. Micheline y Byrne rellenan un formulario mientras que Mantlo les añade algo, sus preocupaciones o intereses, hay algo de él en los guiones pero no hay nada de los 1º porque era un encargo. En el caso de los otros MG que digo que no son buenos creo que más que sencillos son infantiles y viejos. En todo caso yo estoy esperando los de Englehart con ilusión, que cuando los leí en BM me gustaron mucho.

Entradas populares de este blog

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el pj que más me ha gustado de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.
"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderte algún episodio. El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio, que nadie sea capaz de descrubir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, vamos lo…