Ir al contenido principal

Critiquita 295: Adolf, O. Tezuka, Planeta DeAgostini 2003

Me ha costado mucho poder leer este manga porque, al estar solicitadísimo en la biblioteca de mi barrio, he tenido que esperar muchos meses para poder pillar el 1º nº. Ahora que lo he hecho, con su lectura aún fresca, acometo este post. Que ya era hora de que se volviese a hablar de Cómic por aquí.
"Adolf" me ha parecido entretenida y punto porque la he visto rancia y pasada. Sus características la emparentan más con la ficción popular que se hacía en el 1º/3 del siglo XX que con lo que se hacía en su momento de publicación, 1983, o lo que se hace ahora, casi 30 años después. La historia, por eso, me ha parecido demasiado ingenua, simple, exagerada y torticera. Además, se nota que es una historia que se ha ido haciendo sobre la marcha, que Tezuka la fue desarrollando en tiempo real, porque la historia no es coherente. Hay contradicciones y se dejan cosas colgadas o se terminan abruptamente. Lo que le da un ritmo irregular, ya que hay cosas trepidantes y otras que duran demasiado sin que haya un criterio que las diferencie. Aunque con todo Tezuka demuestra ser un maestro de la narración. Si "Adolf" en conjunto es irregular y no esta bien desarrollado, capítulo a capítulo es notable porque Tezuka domina la narración de forma que sabe manejar los tiempos, cuando meter humor, cuando avanzar, cuando detenerse, cuando sorprender... En las partes se nota el talento y la enorme experiencia que Tezuka atesoraba en aquel momento. En cambio, en el todo se ven los problemas de las historias por entregas que se van haciendo a vuela pluma y la supeditación de un relato a un mensaje o moraleja.
No sólo las entregas entroncan este manga directamente con la ficción pop de principios del siglo pasado (que no es más que la continuación lógica de la decimonónica), también lo hace el estilo narrativo al ser folletinesco, culebronesco y melodramático, de modo que "Adolf" despide un tufo a sobremesa que no le favorece. Hablo de cosas como el que todos los pjs acaben liados entre sí. Algo muy irritante en este manga al estar ambientado en urbes muy pobladas y en varios países. Al final Toge, el periodista, se casa con la madre de A. Kauffman? Amos venga ya! Vete a cagar. En fin, la historia que quería contar Tezuka ya era bastante dramática como para necesitar exagerar o forzar la credibilidad hasta romperla. Si pretendes contar una historia seria, grave y realista no puedes hacerlo con las herramientas propias del folletín, digo yo. Así, el relato ha quedado un poco camelo de modo que "Adolf" es un manga simplemente entretenido, para pasar el rato, aunque tampoco es de usar y tirar.
Lo interesante de él esta fuera del relato. El enfoque tras las líneas y civil sigue siendo algo extraordinario para la ficción de la 2ºGM. Se ve que esa guerra es tan poderosa que lo bélico aniquila cualquier otra posibilidad narrativa. También es fresco el que se ambiente en los perdedores, es decir, en los malos. Sobre todo en Japón que, entre que somos occidentales y los japos no quieren hablar de algo que les da vergüenza, es difícil leer ficción sobre el tema (más allá de Hiroshima y Nagasaki). Aunque "Adolf" tiene mucha carga autobiográfica porque Tezuka fue testigo adolescente y directo de la guerra, de modo que es algo más que ficción. Otro elemento interesante es que no hace un retrato pop del militarismo nipón y del nazismo. Ni es superficial ni es maniqueo y, además, trata de ser profundo y crudo. De este modo, aunque es más un elemento de fondo que un elemento central, es de lo mejor del cómic. El acercamiento de un oriental al nazismo, que además lo vio nacer y morir, aporta una visión más clarividente sobre él ya que no tiene que satisfacer ficciones interesadas y maniqueísmos oficialmente establecidos. Por esto, el retrato que hace Tezuka de Hitler no es el habitual. Ni lo pone como un payaso ni lo pone como un psicópata. Le pone como alguien normal, de modo que debe estar bastante cerca de la realidad. Es el retrato de una persona que acaba volando en pedazos por el odio, el nacionalismo y la tensión de dirigir una guerra mundial. Aunque, al ser un pj de un manga melodramático, se asemeja a un héroe de tragedia griega. Un pj poseedor de grandes habilidades (por ejemplo, meterse a los alemanes en el bolsillo) y de grandes defectos (antisemitismo, nacionalismo, militarismo, autoritarismo, complejo mesiánico...), que son el talón de Aquiles donde impactará la ruina, cuya desmesura le acaba trayendo la muerte porque su meta es inalcanzable para los mortales. Esta cualidad heroica del pj es retratada brillantemente por medio del dibujo. Genial en este aspecto la escena del discurso del principio.
Lo curioso de este tema es que Tezuka se centra en los nazis y no en Japón. Puestos a denunciar, por qué la paja del vecino y no la viga propia? Sobre todo cuando el militarismo nipón es el hermano gemelo del nazismo. Si el nazismo tenía un montón de razas inferiores que debían estar a su servicio, los japos también. Chinos, filipinos o coreanos eran razas inferiores para los japos. Si los nazis despreciaban a los japos, estos sentían lo mismo por los occidentales. Si los nazis sobrepasaron los límites de la crueldad con los civiles enemigos, los japos también. Si los nazis crearon los campos de concentración, los japos crearon campos de esclavos (Kwai por ejemplo). Si los nazis trataron a los prisioneros de guerra (no de "raza inferior") mejor que los japos, los japos trataron a los judíos mejor que los nazis (era fácil). Si los nazis eran furibundamente anticomunistas, los japos también. Si los nazis eran belicosamente expansionistas, los japos también. Así que me sorprende que las críticas al militarismo japonés sean suaves y falsas por reduccionistas (al final los culpables son los poderosos, no el pueblo que, por lo visto, se deja hacer). Así que yo creo que Tezuka quiso que viésemos en el nazismo y lo que este le hizo a A. Kauffman al militarismo japonés y lo que este le hizo a los japos. Pienso que es así porque es la forma que encontró Tezuka para hacer autocrítica, ya que un japo nunca acepta un error o una derrota, antes prefiere morir. Así que, en mi opinión, al no poder hacerlo de forma directa, a través del nazismo Tezuka denuncia el militarismo nipón.
Por otro lado, tampoco entiendo que el retrato de A. Kamil sea más positivo que el de su examigo, ya que se acaba comportando tan joputamente como aquel. Aunque Tezuka censura a los judíos el que de víctimas hayan pasado a ser verdugos, no remata la crítica. Quizás consideró como un atenuante el trauma que fue para ellos la 2ºGM. Aún así no entiendo, puestos a condenar conductas, porqué a Kamil le dejan flores en su tumba si al final fue tan cabrón como los otros Adolf (puede ser por culpa de empezar una historia circular sin saber como va a ser desarrollada).
El grafismo incide también en el aire rancio de "Adolf" porque Tezuka, aunque aquí trata de ser más realista, sofisticado y adulto de lo habitual, sigue dibujando con su caracterísitico estilo muy heredero del estilo Occidental de cómic infantil de entreguerras. Esto tiene el valor de ayudar al viaje temporal que propone la obra, ya que si este cómic se hubiese hecho entonces, habría sido dibujado así (por cierto, sobresaliente la recreación visual histórica), pero hoy resulta ingrato. También, en este apartado, de nuevo, sobresale la capacidad narrativa de Tezuka. Su estilo cinemático es espléndido y hace patente la gran influencia que el cine de animación tuvo en él. Casi "Adolf" es más un story board que un cómic. Ya entiendo porque se narra así en el manga. Pero por otro lado, el expresionismo que utiliza, magistral, es contraproducente para los objetivos de la obra al apartarla del realismo y la madurez que perseguía. Con lo que ocurre lo mismo con el apartado gráfico que con el literario: el realismo y la madurez del relato son neutralizados por un estilo melodramático e infantil.
En fin, "Adolf" es un manga entretenido que tiene el interés de ser un relato sobre Occidente hecho con sensibilidad nipona, de forma que nos vemos reflejados de una forma diferente a la habitual. Aunque al final Tezuka acaba cayendo en la trampa. La 2ºGM no es la guerra del genocidio judío. Este fue un acontecimiento menor que en ningún momento influyó o precipitó la guerra. Por eso de reducir la 2ºGM a lo de los judíos, como hace "Adolf" y tantas otras obras, es un reduccionismo tonto y deformador producto del esquema maniqueo y salvífico de la ficción pop. Por eso este manga tiene grandes cosas. La mejor es el retrato de la vida en Japón en el tramo final de la guerra por su solidez y verismo (sin duda porque es la parte más autobiográfica de la obra, lo que revela que hay cosas que nunca se olvidan) y porque es una parte de la historia que apenas se cuenta (los yankis no pueden quedar mal). Pero en conjunto es mediocre.
Aunque también puede que no la haya entendido y me la haya tomado más en serio de lo que debería. Quizás hay que tomarse "Adolf" como una fábula, como un relato que nunca ha querido salir de la ficción por mucho historicismo que tenga. Sea como sea, lo mejor es que es un relato de alguien que vivió esa época, de modo que es un testimonio (ese era el objetivo de la obra: "millones [...] se la leerán a sus hijos/ y los hijos a los nietos... y así a millones de personas..") de enorme valor para conocer cómo vivían, cómo vivieron y cómo recordaron los civiles japos aquellos tiempos.

Comentarios

PAblo ha dicho que…
No lo tengo muy reciente pero creo que has sido un poco duro con Tezuka... Yo la veo más como una historia de personajes sin más pretensión que entretener aunque también tenga un carácter didáctico.

Impacientes Saludos.
lord_pengallan ha dicho que…
No creo que tenga pretensión de entretener, busca aleccionar, advertir, aconsejar. Hay que reconocer que no combinó bien la historia para entretener con la fábula moral. De todas formas, seguramente he sido duro con Tezuka, pero es que su estilo gráfico rancio no me gusta y lo folletinesco me irrita.
javiermancebo ha dicho que…
El primer tomo es el peor, te introduce en la historia, el tercer y quinto tomo me hicieron vivir toda clase de emociones.

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el pj que más me ha gustado de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.
"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderte algún episodio. El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio, que nadie sea capaz de descrubir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, vamos lo…