Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2012

Critiquita 359: American Flagg!, H. Chaykin et al., Norma 2012

El Cine ha hecho que el Cómic dé dinero. En EE.UU. eso ha atraído a gente que ha creado editoriales. Como es difícil introducirse en el mercado estadounidense por el sistema cerrado de la tienda especializada, estas han a recuperado viejas glorias del cómic yanki como ariete. Así, se han vuelto a ver por allí Dreadstar, Starstruck y American Flagg! Por ello en España hemos podido volver a disfrutar de ellas precisamente gracias a editoriales que, incapaces de acceder al mainstream, publican material yanki comercial. Nos vamos a ocupar de la última, publicada en un tomaco incómodo de leer, por Norma a principios de este, ya moribundo, año. La gran crisis de los 70 convirtió a EE.UU. en un lugar efeverscente no dominado por grandes empresas y con un gusto por la Ciencia Ficción, en parte por aquello de que el presente era algo chungo y en parte por el petardazo deStars Wars. Esto propició que en 1982 comenzase la década de Oro del cómic estadounidense que alcanzó su cenit en 1987 con W…

Por fin terminó Hickman su megasaga de los 4 Fantásticos

Al fin. Casi tres años ha llevado terminar el hype que es la megasaga de Hickman en los 4 Fantásticos. Hemos tenido suerte porque ha ido más rápido que en EE.UU. Estaba deseando quitarme el muerto de encima. Dinero para otras cosas. Qué tostón. Al final ni el viaje ni la llegada han merecido la pena. El trabajo de Hickman no es malo pero es muy mediocre. En ningún momento el guionista (ni los dibujantes, pero eso es culpa de la editorial) ha justificado con calidad que la saga haya sido una megasaga. Tampoco que el tramo final se contase en dos coles simultáneas que contaban lo mismo pero desde otro punto de vista. El ritmo ha sido innecesariamente lento, la historia es irregular, el dibujo -salvo el principio a cargo de Eaglesham- ha sido pobre y tosco, el nº final es basura y el resultado es de lo más tópico y vulgar. Las 30 grapas españolas que ha llevado, muchas -demasiadas- dobles, no merecen la pena. No compensan ni el tiempo, ni el esfuerzo, ni el dinero que han costado, ni el…

Relectura LXXXV: Vida y muerte del Capitán Marvel, J. Starlin et al., Panini-Marvel 2011

Vida y muerte del Capitán Marvel es un tomo fundamental para el desarrollo del Universo Marvel ya que incluye la primera historia de Thanos en los cómics (y en cualquier otro lugar) conocida como La Guerra de Thanos y la historia La muerte del Capitán Marvel. Ambos relatos son mediocres pero 40 años después siguen siendo lecturas frescas y singulares porque las preocupaciones autorales de Starlin los dotaron de originalidad y vigencia.


Starlin es un gran autor. No es de los grandes pero su hondura y pericia narrativa han hecho que, a pesar de que se repita mucho, sea un valor seguro, siempre ofrece un producto bien hecho, interesante y original (respecto a los demás autores, no respecto a sí mismo). La Guerra de Thanos procede de los comienzos de su carrera, por ello no es de sus mejores obras. El dibujo, mediocre siempre, tiene ya su estilo característico, figuras alargadas, realismo, rayismo, rigidez y posturas retorcidas, pero todavía está crudo (los rostros son muy flojos) y la hi…

Elric de Melniboné en los cómics españoles

Al principio pensé en hacer un post sobre los personajes de Moorcock en los cómics españoles. Después desestimé la idea porque me iba a llevar demasiado tiempo para un texto que no iban a leer más de 100 personas (sí seguidores, son ustedes miembros de una minoría muy exclusiva). Al final readapté mi propósito a hablar sólo de los cómics de Elric de Melniboné publicados en España en vista de que mi enésima relectura de los cómics de ese personaje editados aquí concluía a la vez que Panini editaba el último cómic del personaje. Presentaré los cómics editados en España, más o menos la mitad de los que hay, en orden cronológico según la historia de Elric y no según su año de primera edición, ya estadounidense ya española. Pero antes una breve introducción sobre el autor y el personaje, ya saben que siempre escribo de más. Moorcock, un inglés progresista comprometido cuya juventud transcurrió en los 60, es un mal escritor. Por ello cuesta leerle hoy pues estamos acostumbrados a que los es…