28.5.09

Telecomedias amercicanas

Las sitcoms me encantan. Me fascinan. Son mi género de tv favorito. Incluso en las más malas o en las menos originales encuentro algo, bueno no, en "Blossom" no. Por eso para mí, la llegada de la tv posmoderna (telebasura) a nuestro país, más o menos sobre 1994, ha supuesto una tragedia, ya que las sitcom han sido desterradas de la programación. En poco tiempo sólo quedaron en La 2 y en A3 en horarios infantiles. Sólo pudo resistir ese gigante de la sitcom que es "Friends". Pero cuando este terminó, las sitcom quedaron definitivamente relegadas a su reserva, La 2 y la programación estival.
Ha sido así porque las sitcom es un género que no encaja bien con lo español (ahí estan las sitcom españolas, todas deplorables y si no, adulteradas, para demostrarlo). He oído muchas veces por la calle decir que tal serie no mola porque es muy estadounidense o porque la navidad cae en abril. Es comprensible que el espactador medio español no se sienta atraído por las sitcom estadounidenses (las únicas, las genuinas, las originales) porque son muy costumbristas o slice of life. Hay que saber de cultura pop estadounidense para pillar muchos chistes o gags o para entenderlos o disfrutarlos del todo. Aunque eso es algo que se puede conseguir fácilmente viendo y viendo material audiovisual estadounidense. Es como en las sitcom de los 80, todas y cada un citaban, hablaban u homenajeaban a "La isla de Gilligan" (que yo no he visto, pero al final un canal de pago la ha emitido) cuando esa serie no se había visto por aquí. A fuerza de ver series al final uno acababa enterándose de que era una sitcom sobre unos náufragos en una isla (si es que esta todo inventado!). El espectador medio español, a pesar de que se traga todo lo que le eche el cine comercial estadounidense, pasa de eso, por lo que no es capaz de comprender o empatizar con las sitcom estadounidenses.
Es por eso que no gustan por aquí. Porque para disfrutar de una sitcom, hay que dejarse llevar y liberarse de prejuicios, pero también hay que saber quien es la María Teresa Campos de allí y verse varios episodios, porque hay que conocer a los pjs para poder disfrutar de la serie, ya que no suelen ser tan estereotípicos como los de las pelis o las series de otros géneros y son claves para comprender el argumento y porque se desarrolla así y no de otro modo, y eso requiere esfuerzo. Y todos sabemos que esfuerzo y español son incompatibles.
En fin, que me he enrollado como las persianas. Disculpad. La tele, poco a poco, ha ido relegando las sitcom a horarios inhumanos, pero este año Paramount Comedy ha apostado por ellas. Así he podido disfrutar en los últimos meses de 3 sitcom a la semana, en buenos horarios y todas ellas muy buenas. Estas son:


"Rockefeller Center/Plaza" o "30 Rock". Buenísima. Genial. Magistral. Posiblemente la mejor sitcom desde "Friends". Con un estructura muy moderna y ágil, 2 0 3 historias paralelas y simultáneas resueltas en 20 minutos (ya no tenemos capacidad de atención), e incorporando las aportaciones de "Los Simpsons", flasbacks, fantasías, surrealismo, humor absurdo, parodias de pelis (magnífica la de "Amadeus"), doctores poco ortodoxos (genial algunos de sus gags como aquel en que ha de inyectar a alguien teniendo miedo a las agujas) ..., nos cuenta el día a día de un ficticio programa de variedades para la audiendia femenina de la cadena NBC, por lo que además es una metaseire. Es una gran sitcom porque es una gran fresco sociológico de la sociedad estadounidense actual. Eso lo consigue al contar con un sin fin de pjs, reducidos en la última temporada, variopintos y carismáticos (mitad por los actores, mitad por los guiones), algunos de ellos, caricaturas o parodias de pjs reales del famoseo estadounidense. Una serie muy divertida pero no descacharrante porque su humor es inteligente (que pedante suena). Se basa fundamentalmente en frases y comentarios crípticos irónicos o burlescos y finas parodias sobre cualquier cosa, en especial sobre lo estadounidense. Su gracia se suele pillar unos segundos después (bueno, igual es que soy tonto:), no es una serie en la que te estas riendo sobre lo que esta pasando, si no más bien: uy, lo que ha dicho. Como es una serie total, todo es sobresaliente, no se puede destacar nada. Sólo se puede decir: una realización perfecta, unos guiones mágicos, originales y soberbios, unos actores excelentes provenientes de un casting acertadísimo. De todas formas voy a destacar a A. Baldwin, Donaghy, el papel de su vida. Esta soberbio y carismático con su interpretación contenida y sobria de un rico ejecutivo ultraconservador (comité para la reinvasión de Vietnam; ya es un logro hacer simpático un pj así). T. Fey (la que se parece a la Palin), Lemon, que sabe parecer muy natural, de forma que su pj nos parece muy real y cercano y J. McBreyer, Kenneth Purcell. White rubbish proveniente de las montañas del profundo sur, magnífico (aunque su doblador de la 3º temporada no le hace tanta justicia como el primigenio) y, quizás, el mejor actor de la serie. Magníficas su gestualidad y su expresión corporal. Brillante. También destaca muchísimo, pero sólo por su belleza, K. Bowden, una rubia impresionante no por su físico de escándalo (que también, pero no es de curvas rotundas), sino por su frescura juvenil. La serie es una auténtica delicia y, a diferencia de una sitcom al uso, se ríe bastante de los estadounidenses (naturalmente no de forma peyorativa) y parece que su misión es demostrar que los demócratas y los republicanos, en verdad, no son diferentes. En fin, para mí "Rockefeller Center/Plaza" es una de las 10 mejores sitcom de todos los tiempos y por tanto, hay que verla. Hay muchos episodios maravillosos como el del aristócrata austriaco que es tan endogámico que es su propio primo o el de Irak o chistes impagables como el país vacacional europeo que sólo conocen los más ricos entre los estadounidenses (Svenborgia) o geniales cameos como el de J. Anniston (tendremos un niño y todo se arreglará) o el de S. Martin (parodiando "2 hombres y un destino"). Tenéis que verla!


"Colgados en Filadelfia". A diferencia de la anterior es una telecomedia muy ácida y crítica (si hasta criticaron a los israelíes!). Se dedica a demostrar la distopía que es EE.UU. y como bastante gente de su población es descerebrada y egoísta. Su humor siempre tiende hacía lo absurdo de tal forma que en la última temporada es el único que hay. La serie se basa o descansa en sus protagonistas, unos entrañables freaks infantiles, tarados, egoístas, y, si lo piensas bien, antipáticos que se creen todo lo que ven en la tv. Lo malo es que ha ido de más a menos, el 1º episodio es buenísimo (intentan hacerse adictos al crack para vivir de la beneficencia), no como la anterior, que mantiene un nivel sobresaliente en las 3 temporadas (aunque la 3º es menos graciosa y más costumbrista, lo cual lo compensan las tetas de S. Hayek!), por lo que la 4º temporada de colgados es infumable. Mala. También es una serie muy bien realizada, pero su punto fuerte a mi modo de entender son los actores (magníficamente doblados). Todos muy buenos de forma que dan vida y verosimilitud a sus freaks. Sus primeras temporadas merecen la pena, ese episodio de la venganza de Charlie, el de sin reglas o el de el Club de la Lucha, aunque sólo sea porque su humor negro sin concesiones y pasado rosca no es muy habitual de ver ni de escuchar.


"Reglas de compromiso". muy buena. Roza la perfección. Es una serie sobre las parejas contada a traves de un matrimonio de cuarentones, una pareja comprometida de venteañeros y un solterón cuerentón empedernido y caricaturesco. Los guiones son muy buenos, es lo mejor de la serie. Unos guiones muy certeros en resaltar y explotar todo el lado cómico que tiene las relaciones de pareja intersexuales. Cualquiera que haya tenido o tenga parteneire se va a ver reconocido constántemente y, por ende, se va a reír de sí mismo, de su pareja(s) y de su relación(es). Todo lo demás es muy convencional, pues esta serie busca hacer un producto divertido y bien hecho pero de siempre, no hay imaginación o acidez en ella. Por eso el trabajo de actores y equipo técnico es tan solo profesional, pero eso sí, muy. Es una de las series más competentes que existen y por eso merece la pena verla, ya que ver un producto bien hecho siempre es agradable. De todas forma sólo he visto una temporada, así que puede, seguramente sí, que vaya a más y entonces ...



"Como conocí a vuestra madre". Esta ya es del año pasado. Sólo he visto 2 remporadas. Es una serie que va de menos a más pero, comparada con las anteriores, es mediocre. Es el "Friends", aunque con mucha distancia en cuanto calidad, de la 1º década del XXI. Cualquiera que ronde los 30 se va a sentir reflejado en los pjs de esta sitcom. Una serie matrimonial (es curioso como en EE.UU., culmen de la modernidad occidental, aún son muy tradicionales en eso) aunque esta vez, para variar, el que se quiere casar es un chico. Es una serie sobre todo simpática, pues sólo tiene algún momento de brillantez, que es solvente y sólo empieza a funcionar cuando deja en segundo plano su premisa principal. Carece de pjs simpáticos y de actores carismáticos y la serie es demasiado blanca. Tampoco le favorece el pj de Barney (legendario), una caricatura antipática y de un machismo fuera de lugar hoy en día. No esta mal, pero es sólo pa los ratos muertos.


"Breaking Bad". Esta no es una sitcom pero es una serie excepcional. Es uno de los hit actuales de la tv estadounidense. Es más una serie costumbrista al uso, aunque tenga su punto ácido y de humor negro, aunque en vez de loar a la familia estadounidense, a USA o al american way of life es subvertidora. La serie va de un profesor de insituto cincuentón anulado totalmente por la sociedad y la vida que, cuando le diagnostican cáncer terminal, decide rebelarse, mandarlo todo a la mierda y hacerse camello, naturalmente sin decírselo a su familia, por lo que lleva una doble vida. Una serie magistral con un estilo muy clásico (quizás demasiado dada su original premisa) que destaca por un guión magnífico lleno de sorpresas, giros, tensión y pjs muy bien dibujados y realistas. Una auténtica maravilla que desarrolla muy bien la historia con compeljidad y maestría. Los actores defienden bien sus líneas, destacando entre ellos el prota, B. Cranston, el maravilloso padre de "Malcolm in the middle" porque hace un trabajo magistral con su habitual histrionismo pero evitando ser cómico. Hace muy bien a un pj torturado, cabreado, serio y blando que, como no tiene nada que perder, saca el macho alfa que lleva dentro convirtiéndose además, en alguien temerario, mentiroso y duro. Una serie muy buena, para mí mucho mejor que esos últimos hits ("House", "Lost", "Dexter" o "Prison Break"), por su originalidad, sobresaliente factura, excelente estructura y ambición. En fin, una serie de puta madre. Un must watch.
Pues ale, hasta aquí la ración televisiva, que hacía mucho tiempo que no hablaba de este tema en el blog. Mi consejo es que, salvo "Como conocí a vuestra madre", no os perdáis ninguna.

26.5.09

Eternos nº 1 + bonus track

Eternos nº 1, C. y D. Knauf y D. Acuña, Panini 2009.
La publicación de este tomo ha sido una doble sorpresa para mí porque, por un lado, se suponía que iba a salir el mes que viene y ha salido incluso antes de que lo hagan las últimas novedades de Panini para mayo, y por el otro, Panini no lo ha publicado en un formato raro y caro a pesar de ser español su dibujante. Se ve que esa "genial" idea no cuajó. Menos mal que de vez en cuando la lógica del mercado es eso, lógica. En fin, los eternos son unos pjs que me interesan porque son un popurri muy kirbiano, es decir, son superhéroes además de seres míticos y un concepto bizarrísimo de la CF de los 50 y la ufología, que nace más o menos por esas fechas. Por tanto, son unos pjs con muchas posibilidades (hay esta la cole de Los Eternos de Kirby para demostrarlo) pero muy difíciles de tratar, igual que hacerlos cercanos al gran público. Por ello, no han sido muy utilizados y raras veces se les ha dado protagonismo. Por eso, este tomo era de compra obligada para mí. Un tomo de una imposible serie regular (ya ha sido cancelada, quedan 3 nº y un anual por publicar aquí, los veremos?) hasta que llegó Gaiman, un guionista que gracias a su talento y bagaje cultural es uno de los pocos que pueden hacer algo interesante con los eternos, y, con su miniserie, los hizo lo suficiente populares como para que en Marvel decidiesen darles una (cancelada ya) cole regular (que nos viene calentita, el último nº estadounidense que incluye es de febrero de este año).
Los encargados de guionizarla son los Knauf. Me acerqué a su trabajo con dudas dado lo difícil de tratar que son estos pjs. Terminada la lectura de este, he de decir que ha sido satisfactorio hasta la frustración. Es decir, esta bien pero nunca llega a eclosionar. En cada número parece que los Knauf van a convertir la cosa en algo legendario pero al final nunca llegan. Su historia continua directamente lo hecho por Gaiman (que apenas recuerdo) sin aportar gran cosa, tan sólo mucho oficio, de forma que sus guiones son superiores a la media del género pero no destacan por nada. Lo mejor es que cuentan las cosas de forma muy dinámica, ya que hay 4 líneas argumentales, que se van alternando en cada grapa de forma que la lectura es ágil, que son diferentes aproximaciones de los eternos al problema del celestial. También que, a pesar de que no hacen nada del otro mundo ni son unos dechados de originalidad, no se les ve venir y manejan bien a los pjs pues, con sabiduría, han visto que la cole de los eternos sólo puede ser coral, incluyen muchos acontecimientos en sus guiones, no se olvidan de la acción y tienen la valentía de crear nuevos eternos. De esta forma demuestran que no es necesario hacer guiones en que no pasa nada para contar un sólo argumento. Lo malo es que son incapaces de tratar la ideosincrasia de los eternos, es decir su parte mítica, cósmico-metafísica y psicodélica. Estas facetas se les escapan, desgraciadamente porque no hacen a los eternos tan especiales como son y eso perjudica mucho a la cole, porque es, entonces, una más. Tampoco creo que esten muy acertados olvidándose de los desviantes, un elemento fundamental del argumento de Gaiman.
El encargado de dibujar y colorear esta cole es Acuña. Una elección sosprendente porque es un dibujante demasiado popular y bueno para una serie sólo para frikis. A mí no me gusta Acuña. Quizás el que su estilo, que más que dibujístico es pictórico, no me parezca muy apropiado para el género y ese aire para féminas no me encandile es porque soy muy tradicional. Pero hay que reconocer que es bastante agradable visualmente y competente narrativamente y por eso es muy responsable de que los guiones funcionen tan bien. El estilo de Acuña es de estos modernos, hecho todo por ordenador. Su dibujo, realista idealizado para los hombres y caricaturesco para mujeres e infantes, lo construye con el color, no es el tradicional en que se colorea un dibujo, y lo hace muy bien, pero no tiene la contundencia del estilo tradicional y es limitado, no sé si por culpa de la técnica o porque Acuña es así. La expresividad no es muy buena y su dibujo es demasiado sencillo, sintético y estático así que sólo funciona realmente cuando se pone icónico, es decir, cuando los pjs van de superhéroes, es decir, con uniforme, cuando salen los celestiales o la viñeta esta hecha con pocos colores. De esta forma, le pasa lo mismo que a los Knauf, se queda en un frustrante casi. Acuña es un maestro del color y domina la luz, en esto es mucho más competente que el colorista medio estadounidense, narra bien, y por momentos consigue ser espectacular e incluso hermoso, pero su estilo no es todoterreno, no es para una serie regular con escenarios cotidianos (ahí los Knauf fallaron, no supieron amoldar su historia a su dibujante).
Así pues la serie no esta mal. Es una lectura interesante y agradable a pesar de que no ofrece nada magistral ni es capaz de tratar bien a los pjs, con un aspecto visual grato y que prometía, a pesar de que aquí no muestra tener demasiadas ideas, lo que hace que el lector se pregunte si los Knauf podrían contar algo genuino cuando el argumento de Gaiman se les acabase. Ahora, su cancelación (lástima, al menos por estos nº no la merecía) y su falta de originalidad no lo hacen nada atractivo en un mercado que ha llegado a su límite. Por eso creo que sólo es para fans de los eternos (más que de Kirby), de Acuña o para ricos.
Project Superpowers, J. Krueger, A. Ross y otros, Panini 2009.
Estos 2 tocaron el cielo con "Tierra X" y sus guiones tienen buenos argumentos, estan bien escritos y tienen un agradable enfoque clásico, pero "Justicia" me dejó claro que no son unos reyes Midas. Por eso me he leído este cómic (en la FNAC) para decidir después si me lo hago o no. El veredicto ha sido negativo. Aunque el argumento es original e interesante (se parece un poco al de Stra., traer a tipos de unos 1940 nada idealizados para ver como se desenvuelven en el posmodernismo), el mundo donde se desarrolla es inventado (tan diferente al nuestro como lleno de misterios), cuenta con unos pjs interesantes porque parten de unos conceptos genuinos, ingenuos y toscos y manejan bien la intriga y el misterio, la obra no va más allá de la mediocridad dada la poca originalidad del enfoque (superhéroes clásicos en una distopía y pjs torturados) y el nulo carisma de los pjs protagonistas. Además, el dibujo de Ross acabado por otros artistas no funciona porque no da nunca lo que el guión pide. Tampoco prescindir de las tintas para un dibujante que, a pesar de partir de bocetos de Ross, no es capaz de ir más allá de la mediocridad, es un gran idea (salvo para contabilidad), porque resta dramatismo y aporta tosquedad. Así pues, es una lectura entretenida y ya. Quizás mejore (seguramente, porque estos autores siempre van de menos a más), pero de momento no tiene el nivel suficiente para competir con lo que hay fuera. Desde luego no duele nada ahorrárselo.

21.5.09

Trío de grapas

Hace tiempo que dejé de hacer una critiquita a cada grapa que compraba porque era un coñazo. Para mí, porque era escribir lo mismo mes tras mes, y para vosotros, mi lectores, ya que esos post no parecían tener mucho seguimiento. Por eso pasé a comentarlas sólo cuando fuesen nº 1 o múltiplos de 12. En este caso voy a hacer una excepción porque he flipado con las grapas de este mes de las coles que estoy siguiendo. Hacía tiempo, desde la parte central de la etapa de Vaughan en Runaways, que no leía una grapa que me gustase tanto.
Thor nº 14, J. M. Straczinsky y O. Coipel, Panini 2009.
Vuelve la pareja autoral de esta cole a la misma y a lo grande, pues lo hace con el mejor nº de la cole que llevamos y no me refiero sólo a los firmados por ellos. En este nº por fin Stra hace un guión que no resulta liviano. Aquí, aunque no avanza mucho la historia, pasan cosas. Es así porque ya Stra ha presentado a los pjs y la situación que va a desarrollar, así que por fin podemos ver como las piezas empiezan a moverse. En este nº tenemos que, por un lado, la comicidad resultante de juntar dioses nórdicos con paletos estadounidenses es más graciosa que nunca y por el otro que, aunque Loki no parece todo lo maquiavélico, artero y sutil que un trickster ha de ser (aunque hay que tener en cuenta que un mortal, por definición, nunca va a poder retratar bien a un pj así), por fin empieza el Mal a desencadenar la tormenta. Pero de todas formas el mayor mérito de que esta grapa funcione tan bien es de Coipel. Es así porque aquí esta inmenso, a su máximo nivel. Un nivel al que no había llegado ni en "Casa de M" ni en los nº anteriores. Esta, por decirlo en una palabra, mágico. Saca el máximo rendimiento a su estilo sencillo, clásico, a pesar de ser levemente caricaturesco, elegante y hermoso. Un estilo donde predomina la claridad y el espacio, lo cual es compensado por una composición de página y viñeta magistral donde nunca se renuncia a los fondos salvo cuando son imposibles de hacer (por imperativos de guión o por el tamaño de la viñeta), de forma que las páginas son hermosas por el agradable equilibrio y armonía conseguidos de esta forma. Todo ello al servicio de una narrativa muy certera ya que el ojo viaja con soltura y placer por el cómic. Un trabajo maravilloso al que contribuye también el dominio dibujístico de Coipel sobre la gestualidad, pues con él logra que los pjs de cómic sean eso, pjs, no dibujos. Sólo hay que ver la escena del ramo (2 páginas, 13 viñetas) donde, partiendo de una buena idea de Stra, Coipel dibujando secuencialmente emociones y acciones y eligiendo puntos de vista excelentes para mostrarlas, consigue una escena cómica, tierna, atractiva y magistral. Tampoco es ajeno a este notable aspecto visual el color de L. Martin. Un color muy sencillo, muy en consonancia con la puridad del estilo de Coipel, pero dado con inteligencia y buscando crear atmósfera, no el típico efectismo y espectacularidad vacíos propio del gusto estadounidense. Su interior de Asgard es magistral, igual que los exteriores helados de las Rocosas, y el contraste entre ambos (oscuro, marrón, cálido frente a luminoso, azul, frío) es un equilibrio clásico (anulación de opuestos) que contribuye a que las ideas de Stra y Coipel lleguen a su punto máximo. Es pues un trabajo completísimo y de equipo de gran nivel, como muy elocuentemente demuestra la última página. Un splash page dictada tan sólo por intenciones narrativas (visiten este post donde se habla de este tema), donde el minimalismo magistral de Coipel, muy bien interpretado por Martin, responde perfectamente a la idea de Stra. En fin, pedazo de grapa. Por estas cosas prefiero la grapa sobre el tomo, porque así las grapas pueden brillar en todo su esplendor al no estar contextualizadas por otras.
JSA nº 15, G. Johns y D. Eaglesham, Planeta DeAgostini 2009.
Quizás esta no sea la mejor grapa que llevamos de la cole, pero me ha encantado porque la saga que esta desarrollando Johns y Ross es cada vez más interesante, por lo que cada grapa es más satisfactoria que la anterior. Para mí este vol. II es el mejor trabajo de Johns en esta colección. En este volumen ha empezado con un clasicismo perfecto que es el secreto de su éxito. Una historia desarrollada como las de antes, es decir, utilizando de forma maestra la naturaleza folletinesca y episódica de una cole regular para crear intriga y enganchar con ella al lector. Johns no esta haciendo ninguna obra maestra, pero sí esta haciendo un cómic muy entretenido e intrigante debido a la trama superheroica que tiene. Es decir, aquí no hay esas mezquindades y ese sucio realismo que pulula hoy por el género, tampoco esta ese noir que predomina hoy. Es género superheroico puro y duro y por eso mola la JSA. Como en el cómic anterior, gran parte del éxito de esta cole lo tiene Eaglesham. Un gran dibujante que es, después de Coipel, el que más me gusta de los que estan activos hoy en día. Un estilo de inspiración kirbiana (fíjense bien en los rostros) clásico, a pesar de su anatomía exagerada hasta la deformidad y una elaboración más moderna, muy atractivo y elegante. Aunque, a diferencia de Coipel, su composición y narrativa es mediocre, tiene la gran capacidad de congelar el movimiento, de forma que es capaz de dar a las peleas una solemnidad y una emoción contenidas que las hacen resultar espectaculares y potentes. Es por esto que es el dibujante apropiado para esta saga, ya que nadie como él podría capturar tan bien la esencia de Gog. Aunque, quizás el color no es el más adecuado a su dibujo, seguramente un color más intenso y menos ordinario harían brillar mucho más a los dibujos de Eaglesham. Así pues, esta grapa es una lectura maravillosa y una definición perfecta de como cojones ha de ser una grapa.
Thunderbolts nº 16, C. N. Gage y F. Blanco, Planeta Panini 2009.
Esta es la peor grapa de las 3. Eso salta incluso a simple vista, pero me gusta los Thunderbolts de Gage, porque no son tan pasados de rosca como los de Ellis, y los sucesos de IS en esta cole me estan resultando entretenidos. Esta bien que Gage haya aportado algo de clasicismo y haya puesto la cole en la tierra, porque así se hace más cercana. Por lo demás se limita a seguir con profesionalidad la estela de los dictados editoriales. Pero no esta mal, porque al menos resulta fresco, ya que nunca los superhéroes habían repelido así una invasión, nunca había sido su respuesta tan sucia, cruenta e inmisericorde y nunca los defensores de la Tierra han sido tan inadaptados como estos thunder. Hay que reconocer que eso es lo único que hace funcionar esta cole y eso esta bien mientras no se considere hacer esto siempre. Por otro lado, el trabajo de Blanco, aunque sólo puede calificarse de malo, resulta simpático. Al menos a mí. Su estilo tiene un aire a lo Gulacy que, dado la impericia de Blanco, no sé si es algo fortuito o buscado. Pero de todas formas, ese estilo de torpe realismo, anatomías alargadas y mediocridad absoluta, tiene su gracia y su fuerza, porque su tosquedad resulta cruda, lo cual encaja con la historia, y su erotismo evoca al cómic bondage de los 50 donde las mujeres, dibujadas con un estilo simple e impersonal, disparaban contra la líbido a través de sus ropas rotas de formas tan inverosímiles como sugerentes. En suma, el aire retro que Blanco, seguro que involuntariamente, le impone a este cómic me resulta simpático, lo cual hace que la lectura de esta grapa, que es mediocre, sea más grata de lo normal.
En fin, 3 buenas grapas que explican muy bien por sí mismas porque este formato sigue siendo el imperante en EE. UU. Quizás los "tiempos modernos" esten conviertiéndola en un dinosaurio, pero estos ejemplares demuestran que, en manos capaces, siguen siendo un formato satisfactorio para consumir mensualmente a lo largo del ciclo vital de cada uno. Así que si no siguen estas coles, enmienden este error antes de que tengan que hacerlo en tomos.

19.5.09

La Mujer Hipótesis y La Muerte de los Nuevos Dioses

Pues nada, unas breves critiquitas sobre un par de tomos de DC que, aunque sólo son correctos, tienen alguna cosilla interesante que, en mi opinión (estas palabras son redundantes en un blog no?), los hacen destacar sobre la masa mediocre que se saca a la venta y leemos todos los meses.
La Mujer Hipótesis, G. Simone y J. L. García López, Planeta DeAgostini 2007.
Es un cómic de la JLA que estaba destinado a publicarse en el tramo final del penúltimo volumen de la colección dedicada a este clásico supergrupo, pero no fue así. Acabó en la cole (suma de miniseries) paralela de la JLA, JLA: Clasificado. Es un cómic típico de Simone, es decir, bien pensado y bien escrito con cierto clasicismo, comicidad y agilidad, por lo que resulta una lectura grata. El cómic es bastante entretenido, pero va de más a menos, lo que es una pena porque de no haber sido así, habría sido un cómic notable. Lo interesante e inteligente de esta miniserie es que el protagonista es el villano. Pero no cualquier villano, no el típico supervillano colorista, convencional y pop del género, sino un dictador tan cruel como exitoso que recuerda a muchos de los que han pasado por la historia reciente. Lo interesante es que este villano, una vez "destronado" por la JLA, consigue establecer una entente con sus semejantes aún en el poder para aunar esfuerzos para acabar con las injerencias internacionales de la JLA, así como con cualquier veleidad anti status quo que esta tenga. Esfuerzos que consisten en recoger los despojos que las victorias de la JLA van dejando por todo el planeta. Así pues, utilizando restos de tecnología avanzada, genéticos o extraterrestres, este villano se curra una amenaza que parece que puede volver a llevar la seguridad a los hogares de los tiranos de la Tierra. Una idea interesante, muy bien desarrollada, sobre todo porque Simone consigue hacer un villano carismático capaz de oponerse con éxito a toda la JLA, que da lugar a la Mujer Hipótesis. El problema empieza a partir de aquí porque la Mujer Hipótesis apenas es desarrollada (yo aún me pregunto el por qué de tal nombre), la pelea final es harto convencional (excesivamente clásica) y el final es absolutamente contradictorio y hasta absurdo porque la JLA acaba sustituyendo al villano por su hijo, un jovenzuelo con principios y escrúpulos educado en EE.UU. que renunció a su padre tiempo ha. Contradictorio porque lo que hace la JLA es cambiar al gobernante sin consultar a la población que va a sufrirlo, o sea, un cambio propio de cualquier potencia imperial. Absurdo porque hace hereditario el poder, derribando con ello el buen y fresco entramado de thriller político que tenía la historia y contradiciendo el american way of live que la formación protagonista defiende, y porque necesita de la suerte para finalizar. Si no se diese la casualidad de que el villano tiene un hijo que es muy diferente a él (a pesar de que adopta los mismos ropajes), parece que la JLA no tendría solución al problema. Así pues, el notable trabajo de Simone queda desecho por ella misma, pues es la única responsable de rebajar la miniserie de algo notable a un cómic facilón más. Aunque bueno, el final de esta especie de parábola a Irak que nos presenta Simone, igual esta hecho aposta para hacer una críptica crítica al conservadurismo del género y a las tácticas imperialistas y por ende, a su país. García López hace su trabajo como siempre, sólo que aquí es entintado por K. Janson, lo que hace que su habitual aspecto elegante, clásico y apolíneo se torne en algo rudo y agresivo. De todas formas, Janson no impone su personalidad con tanto descaro como otras veces. Así pues, el resultado visual es tan sólo solvente ya que García López no tiene demasiada creatividad, su dictador parece uno de los años 30 del siglo XX, no uno de ahora, y su narrativa, aunque compone bien y ayuda al ojo discurrir por la página, tiene un aire rancio que no le viene bien al cómic. Aunque en esto también tiene culpa el color digital, sencillo, claro y plano, algo muy alejado de lo que es habitual encontrar en las páginas de las coles regulares actuales. En suma, "La Mujer Hipótesis" es una propuesta interesante y entretenida porque desaprovecha los mimbres que tenía para hacer algo notable, fresco y original.
La Muerte de los Nuevos Dioses, J. Starlin, Planeta DeAgostini 2009.
Es una miniserie dictada por las circunstancias. Como la miniserie de Crisis Final, convertida en macroevento por la ingeniería editorial, presuponía la muerte de los Nuevos Dioses, Didio decidió que DC no podía permitirse semejante omisión. En eso anduvo acertado y también en encargársela a Starlin, autor clásico que, por sus preocupaciones metafísicas y tendencia trágica, es uno de los pocos adecuados para tratar pjs con una fuerza arquetípica tan grande como los Nuevos Dioses. El que la cosa es así, lo demuestra el resultado final de esta ambiciosa miniserie (8 números de 40 páginas). Aunque es tan sólo una obra correcta, solvente y sólida y por tanto, desaprovecha un argumento con mucho potencial, es interesante, tiene destellos de brillantez y es capaz de dar un aura arquetípica a los Nuevos Dioses, algo muy difícil de hacer. Starlin utiliza el típico esquema de quién lo hizo para desarrollar su götterdämnerung particular. Alguien esta matando a los Nuevos Dioses de forma muy efectiva y rápida, por lo que Superman y Mr. Milagro, debido a que posee en su ser la Ecuación Antivida (y ha perdido a Barda), se ponen a detener al asesino. La historia prosigue y, aunque es resuelta sin ningún alarde de originalidad y de forma muy clásica (manejando esos conceptos metafísicos tan rebuscados alumbrados en los 60 y desarrollados sobre todo en Marvel por Starlin), sí tiene sus sorpresas, sus momentos de brillantez y sobre todo, el tratamiento adecuado de Superman y de pjs tan potentes y alucinantes como eran los Nuevos Dioses. En suma, aunque la historia no es muy meritoria, Starlin sí hace revivir la grandeza y absolutidad de los conceptos kirbianos encarnados en los Nuevos dioses, maneja muy bien la llamada faceta cósmica del género y muestra que el que tuvo retuvo. El gran problema de esta miniserie es el dibujo. Starlin es tan sólo un dibujante correcto, algo que basta y sobra para proyectos ordinarios pero no para esta miniserie. Dado la importancia y la carga mítica de la historia, esta se merecía un dibujante mejor, alguien que además pudiese captar la oscuridad de un ragnarok. Quizás hubiera sido apropiado Ross, aunque no sé como se habría desenvuelto con pjs que no pueden copiarse de una foto, o alguien como J. P. Leon que lo bordó en "Tierra X". Tampoco ayuda el color absolutamente simple y funcional. Por eso la tosquedad de Starlin y el convencional tratamiento de las tintas, la iluminación y el color privan a la miniserie de un aspecto visual que debería encarnar y comunicar la carga trágica y ominosa de tan magna historia. Así pues, al igual que en el anterior tomo, los resultados estan lejos de los objetivos, pero eso no le impide ser un cómic destacable, pues Starlin captó en él la grandiosidad de las creaciones de Kirby. Autor que es reverenciado tan solo gráficamente y debería serlo también como creador de conceptos. Leyendo esta miniserie y gracias a Starlin, uno se da cuenta de los tremendos conceptos creados por el rey para el UM y el UDC, de la tremenda importancia que han tenido para la conformación moderna del género. Creo que ahora, justo cuando el género esta renunciado a esa grandiosidad, pretenciosidad y cariz mitológico que Kirby le dio, es cuando mejor se puede observar que él fue algo más que un dibujante revolucionario, genial y adelantado a su tiempo. Debería a empezarse a valorar más su faceta como cocreador de universos más allá de sus magníficos, en general, diseños de pjs. Es ahora cuando gente como Gaiman y Morrison, al encargarse de los pjs más kirbianos, pues son el tipo de guionistas que estos necesitan dado que el bagaje cultural e inquietud intelectual que poseen los eleva por encima del guionista estadounidense medio, podemos darnos cuenta de la enormidad de los conceptos que aportó Kirby a los universos superheroicos, pues son los que han hecho que este trascienda su carácter primigenio de historias de justicieros para llegar a tener cierta aura mítica, arquetípica y metafísica y, en cierto modo, inspiradora.

13.5.09

Relecturas LXV: Percevan, Léturgie y Luguy, Norma 2008

Voy a hacer un pequeño repaso a esta serie ya que por fin Norma se ha "dignado" a publicarla entera (entre comillas porque la mitad de su edición ha consistido en sacar el stock, que ha tenido almacenado durante años, de la desgraciadamente difunta editorial grijalbo/dargaud, hay que ser artero, cutre y muy catalán) y por fin me la he releído para la ocasión. Ahora solo falta que los autores se dignen en terminar la siguiente entrega, que llevan anunciándola ya varios meses y nada.
Le dedico un post a esta serie francesa porque me gustaba mucho en mi infancia-adolescencia (el 1º episodio se publicó aquí en 1984, aunque a mí no me suena que me compraran esta serie tan pronto). Ahora que la he releído naturalmente ya no me parece tan buena. En su momento una de las cosas que más me gustaba es que era diferente (y lo sigue siendo). No es el típico cómic francés juvenil a lo "Astérix y Obélix" o "Tintín", es más adulto y serio. Es quizás un intento de conciliación entre el cómic juvenil de la Edad de Oro de la bd con el cómic adulto que comenzaba a despuntar por entonces a través del género de aventuras. En fin, que era una lectura diferente a todo lo que leía entonces y eso le daba un plus. Ahora me parece más convencional y sus virtudes ya no me parecen tan brillantes como antes pero, no obstante, es una entretenida lectura.
Léturgie escribe para Percevan guiones clásicos de aventuras. Es decir, tramas sencillas y lineales que resultan interesantes y entretenidas porque son dinámicas, fluidas y frescas. En seguida te absorben y así puedes disfrutar de una lectura de puro y mero entretenimiento. El entorno de estas aventuras es un fantástico medievo (podría considerarse que ocurren en el siglo XIII y que Percevan es francés), un mundo irreal, porque en él hay magia y monstruos, más próximo al de la literatura medieval que a la Fantasía moderna (Tolkien et al.) lo que le da cierto encanto. Como "Tintín", compensa la independencia de las aventuras con secundarios recurrentes, así les da cierta coherencia, continuidad y familiaridad, cosa que siempre sienta bien. Los protagonistas son la típica pareja antitética y dialéctica de caballero-galán y escudero-cobarde y cómico, que no aportan mucho a la serie porque son meros vehículos para contar la historia y para el humor facilón de la serie. Así pues, Léturgie no hace nada del otro mundo, pero al menos le da algo de originalidad y frescura a la serie.
Luguy es el dibujante y el mejor de los 2 autores. No es un dibujante especialmente talentoso pero es un profesional y un currante. Su estilo típico de la bd, sintético y caricaturesco, es tosco, pero lo compensa con un trabajo inmenso en los fondos, una original y atractiva imaginería, una maravillosa plasmación de la magia y una buena narración y gestualidad de los pjs. Con estos valores consigue unos resultados muy plásticos beneficiando así enormemente al guión y a la serie pues, la notable visualidad que les da Luguy, salva a los conceptos y acontecimientos de su mediocridad y convencionalidad. Es pues él el que consigue que la fantasía funcione y la historia atraiga.
Como dije Percevan es una serie de aventuras independientes que paso a comentar brevemente:
"Las estrellas de Ingaar": nº 1 ("Las tres estrellas de Ingaar") y 2 ("El sepulcro de hielo"). Es la historia típica donde un villano intenta hacerse con un objeto mágico que le hará poderoso. Mientras se nos cuenta esto, se nos presenta a los pjs y el tono general de la serie. El 2º número es mejor porque Luguy demuestra una mejora espectacular y quizás por la incorporación de Fauche a los guiones. Pero con todo, es una historia floja porque el guión no tiene muchas ideas, esta poco pensado y no esta bien planificado (el final es precipitadísimo). De todas formas no hay que olvidar que es la 1º aventura de la serie y la obra de unos autores novatos.
"La espada de Ganaël": nº unitario al cargo del triunvirato del anterior episodio. Una historia floja de perversión y venganza que adolece de los mismos fallos que la anterior, pero donde Luguy se sale. Para mí es un número frustrante por eso mismo. Luguy hace un trabajo espléndido, pleno de imaginación y acierto, pero el guión no esta a la altura de forma que perjudica al dibujo. Quizás sea gráficamente el mejor álbum de la cole. El diseño de los caballeros de Ganaël (con cierto aire manga, yo diría que una de las influencias de Luguy) es espléndido así como su presentación, el lobo (que recuerda al de "300" pero mucho mejor) esta muy bien, lo mismo su pj de Morgana, ya que Luguy aprovecha muy bien su estilo sintético para hacer a este pj todo lo inquietante que ha de ser, y finalmente la penúltima escena. Magnífica, espectacular e intensa, tanto por su realización como por el trabajo puesto por Luguy.
"El país de Aslor": al trío autoral se une Chagnaud como colorista. Este hace un espléndido trabajo por lo que los álbumes en los que participa son los más bonitos. Esta historia esta mejor, es más sólida y convincente y maneja bien la sorpresa, aunque su geografía es un poco confusa. Tampoco es muy allá pero, de nuevo, Luguy la rescata marcándose un país de Aslor espléndido, ominoso, misterioso, atractivo y original, así como un espectacular castillo sobre una montaña. Tiene cierto interés porque aquí comienza la tensión sexual entre Percevan y Balkis, la bruja oficial de la serie, un amor imposible dado los diferentes mundos a los que ambos pertenecen. Una idea interesante si Léturgie hubiese querido desarrollarla. A pesar de todo, esta historia profesa los mismos errores que las anteriores, demasiada sencillez y un comienzo lento y un final precipitado (generalmente operado en las 2 últimas páginas).
"El arenal del Jerada": seguramente no sea curioso que es la aventura de Percevan y Kervin que menos me gustaba de adolescente y la que más me gusta ahora. Es así porque Léturgie aporta a su sencillo guión poesía ("lo excepcional da lugar a lo banal") y tragedia y un argumento cuyo motor es la búsqueda de trascendencia, de forma que este episodio es el más profundo. Tampoco esta nada mal los pjs que inventó para esta aventura, superficiales pero atractivos, ubicarla en un desierto arábigo surcado por barcos tirados por camellos y la sublimidad del Jerada. Luguy, como es habitual, hace un gran trabajo con unos fondos espléndidos muy verosímiles y complicados, gratos y espectaculares y algunas brillantes viñetas de forma que consigue hacernos vívida la historia. Los colores, con predominio del naranja, hacen contrastar este álbum con los demás, pues en aquellos predominan el verde de los bosques franceses, potenciando así la singularidad de este episodio en la serie. En resumen, es el mejor, pues es el más redondo, donde mejor se integran los autores y también donde todos, al fin, estan a un buen nivel.
La tabla esmeralda: esta historia se descompone en "Las llaves del fuego", "Los señores del infierno" y "La tabla esmeralda". Es la historia más ambiciosa de la serie, tanto por su extensión como por su complejidad, y un deseo de dar un giro a la serie, pues Percevan acaba desterrado, de una forma un tanto incomprensible, al final, con lo que se le despoja de su aura de ganador. Una historia bastante interesante mientras Léturgie consigue mantener la intriga después, su habitual livianidad y precipitada forma de finalizar las historias (algo muy anticlimático) rebaja el resultado final. Con todo no esta mal porque la oscuridad y gravedad de la historia la hace menos liviana que las primeras. Desgraciadamente por el camino perdemos a Chagnaud y su maravilloso color (me imagino que con acuarelas), que sentaba muy bien a los escenarios de Luguy, a favor de un funcional y sencillo color por ordenador que hace perder a la serie encanto y belleza. Luguy en todo momento esta muy bien como siempre.
"El arcantano negro": volvemos a los episodios unitarios. Un historia de búsqueda de la inmortalidad, que se aparta un poco del tono general de la serie, donde no se nos da una visión positiva de Percevan pues, aunque como siempre acaba salvando el día a fuerza de valor y tenacidad, es, durante la historia, una marioneta de sus pulsiones sexuales. Una historia oscurilla, lo que la convierte en una lectura por encima de la media de la serie, donde se sigue echando de menos la poca elaboración de la trama de Léturgie, solo ya a los guiones, que acude siempre a deus ex machina para hacerla funcionar. Menos mal que esta Luguy para plasmar de forma original y atractiva la fantasía de los guiones.
"El señor de las estrellas": otro episodio unitario donde se recupera el escenario oriental. Por ello, se convierte en el nº más sensual, pues da pie a escenas de harén (que recuerdan a la pintura decimonónica del tema) y esta protagonizada por Saadia, el pj femenino más atractivo de la serie y el que lleva ropa más ligera. Es una historia un tanto sombría y trágica, como viene siendo lo habitual en las últimas entregas, donde, de nuevo, el mal y la ambición se combinan con la magia y el conocimiento arcano, por lo que Percevan ha de intervenir. No esta mal porque es la historia mejor perfilada por Léturgie.
El apocalipsis: compuesta por "Los sellos del apocalipsis" y "El séptimo sello". Aquí Luguy se colorea a sí mismo y demuestra hacerlo mejor que los sucesores de Chagnaud, pero el ordenador sigue sin tener la delicada elegancia de la acuarela. La historia no esta mal porque Léturgie, como siempre, sabe neutralizar la convencionalidad de sus historias con imaginación y fantasía. Así, la típica historia donde un villano trata de provocar el apocalipsis esta bien resuelta, sin brillantez pero con solvencia y con una sencillez que recuerda a las leyendas y cuentos medievales. Aunque, como siempre que Léturgie trata de hacer las cosas más elaboradas, resulta un tanto confusa. La historia no esta mal (la 2º lectura me fue más satisfactoria) y Luguy sigue a un buen nivel, aunque baja el ritmo un poco (hay 21 años entre este álbum y el 1º) y el color digital quita encanto a sus dibujos. Pero con todo, sus escenarios fantásticos construidos a base de geometría y simetría siguen siendo espectaculares y únicos. Por otro lado, esta historia confirma la deriva hacía lo sombrío y grave y los finales agridulces, lo que, junto con la perdida del humor facilón y pueril, le da toque un adulto a la serie y cierta originalidad, porque las victorias son pírricas.
Y ya esta. Esto es todo lo publicado. Así pues Percevan es una serie que va de menos a más que destaca por lo eleborado e imaginativo de su dibujo, lo que compensa su tosquedad. No es más que una solvente serie de género pero que, su profesional factura, efectivo clasicismo y originalidad la han convertido en uno de los títulos destacados de la moderna bd. Lástima que su precio no sea atractivo.

12.5.09

Critiquita 272: Tirante el Blanco, M. Porto, SM 2008

A mi me gustan las novelas de caballerías. Su rudeza y simplicidad junto con su violencia, erotismo, imaginación y honradez las hacen entretenidas y curiosas. No he leído muchas y además, casi todas sobre la Materia de Bretaña. Por eso alguien, creo que mi madre, me regaló "Tirant lo Blanch" (de J. Martorell), una de las novelas de caballería españolas más famosas e hito de la literatura valenciana (el original esta en valenciá). Pero nunca me he atrevido con ella. Son más de 1000 páginas. La edición que tengo son 2 volúmenes, tan voluminosos, que asustan. Son 2 auténticos tochales. Creo que son los libros más gordos que tengo (y yo tengo libros gordos y la edición de los "Metabarones" de Mondadori). En fin, que cuando vi que salía este cómic pensé en pillarlo (es barato y no pintaba mal) para así poder hacer un, por fin, acercamiento informal a esa obra ciclópea que es "Tirant lo Blanch", porque leerla de cabo a rabo no va ocurrir mañana.
Como sólo conozco el original de vista no puedo hablar mucho de la adaptación que hace Porto. Evidentemente es un fragmento, no sé si será el más apropiado, ni como de fiel y pertinente es la adaptación. De todas formas, si el cómic esta bien tampoco es que importe mucho y este no esta mal. Por la lectura se ve que Porto ha conservado el saborcillo medieval (casi renacentista) y tampoco es que la estructura lineal y simple de una novela de caballerías presente muchos problemas para la adaptación. Así que sospecho que la adaptación esta bien. Por lo demás, el guión es muy simple e impersonal (no hay mucha psicología de pjs), pero como siempre va hacía delante y ocurren muchas cosas y hay elementos de sitcom y ocurrencias medievales la mar de llamativas y hay muchos cambios de escenario y sorpresas (y el cómic es breve), pues la lectura es amena. Por este lado Porto sale bastante airoso del tema.
Tampoco el autor lo hace mal dibujando. Con un estilo de dibujo europeo que recuerda al de D. Torres y una narrativa propia de la bd Porto hace un trabajo correcto. Su estilo sencillo y claro es efectivo y, aunque no es atractivo, la claridad de la composición y un color sencillo y plano pero muy bien dado convierten a esta versión de "Tirante el Blanco" en algo grato visualmente. La narrativa no esta mal pero es donde residen los fallos de la obra. Probablemente esta narrativa confusa se deba, sobre todo, al original, que me supongo que debe de ser bastante denso. El problema que no consigue resolver Porto es estructurar bien la historia a lo largo del cómic. Como no lo consigue la lectura no es del todo satisfactoria porque las elipsis no suelen ser exitosas al no pillarse al vuelo, las transiciones entre escenas son atropelladas, no ayuda al ojo ha discurrir por la página, muy densa en viñetas, y, como mantiene siempre el mismo ritmo, no enfatiza los momentos más importantes y llamativos de la historia. Esto también perjudica a los pjs, pues no los presenta adecuadamente, por lo que el lector tarda en hacerse con ellos dificultando la fluidez de la historia. En cuanto a la recreación de la época no esta mal. Con sencillez y libertad, cualidades muy apropiadas para adoptar una novela de caballerías pues estan son ficción, recrea bien la época, aunque se hecha de menos más magnificencia y barroquismo en la corte bizantina y se deplora la excesiva simplicidad de los fondos.
En fin, no es un mal cómic. Es grato y ameno y supone un acercamiento fácil y desenfadado a una gran obra literaria absolutamente olvidada por todos, lo cual no es despreciable. Le ayuda una buena edición de SM, aunque demasiado sobria, podría haber incluido un artículo sobre la obra para culturizar a la juventud y algo sobre el autor para promocionarle, y poco arriesgada, seguro que la editorial se podía haber permitido sacarla un poco más barata. Así pues, una lectura interesante, un cómic dinámico y la constatación de que la violencia y el sexo son un gancho atávico. No esta mal, eso no justifica su compra, pero sí una lectura si se tiene la oportunidad.

5.5.09

Videados 65: Excalibur, J. Boorman 1981



Esta es una de mis palis favoritas aunque, curiosamente, no la he visto muchas veces. Supongo que habrá sido para saborear mejor cada videado. La vi por primera vez de adolescente y me impactó profundamente. Nunca había visto una peli tan cruda, ruda y directa. En ella el sexo era turbador, la violencia dolorosa, el esplendor pálido, la decadencia sublime y el canto del cisne apoteósico. Por tanto, fue para mí un espectáculo que se me grabó a fuego, por lo que, junto con la maravillosa tetralogía de T. H. White "El rey que fue y será" (la mejor novela artúrica del siglo XX y una de las mejores de todos los tiempos), me convirtió en un fan de la Materia de Bretaña.
La he vuelto a ver recientemente, un lustro más o menos después de la última vez, y ya no me ha parecido tan espléndida. Antes me parecía una gran peli, ahora, más formado y maduro, "Excalibur", cinematográficamente hablando, ya no me parece tan brillante. Ahora es cuando me he dado cuenta de que fílmicamente es una peli normalita, que no contó con mucho dinero y sí con unos efectos especiales rudimentarios (aunque de la época). Pero no obstante, como relato y, sobre todo, como narración artúrica, sigue tan excelente como antaño.
Anáil nathrach (aliento del Dragón)
ortha bháis is beatha (encantamiento de Muerte y Vida)
do chéal déanaimh (tu augurio de la creación)
Lo mejor de "Excalibur" es el guión porque este es el sólido pilar sobre el que se edifica y lo que más contribuye al notable resultado final. Es una adaptación de "La Muerte del Rey Arturo" de Malory. Obra del siglo XV que es una síntesis de toda la ingente literatura medieval sobre el Rey Arturo y sus caballeros y uno de los pasos decisivos que la Literatura dio hacia la novela. Como esta obra tuvo un éxito arrollador se convirtió en el canon de la Materia de Bretaña, en su biblia, sobre todo en los países anglosajones. El cambio de edad relegó a la Materia de Bretaña hasta el siguiente cambio de edad. A partir del Romanticismo, Occidente volvió a la Materia de Bretaña para explorar el romanticismo y la psicología de los pjs, para expurgarla de todo rasgo legendario y simbólico (como a la Guerra de Troya) para convertirla en un fresco histórico, creyendo erróneamente que la verosimilitud y el historicismo son tan potentes y conmovedores como la carga mítica y utópica que tiene la fabulación medieval, para modernizarla, convirtiéndola así en algo anacrónico, o, como en este caso, para dar un significado moderno a lo legendario y simbólico.
 No tengo claro si Rospo Pallenberg (me encanta el nombre) adaptó el guión directamente de la obra de Malory o de una novela suya que adaptaba también aquella obra. Sea como sea, adaptar la obra de Malory es muy difícil no sólo por la tremenda extensión de la obra (creo que supera las 1000 páginas en castellano), sino también por la cantidad de acontecimientos y pjs que forman el tupido tapiz artúrico. Aunque no es muy complicado seleccionar los acontecimientos más importantes (o quizás lo parece después de lo hecho por Pallenberg), sí es difícil adaptarlos porque supone trastocar a muchos pjs, ya que es una obra más coral que de protagonistas (cada pj tiene su momento de gloria). Por eso, el elegir tan solo unos episodios supone eliminar pjs importantes, cambiarlos, fundir unos con otros o alterar su importancia. Por ejemplo, en la peli Gawain/Galván no es un pj tan importante como lo es en el Ciclo Artúrico literario (además de que algunos de los acontecimientos en los que participa en la peli no son propios del Gawain literario), en Malory es Galahad y no Perceval el que encuentra el Grial (el 2º lo hacía en las 1º versiones porque el 1º aún estaba por inventar) y la Morgana de "Excalibur" es también la Nimue (el affaire de Merlin) y la Morgause (la madre de Mordred) literarias resultando, en consecuencia, un pj muy completo pero diferente y hasta opuesto del canónico.
En fin, que la adaptación esta admirablemente hecha ya que sintetiza al máximo el asunto sin alterar para nada su fondo. Además, elabora un relato muy interesante con brillantes aportaciones propias que va de menos a más. También hizo muy bien en despojar la historia de medievalismo, cristianismo e historicismo (la lucha contra los invasores sajones), pues son los elementos más pasados y tangenciales, para poner en primer término el trasfondo mítico de la Materia Bretaña, que es lo atemporal de la leyenda, e introducir las interpretaciones o visiones modernas del relato, como la lucha entre la magia-paganismo-ancestralidad personificadas por Merlin y la ciencia-cristianismo-modernidad, que se presenta como el devenir histórico inevitable. De esta forma la adaptación remarca que la Materia de Bretaña personificada en Arturo, es un ideal y una utopía inspiradora aún vigente porque, al igual que en la Edad Media, deseamos vivir en un lugar donde reine la paz y la justicia social y ser gobernados por gente honrada, buena y sobresaliente.
El problema que tiene el guión es un problema irresoluble porque la síntesis inevitablemente tiene carácter episódico. Por eso la historia no se desarrolla fluidamente, sino a saltos, lo que provoca que no todos los acontecimientos reciban la atención que se merecen y todo quede un poco en el aire. Esto en parte es la razón por la que la parte central es la más floja y, a diferencia del principio y el final, no tenga entidad propia, siendo sólo un mero lazo entre aquellos 2 actos. También es el responsable de que los pjs estén muy desdibujados. Uther, Morgana, Merlin y Arturo (estos 2 últimos son los protas) son los únicos personajes propiamente dichos. Son los únicos de los que podemos deducir una personalidad y unas motivaciones. Aunque no por ello dejan de ser bocetos, ya que por ejemplo, el final de Merlin no está bien explicado (cómo exactamente se deja engañar por Morgana?) y Arturo, en el momento en que ha pacificado su reino, se convierte en un deus otiosus del que no sabemos nada hasta que vuelve a convertirse en un agente (como por otro lado pasa en todas las versiones). De todas formas, todos tienen su carga trágica (su humanidad, la que impide a Merlin ser un exitoso demiurgo y a los demás estar a la altura del ideal que encarnan) y no carecen de ninguno de sus atributos imprescindibles.


Boorman no lo hace mal. Es un tipo con el talento muy justito, pero lo compensa con una gran inteligencia. Su dirección, inspirada en Kurosawa y en la interesante Lancelot du Lac de Bresson, es totalmente funcional. Se limita a seguir el estilo clásico y así dirige la peli con solvencia y solidez, pero con pocos momentos de brillantez, autorales o imaginativos y donde muchas veces hay un plano medio cuando tocaba uno general y viceversa. Aunque hay que matizar esto, pues la peli contó con poco presupuesto y eso siempre condiciona a un director. El poco dinero se ve claramente en que casi todo esta rodado en exteriores, sobre todo en campos y bosques (de Irlanda) donde no hay que construir nada o pagar alquiler alguno, por no hablar del reciclaje del vestuario, escenarios, metraje y la utilización de la familia para papeles menores. También en que la dirección es bastante televisiva, es decir, predominan los planos medios y los encuadres son poco amplios porque no hay un despliegue de medios que llene la gran pantalla. No obstante, como digo, la inteligencia de Boorman supera las limitaciones como elocuentemente demuestra la notable batalla final (que recuerda a la magnífica batalla de "Campanadas a medianoche", notable peli, pues utiliza la misma treta). La niebla con la que esta rodada esta para disimular que se ha hecho con 20 o 30 extras y 3 o 4 planos fijos y largos, pero además, al ser una treta inteligentísima y exitosa,  tiene efectos dramáticos que mejoran lo filmado.
Quizás lo que más impide a "Excalibur" ser una gran película son sus actores. No hay interpretaciones brillantes y sus actores no son carismáticos. El más conocido en aquel momento era N. Williamson/Merlin (el genial Pequeño Juan de "Robin y Marian"), que hace la mejor interpretación. No hace nada extraordinario, pero resuelve bien un pj mítico con múltiples caras (mago, bufón, maestro, sabio, diablo) componiendo un original y fresco Merlin (potenciado por tener un vestuario que rompió con la tradición, nada de capirote y larga barba blanca) que a mi me gusta mucho. También esta bastante bien N. Terry/Arturo, siempre apropiado pero su tarea es fútil porque no posee el suficiente carisma y la presencia necesaria para hacer creíble un pj tan mítico y poderoso. Perceval/P. Geoffry, Morgana/H. Mirren (uno de mis mitos eróticos por su participación en este film) y Uther/G. Byrne estan sólidos. Los demás se limitan a no desentonar. Todo esto no estaría nada mal si no fuese porque los peores actores, N. Clay (el peor) y C. Lunghi (que curiosamente esta mejor cuando no está con Lanzarote), son los encargados de encarnar a Lanzarote y Ginebra, 2 de los 5 pjs cruciales. Por eso ellos tienen parte de la responsabilidad de que el tramo central de "Excalibur" casi se asome al abismo, ya que este esta consagrado a su amor adúltero (aunque el guión tampoco se lo ponía tan fácil como a los demás). Esta calidad interpretativa hace que merezca la pena ver la peli doblada pues, aparte de que la traducción de los subtítulos es floja (traduce encantamiento con fórmula y Arte con Ciencia!), los dobladores utilizan mucho mejor sus voces. Lo único es que el tono teatral que Boorman quiso que imprimiesen a sus actuaciones en el doblaje se pierde, pues aquí se optó por dar seriedad y gravedad al asunto.


Si hay algo que apuntala a "Excalibur" y la salva de la mediocridad de sus artífices es la b.s. y el diseño de producción. La b.s. cuenta con 4 de las piezas más maravillosas de Música Clásica que existen, el "O Fortuna" de Orff (muy apropiada para el film), la marcha funeral de Sigfrido y los preludios de "Tristán e Isolda" y de "Parsifal" de Wagner. Músicas muy conmovedoras e intensas muy bien utilizadas por Boorman. Junto a ellas, sin desentonar, están las composiciones de T. Jones, que están muy bien pues encajan perfectamente en las escenas que les toca acompañar (sobresaliente la del baile enloquecedor del principio y la que acompaña a los elementos fantásticos y mágicos). También destaca, y es uno de sus aspectos más característicos y sobresalientes de la peli, las armaduras. Elemento fundamental para que "Excalibur" resultase verosímil y sólida (sólo hay que compararlas con las de la interesante peli musical "Camelot" que adaptó las novelas de T. H. White), pues la dureza de la violencia y la magnificencia de los caballeros de la Tabla Redonda necesitaban contar con una panoplia creíble y atractiva. Unas armaduras góticas magníficamente fabricadas por T. English (la peli se sitúa en el siglo VI pero la tecnología que exhibe, imprenta y armamento, es del XV), que son unos de los pocos aspectos de la peli que estan por encima de la funcionalidad. También me gustaría mencionar los efectos especiales y los pocos decorados (ese Camelot contrachapado o la caverna del Dragón) que, aunque ahora resultan naif y cutres, refuerzan hoy mejor que nunca el aspecto irreal del relato al darle encanto y cierta verosimiltud a los elementos fantásticos. Para terminar mencionar la fotografía, que yo no la veo gran cosa pero fue nominada a los Oscar, y los maravillosos efectos de sonido. Gracias a ellos la espectacularidad e intensidad de los combates se magnifica al hacerlos más épicos y emocionantes además de contribuir a darles un realismo impresionante.
En resumen, "Excalibur" no es una gran peli (aunque el 1º montaje duraba 30 minutos más, por lo que la cosa podría cambiar), pues le pesa la mediocridad de sus artífices, su ochentismo (patente en su maravilloso cartel) y su falta de presupuesto. Pero a pesar de ello consigue ser una peli inolvidable por su tratamiento rudo y explícito del sexo y la violencia (la censura de EE.UU. le recortó 20 minutos), original por su acercamiento a un ideal de forma sucia, tosca y nada romántica (lo que contrasta mucho con la floja peli del Hollywood de los 50 "Los Caballeros de la Tabla Redonda", adaptación más fiel a la obra de Malory y totalmente contraria a "Excalibur", pues contó con un gran presupuesto y un elenco protagonista salido de lo más granado del star-system de la época), por la magnífica sublimación de lo trágico, lo épico y lo mítico del Ciclo Artúrico, por la fantástica adaptación de una historia tan basta como maravillosa y por unos últimos 45 minutos espléndidos, pues es donde se concentra los mejores planos y escenas de toda la peli. Ahí estan la impresionante caracterización de Mordred como un diabólico dios solar, el árbol de los caballeros ahorcados, la estancia de Perceval en el castillo del Grial (quizás lo mejor de la peli, maravilloso como las aguas le despojan de todo y le llevan hasta él), la batalla final y ese plano impresionante, tan kitsch como kurosawiano, donde Arturo y Mordred se matan mutuamente. De esta forma "Excalibur", a pesar de sus fallos, es uno de los mejores relatos de la Materia de Bretaña que existen y una película insuperable en su campo, pues es evidente que ha supuesto una sombra alargada y muy oscura que aún ninguna peli de ese estilo ha sido capaz de sacudirse. Así, "Excalibur" si se ve con complacencia y cierta entrega, es un espectáculo sobrecogedor y un relato emocionante que merece ser videado muchas veces.

1.5.09

Lo barato entra fácil

El otro día fui a Astro City, que es una tienda de Madrid, que esta saldando al 50% su material. Lo cual es bueno egoístamente y a corto plazo, pero malo a largo plazo, pues es un puesto menos de venta lo que perjudica mucho a las editoriales, ya que hacen tiradas al milímetro. Aunque no es grave, pues es una tienda céntrica de Madrid, luego la clientela no se quedará desabastecida y las editoriales la pueden recuperar, no deja de ser malo para los productos de venta en exclusiva en librerías especializadas. De todas formas, parece que la tienda se va a salvar y por tanto, continuar, así que me alegro por su clientela habitual.
Bueno, el caso es que fui, por fin, el otro día (creo que lleva saldando el tema un mes ya, quizás 2) a ver si encontraba algo que me interesase y al final me gasté casi 80€! (o sea 160€), que es casi lo que yo me gasto en 2 meses en novedades. Y el caso es que apenas me llevé nada de lo que estaba buscando. Lo que me da un poco de palo porque ha sido "derrochar" dinero en un momento en que no puedo hacerlo.
Como digo, de compras de esas seguras, de esas que tienes en una lista hice pocas. Pero es que el estar en una tienda (muy pequeña, no creo que el espacio de venta al público supere los 30 metros cuadrados) con precios al 50% me volvió loco. El momento en que mi mente saltó en pedazos y quedé cegado por los precios fue cuando encontré la edición de PDA de los WC de Moore. Para empezar, encontrar algo así me conmocionó y al ver el precio, 9€!!, quedé preso del entusiasmo y de la euforia, porque podía hacerme por 4.5€ con algo que hoy vale más de 5 veces eso. Tiene truco, sólo es la mitad del material. Es una edición del 2000 con tapa blanda y fina, tamaño comic book y con unos muy necesarios artículos contextualizadores, no como el tomo Norma que es ligeramente más grande, etc. El asunto significa que, si tuviese la suerte de encontrar la 2º parte al precio original (lo cual no es difícil, porque si es más caro que lo de Norma la tienda no hace negocio), tendría algo que hoy vale 28€ por 13.5! Tampoco me interesa porque la obra no me gusta demasiado, la 1º mitad, que es lo que he comprado, me pareció interesante por todo lo de Kera, pero la 2º mitad me pareció mediocre salvo el final. El caso es que eso me dio un subidón consumista que fui incapaz de controlar. No me pude relajar ni dominarme porque, mirase a donde mirase, todo estaba al 50%!
Todo esto me hizo pensar que los comics se venderían un poco más si fuesen más baratos. No digo 50%, pero si 1 o 2€ menos (imagináos las grapas a 1.5€!). Hay muchos temas que desconozco, estan los costes y por otro lado las distribuidoras y los puntos de ventas que no todos admiten cualquier cosa. Muchos sólo quieren cosas que les den un buen margen (ese es el gran pecado de la grapa y no otro) y otros siguen con prejuicios sobre el cómic y sólo lo admiten si tienen tapa dura, sobrecubiertas y solapas (o al menos eso nos han hecho creer los editores) y el precio inflado. Así que yo soy uno de los que menos sabe si las beneficios serían mayores si los comics fuesen más baratos (naturalmente sólo los más comerciales) porque se venderían significativamente más. Pero lo que esta claro es que las editoriales nunca han intentado averiguarlo (lo de Panini al final ha sido una broma que no ha hecho ni puta gracia). Así que nadie lo sabe, y en eso y en que parece que el aficionado medio paga lo que sea, ellas basan su política actual (que igual la crisis se la lleva por delante, pero ahí estan la JLA de Morrison por 60€, "Los pasajeros del viento" por 55€ (aunque es una edición de coleccionista) y "Peter Pan" por 50€ (también de coleccionista), algo que no se había visto hasta que Mondadori, hace poco más de un año, destapó la caja de los truenos, desgraciadamente, con sus "Metabarones" a 55€).
Pero yo sólo digo una cosa: compré cosas que nunca habría comprado por el precio que les ha puesto la editorial, muchas veces por una "calidad" de edición innecesaria (entrecomillas porque, por ejemplo, el 3º tomo de "Nexus", aparte de que la reproducción no es buena porque el material es viejo, las ñ brillan por su ausencia pero tiene tapa dura, papel bueno y esta a 25€), al estar baratas. Y es que cuando encuentras algo a un precio que se ajusta a lo que tu crees que vale, compras a ciegas, es decir, sin conocer el producto.
Qué más compré? Quizás os preguntéis, pues esto:
-"Tirante el Blanco": es uno de esos comics que sm editó hace unos meses que adaptaban algunos clásicos de la Literatura con una buena edición y a un tamaño entre el comic book y el europeo. No encontré la edición cara, 9€ por 32 páginas de un autor español adaptando un clásico, pero creo que esa editorial se podía haber permitido venderlo algo más barato y si no, rebajar un poco la calidad para abaratarlo. El resultado es que a 9€ no lo iba a comprar sin leerlo antes. Por menos (no hace falta que fuese 4.5) lo hubiera comprado el mismo mes en que salió. Ya os diré que tal, ya que ya me lo he leído. Como es español, le dedicaré un post monotemático. No esta mal.
-CDC JSA nº 1: por un lado esta que he perdido la capacidad de leer a R. Thomas, por otro lado, que suponía un desenvolso fijo de 9€ por un material desconocido. Por la mitad de precio, he estado dispuesto a picar para ver que tal. En esta compra se nota que me dejé llevar por la euforia y que llegó un momento en que no sabía lo que hacía.
-7 Soldados de la Victoria, Mr. Milagro: de esta gran (de extensión y ambición más que de calidad) historia de Morrison me faltan por leer este tomo y las grapas. No pensaba subsanarlo, pero con el reciente post de Fer dedicado a esta obra y lo que se avecina en el UDC había decidido hacerme con este tomo y las grapas (tengo el de Bulleteer y el de Zatanna y me gustaría hacerme con el del Caballero que, a falta de leer este, es el que más me gustó), así que mejor rebajado.
-CDC Legión de Superhéroes nº 1: a esto sí le tenía ganas, pero lo mismo de antes. 10€ fijos todos los meses en un mercado con cientos de novedades cada mes es un compromiso demasiado serio para mí. Por la mitad no me he resistido empezarla, aunque a saber cuando compraré el siguiente. Lo dicho, estaba embriagado totalmente.
-JLA, la mujer hipótesis: un cómic de la JLA clasificada de la Simone que a mi me pareció simpaticote. Por la mitad de precio (6€) no lo iba a dejar ahí, ya que es una de las pocas cosas que estaba en mi lista, eso sí, en los últimos puestos.
-Rogue Trooper nº 3: de pequeño flipaba con este soldado azul duro e implacable inmerso en una guerra delirante y futurista. Leerlos de nuevo ha sido una decepción, pues he descubierto que en b&n ya no mola tanto y que los guiones son mediocres en el mejor de los casos. Pensaba darle una última oportunidad, por 7€ era ahora o nunca.
-Krazy Kat nº 2: hubiera matado porque fuese el 1, pero sólo tenían este. Tenía planeado hacerme con uno porque es un clásico y tal y la verdad es que no esta mal y lo mejor es que es posmodernísimo. Bueno, en realidad sólo he leído el 1º. Por 7.5€ he cumplido un propósito que creí improbable.
-Orion nº 5: esta miniserie la deje en el 3 porque no me gustó y por ese precio decidí que era mejor invertirlo en otras cosas que en esos momentos me gustaban más. Tenía en proyecto terminarla, total, sólo me quedaban 2. Es una de la única cosa que he comprado que estaba en los primeros puestos de mi lista.
-WildC.A.T.S 3.0 y de rebote el crossover "Coup d´etat": el sorpresón del último lustro. Este cómic me pasó desapercibido cuando se publicó hace ya más de 5 años, pues siempre he vivido de espaldas a Image. Con el tiempo y los blogs me enteré de él y de que estaba muy bien (Pedro de UTCON llegó a decir que nunca lo veríamos por aquí, entonces no sabía tanto como hoy:). Así que me lo apunté en la lista de cuando sea rico o más bien si llegó a ser rico alguna vez. Para mí fue un auténtico shock encontrarme todos los tomos. Eso fue lo que me llevó a comprarla, era ahora o nunca. 8 tomos, 24 grapas estadounidenses, a 26.5€ es algo insoñable hoy. Exactamente, me volví loco y no supe cuando parar. Ya en casa lo he ojeado y parece muy chulo. Estoy deseando empezar a leerlo. Tiene pinta de ser como el "The Boys" de Ennis, es decir, nada superheroico y bastante negro, pero hecho con más inteligencia, elegancia y gusto. Confirmo que era algo adelantado a su tiempo, de hecho, es una serie tan moderna que PDA la vendió a precios del 2009. Así que una ganga y una suerte total.
En fin, eso fue todo. No estoy muy orgullo por el arrebato consumista pero bueno, los comics son una de las pocas alegrías que tengo hoy en día. Me consuelo a mí mismo diciendo, mientras golpeó mi cabeza contra una pared, el siguiente haiku: 17 tomos 77.45, cada tomo 4.55.
Mecachis! Me dejé el tomo de BWS, ese que publicó PDA hace 2 años de los dioses o algo así.
PD: si alguien quiere encargarme algo, no tengo ni idea si la oportunidad seguirá la semana que viene, puede hacerlo, me fío de vosotros. Por un lado esta que igual no lo tienen y por otro, que tampoco soy rico, así que moderación. Tened en cuenta que lo más reciente que se puede encontrar es de febrero de este año y que poco material tienen que no sea superhéroes o manga.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog