5.2.16

Cosas que no verás en castellano: Michael Moorcock´s Elric: The Balanze lost


Sí. Sí. Esto lo publicó Panini. Listillos. PERO NO completo. Es una maxiserie, o sea, una miniserie de 12 nº (jerga del siglo pasado), que se recopiló en 3 tomos. En castellano falta el último. Por ventas o por temas de dchos., sólo lo sabe Panini ya que España es un estado donde los responsables jamás tienen que dar explicaciones. Así que la cosa se quedó colgada en el cada vez más lejano 2013, como todo el que pilló los tomos en castellano sabe. Debido a que las cosas en mi palacio van despacio no fue hasta las Navidades pasadas que me hice con el tomo que (me) faltaba...


El guionista de la maxiserie es C. Roberson, un  escritor que parece que ahora fundamentalmente lo es de cómics, faceta por la que le conocemos por aquí (pero yo de lo suyo sólo he leído esto), que además es fan de Moorcock. Su trabajo en esta maxiserie es mediocre a pesar de empezar bastante bien. Quizás le perjudicó el conocer y venerar la obra del escritor inglés, prácticamente desconocida en España en particular y en el mundo castellano hablante en general a pesar de la importancia que tiene en la Fantasía y la CF anglosajona, pero la mediocre calidad literaria y el vanguardismo se pagan. Su guión se inspira en la novela de Elric Marinero de los Mares del Destino y en la trilogía The Second Ether y está protagonizada por el Campeón Eterno de forma que el protagonismo del melniboneano (hace años que no escribía esta palabra...), aunque es el que más sale, no es muy superior al de Hawkmoon, al de Corum y al de Eric Beck (la personalidad del Campeón inventada por Roberson). Tampoco es más decisivo que estos. La historia comienza siendo 4 tramas paralelas (creo que la de Elric se situaría después de La Torre Evanescente y antes de "El rescate de Tanelorn", la de Hawkmoon después del ciclo del Runestaff y la de Corum al final de sus novelas), después se reduce a 2 y luego a 1. Al principio es interesante porque es dinámica y misteriosa, pero cuando casi todo está aclarado y los protas se han reunido se atasca. C. Roberson no la planificó bien así que el último tomo es bastante rollo, casi no es grave el que no se haya publicado en castellano a pesar de que deja el relato inconcluso, porque no tiene mucho que contar así que la acción se ralentiza y el desarrollo se densifica con explicaciones innecesarias y escenas paja. Además la escala cósmica acabó superando al guionista. Por tanto la cosa queda torpe y deslabazada. Seguramente el entusiasmo le jugó una mala pasada a C. Roberson. Una pena porque es de los escasos cómics de Elric que no es una adaptación literaria, aunque nada nuevo aporta al melniboneano  o al Multiverso de Moorcock.

F. Biagini es el dibujante. Hace un buen trabajo con un dibujo sintético y limpio pero al final acaba aplastado por el desbordamiento del guión y porque se ocupa de lápiz y tinta. Biagini es limitado en la narrativa (aunque puede que C. Roberson no le dejase muchas opciones), así que sus páginas son monótonas y convencionales, y sólo se ocupa de los fondos cuando es estrictamente necesario, pero es un dibujante competente, como es europeo aporta unas referencias culturales que enriquecen la Fantasía que normalmente es pobre en el cómic estadounidense (salvo la dibujada por P. C. Russell), sólo hay que comparar a J. Buscema con BWS, y tiene un talento natural para dibujar monstruos. Seguro que esto fue lo que le dio el puesto pues la historia está plagada de seres caóticos. Así pues se defiende bien y hace vistoso el guión, hasta que este empieza flojear y a irse de madre y él a cansarse, tanto bicho caótico se paga, por lo que el final resulta deslucido. La escala cósmica superó a guionista y a dibujante aunque Biagini tiene excusa: el escenario final es una planicie desierta y el tamaño comic book es pequeño para lo cósmico. 

Por tanto The Balanze lost es ambicioso por su escala, original porque ni ocurre en los Reinos Jóvenes (ni aparecen), ni Elric es el prota, ni adapta un texto de Moorcock, lo más habitual, y es respetuoso con y conocedor del material literario en que se basa que, a pesar de empezar bien, termina mal porque intentó abarcar más de lo que podía. No cayó en que hay cosas que la literatura puede pero el Cómic no (y viceversa). Su principal fallo es culpa de C. Roberson pues es evidente que no pensó en la plasmabilidad de su historia. No obstante queda un relato diferente con unos seres caóticos bien repulsivos que en calidad no es diferente a los restantes cómics de Elric de Melniboné. 

Para finalizar unas palabras sobre los mencionados (información de las ediciones españolas aquí). El melniboneano tiene una buena relación con los cómics. Desde los 60 del siglo XX sale en ellos, si bien su época dorada fueron los ya lejanos 80 de aquella centuria. Fundamentalmente son adaptaciones de las novelas. Aunque los anglosajones lo ignoran el 1º lo publicó en Francia Druillet en 1968. Elric le nécromacien (Elric: The return to Melnibone) es más un relato ilustrado chulamente en B&N que un cómic y adapta el comienzo de "La Ciudad que Sueña", fue reeditado en 1971 con una página más. El siguiente cómic es material original y es una incursión de Elric en el mundo hibóreo de Marvel en la serie a color Conan el Bárbaro, aquí se ha editado varias veces. Después viene más un fanzine que un cómic que una tienda de cómics de EE.UU. editó en 1973, un año después que lo anterior, que adapta con permiso y en B&N el relato "La Ciudad que Sueña" con el título de The fall of The Dreaming City. Lo siguiente vino en 1976. La revista de cómics Star reach en su nº 6 publicó una historieta corta original en B&N titulada The prisoner of Pan Tang. Es obra de unos tales E. Kimball y B. Gould, que lo dibuja muy influido por BWS. A eso le sigue una adaptación en color de Elric de Melniboné, más relato ilustrado que cómic, a cargo del mismo Moorcock y F. Brunner que se editó en 1979 en los nº 5 y 7 de la legendaria revista de cómics Heavy Metal y nunca más (Moorcock con un Chaykin muy europeo también en ese año publicó un cómic: The swords of Heaven, the flowers of Hell ambientada en algún lugar del Multiverso en la editorial de la revista). A esto le siguió en 1980 otra adaptación en color de "La Ciudad que Sueña" a cargo de R. Thomas y P. C. Russell que fue serializada en la revista de cómics Epic Illustrated de Marvel pero debido a su éxito se terminó como novela gráfica (término que en aquella época quería decir versión estadounidense de álbum europeo) en 1982, La ciudad de los sueños. Su éxito llevó a que se continuase pasando así esos autores al siguiente relato en While the gods laugh, proyecto que se abortó por algún motivo pero continuó en editoriales independientes (en 1983 en Pacific Comics y luego, tras su quiebra, en Eclipse Comics a partir de 1985). Así se adaptaron todas las novelas, supongo que aprovechando lo hecho por Thomas y Russell en Marvel, de las que aquí se publicaron las 2 1ª adaptaciones y ahora se acaba de empezar a hacerlo de nuevo de forma mu cara, menos la última porque Eclipse se fue al garete, así que se tuvo que esperar hasta 1996 para que fuese adaptada por P. C. Russell. Esta adaptación se publicó aquí 1º en grapa y luego en tomo. En el siguiente año DC pilló a Elric y acto seguido publicó una maxiserie (no sé si había intención de más pero el caso es que son 12 nº), Michael Moorcock´s Multiverse, que son relatos de las diferentes encarnaciones del Campeón Eterno, lógicamente entrellas la de Elric, que estuvo a punto de ser editada aquí, y ya en el siglo XXI una miniserie que es una historia original de Elric que se sitúa antes de Elric de Melniboné escrita por Moorcock y dibujada por W. Simonson, aquí se publicó en un tomo pequeño. Después viene esta maxiserie y finalmente una adaptación francesa en curso, también se está publicando aquí, de las 1º novelas que es mediocre aunque moderniza el aspecto visual del asunto. Así está el tema. Ojalá se recuperase lo de Druillet y lo que no son adaptaciones, ya tenemos las novelas, y el cómic a la europea de Moorcock y Chaykin pues tiene buena pinta. 

3.2.16

Camino a las Secret Wars: Vengadores II


Tras un comienzo larguísimo Hickman&Marvel por fin pasan al nudo. Si aquel se caracterizó por la ausencia de uno de los bandos, Iron Man, este comienza cuando los 2 bandos vuelven a estar presentes. Pero la chispa que llevará al desenlace no se produce por roce sino por una maniobra editorial. Por desgracia no es raro. Iron Man le hizo algo al Capi pero este no lo sabía y tanto Hickman como su supervisor, Breevort, sabían que el militar lo iba a acabar sabiendo, pero esto no ocurrió siguiendo, como han reconocido el 2º, la historia, sino porque tocaba el nuevo megacrossover editorial: Pecado Original (terrible porque al final resulta que Furia, el viejo, el clásico, el original, era más listo y poderoso que todos los supers juntos). Menos mal que pegaba con cola con lo que estaba escribiendo Hickman al dictado de Marvel. Así es como se hizo la revelación, y entonces el conflicto entre Iron Man y el Capi volvió a estallar. Desde la nefasta Civil War la rivalidad entrambos ha sido el motor de Marvel.

El Capi a Iron Man: ahora te voy a dar una dolorosa paliza. Para mi aquí es donde esta historia se va a la mierda porque esta ni es forma de comportarse ni de solucionar el problema que hay entrellos.

Pero como estamos en el siglo XXI y escribe Hickman todo este tema no es cuestión de un par de grapas, sino de un largo arco argumental entretenido, pero si te pones a pensar en él malo. Se tocará esto último más adelante, ahora vamos a hablar de lo que cuenta porque es muy importante para entender la trama.

El Multiverso Marvel está muriéndose irremediablamente por sus Tierras. A pesar deso los superhéroes más listos de la Tierra Marvel principal intentan evitarlo en vez de resignarse, reconciliarse con el mundo y esperar alegremente una muerte que iba a venir de todas formas, que es lo que haría un oriental. Pero no luchan en vano solos. El Tiempo en Marvel ahora no es lineal sino simultáneo y por lo tanto todo ocurre o está ocurriendo a la vez. No hay paradoja. Todo el Tiempo existe en un solo instante (V nº 34 EE.UU. 11.2). Por eso aunque el mundo se acabe en el presente hay futuro. Así, desde allí también están intentando arreglar el tema. No personalmente sino ayudando a los Vengadores de ntro. presente. Para ello han creado un bucle en el Tiempo que permite probar todos las formas que  se les ocurren a los Illuminati para volver a poner el Fin en su lugar original. El tema es que ninguna da resultado y por ello deciden traerse al Capi allí. De ahí que la gema del Tiempo fuese la única del Infinito que no se rompiese. El amo del Tiempo, Inmortus, se ocupó dello (supongo). Pero para rellenar o para que Hickman se diese un capricho el viaje temporal tiene escalas que en general no aportan nada a la trama principal (cómo la Ultrón-Viuda justifica ante Ultrón-Odín su entrevista con la Viuda ya que sólo necesitaban al Capi?), y encima asegura que el Thor del futuro será indigno, aunque recuperará su brazo perdido. En el último futuro está el último Vengador: Iron Lad junto con sus otros yos: Inmortus y Kang. Por qué? Pues porque gracias al heroísmo de los Vengadores en Infinito el supergrupo se expandió universalmente de tal modo que se convirtió en una constante temporal. Esa era la razón de esos mundos de Vengadores que acabaron en nada editorialmente (vale; por el momento). La trinidad le dice al Capi que no hay manera de salvar el Multiverso de una forma heroica, es decir, idealista, es decir, como él quiere, es decir, según los valores superheroicos clásicos: sin matar a nadie, así que hay que dejar a los Illuminati hacer. Por eso le han traído al futuro. Para retenerlo para que estos puedan seguir con sus movidas. El Capi escapa-vuelve. No va a dejar que Iron Man se salga con la suya. Back to the pastEstás preparado para matar al Capitán América? [...] Creo que es lo único que le detendría (NV vol. I nº 24 EE.UU. 18.6) es lo que escribió Bendis a El Vigía para que se lo dijese a Iron Man en plena Civil War (cada día que pasa peor es). Al final uno no sabe si el Capi es cabezón o rencoroso. Seguramente las 2 cosas, es estadounidense. Por el camino hacía el último futuro una de las luminarias del Universo Marvel, el Ojo de Halcón viejo, que debido al bucle y su buen rollo con el abanderado sabía del percal, sugirió al Capi una solución al marrón que a este le parece aceptable: acabar con Iron Man. El tema es que lo que Stark hará-hizo es monstruoso. Lo veremos en otro post. O sea, si la salvación heroica no sirve y no se puede contemplar la destrucción de otras Tierras, entonces la solución es: ... petarse al latas. Olé Hickman. Lo curioso es que parece que no existen los Illuminati sino sólo Iron Man. Desta manera se rompe el bucle.

Dibujantes. Como en la entrada anterior paso de comentar nada de este elemento de la historia al ser absolutamente mediocre. Aunque parte de la culpa la tienen Marvel por no dar tiempo suficiente para dibujar y no buscar a gente buena y Hickman por no inventarse cosas chulas y espectaculares.

Lo malo de esta historia de viaje al futuro es que no es una aventura, es un dictado. No es narrativa, es expositiva. Su propósito es explicarnos lo que está pasando a través del Capi. Esto nos retrotrae al especial Illuminati preCivil War. En él (28.1) Bendis hace a Stark autodenominarse visionario (futurist pero el traductor de Panini le pareció tan raro que decidió traducirlo por un estúpido: pienso en el futuro). Futurist en inglés quiere decir, además de artista del futurismo, futurólogo y visionario.  El 1º es alguien que basa sus predicciones en tendencias y el 2º es un vidente, que no es un adivino o profeta sino alguien que ve el futuro, literal, así pues su conocimiento de lo porvenir no es racional-indirecto sino sensorial-directo. Por eso tampoco es en castellano un futurista ya que este es el que especula sobre el futuro sin base científica. La forma en la que mi mente trabaja, la forma en la que mente de Reed trabaja... Podemos intuir el futuro. Eso es por lo que ambos hemos tenido tanto éxito como inventores. Sabemos lo que la gente necesitará antes de que la gente ni siquiera sepa que lo va a necesitar. Continúa Stark en la misma viñeta de la grapa mencionada. Curioso que un inventor de armas y un inventor que jamás ha dado uno de sus inventos a la sociedad inventen cosas para la gente, Stark sabía qué arma necesitaba el EE.UU. marvelita antes que su ejército? Qué ha inventado Reed que use la humanidad marvelita? No nos distraigamos. Bendis dice intuir (intuit) así que estamos ante un visionario y no un futurólogo aunque él piensa que son los mismo, pero es que es idiota: cree que antisistema y contrasistema (misma grapa 5.3) significan distinto cuando no es así, es que anti viene del griego y contra del latín. Él quiso decir parasistema. Lo retomo. Pese a que ser un visionario no tiene qué ver con la ciencia, ninguna predicción científica es más que una hipótesis porque algo científico es algo en entredicho o provisional, Marvel se lo adjudicó a Iron Man y este se lo creyó. Las burlas de Slott en su Hulka sobre el tema no importaron. Veo lo que se avecina (V nº 24 EE.UU. 14.5), a pesar de todo Hickman aborda la ciencia como algo numinoso o mágico. Por eso todos los científicos que escribe son visionarios. Oigamos a Banner: Mi punto de vista era erróneo [...] No podía ver la totalidad... -A veces este don nuestro ... es una carga  es la respuesta lógica de Iron Man a eso (V nº 28 EE.UU. 10.5 y 11.1). La ciencia no es un don porque sino no habría que estudiar, investigar y experimentar. Sí lo es la videncia. Pero estamos ante lo que dijo A. C. Clarke: la ciencia avanzada es magia para el ignorante, sólo que aquí también se lo creen los propios científicos (guionistas). En fin, que si Iron Man es un visionario entonces el Capi es un ciego. Lo curioso es que los visionarios míticos eran ciegos: Tiresias y Homero. Tal como ha planteado Hickman la historia los que saben qué está pasando son los Illuminati, los listos de la Tierra más algunos reyes, mientras que el Capi y lo suyos no saben nada. Hickman relaciona la visión con el conocimiento y este con la angustia por un lado, y por el otro la ceguera con la ignorancia y esta con la esperanza. Así pues, el nudo sirve para equilibrar las cosas. El Capi necesita iluminación porque aquí estamos hablando de visiones, no de llegar racionalmente a conclusiones ciertas dentro de la normalidad. Por eso descubre lo que le ha hecho Iron Man soñando, la principal forma por la que los visionarios reciben sus visiones. Al igual que iluminaron a Iron Man, recordemos que este no se enteró del Fin por sí mismo sino que le cayó encima, alguien tenía que iluminar al Capi. Todo esto de las visiones desgarra a los Illuminati listos porque como hombres de ciencia no pueden aceptarlas. Así que en esto se vuelve a ver el tema religioso de la obra de Hickman: la incapacidad occidental actual para lo religioso debido a la potencia de lo científico. De todos modos seguramente esto de los visionarios se deba en parte a que hoy el mainstream funciona por el futuro, o sea, por el hype. Por descreimiento/cinismo, por impaciencia y por incapacidad asumida para ofrecer calidad los guionistas de Marvel se ven obligados a revelar lo que pasará para que el personal se quede a verlo. Es el mismo principio de los trailers estadounidenses. Por ejemplo en la mencionada grapa Illuminati Namor (pre)dice: Banner volverá de donde le mandéis! (NV: I EE.UU. 22.3). Antes de que empezase Planeta Hulk ya nos habían contado el final (que por otro lado sabíamos). Por eso Iron Man recibe una revelación también. Como a pesar de que todo está predeterminado nada se puede predecir, del futuro vienen a advertirle de lo que (le) va a pasar: le van a descubrir y van a ir a por él, lo cual quizás encaja con la misteriosa 6ª viñeta de la que se habló en el anterior post.


Así, la historia es totalmente lineal. Al estar predeterminada no hay incertidumbre y por eso se pueden tener visiones. Tenerlas y que no sean ciertas es de locos, no de visionarios. El problema desto es que aunque el viaje es entretenido, está todo encarrilado: Hickman ha dejado fuera el suspense y la emoción así que la cosa es tan emocionante como escuchar una conferencia. Uno expone, el otro escucha. Hay un episodio de la estupenda serie de tv Hércules, no recuerdo cuál, en el que una adivina intenta sacarle algo de dinero al hijo de Alcmene y este le dice para quitársela de encima: prefiero llevarme la sorpresa. Se me ha quedado grabado porque ejemplifica una actitud vital heroica, no de avaricioso. Sorpresa es lo que le falta a la historia de Hickman. Se sabe el final desde el principio. Es cierto que Marvel tardó en reconocer que iba a colapsar su universo, pero ya en el principio del nudo quedó claro que todo iba a terminar y antes de hacerlo ya sabíamos todos lo que iba haber a continuación. Como el capitalismo vive de futuros, un negocio no puede dejar al futuro en la incógnita porque entonces pierde dinero. El motor dese sistema no es el riesgo sino la avaricia, y el avaricioso es cobarde por definición. Esto es una de las razones que ha hecho a la posmodernidad rescatar el fatalismo (una idea premoderna y por eso la tiene el nazismo y el comunismo por ejemplo) a pesar de ser antidemocrática: si hay libertad todo puede pasar. La versión cristina es la Providencia. Así Iron Man responde ante un reproche: volvería a hacerlo (V nº 29 EE.UU. 22.3) y Franklin Richards le dice al Capi: Deberías ignorarlo. Pero no lo harás. [...] Eres quién eres (V nº 32 EE.UU. 16.4). Los personajes no pueden cambiar porque están en un Universo predeterminado. Esto es lo que diferencia esta historia de la tragedia griega, el mejor tratamiento que ha dado Occidente al fatalismo. Para los antiguos griegos la caída no se podía evitar cuando era una decisión divina ya que uno era humano, en Hickman no hay dioses y por ello el fatalismo no es una decisión divina, es algo cósmico. En fin, que entonces como ese guionista se ha cargado 1º las reglas del género al no dejar a los superhéroes salida y luego el suspense al hacer del tema un asunto de determinismo, esta historia queda muy gris porque hay que añadir que Hickman nunca se ocupa de los personajes y que la cosa es más larga que un día sin pan. Es cierto que consigue ser interesante y mantener el misterio, pero lo 1º también se puede decir de un documental o una peli gafapasta y pronto queda claro que los misterios no son más que detalles, mero entretenimiento pues no pertenecen a la médula de la historia. Así, este relato de Los Vengadores no es superheroico y sólo se puede leer una vez.

27.1.16

Leyendo a los eternos III: What ifs y Iron Man anual 6


Kirby creó Los eternos para revindicarse y por ello a pesar de publicar en Marvel no quiso juntar sus creaturas con los superhéroes desa editorial. Su voluntad no fue respetada porque, aunque aquella no gustó al publicó, los guionistas que estaban en ese momento en Marvel les pareció que podían enriquecer el Universo Marvel pese a que eso no tenía mucho sentido porque son viejas ideas de Kirby y por ello ya estaban en formas parecidas en el núcleo de aquel. Así pues los resultados fueron que Marvel ganó más personajes, justo lo que le sobra ahora y entonces, lo que le falta son ideas, y que los eternos se empobrecieron al pasar de protagonistas a extras con frase. Si bien Marvel no ha dejado de intentar promocionarlos. Pero es muy difícil porque en el Universo Marvel, en la Tierra principal, son redundantes y al ser creaciones de Kirby no son muy maleables y simpáticas. Es la diferencia que hay entre Thor y Spiderman, el 2º es el superhéroe más popular de Marvel porque es maleable y porque el público se identifica con él. En fin, la migración de los eternos la hizo en Thor el soberbio Thomas, prácticamente se hizo por su capricho, porque quería invitados de lujo de corte divino para una historia ambiciosa que tenía en mente para la versión marvelita del dios del trueno vikingo, que al final resultó mediocre y encima no terminó porque en cuanto Marvel le dejó de reír las gracias se piró (afortunadamente). La historia es vulgar pero para los eternos, las creaciones de Kirby, fue fatal porque Thomas no había entendido su serie ya que no se había molestado en analizarla y en hablar con El Rey (lógico puesto que su idea no le agradaba). Así pues la migración acabó con ellos estrellados.

En 3 viñetas perfectamente resumido Los eternos de Kirby: Aunque los eternos, los desviantes y los humanos somos hermanos, las tres especies de Hombre de la Tierra, hijos de dioses del Espacio, ... nuestros mundos se separaron hace mucho de tal modo que ninguno podemos vivir en los de los otros./ Al igual que los desviantes hicieron de su reino un lugar de gran tecnología y horrible esclavitud,/ y los humanos una arena de incesante batalla y miedo, ... nosotros los eternos hicimos el nuestro aquí. Soy una eterna Kro, a dónde me llevarías? Increíble que ni Thomas, ni, como vamos a ver, Gruenwald fueran incapaces de entenderlo.

El relevo de Thor lo tomaron unos complementos en What If? vol. I ideados por Gruenwald que se publicaron en los nº 23-30, los 2 1º en 1980 y los restantes durante casi todo 1981 (la serie era bimestral). Se pueden dividir en 3: Historia de Cronos, Historia de Alars y Los inhumanos. Están olvidados y es mejor así porque son malos porque son historias hechas para enlazar elementos del Universo Marvel totalmente inconexos. El objetivo de Gruenwald no fue contar algo con los eternos o enriquecerlos sino dar un origen a Thanos y el resto de sus compatriotas, creados por Starlin antes de que Kirby creara Los eternos, y situar a los inhumanos en todo esto pues también fueron alterados en la Prehistoria. Haberlos emparentado es una absoluta tontería porque esos personajes no tienen nada en común (prueba dello es que la relación entre los eternos terrestres y los de Titán apenas ha sido tratada), y encima Gruenwald reescribió lo que hizo El Rey, con lo que los adulteró aún más, y la integración de kree e inhumanos plantea problemas, al menos cronológicos, y no soluciona nada. Así pues echemos estos absurdos complementos al Olvido. Aquí se han publicado sólo en la BM: Los eternos nº 3 (porque había que rellenar). La 3ª parte se ha reeditado en el reciente tochal de los inhumanos.


Tras esto Marvel se olvidó de las creaturas que había "robado" a Kirby hasta, no sé por qué, finales de 1983. Seguramente los eternos le gustaban al guionista deste anual, P. Gillis, ya que es el de la 3ª parte de los What If? mencionados, que tiene que ver más con los inhumanos que con aquellos, y allí demuestra conocerlos bien, debió ser uno de los pocos fans de Los eternos. Así, en el ocaso de aquel año estas creaturas de Kirby proporcionaron el argumento al episodio que tocaba de Iron Man, una de las 1ª aventuras de J. Rhodes como tal debido al alcoholismo de Stark. La historia está muy chula. Es una desas rarezas que se encuentran de vez en cuando en la Marvel de antes. Es singular porque es un cuento fantástico y habla de la muerte. De los eternos no sabíamos nada desde Thor, los What if? mencionados hablan de su más remoto pasado, así que por fin recibíamos noticias dellos. Lo malo es que no eran muy halagüeñas pues estaban en animación suspendida, están muertos, son zombis o qué? (1), y prisioneros de sus archienemigos, los desviantes, que creen que ingiriéndolos tras sublimarlos (literal) también podrán alcanzar la inmortalidad (2). No hay que perder de vista que Kirby dijo que los eternos no podían morir por lo que Gillis, si bien Thomas le abrió camino matando (aparentemente) a Zuras, tuvo que sentarse a pensar un método de matar a lo eterno (3), que para más inri resultó doloroso, cosa innecesaria ya que en el mundo de la imaginación todo vale, pero lógica porque la muerte engendra vida. A liberar a los eternos fue un novatísimo Rhodes y le ayudó en ello una misteriosa computadora que hace de deus ex machina aprovechando el carácter numinoso que tiene la tecnología avanzada en la Ciencia Ficción pop. Por el camino casi se mata a Kro (que no sabíamos si la había palmado sepultado bajo NY o no), pero es que cada desviante es de su padre y de su madre por lo que dónde están los órganos vitales de cada uno dellos es un misterio. No pase desapercibido que esto pasa en un momento romántico: cuando quieras lancear el corazón de Kro... Es curioso como en aquella época de censura y fandom aplastantemente juvenil no se ahorró ni el verle atravesado por una lanza ni la (negra) sangre (4). Al final es la muerte de Zuras (5), que parecía haber muerto en Thor pero no, quien salva el día liberando a los suyos. Por el camino tenemos un momento surrealista, algo insólito en Marvel sobre todo desde la marcha de Ditko, muy logrado que se produce cuando Thena contacta con la muerte (6) porque eso es el choque de lo insólito con lo ordinario: la permanencia es algo que nadie salvo la muerte puede tener y aún así la tienen los eternos. Al final, después de que estos se liberen y luchando capturen a sus archienemigos, todo termina con una broma pues a la sugerencia de la susodicha, la hija de Zuras, pensada tras la revelación que todo ser viviente tiene tras una experiencia cercana a la muerte, todos los eternos se ponen a discutir apasionadamente. Sin su patriarca están desorientados, pero han descubierto la democracia. Y esta no cree en destinos ni revelaciones, por eso no admite patriarcas a lo israelí.


Lo malo del dibujo del anual es también lo bueno. Su dibujante, L. McDonald, aquí está muy verde en lo dibujístico pero en lo narrativo tiene talento, algo tenía que tener para que le dejaran publicar, por lo que defiende bien la historia al usar 7 viñetas por página de media y consigue colar su torpeza porque al ser fantástica esta precisaba un estilo irreal. Se lo dieron la pobre pericia del artista, los fondos espartanos y un color muy sobrio.

El traductor de forum no acertó con el 3º bocadillo: 1: -... Thena es toda una mujer. 2: -Lo he pensado durante eras 3: pero cuando lo hago, ese es el momento de pensar en otra cosa...

Así pues el desconocido P. Gillis, ayudado por L. McDonald y el colorista C. Gafford, nos dejó un buen cuento fantástico tradicional: el héroe joven/novato y bondadoso se interna en un castillo embrujado sin quererlo y,  con su astucia y ayudado por la magia y por la princesa del lugar, logra conjurar el mal que es una alegoría de la muerte (los desviantes son el origen de las leyendas sobre diablos y el colorista suele colorearlos sólo con violeta, un color funerario, así que Olimpia parece un lugar infernal), dialogado con bastante naturalidad, guionizado vivazmente, con humor (necesario cuando se trata la muerte) y en perfecta sintonía con los dibujos y con un memorable por su calidad episodio surrealista, que es la 1ª historia de los eternos en la principal Tierra Marvel fiel a lo hecho por Kirby. Se nota que Gillis se documentó bien (McDonald también se miró con atención unos viejos nº de Los eternos), como se dijo ya lo había demostrado en los What if?, aunque a través dellos él habla de un tema universal y El Rey habló de su presente. También es un episodio histórico pues es un negro sustituyendo con éxito a un blanco y un negro rescatando a cientos de blancos. Así, es triste que la edición española más fiel a la original, Iron Man vol. I forum nº 22 y 23, esté eso, partida. Una pena que por 10 páginas no podamos disfrutarla en solitario. No obstante las páginas restantes es un episodio (el 170 EE.UU; anterior al anual) de Iron Man en el que D. O´Neil hace maravillas con la manida pelea del mes al jugar perfectamente con la potencia del supervillano de turno, la inexperiencia de Rhodes y la cogorza de Stark.

22.1.16

Loki sí; Thor y Ángela NO


Hace algunos años a Marvel le falló su Thor así que lo criogenizó. Lo sacó con Strazynski a pesar de que su idea de vulgarizar a los asgardianos no era buena. Afortundadamente el tío se enfadó y dejó la cosa a medio hacer. Pero como algunas de sus ideas habían gustado al público, Marvel decidió seguir con Fraction, al que encargó modernizar a Thor pero respetando lo hecho por Strazynski. Esta tarea la hizo bien. Introdujo cosas chulas y cambió cosas de forma coherente, pero falló como narrador. Seguramente ocurrió que guionista y editorial no se entendieron. Fraction quería darle a la cole un enfoque coral, desenfadado y político y Marvel quería seguir con lo superheroico. Pasase lo que pasase el caso es que su etapa fue penosa por lo que fue sustituido por Aaron, que volvió remodelar la cole relegando lo que no le molaba y metiendo sus morcillas pero no de forma chirriante. Esto resultó bueno pero luego, entre injerencias de Marvel, las pelis de superhéroes y paridas varias, la cosa se volvió estúpida: Thor perdió un brazo y su virtud para empuñar Mjolnir, porque sí se metió un personaje nuevo con un trasfondo que no casaba con los preceptos de la serie (totalmente desconocidos por los lectores nuevos gracias a los embrollos de Stra, Frac. y Aaron y a los intereses comerciales de Marvel) y un personaje patético y rancio sustituyó a la versión marvelita del dios vikingo de las tormentas simplemente por ser piva y salir en una peli. Así pasó lo que pasa cuando metes de prota a un personaje aburrido con cáncer sustituyendo a un prota guerrero y divino: la cosa se viene abajo. Desgraciadamente lo hizo con poco ruido así que los palmeros de las ocurrencias de Aaron y Marvel no se han enterao. El resultado es que la Asgard marvelita ahora es lamentable. Todo lo de toda la vida ha quedado relegado a secundario de forma que la riqueza de la serie se ha perdido, hay secundarios que no salen desde ni se sabe..., y eso en EE.UU. significa que es patético. Así los asgardianos de ahora son unos panolís como se puede ver en la 1ª historia de Ángela, chula y bien escrita no obstante. En fin, que el momento actual de Thor carece de interés para un viejo aficionado por la falta de explicaciones a lo que está ocurriendo (se nos obliga a tener fe en que todo acabará molando) y de carisma del nuevo prota. Y la cole de Ángela, aunque es buena e imaginativa, está muy bien escrita y quiere aportar, no puede disimular ser un tumor maligno que le ha salido al Asgard marvelita.

Este estado lamentable es doloroso porque tenemos a Loki. Duele porque las peripecias de este personaje demuestran que se podía llegar a la calidad, al interés y a la renovación sin tener que debilitar y desfigurar la Asgard marvelita. Una de las grandes cosas que hizo Frac. fue renovar a Loki. Era demasiado cliché para la posmodernidad. El guionista decidió reiniciarlo como adolescente. Como alguien nuevo, aunque igual de timador que su encarnación anterior, pero que no era percibido así por sus allegados por lo que tenía que cargar con los pecados y las animadversiones de su yo anterior a pesar de no tener qué ver con él. Frac. no pudo o no acertó a hacer nada decente con su genialidad pero tuvimos la suerte de que cayó en manos de Gillen, un guionista tan bueno que ha podido permitirse el pasar de Marvel (es decir, de las injerencias editoriales). Este, con la idea de Frac., se montó la mejor cole de Marvel de esta década, y una de las mejores tanto de este siglo como del anterior (1, 2 y 3). Gillen escribió una serie densa por lo literario y por lo metaficcional absolutamente insólita en Marvel en donde Loki era la encarnación de la Ficción que se enfrentaba a los estereotipos. Así, con un pequeño cambio tan coherente como arriesgado y un enfoque diferente, original y potente, Gillen insufló nueva vida a la Asgard marvelita sin ser infiel a todo lo anterior. Con ello demostró que el tema no pasa por cambiar rostros y meter cosas nuevas y extrañas, sino por ofrecer nuevas perspectivas enriquecedoras. Lo que hizo Gillen fue tratar las cosas con una luz diferente y así todo volvió a lucir nuevo y atractivo. De esta forma Loki se merendó a Thor. Era la cole sobre la Asgard marvelita donde estaba la calidad. Seguramente por eso cerró. No obstante Loki volvió a tener una nueva cole, si bien obligada a parecerse a las pelis. Así, el timador asgardiano pasó de adolescente a joven. Pero no pasa nada porque Loki es metamorfo. El nuevo guionista fue Ewing que, aunque peor que Gillen, es entusiasta, inteligente y le gustan los superhéroes. Así, no se amilanó ante el reto, decidió desarrollar lo hecho por su predecesor y utilizó el bagaje de décadas de la serie. Así, Loki poco a poco se volvió a merendar a Thor a pesar de tener un dibujante torpe y mediocre. Pero, como antes, no sirvió de nada pues se ha cancelado mientras que la cole de su hermanastro sigue con su mierda sin interés y la sofisticada Ángela sigue en marcha. Lo que demuestra que lo que prima hoy en Marvel sobre la calidad y la coherencia es la inversión. Una pena porque Ewing, como hizo Gillen, ha demostrado que ni había que cambiar algo ni añadir algo a la Asgard marvelita perfectamente remozada por Frac. para que fuese de nuevo interesante y fresca. Sólo había que hallar en ella algo sin explotar, cosa no muy difícil porque es una serie rica y compleja a pesar de que siempre se la muestra como un lugar simple. Tiene personajes de todo tipo, mucha diversidad cultural y un montón de ideas sin explorar (aún no sabemos por qué hay dioses míticos en el Universo Marvel por ejemplo). Por tanto Ewing, como se ha dicho, siguió a Gillen de modo que Loki volvió a girar sobre la condición narrativa y ficticia de los dioses míticos. Así el nuevo guionista continuó con la metaficción y puso parte suya en las historias, Loki es un contador de historias que no puede permitirse que sean malas igual que cualquier guionista, acción que siempre distingue las historias buenas del resto ya que añade veracidad y emotividad (es un poco como el método Stanislavsky). Así Loki es una cole que llegó a importar con el valor añadido de ser la digna continuación de un buen legado.

En fin, que aunque apenas he hablado de la última cole de Loki en el blog (porque he visto que no interesaba), quería revindicarla porque ha sido buena y porque es mejor que Thor y Ángela por ser autoconsciente, personal y responsable con su legado. 

20.1.16

Una de breves: Evitando el hype: JLA de Hitch nº 2


Ya se sabe. Las cosas se saben cómo empiezan pero no cómo terminan. Cualquiera con experiencia en el mundo serializado ya sabe que no siempre la calidad del 1º episodio se corresponde con la del último. A veces las cosas van a menos. Lo suyo es que vayan a más pero eso es una de las cosas más difíciles del mundo, sobre todo cuando lo comercial y lo industrial tienen influencia. Por eso que el nº 1 de la JLA de Hitch haya sido la mejor grapa de superhéroes de los 3 últimos años no quiere decir que las siguientes lo vayan a ser. Así pues, cómo es el nº 2?

Pues igual que el 1 pero más breve, Hitch no pasa a la grapa de 20 páginas hasta el 3. Yo creo que no lo ha hecho aquí porque mete 4 páginas-viñeta.


Dije que el nº 1 es mediocre. Mediocre en tanto que no se está inventando nada o alcanzando cotas de calidad sobresalientes. Pero no si lo comparamos con la media de calidad de la grapa superheroica. Si comparamos el nº 1 de la JLA de Hitch con Watchmen nos da mediocridad, pero si lo comparamos con cualquier grapa de una serie regular superheroica cualquiera de lo que llevamos de siglo es notable. 

Gráficamente Hitch sigue sin esforzarse en las figuras, por temas de tiempo no de capricho, pero no importa demasiado porque su talento le permite estar por encima del nivel habitual en la grapa estadounidense. También sigue con la media de 5 viñetas por página, que es lo mínimo, currándose fondos y objetos y por encima de la media en la narrativa. Es clásica pero de lo que se trata es de ser claro y eficiente. Y eso no significa que la historia se entienda sino que cada momento de la historia debe tener el tratamiento adecuado. Para ello hay que jugar con el ritmo, con el tamaño de la viñeta y con los finales de página, y esas cosas Hitch las domina de sobra. La experiencia es un grado. El Cómic, al ser imagen, puede proporcionar una experiencia lectora que la monocorde letra no puede así que si no se abusa de la misma viñeta, del mismo plano y del mismo ritmo y se juega con el valor de la viñeta (la 1º viñeta y la última no tienen el mismo que las centrales; de la misma manera la última de cada página impar no vale lo mismo que las de en medio) se da al relato un dinamismo y una emoción que no se puede alcanzar simplemente dibujando bien o siendo manierista o cinematográfico. 

Guionísticamente Hitch sigue tratando al grupo por separado así que de JLA hay poco, y el protagonismo pasa de Superman a Batman. Parece que va ir por el trillado camino de oponer el optimismo del kriptoniano a la gravedad del de negro. También sigue gestionando bien el misterio pues presenta a nuevos personajes, se olvida de los recién introducidos y no habla de los superhéroes desaparecidos (Hal y Flash) en el anterior episodio así que la intriga crece. El argumento de momento no parece novedoso aunque es valiente. Parece que Hitch nos va a hablar de religión, es decir, de alienígenas divinos. A lo Kirby pero con seriedad y sin perder de vista que la existencia de un dios mítico cada vez es más increíble para la humanidad. Parece seguir al 1º arco argumental de la genial etapa de Morrison en la JLA y al desafortunado último arco de Johns en su JSA, pero con personalidad. Es decir, no está copiando u homenajeando. También maneja muy bien el contraste y vuelve a terminar con un buen cliffhanger. Así pues este nº 2 de la JLA de Hitch sigue siendo notable dentro de su categoría. Si esto sigue así voy a tener que dejar de decir que esta cole es mediocre.

30.12.15

Iluminando: JLA nº 1, B. Hitch, DC-ECC 2015


DC vuelve y Marvel va. Al principio desta década las cifras de venta de grapas de Superhéroes en tiendas especializadas de EE.UU. (casi los únicos lugares físicos donde allí se pueden conseguir a pesar de los inconvenientes que eso supone) para sus editoras eran insatisfactorias y por ello DC, siempre una editorial más innovadora y abierta que Marvel, decidió petarlo todo para aumentar la audiencia. Decidió reiniciar el Universo DC, variar la temática un poco y rejuvenecer a los personajes así como las historias. Fue un movimiento loco, por lo que sólo se puede explicar desde la frustración, pues no tenía sentido hacer cómics juveniles con autores cincuentones o con gente que no había salido del gueto de los Superhéroes en su vida, pero es que además luego se supo que quien compraba grapas eran los adultos no los jóvenes. Así que acabó resultando un desastre. Para completarlo, lo único bueno del movimiento, editar cómics no superheroicos, fue un fracaso seguramente porque la clientela que pilla grapa no superheroica en parte lo hace porque pasa de las grandes empresas, no cree que puedan producir un entretenimiento que le guste. Así se sucedieron meses de angustia que convirtieron DC en un lugar hostil para el trabajador que sólo terminaron cuando se tocó fondo, pues la fórmula de los mandamases de la editorial ante la cagada no fue tratar bien a los creativos sino mercadotecnia (portadas múltiples, portadas amarillistas, eventos, crossovers...). Cuando por fin los editores decidieron que su terapia no funcionaba volvieron a decidir virar, esta vez de forma menos agresiva y abrasiva, optando por disimular que lo que DC busca es la pela y dirigiendo los cómics otra vez a su público natural, los aficionados a los superhéroes, pues aunque pocos están más dispuestos a gastar su dinero en papel, aunque sólo sea por coleccionismo, que los adolescentes. Así, hoy, ya que las ventas no han mejorado, Marvel está inmerso en la ida (pero corrigiendo muchos de los errores que cometió DC porque la cobardía a veces compensa) mientras que DC está volviendo (sin renunciar a lo hecho). En este proceso, que está llegando ahora a España, se enmarca esta nueva colección, que lleva un título tradicional: Liga de la Justicia de América. Está claro que apela a lo clásico a pesar de tener la alineación N52. Otra cosa que lo deja claro es que Wonder Woman lleva bragas. Lo malo es que a Hitch le gustan escuálidas.


Lo que me ha llevado a ella no ha sido el aroma a clásico. Yo no soy fan de DC, sólo tenéis que ver el blog. En todo caso de la DC de 1997-2005. Lo que pasa es que la JLA me parece el supergrupo más interesante de todos pero no me gusta G. Johns como guionista (es un Busiek moderno, tan convencional como casarse de blanco tras años de convivencia con la pareja), así que desde los N52 no he leído nada (de hecho desde el fiasco Meltzer) del susodicho. Por tanto, lo que me atraía era la posibilidad de poder volver a leer una cole de la JLA. Además Hitch es uno de los mejores dibujantes de Superhéroes de la Historia, aunque no ha participado en algo grande en calidad. Así pues, teniendo en cuenta que podría trabajar donde quisiera y con quien quisiera, tanto de ficción como real, que haya decidido dedicarse a esta cole significa que tiene entusiasmo, interés y un proyecto sólido (no creo que DC lo hubiese autorizado de otro modo) pues se ha ido madurando con el Tiempo. No tiene pinta de que Hitch se le ocurriese ponerse al frente de la JLA de un día para otro. El grupo le debe molar más que cualquier otro del mainstream y así, como cualquier fan, ha ido imaginando con el tiempo historias del supergrupo. Todo esto neutraliza, en mi opinión, su poca experiencia como guionista y abre la posibilidad de que si la experiencia se combina con el éxito, se venga arriba y llegue a hacer algo bueno. De momento, para ser un hot, está manteniendo el interés en su trabajo. Además ECC le ha otorgado la grapa, y eso es algo muy difícil de conseguir. No parece, por tanto, que la cosa esté yendo mal.

Así pues JLA era una cole que esperaba junto a Superman y la alabada "Guerra de Darkseid" (o algo así). De todas ellas, desas 3, es la única que me ha molado. Superman no está mal, está bien guionizada y es actual pero no parece que vaya a ser interesante, y la Guerra es puro G. Johns: bien hecha pero vulgar y convencional como cualquier otro producto empresarial. De todos modos dejemos algo claro ya, la JLA de Hitch es mediocre. Bueno este nº, lo único que he leído.

Es un trabajo mediocre pero tiene algo seguramente inapreciable para un aficionado del siglo XXI. No es que sea clásico, por edad Hitch pertenece a los 90, no estamos ante un ejercicio de nostalgia, es simplemente otra forma de narrar. Una forma más directa, sencilla, concreta y heroica. Así pues, como autor, Hitch está más cerca del siglo XX que de pensar en tpb y temporadas. Aquí por lo menos. Y aunque sea inexperto no es manco. Para empezar lo clava. Una ley de la narración es enganchar desde el principio, que en algo visual significa también impresionar. Hitch la cumple a la perfección en las 1º páginas: una montaña de cadáveres de Superman. Si eso no engancha, nada lo hace. Y por si acaso Hitch remata: un Superman moribundo le dice al Superman protagonista una frase corta y ambigua antes de fallecer. Eso es empezar como hay que empezar y no como se hace hoy, dejando lo gordo (que suele ser menos que un Superman muerto) para el nº 5 o 6. Planteado el misterio, en el resto del nº Hitch, mientras lo gestiona, tira de la Fórmula, pelea superheroica espectacular que llena casi todo el episodio, para llegar, un tanto atropelladamente, a un buen cliffhanger. Por el camino tenemos un Superman con más sangre en las venas de lo habitual a pesar de su inmenso autocontrol (ver una montaña de cadáveres suyos le altera poco) y superhéroes de verdad, gente de una pieza, que se suele confundir con unidimensional o plana a pesar de que quiere decir heroica, es decir, valiente, tenaz, magnánima y generosa. No estamos ante héroes sensibleros (emos) o en crisis (ahora pierdo el nombre, el martillo y el brazo, ahora envejezco y pierdo el escudo, ahora vuelvo a ser borracho y malo...) que es la tónica de Marvel desde hace mucho tiempo. Estamos ante personajes que son héroes, no mezquinos o lloricas. Estamos ante gente que actúa, se sacrifica e intenta hacer lo mejor. Ante la gente que hizo mainstream al género. Gente con carisma. Es decir ante personajes del siglo XX. Personajes que venden por sí mismos y no por sus autores o porque la empresa lo dice como los del XXI.

Si esto no te pone ojiplático deja de leer superhéroes. Estás muerto por dentro.

Junto con la montaña de cadáveres de Superman y personajes de una pieza (si bien en el episodio sólo se puede considerar como tales a Superman, Aquaman y Cyborg ya que los demás son secundarios) otra cosa que me ha encantado ha sido el dibujo. Se ha criticado mucho a Hitch por él. Es cierto que se limita a abocetar 9 de cada 10 viñetas así que deja mucha responsabilidad a sus entintadores, que cumplen con creces, pero es que su estilo realista no puede ser mensual porque lo artesanal lleva mucho tiempo. Así pues hay que agradecerle que se haya currado un especial de 48 páginas sin recurrir al ordenador ya para cortar y pegar ya para generar fondos. Hitch, gracias a su enorme talento, puede dibujar todo en cualquier perspectiva con soltura y eficiencia y así pese a que la mayoría de las viñetas no están trabajadas, cumplen de sobra porque están por encima de la media en competencia y corrección anatómica. Por si esto no fuera suficiente Hitch compensa su abocetamiento currándose los fondos y la narrativa. En la Acción el entorno es más importante que la figura ya que es lo que da espectacularidad, es decir, tridimensionalidad, escala y verosimiltud. La acción no mola sobre fondos vacíos sino inmersa en un entorno real. Hitch es uno de los pocos dibujantes que se ha dado cuenta dello y por eso es de los buenos. Así, aunque sorprende que los edificios estén más currados que las figuras, en realidad eso es lo inteligente. En cuanto a la narrativa el tío en general se curra entre 5 y 7 viñetas por página que se leen en diferentes órdenes. Así todo queda fluido, detallado y con ritmo. La historia es convencional pero está genialmente animada y así eso no importa mucho. Por tanto es normal que haya flipado con ello. Estos últimos años leyendo a Marvel me he tragado muchos dibujantes que apenas hacen más de 4 viñetas por página, que pasan de los fondos, que copipastean mucho y ponen fondos de ordenador siempre, y con una narrativa pobrísima ya que sólo conciben la viñeta como émulo de la pantalla de cine de modo que siempre se lee de arriba abajo. Así es normal que me haya entusiasmado cuando me han dado algo bueno. Algo que es Cómic. Algo cuyo segmento narrativo puede tener cualquier tamaño y la página puede tener diferentes órdenes de lectura. Si comparáis todos los cómics de la etapa de Hickman en Los Vengadores hechos por mil dibujantes, se supone que de los mejores de la editorial, por ejemplo, veréis que ninguno resiste la comparación. Hitch sabe hacer cómics de Acción mientras que los dibujantes de Marvel no, hay excepciones. Siempre las hay. El Opeña y el Deodato, por citar los más celebrados, al lado de Hitch hacen basura.

Por tanto, dentro de ques un nº mediocre porque privilegia la Acción y porque no inventa nada nuevo, la sabiduría, la experiencia, las ganas y una buena idea hacen deste nº de la JLA el mejor nº 1 de la década (y a lo mejor del siglo) porque promete y engancha, que es lo tiene que hacer. Ahora a ver que pasa, si Hitch se mantiene o mejora o se desinfla o desfonda y si sus ideas no son tontáas. De momento le agradezco enormemente que hoy se ponga a hacer un cómic de Superhéroes de verdad, sin concesiones a la moda, lo juvenil y a las trapacerías de los guionistas actuales. Los superhéroes molan sólo cuando son superhéroes.

24.12.15

Cómics en las estanterías now X


Llevo bastante tiempo con esta sección aparcada pero eso no significa que no se deje de reeditar a tutiplén, sobre todo Panini y ECC, que cada vez viven más de la nostalgia que de la novedad... Por eso es probable que se me pase revisar alguna cosa con tanta reedición. De hecho incluso ya se requeterredita de modo que ya hay bastantes cosas que comenté en su día y que revisé en esta sección que han vuelto a ser reeditadas. Lo sorprendente desto es que muchas desas cosas no merecen más la pena que todo lo que se podría editar. En fin, al turrón :D 

La saga de Korvac: también hace año y medio se reeditó esta historia de Los Vengadores clásicos. La cole deste supergrupo no destaca por su calidad, no tiene nada memorable, pero esta aventura está por encima de la mediocridad habitual. Es algo rancia y por ello tiene sus cosas disparatadas y un dibujo soso y vulgar, pero es interesante y el que la lucha del supergrupo contra Korvac en realidad sea la alegoría de la lucha destos contra el Editor en Jefe de Marvel de entonces, Shooter, el guionista de la saga, le confiere un tono emotivo que lo saca de la convencionalidad característica de la serie a la que pertenece. De los pocos Marvel Gold de Vengadores cuya compra se podría llegar a considerar.

Los Invisibles: esta serie concluida se empezó a reeditar a principios de año y va a terminar el mes que viene. En este caso era necesario porque esta obra no tenía una edición decente. La susodicha es uno de los títulos más interesantes de Vertigo y lo único verdaderamente bueno de todos los títulos revisados en este post. Conspiparanoia científica con ramalazos gafapastas y experimentales y pobremente dibujada a mil manos. Dicho así no parece muy recomendable, porque además barata no es, pero la historia es interesante, original, coherente y, aunque irregular, está salpicada de ocurrencias brillantes. Como todo lo de Morrison peca de ambiciosa, pero la audacia y la pericia del escocés, como siempre, salvan los muebles dejando algo muy por encima de la media de la producción yanki de cualquier año, deste siglo o del pasado.

Guerras Asgardianas: a principios de este año esta miniserie salió en tomo. Es una chorrada como se puede deducir viendo a su guionista: Bendis. Además hoy es totalmente irrelevante pues en su momento respondía a un intento de promoción del Capi, Thor y Iron Man como la tríada Marvel que no ha cuajado y por ello no sólo se ha olvidado, sino que hoy ni Thor ni Capi son los que eran o los que son en esta miniserie. Lo único bueno que tiene es que la dibuja el gran Davis. Poco para retratarse en caja con esta cagada maloliente de Bendis.

Pesadilla de Verano: a principios de año salió esto. La necesidad obligaba ya que es el prólogo a la nueva reedición de la JLA de Morrison (ya hablé en esta sección de la anterior), una de las 10 mejores etapas superheroicas de todos los tiempos que en España no ha tenido una edición decente hasta su última reedición, que empezó este año y va a concluir el mes que viene. La historia parte de una buena idea, pero está guionizada mediocremente y dibujada a 4 manos por 2 artesanos pobres y toscos y por ello totalmente olvidados hoy en día. Pudo estar mejor, y es una pena, pero los fallos no hay que recompensarlos.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog