23.5.11

Critiquitas 319: Thor nº 1, M. Fraction y P. Ferry, Panini 2011

Vengo aquí con un post relámpago para refrescar esto un poco. Absorbido por los exámenes y una vida loca ahora no tengo tiempo para sacar adelante el post sobre Mantlo, Alita...
El 6º nº 1 de "Thor" en nuestro país a cargo de Fraction y Ferry, una pareja que no me encandila aunque considero que mancos no son, ha sido muy sosote y convencional. Lo primero es comprensible porque ahora no esta de moda epatar al personal con una 1º entrega trepidante y espectacular. Ahora las cosas han de ser lentas e insulsas. Lo segundo es un poco triste, quizás tanto como Fraction haciéndose el gracioso (su Volstagg me ha parecido un poco lamentable). Así pues, nada nuevo en esta grapa pues el guión de Fraction es un collage  de lugares comunes. Lo peor de él es que piensa dar cancha a J. Foster y Broxton buscando una especie de "Doctor en Alaska"! Realmente los seguidores de Thor buscamos eso en sus cómics? Buscamos costumbrismo y slice of live? Nos interesa unos paletos yankis? Fuera Blake y todo lo demás afín a él. Estoy cansado de oír que la etapa de Simonson es la polla y tal y pascual y que nadie siga el camino: acabar con Blake. En fin, un par de insulsas y manidas ideas estiradas con elegancia es lo que ofrece Fraction en esta grapa.
En cuanto a Ferry pues decir que es un buen dibujante. No me encandila pero es muy agradable de ver y, dentro del mainstream, fresco porque su aire europeo y elegante hace que sus páginas sean muy diferentes a lo habitual. Aquí no lo hace nada mal, sobresale en la gestualidad, pero tampoco se esmera. Creo que no le encandilan los guiones de Fraction. No obstante es un trabajo que esta muy por encima de la media. Por debajo de lo que hizo Coipel pero desde luego mucho mejor de lo que se suele encontrar dentro de una grapa mainstream.
Pero lo peor de esta grapa no es encontrarse con una historia gris y gastada sino con un artículo que es una auténtica basura. Una simplona retrospectiva de la edición de "Thor" en España a cargo de R. Fonseca que da mucha pena. Un artículo que no cuenta nada interesante muy centrado en Vértice. Existiendo Internet, es decir, mucho material gratuito, cuando una editorial quiere que paguemos por artículos estos deben ser sobresalientes si quiere disimular que esta robando a sus clientes. Para la mierda que es, más habría valido un complemento (anda que no habrá), una entrevista con Ferry, en fin, cualquier cosa más elaborada y trabajada y, sobre todo, exclusiva que las simplezas del Fonseca.
Concluyendo... un principio de etapa poco prometedor a pesar del grato pero sobrio trabajo de Ferry e iniciarse en un punto de partida bastante interesante. Lástima que Fraction quiera continuar con la fallida y abortada etapa de Straczynski y piense que el costumbrismo mola en un cómic Marvel. Menos mal que es grapa. 

11.5.11

Lo mejor del trueno: Loki, R. Rodi y E. Ribic, Panini 2005

He dedicado estos últimos días a leerme el último volumen de "Thor". El cual me ha sorprendido porque lo consideraba flojo. Se ve que una lectura sosegada y sin expectativas es mejor para valorar las cosas en su justa medida. Un volumen bastante artero porque Viturtia desplegó en él sus mejores estrategias para cargarlo de morralla y grapas gordas, si bien digo en su defensa que a nadie obligó a comprar algo que no quisiese. Así, casi la mitad del volumen son especiales que nada o poco tienen que ver con la serie pero que son los que al final han defendido mejor el fuerte. El trabajo de Straczynski no esta mal, tiene algo de rompedor y está bien escrito, pero no es un cómic de Thor, la historia se desarrolla muy lentamente y apenas hay acción así que quien realmente lo hacía pasable era la enorme calidad de Coipel. En ese sentido la labor de Guillen me parece mejor. Dio lo que un cómic de Thor y de Marvel tienen que dar, que en el fondo esa es la razón por lo que los compramos. Así que el trabajo de Guillen es más satisfactorio que el de Stra a pesar de que es peor guionista porque no sacó los pies del tiesto y, además, se desenvolvió con bastante habilidad. Así que al final lo bueno esta en los especiales. En ellos destaca el trabajo de Fraction y también el de Milligan porque, aunque es más flojo, al final es el que se lleva el gato al agua pues suya es la mejor grapa de toda la cole, la última, la nº 37, La ira de Thor. Ambos, junto a Guillen, comprendieron que la cole tiene que girar entorno a Thor y no entorno a Balder y que no es necesario que el dios del trueno sea un santurrón o tengo un alter ego mortal (acabemos con el dr. Blake ya) para que "Thor" funcione.
En fin, eso iba a ser un post pero de colofón me releí "Loki", una de esas novelas gráficas que la Panini primigenia publicó (que debieron de tener éxito ya que trataron de continuarlas mediante la alquimia). Etiqueta que quiere decir que el cómic es un poco europeo, es decir, tapas duras, papel bueno, arte pictórico, ínfulas intelectuales y un tamaño más grande que el comicbook pero sin llegar al europeo. La edición original fue una miniserie de 4, ignoro su tamaño. Pues bien, este cómic que tenía bastante enterrado en mi memoria me ha sorprendido porque es buenísimo. Quizás lo mejor que ha publicado Marvel sobre Thor, si bien no tiene nada de superheroico. Así se comprende que no figure en la web de Panini y ni siquiera se acuerden de él para reeditarlo en el año de Thor. En fin, me ha gustado tanto (me lo he leído 2 veces en una semana) que ha barrido por completo la idea de hacer un post sobre el volumen 4 de "Thor". Lo restos de esa idea son el párrafo anterior. Lo que quiero hacer es elogiar "Loki".



El guión de Rodi es magistral, aunque no quiero decir con eso que este cómic es uno de los mejores de todos los Tiempos. A través de él se comprende que le hayan pillado para guionizar la otra cole de Thor. Una muestra de buen hacer es su serie limitada frustrada recientemente publicada por Panini (que se ha cuidado mucho de decir que es una historia inconclusa). "Loki" es un buen cómic sin más pero es original, sorprendente y emocionante. Es una historia muy shakespiriana donde todo gira alrededor del Destino (como lo de Stra pero en sentido contrario, si aquel fingía escribir sobre unos dioses que habían escapado de él, Rodi sobre dioses que no pueden escapar de él). La prosa de Rodi es alambicada y antigua por lo que pierde mucho en castellano (porque además no es fácil de traducir bien) ya que no es evidente su musicalidad y poesía (comparen: Kneel, God of Thunder. Kneel before your conqueror. Kneel, as is your desert and destiny, before Loki Laufeyson. Kneel as all Asgard must, before her new and rightful lord con De rodillas Dios del Trueno. De rodillas ante tu conquistador. De rodillas, cual (por qué no tal?) es tu merecido y destino, ante Loki Laufeyson. De rodillas como (debe hacer) todo Asgard ante su nuevo señor legítimo en vez de nuevo y legítimo señor). En fin, una prosa difícil pero muy adecuada para una historia que evoca a las tragedias clásicas pues en ella el protagonista trata de rebelarse al Destino, ocurre en un día, hay pocos personajes, aparecen dioses, el remoto pasado es el origen de la acción... También tiene de shakespiriano el humor y como los honrados y los malvados siembran dudas en y mal orientan al prota respectivamente de tal modo que se desencadena la tragedia. Así se reproduce el dilema de Macbeth (aquí también hay brujas y calderos), este se rebeló porque el destino así lo había decretado o porque le aseguraron que tendría éxito? Fue el Destino o el deseo? La Providencia o la voluntad?  Así pues es un cómic Marvel más culto y complicado de lo normal (ahora se comprende mejor que Panini lo haya olvidado). Con estos inteligentes y espléndidos mimbres Rodi crea una historia sencilla pero ágil y emocionante basada, como muchas de las grandes obras de Shakespeare, en una magnífica caracterización del villano, que además es el protagonista. Rodi, que ha leído a Simonson, aunque es una historia sin ninguna relación con la continuidad, y los mitos vikingos,  cuenta como Loki busca una escapatoria a su Destino inexorable, lo que, lógicamente, lo va humanizando. Así, se descubre a sí mismo no como un ser maligno sino como un ser educado para ser maligno. Mas yo siempre he de ser culpable de mis actos, los cuales las leyes del Cosmos me impiden cambiar o alterar. Por muchos crímenes que se cometan contra mí, sólo a mí se me llamará criminal. Cuando él llega a esa conclusión comienza la catarsis la cual el destino acaba frustrando. En el fondo es que Loki y Thor son la caras de la misma moneda y no existen monedas de una sola cara. Así pues, Rodi, con habilidad e inteligencia, cuenta aquí una historia de Thor original y emocionante, aunque no redonda, donde se sugiere que a lo mejor el Destino no es más que las expectativas e ideas que tienen los demás de nosotros ya que nos determinan al no dejar espacio a nuestro libre albedrío.
E. Ribic, como muchos dibujantes pictóricos, no es un gran dibujante pero domina el color, el cual aplica de forma sobria, y es un gran narrador. Así, aunque no es espectacular y no tiene mucha imaginería (Asgard tiene un aire clásico más que nórdico o fantacientífico), ofrece unas páginas atractivas y expresivas. Otro punto fuerte que tiene, que favorece enormemente al guión de Rodi, es que se preocupa por la gestualidad por lo que sus figuras defienden bien sus líneas. Aunque lo que destaca de su trabajo es su original Loki, avejentado y desdentado, y una Hela con tanga y escote inquietante. En suma, Ribic, como Rodi, no hace un trabajo excelente, pero sí original, competente y sólido de tal modo que ayuda a la historia a trascender.
La edición de Panini, aunque supongo que no será fácil de encontrar, no es buena pues es la típica edición española (aunque se haya impreso en Italia). Un vestido de seda para envolver un trabajo de traducción y rotulación que no es perfecto con lo que fastidia cualquier pretensión de esfericidad y lujo. Para qué quiero una edición de lujo si la traducción tiene pequeños errores, hay algún bocadillo intercambiado, errores tipográficos y el color a veces no prende bien en el papel? Para que no duelan estos fallos se inventaron las ediciones populares o, como se llaman ahora, de batalla.
En fin, "Loki" es un autosuficiente y magnífico cómic que demuestra que siempre hay formas diferentes de contar una misma historia, y proporciona una lectura (y relectura) grata porque tiene algo de clásico y de mítico y porque, aunque habla de dioses, en el fondo habla de nosotros mismos así que nunca va envejecer. El guión de Rodi siempre será grato y emocionante, el trabajo de Ribic siempre será sobrio pero expresivo, la calma antes de la tormenta siempre será patética y el final siempre será trágico, majestuoso y contundente como un martillazo.

1.5.11

El color SÍ importa


Ahora tengo un poco de lío y por eso no puedo actualizar con la frecuencia que quisiera. Pero es pasajero. De momento sólo puedo ir dando salida cuando puedo a lo que tengo acumulado. Por eso algunos post ya huelen a rancio.

Con este en concreto quiero poner mi granito de arena para que las cosas se recoloreen con sentido y respeto. Hoy en día muchos recoloreados son destructores no sólo porque hay editores y coloristas (estos últimos unos mandados) cafres sino también porque al gran público estas cosas le tienen sin cuidado por su incapacidad para ver la pertinencia del coloreado clásico. Para ellos parece que se colorea sólo para dar vistosidad o realismo. Pero la ignorancia y la codicia no son eximentes. El recoloreado actual irrespetuoso es un atentado que demuestra la ignorancia que tienen del Cómic tanto los que viven de él como los que lo consumen. Mientras que esto siga así eso del 9º arte será una etiqueta patética. Basta un ejemplo para justificar un recoloreado que recree el color clásico: cuando se restaura un cuadro no se recolorea según el gusto coyuntural de la moda actual, se recolorea tal y como lo hizo el pintor y con las técnicas con las que este lo pintó. El segundo punto es imposible en el cómic pero el primero sí. Si a nadie se le ocurre alterar "La Gioconda", por qué a alguien se le ocurre alterar a Kirby y mucha gente lo ve bien?

Una mirada atenta basta para darse cuenta de que el mejor coloreado es el primero a pesar de su tosquedad y simplicidad. Para empezar deja ver claramente la imagen, es decir, no aporta ruido con virguerías vanas que no sirven para nada. Empecemos por las figuras. Todas se ven perfectamente. Ninguna sobresale. El equilibrio es perfecto porque se complementan perfectamente. El rosa de Volstagg, color cálido y claro, neutraliza el azul-negro de Hogun, color frío y oscuro, el cual a su vez es equilibrado por el verde de Fandral, color claro y cálido, que hace lo mismo con el azul-negro de Thor (el cual se compensa a sí mismo, pues es un protagonista, con el rojo y el amarillo). El colorista actual destruye este inteligente y estético equilibrio. Volstagg es una mancha al fondo que no realza a Hogun de modo que este parece un agujero negro que destroza toda la composición. Por su parte Fandral es desintegrado de la composición igual que Thor. Ambos parecen figuras ajenas a la imagen. Que no les pase desapercibido el detalle de que el rubio paja de Thor se diferencia poco del color de la carne de su rostro de tal modo que no destaca lo suficiente de sus vestiduras. Por su parte, la oscuridad de las piernas de Hogun, Fandral y Thor rematan el asesinato al destrozar la composición. Mientras que el coloreado clásico permite abarcar de un vistazo toda la imagen y poder decodificarla sin problemas, el coloreado actual conduce la mirada a los troncos de Fandral y Thor dejando, por tanto, todo lo demás en un lugar secundario. Para este coloreado Kirby se podía haber ahorrado el resto del dibujo. Ahora atendamos a los detalles. El suelo blanco realza las figuras pero el nuevo, a pesar de conseguir un suelo realista y sólido, enturbia las figuras y aplasta la imagen porque es similar al color del cielo. Con la pared pasa más o menos lo mismo. Un maravilloso color mierda que no ayuda a las figuras a destacar. Con el metal más de lo mismo. Mucha virguería pero lo único se ha conseguido es que el casco de Thor parezca un pegote, que el martillo no se separe del tronco de Thor (con lo que deja de ser un objeto autónomo) y que la maza de Hogun desaparezca. Por su parte el estúpido degradado del fondo azul sucio y oscuro aplasta las figuras en vez de hacerlas sobresalir como el antiguo. Por último el título. La elección de colorear de rojo las letras si duda se debe a dar prioridad a las letras, al mensaje, y porque al juntarse con el rojo de la capa de Thor desequilibran la composición hacia la dcha. añadiendo tensión a la composición en diagonal ascendente, e invita al lector a pasar la página. Todo eso se ha perdido. El nuevo fondo no sólo no hace que las letras destaquen menos, si bien ahora son más legibles, pues también da a la composición un forma piramidal (las otras esquinas son el cuerpo de Volstagg y la capa de Thor) que es estática y por ello va en contra de las intenciones del autor Así, está claro. El primer coloreado es pobre pero logra una imagen armónica donde las figuras destacan y son perfectamente visibles y llena de tensión. El segundo logra una imagen estática, contradictoria y turbia donde nada destaca por lo que no respeta la concepción autoral. Es como colorear las pelis blanquinegras: se destruye el trabajo del director de Fotografía.

Lo de esta imagen es más de lo mismo, se diferencia mucho de la original porque el nuevo coloreado destroza el equilibrio de esta al alterar los colores, aunque el coloreado actual es más competente que el anterior. La figura central esta razonablemente conseguida, si bien la clásica apostaba por la oscuridad para destacar (fondo blanco, asiento blanco y escuderos rojos excepto uno azul para separarse del título rojo y letras amarillas que complementan el conjunto), la actual por la claridad (por eso el asiento ya no es blanco sino marfil) pero tiene un gran pero, la cabeza no destaca como en el original porque el metal del casco es del mismo color que el de la armadura y el color carne del rostro hoy es un blanco que se camufla perfectamente con el metal. El auténtico atentado llega con los escuderos. Si en el original los 3 destacan y a su vez hacen sobresalir a la imagen central aquí se empastan con el todo. El escudero de la esquina inferior (qué es eso que el colorista actual se inventa al lado de la bota que esta siendo abrochada que destroza la composición?) destaca pero no tanto de modo que la tridimensionalidad conseguida por el coloreado clásico se diluye. El escudero que porta el arma por abajo bien (fíjense que es bastante fiel al original, casualidad?) pero la oscuridad absurda del vientre le parte en 2 y su casco metálico se funde con el arma y la armadura de la figura central de modo que ninguno contribuye a definir al otro. El escudero azul no es tan malo pero el hecho de escoger para él una gama de azul y marrón le aplasta contra el fondo y la figura central. Fíjense en que para evitar eso el coloreado clásico eligió para él unos colores (azul y violeta) no utilizados en toda la viñeta. El que sabe, sabe y el que no, produce mierdas. Réparese también en la luz. En el coloreado clásico la lámpara es morada y por ello destaca dando cierta tridimensionalidad al dibujo, en cambio el nuevo sólo logra que la lámpara se camufle con el fondo de modo que el fuego parece ser fatuo. No se ha logrado nada haciéndole más chulo. Por último, el degradado del fondo (por qué degradar es obligatorio?) termina por enmarronar todo al rlegir un azul que no se diferencia mucho del metal de la armadura de la figura central. El resultado es que el color rojo del título no destaca tanto como en el original (y eso que se ponen las letras blancas para compensarlo). Pero lo peor es que las figuras no se separan del fondo de modo que la tridimensionalidad lograda en la imagen clásica (el gran secreto de Kirby; es una soberana gilipollez eso de que los dibujantes pasaban del color, eso sólo lo hacían los malos; miren lo que nos han legado Steranko o Ditko) apenas existe en la imagen actual.

Última imagen. Trataré de ser breve porque es más de lo mismo. El coloreado actual es muy inferior al original por sus virguerías vanas y por dar la espalda al contraste y a lo chillón como forma de lograr que las viñetas sean chisporroteantes y tridimensionales. Antes se coloreaba así no por las limitaciones técnicas sino más bien con el objetivo de conseguir expresividad, profundidad y dinamismo. Como el coloreado digital lo desprecia se ve obligado a reinventar todo el color. En la imagen original se ve claramente. En ella cada figura está bien contrastada y así, a la vez que se define, contribuye a lograr la tridimensionalidad necesaria para conseguir dinamismo y tensión. Fíjense como en el original Hogun y Fandral empujan hacia delante a la figura central y como el fondo blanco hace mucho más enérgico al Thor que acude al rescate y como en la actual todo eso es aniquilado por un coloreado sin sentido. Por último, recreénse en la magia de la imagen original que ha creado un todo en que cada parte tiene singularidad mientras que en la actual es un todo abigarrado y empastado donde nada destaca. Fíjense en que los guantes de Hogun son del mismo color que el suelo y el palo de modo que son invisibles (pero cómo un colorista tan malo ha conseguido trabajar en Marvel?). Una enfermedad de la que también adolece Fandral. Diso, qué incompetencia. Por qué cojones el fondo ha de pertenecer a la misma gama que el suelo y los postes? Por qué no enseñan a los coloristas estadounidenses teoría del color?

No sé, yo creo que esta muy claro sin necesidad de saber nada. El coloreado clásico es armonioso y da tridimensionalidad de modo que salta a la vista que las imágenes que produce son más bellas que las actuales. Cómo puede alguien con buen gusto preferir lo nuevo? No se trata de respetar lo antiguo (que también), sino de respetar un trabajo perfecto dentro de sus limitaciones que a su vez es respetar un elemento ideosincrático del cómic. El coloreado pop lo distingue de otros medios visuales a los que el coloreado actual, con su "realismo" gris, busca aproximarse.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog