13.12.06

Critiquita 134: JLA: Golden perfect, J. Kelly y D. Mahnke, Norma 2003

Este cómic es parte de mi "botín" del Expocómic. Lo considero así por que estaba a la mitad! de su precio original. En fin, no pensaba dedicarle una critiquita, pero como me ha gustado bastante, al final la voy a hacer (también es que iba con las expectativas bajas). El trabajo de los autores en este cómic se lo merecen (en mi opinión claro).
Este tomo es el principio de la larga etapa de Kelly en la JLA (tan larga, que el final lo editó PDA). El tomo trae 2 números autoconclusivos y una saga en 3 partes. El primer número es una historieta típica que sirve a Kelly para contarnos sus intenciones. Lo siguiente es la saga, que es una parábola sobre la invasión de Irak (o yo me lo tomo así) pero que tambien funciona como cómic de superhéroes sin pretensiones siguiendo el estilo de Morrison y que siguió Waid (los predecesores de Kelly en la cole). El último número nos cuenta como Plastic Man pide ayuda a Batman para meter en vereda al hijo del primero (argumento genial a que si?).
Kelly es un correcto guionista, es decir, desarrolla bien las historias, dialoga ágilmente, caracteriza bien a sus pjs, tiene su puntillo gracioso, conoce el género y generalmente tiene buenas ideas, pero generalmente también, no consigue llevarlas a buen termino o sacarles todo el potencial que tienen. Esto esta también en esta obra, pero no quita para que sea un buen tomo de superhéroes. El primer número es toda una declaración de intenciones que me ha encantado. Tras leer el Green Lantern especial 1, cómic en el que el editor y los autores han vendido la piel del oso antes de matarlo, por lo que no se han esforzado un pelo, ver como Kelly aprovecha su primer número para comunicar que va a hacer las cosas lo mejor que pueda y a por todas, me ha parecido muy loable. Tal cosa es así, que ya, en este número, tenemos uno de los mejores momentos de todo el tomo, cuando Flash dice: "Me esta tocando. Batman me esta tocando. Voy a morir verdad?" y acto seguido aparece montado en un misil como si fuese el barón Munchausen. Ese momento ya casi que me ha recompensado la compra de este tomo. En fin, el primer número es típico pero muy bien hecho, en el que Kelly quiere demostrar que sabe de que va la JLA y que tipo de guiones hay que hacerle. La saga siguiente, yo me la he tomado como una parábola sobre Irak. Hay que tener en cuenta que estos números son del 2002, por tanto, se hicieron en una época en el que el debate internacional sobre si había razones suficientes para invadir Irak estaba muy presente. Así que Kelly decide montarse una parábola sobre el tema. En esta saga que da título al tomo, la JLA se ve obligada a decidir si interviene en un país que ha dado la espalda al mundo. La indecisión final de WW, que es la principal impulsora de la intervención (EE.UU.), trae como consecuencia la rotura de su lazo, teniendo este hecho repercusiones nefastas para el mundo, pues la Verdad comienza a hacerse relativa y subjetiva, por lo que las creencias sustituyen a la Ciencia y el mundo comienza a destruirse. Naturalmente, al final la JLA lo resuelve todo, pero por el camino Kelly nos ha dejado la moraleja de su parábola que apoya la intervención en Irak. Por un lado WW, nos dice que defiende una "ley superior a la del hombre" (la Declaración de Derechos del Hombre) y que por eso ha de intervenir, por que lo hace "bajo el perfecto resplandor dorado de la verdad. Sin intereses. Sin malicia. Con la esperanza de que el mañana traerá tiempos mejores, por que intentamos hacer lo correcto [...]. Eso debe bastarnos". Cosa que a mi me suena algo así como que, aunque Sadam diga la verdad, intervenir para liberar a los iraquíes es justificacion suficiente, por que hay verdades superiores que hay que defender (hay que tener en cuenta que EE.UU., al igual que todas las superpotencias de la Historia, se cree que tiene una misión "divina"). En fin, no sé si me he pasado, pero escenas en que la JLA conferencia cual ONU me dicen que no (bueno ahora que lo piensa igual no se refiere a Irak, si no a Afganistán). La última historia es una historia desenfadada y divertida, una comedieta (que Batman y Plastic Man sean la pareja protagonista ya lo dice todo) que me ha hecho gracia, por que los consejos paternalistas a una juventud descarriada, en vez de darlos M.A. o Kirk Cameron, los da Batman, el Batman oscuro e intimidante de hoy en día. A mi me ha parecido que eso tiene mucha guasa.
Pues eso, Kelly hace un estupendo trabajo, muy entretenido y divertido, con buenas ideas, diálogos ágiles, un intento de profundizar en los pjs, una gran utilización de Plastic Man y que toma el toro por los cuernos desde el principio, en suma, nos da unos cómics de la JLA como deben de ser, con grandes amenazas y con pjs superheroicos, no por sus poderes, si no por sus convicciones morales y su fuerza de voluntad.
Mahnke hace un gran trabajo acorde con el de Kelly. Aunque a su dibujo le falla un poco las proporciones y la anatomía, tiene mucha fuerza y energía. Un dibujo sencillo y agresivo plagado de aristas, geométrico pero no por ello estático y pesado, con un gran sentido estético, con mucha imaginación (esencial para manejar al Detective Marciano (más marciano que nunca) y a Plastic Man) y tendencia al barroquismo y al detalle, con un reportorio amplio, con muchos recursos, con ecos de Mignola y una atractiva querencia para dibujar insectos y monstruos lovecraftianos. La portada del tomo creo que ejemplifica muy bien cual es el estilo de Mahnke. Este atractivo estilo produce un interesante contraste, puesto que los fondos estan muy trabajados pero los supers estan hechos de forma sencilla, con poco negro. De esta forma, refuerza la iconicidad de los miembros de la JLA, su "pureza" en contraste con las barrocas y oscuras amenazas a las que se enfrentan. Gracias a todo esto Mahnke, no solo consigue recrear notablemente el guión de Kelly, si no enriquecerlo y hacerlo mas vivo y verídico. Los únicos peros son que no es un buen narrador, sobre todo cuando no hay acción, sus pjs no son muy expresivos, a veces sus fallos anatómicos cantan mucho y de vez en cuando hace ilustraciones en vez de viñetas. De todas formas, me ha parecido un trabajo estupendo (este tipo de estilos son los que más me gustan), mejor que lo que le he visto después, sobre todo por que este tiene más garra y personalidad. Bueno, también parte del mérito lo tiene el entintamiento de Nguyen, que ha sabido dar contundencia y belleza al dibujo de Mahnke.
Pues eso, un buen cómic del género de entretenimiento. Un cómic perfecto para leer por que no tiene continuidad, ni excarba en el pasado del UDC, con saber lo justo de los iconos de DC vale. Un cómic entretenido, divertido, interesante, muy superheroico, bien guionizado y dibujado. Una lectura gratificante para cualquier aficionado a los supers.

3 comentarios:

fer1980 dijo...

A mi el número de Plastic Man me gusto mucho,sobre lo de la parabolo de la Guerra de Irak a mi también me lo pareción en su momento y eso ya no me gusto nada, la verdad es que desde entonces (cuando compre este tomo mo sabía mucho de DC más allá de Batman, zinco me pillo en plena marbelzombitis)no aguanto a Wonder Woman, me "cae" fatal.

lord_pengallan dijo...

Ja, ja, ja.

Kar dijo...

La verdad es que ahora mismo hay unos cuantos tomos de Norma que están muy baratos y que valen mucho la pena, por ejemplo, yo encontré "JSA: El Regreso de Hawkman" (sería el JSA #0 de PdA) por cinco euros, y son 5 números americanos.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog