6.3.12

Cómo decíamos ayer: Lemmy contra Alphaville, J. L. Godard 1965


Lemmy contra Alphaville (Alphaville, une étrange aventure de Lemmy Caution) me parece una gran película. La revideé hace poco y me gustó mucho más que la primera vez. Ya me gustó bastante entonces pero quería revidearla de nuevo con más tranquilidad. Es de Ciencia Ficción pero también es nouvelle vague de modo que es algo más (la conexión no es rara pues ahí está Fahrenheit 451, por otro lado los 60 es la década de oro de la CF francesa, por ejemplo, su novela más famosa, El planeta de los simios, es de 1963). Así, ni es la típica peli de género ni es la típica peli industrial, es una película que filosofa, es decir, no se limita a contar una historia para hacernos más llevadero nuestro ocio sino que intenta enriquecernos con una reflexión sobre la Libertad, el Amor y el Tiempo.


Lemmy contra Alphaville es muy sobria de modo que recuerda mucho a las pelis estadounidenses de CF de serie B que estaban siendo asesinadas por entonces por la tele y el cambio social. El atrezzo, más que mínimo, es inexistente, sin embargo está ambientada en el futuro en vez de en el presente como la mayoría de la serie B, si bien en el de 1965 no en el nuestro (aunque Godard de forma acertada no da fechas, se intuye que no estaba pensando en un futuro muy lejano a 1965). Un futuro verosímil a pesar de las carencias, uno de los grandes logros de la película, porque la creación la hizo con  elementos mentales, sobre todo con el lenguaje. No podía ser de otra forma porque uno de los temas principales de la película es el lenguaje. Es sorprendente, o quizás no lo es y eso simplemente significa que hoy en día creemos que es necesario mucho dinero para hacer una peli futurista, que sea suficiente para que el espectador sienta que está viendo Ciencia Ficción el ser estilizado en la forma, rodar en edificios futuristas o cerca de maquinaria, presentar alguna costumbre rara (las ejecuciones son tan raras como inolvidables), combinar cosas existentes en el presente para dar con algo familiar pero nuevo como el periódico Fígaro-Pravda  y decir de vez en cuando Galaxia Exterior. Da igual que el prota vista como un detective privado del cine noir, que los coches sean de los 60 y docenas de detalles más, uno se siente en un mundo futurista porque no reconoce el mundo de Lemmy como el presente (en nuestro caso el pasado).


El mundo de Alphaville es parecido, como ya están sospechando los aficionados a la CF, a los de P. K. Dick pues es un deprimente futuro con Gran Hermano que tiene mucho de Cine Negro y años 50 donde las historias en el fondo son las de siempre aunque estén trufadas de elementos de Ciencia Ficción. Así, Alphaville en realidad es una peli de espionaje internacional típica de la época, recuerden que estamos en plena Guerra Fría (la primera de James Bond es de 1962), que homenajea al detective privado del Cine Noir de los 50 (está tan claro que no hace falta saber que Lemmy Caution es otro detective privado de la novela negra) pues otro de los temas de la película es como el futuro, revolucionando las cosas, acaba con el pasado. Porque Lemmy contra Alphaville, es también, un artefacto que llama a resistirse a la frialdad y la maquinación que nos impone un futuro que cree que la felicidad se alcanza mediante la seguridad total obtenida mediante el control total y el nulo esfuerzo. Un futuro a medida de cobardes, hipocondríacos y débiles porque son los que más dinero gastan. Esto es una de las cosas que hace que Alphaville no haya envejecido ya que el futuro del que habla es el mismo que el nuestro. Tanto 1965 como 2012 son fases de un mismo proceso que todavía no ha terminado. Además de esto la peli habla de la Libertad, 1965 fue un momento en que por un lado los totalitarismos con su despotismo y por el otro lado las democracias con su paranoia y conservadurismo intentaron recortar las libertades, del Tiempo, el film se construye sobre el hecho de que la Teoría de la Relatividad demuestra la imposibilidad de la previsión, y del Amor. Este sentimiento también es uno de los grandes temas de la peli porque uno de los referentes de Godard es el Surrealismo (por eso lo absurdo se cuela en Alphaville pero la realidad en el fondo es absurda, ahí está Corea del Norte por ejemplo) pero también porque libera y es lo más antimaquinal y cálido que existe. Por tanto, Lemmy contra Alphaville es una genuina película de Ciencia Ficción pues utiliza el futuro como parábola del presente. El hecho de que ambos apenas han cambiado explica porque sigue siendo tan buena. Pero no es una peli distópica como se suele decir porque no presenta una distopía plena y total sino su génesis. A lo que viene Lemmy, desde el pasado o con los valores de este que el futuro quiere anular, es a evitar un futuro distópico, no a destruir una distopía.

Lemmy contra Alphaville es cruda, modesta, audaz y cinéfila porque es nouvelle vague de modo que su sobriedad, al liberarla de manierismos y modas, contribuye a su atemporalidad. Pero lo que la hace destacar es  su guión, el cual utiliza lo pop para ser intelectual como por ejemplo hace Moore. Es magistral porque es sencillo a pesar de hablar de temas complejos. Así, sin enmarañarse, toca muchos temas y explica muchas cosas como que el lenguaje (por otro lado la peli tiene muchas influencias literarias) es nuestro software de modo que nuestra potencialidad depende de él (si la Verdad no existe como palabra no existe como concepto, por tanto jamás nos hará libres). El resultado es una película singular y brillante (ganó el Oso de Oro) que es un hito del Cine de Ciencia Ficción a pesar de que la gente sistemáticamente se olvide de mencionarla cuando habla del género. Lo demuestra el hecho de que Lemmy contra Alphaville contiene 2 peliculones: Blade Runner (la novela, Los androides sueñan con ovejas eléctricas?, es de 1968 sin embargo P. K. Dick no miró, como evidentemente sí hizo R. Scott, a esta peli para escribirla), si en esta los androides quieren ser humanos en aquella se quiere androizar a los humanos (o convertir la sociedad humana en una colmena como alertaba Huxley), y 2001, el superordenador como antagonista visualizado como una simple luz que habla con voz tétrica (dios) es una invención de Godard.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog