Ir al contenido principal

Critiquitas 471: El cometa de Cartago, Y. Lepennetier e Y. Chaland, Eurocomic 1986


Sin duda habéis (perdonad que os tutee) notado que últimamente no caen por aquí novedades. Quiero que sepáis que es involuntario. En realidad leo lo mismo, y podría gastar lo mismo, pero es que me he salido del mercado español. No sé si soy yo o es él pero el caso que cada año publica menos de lo que me interesa y ahora prefiere lo tocho (otro efecto nocivo de la digitalización), soy tan dinosaurio que para mi un cómic gordo es una contradicción que me hace imposible adquirirlo, sobre todo cuando sé que en su estado de origen no se publicó tan hermoso, que estoy comprando tan poco como cuando era niño, y por tanto insolvente. Así pues he seguido a otros muchos por el camino de aprovechar para leer aquellas cosas que se nos pasaron por una razón u otra. Así es como he llegado a Chaland.



A ese tipo le conocía porque a pesar de su corta vida, y por ello obra, está muy bien considerado. De hecho influyó mucho aquí en España. Mas nunca me había parado a leerlo porque no me atraía. Ahora, con escasas alternativas novedosas, dejé de lado los prejuicios y me puse a leer todo lo que se ha publicado de él en castellano gracias a la magia de la digitalización. Y ahora entiendo el prestigio de Chaland. El tío era una bestia. Su dibujo de línea clara donde la precisión y la caricatura se neutralizan mutuamente es impresionante, su colorista (J. Beaumenay) lo colorea exquisitamente de forma plana, su narrativa es poderosa y sus guiones son sorprendentes (cuando colabora con Lepennetier son iguales pero el tono cambia, se hacen serios y críticos). Pero lo que hace notable a su obra es que el tío era un iconoclasta. Una cosa que sólo pueden apreciar los que les guste el cómic europeo, o al menos se hayan empapado de Tintín y Spirou. Lo que le da a su obra originalidad y fuerza es que no se dedica a desmontar a sus mayores, no es posmoderno, sino que los subvierte con respeto. Chaland usa el estilo de Hergé y Franquin y demás pero sin ocultar lo que ellos ocultaban por temas de época y target (Chaland no hizo cómics infantiles). Este autor ambienta sus cómics en los 50 del siglo pasado, la década dorada de la BD juvenil y cuando se publicó En el camino, que es de donde sale el trío protagonista, una época que conocía muy bien a pesar de criarse en la siguiente, por eso este cómic puede evocar los films serie B de CF de aquella década y citar al peplum, pero sin disimular que entonces había deseos sexuales, racismo, conflictos sociales, Guerra Fría y un problema generacional. Así, es como subvierte el estilo de línea clara. Chaland usa con fines adultos lo concebido para ser blanco. Y esta voluntaria perversión se justifica en que él se consideraba un artista. Así, en cierta forma es otro del Pop Art.



Hay una especie de pelea por cual es la mejor obra de Chaland. Unos dicen que esta, El cometa de Cartago, y otros que F-52. Yo estoy, como habéis adivinado, con los 1º. El cometa me parece sublime mientras que las otras obras me parecen sólo notables. Por lo visto la dificultad que tiene este cómic es que es una historia sobrenatural. Así pues en verdad nadie discute que El cometa es sublime, lo que pasa es que no todo el mundo acepta los efectos desconcertantes de lo preternatural. Pero en realidad es precisamente esto lo que sublima el tremendo magisterio de Lepennetier y Chaland. Lo sobrenatural deja más claro que las otras obras protagonizadas por Freddy que sus autores juegan con el lector de una forma más audaz a como lo hacía Hergé, que tienen un sentido del humor chocante y que les gusta hacer elipsis vertiginosas y demostrar que los héroes no resuelven nada. Las obras de Chaland son iconoclastas, socarronas, extrañas y libertinas y eso el toque sobrenatural tal y como lo entendía Lovecraft, vulnerador de las leyes físicas, lo eleva al convertirlo en algo fascinante. De todos modos sospecho que a alguien francés este autor le resultará menos extraño que a uno que no lo sea. Por ejemplo saber que la obra cita a Salambó, novela hoy olvidada pero un clásico francés que además es madre del peplum, hace que la cosa despiste menos. Lo mismo pasa si se sabe un poco de historia cartaginesa (algo que les pone a los franceses porque Túnez fue colonia suya). Bueno, eso creo. Igual estoy siendo un arrogante por haber leído la novela y conocer la historia cartaginesa. 2 problemas tiene el lector de Chaland: que este era un cultureta (aquí cita un poema de Baudelaire y nombra a algunos artistas griegos de la Antigüedad, aunque no aporta nada saberlo, y se documenta muy bien sobre lo púnico) y que exige una lectura muy atenta. O sea, no es tan accesible como el autor estadounidense típico. En fin, el caso es que El cometa de Cartago es un relato fantástico en donde lo sobrenatural destroza lo normal y esto causa problemas a muchos lectores, a unos despista, a otros descoloca y a otros les saca de su zona de confort. Por eso hay discusión donde no debería haberla :D

La historia comienza como un cuento de Terror tradicional. Lo preternatural ha tomado el lugar antes de que la historia comience pero de eso nadie es consciente, ni siquiera cuando la irrupción de lo siniestro acaba con lo idílico; luego los sucesos inexplicables y los comportamientos enloquecidos reflejan que la normalidad se está deshaciendo, pero nadie reacciona porque eso es inasumible, y entonces todo estalla en un clímax final que coincide con un cataclismo que produce una catarsis en los personajes que demuestra que parte de lo que han sufrido ya estaba implícito en su interior. Esto, al permitir a la excelente narrativa juguetona de Chaland ser transgresora (esas viñetas "mal" encuadradas que tienen su eco en la sintaxis disparatada del final) y dotar a la convencional historia de quién es el asesino adquiera una atmósfera extraña y un tono poético, hace que la lectura de El cometa de Cartago produzca la misma sensación que produce ser testigo de lo inexplicable. Comenzamos sin saber qué es lo que pasa, y tras una vorágine de acontecimientos nos damos cuenta de que hemos vuelto a la normalidad con el problema de cómo registrar eso que hemos vivido que ha sido anormal. Eso es leer este cómic. Por eso es mejor que los otros, que son simples disparates a lo primer Hergé o a lo Jijé en Spirou.



El cometa de Cartago fue serializado en las entregas 41 a 45 de la versión española de Metal Hurlant, luego fue editado modestamente en álbum y hace unos años fue reeditado con una mejor traducción y un color moderno, y por ello algo diferente, dentro de un modesto integral en una edición que fue rápidamente saldada al irse la editorial a pique. Yo prefiero la 2ª porque creo que esta historia tiene que ser disfrutada como el unicum que es. Aunque sea parte de la serie de Freddy Lombard y tenga algo de continuidad, su calidad hace que no quede bien en un producto a granel. Pese a eso, si alguna vez el mercado español actual de la BD deja de estar regido por la nostalgia y el entretenimiento convencional, y entonces comienza publicarse cosas alternativas, clásicos u obras maestras, clama al Cielo que no se haya continuado reeditando a Druillet o sigamos sin Toppi, esto se reeditará en un tochal porque las mores hoy son así. 

Comentarios

Tom Frenz ha dicho que…
Pues aprovecho para agradecerte tu blogspot. Gracias a él, he revisado mis gustos y me he atrevido a probar autores de los que tenía mal recuerdo (Kirby) e incluso me ha animado a comprar otras (DKIII, La Raza Superior)
Antonio Alvarez ha dicho que…
Muchas gracias! :D Espero que no te arrepientas.
Tom Frenz ha dicho que…
Kirby ha mejorado pero no lo suficiente. DKIII me ha parecido una maniobra comercial bien hecha ( poder hacer Miller sin Miller)
Karinsky ha dicho que…
Buenas.

Estoy muy de acuerdo con las apreciaciones que haces sobre El Cometa de Cartago. Compré los intregrales saldados sin tener ninguna referencia y el impacto fue considerable al llegar a esta obra. No he tenido éxito al recomendarlo; una pena. No sé, tal vez sea necesario leer los albunes previos, no por el nivel que tienen, sino como una forma de conocer el estilo.

Ahora bien, respecto a las deseadas reediciones, coincido en Toppi (otra pena lo de Ninth Comics, aunque Ponent Mon saco al menos un volumen de relatos cortos más), pero no demasiado en lo que se refiere a Druillet: a nivel narrativo creo que no ha envejecido bien...

Un saludo.
Antonio Alvarez ha dicho que…
Creo que favorece la lectura de Cometa leer lo anterior. Yo desde luego lo leí después de leer todo lo anterior. Creo que ayuda a no distraerse con los "bromas" de los autores y así no distraerse.

De Druillet no sé. Yo sólo he leído lo que sacó del EDT y me quedé con ganas de más. Creo que uno de los tíos más influyentes de los 70 en el cómic occidental merece algo más, aunque no me extrañaría que tengas razón. Ya en lo que publicó EDT tenía algo de Vintage. Creo que tras 100 BD vulgares y burguesas toca algo un poco especialito.

Entradas populares de este blog

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el personaje que más me gusta de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.


"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderse algún episodio.
El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio como que nadie sea capaz de descubrir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, va…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now".


Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine.
Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastante…

POST 800: Relecturas XCIV: Los Vengadores: Grandes amenazas, Shooter et al., Panini-Marvel 2011

Este tomo reúne una serie de historias independientes y cortas de finales de los 70 que son publicitadas por los viejunos como el epítome de la acción en Marvel porque son peleas donde los Vengatas se pegan con enemigos muy poderosos. Nunca hasta ese momento este supergrupo había encadenado seguidas tantas peleas capaces de llevarlo límite, y no estamos hablando de una alineación floja. La de esta época no es moco de pavo. Evidentemente de eso hoy no queda nada. Los tiempos han cambiado y el dibujo se ha sofisticado así que la acción de estas historias ha quedado superada por la de sus sucesoras. Quizás antes de estos nº las peleas superheroicas no habían sido tan especiales. Lo cierto es que aquí el trabajo del guionista, y sobre todo de los dibujantes, no es tan funcional y lleno de clichés como era la norma en los cómics anteriores. Pero hoy en día, gracias al cine de Acción y a que los dibujantes actuales deben ser espectaculares más que trabajadores, la acción de estos nº resulta…

Qué presente impresentable!, Quino, Lumen 2005

Videados 54: El Planeta de los Simios, F. J. Schaffner 1968

Esta seguramente sea la peli que más me deslumbró e impactó en mi infancia, como a todo chaval que creció en los 80 supongo. A pesar de su sobriedad y de que es más filosófica y conversacional que de acción y aventuras fue capaz de subyugar a aquella chiquillería porque todo el asunto de los simios era algo realmente impactante para un infante (no sé si lo seguirá siendo). Verlos hablar, verlos como dominan a los humanos y ver como estos han conservado tan sólo el nombre, pues la cualidad que los distingue y define, la inteligencia, no está en ellos, en suma, ver el mundo al revés, tiene algo de fascinante y terrorífico, de sublime tal y como lo formularon los románticos, que atrapa fácilmente la inocente y asustadiza alma infantil (modo Ternin off).

La volví a videar hace poco, años después de la última vez. La tenía bastante enterrada en la memoria. Salvo los momentos impactantes y archiconocidos no recordaba nada de ella. No recordaba que tenía un discurso complejo y filosófico por…