29.8.09

Tomos veraniegos Panini

Este verano Panini ha editado muchos tomos que quería adquirir, de forma que no ha sido el usual verano árido. Al contrario, en todo lo que llevamos de año tan sólo he comprado un tomo Marvel-Panini. Pero ahora en julio y agosto se me han juntado los de ClanDestine y estos que voy a tratar a hora. En total 5.
Runaways, T. Moore y H. Ramos, Panini 2009. Soy un fan de este grupo. Empezé tarde con ellos (al final del vol. I español) pero me enganchó Vaughan con su concepto rico, original y desenfadado y sus estupendos y divertidos guiones. Desde entonces los he seguido, de la forma en que se hacen estas cosas, en todo, es decir, lo firmase Vaughan o no y mi opinión, incluyendo este tomo, es que, como Vaughan, ninguno. Tenía mis dudas con este equipo creativo. No he leído nada de Moore, pero no me parecía un tipo que pudiese desenvolverse bien en el mainstream guionizando un cómic protagonizado por adolescentes. Ramos, por su parte, no me gusta nada, aunque ahora, al haber sustituido su peculiar estilo manga por un cartoon bastante convencional, no me parece tan aberrante. Al final lo han hecho mejor de lo que esperaba pero, aun así, el tomo me ha resultado un tostón. Moore no lo hace mal. Se mueve bien en el mainstream y además, se ha molestado en conocer el material precedente de forma que, al igual que lo de Whedon, es un cómic muy continuista. Lo único es que los pjs ya no hablan como adolescentes sino como pjs literarios. A Moore no le han salido diálogos naturales y casuales, pero por lo demás, la personalidad de los pjs sigue ahí, igual que el humor (con algún gag hilarante). El tema es que se enroca demasiado en el argumento central. Le da demasiadas vueltas con lo que acaba aburriendo, aparte de porque la historia no es nada original y significa otro cambio en el grupo, algo demasiado mareante habida cuenta de lo reciente del último cambio (aunque el que la víctima haya sido un skrull, igual es un mensaje, un intento de desvincularse del UM). El problema no es que haya descompressive storytelling, el problema es que se sobre-explota el sencillo y convencional argumento. Por su parte Ramos agrava el problema porque es un tipo demasiado mediocre para utilizar un estilo tan complicado. No consigue hacer funcionar el cartoon y así sus figuras nunca dan lo que se necesita, aparte de que no estan en armonía con el guión de Moore. Ramos no resulta atractivo y sí torpe e incoherente (unas veces sus Runaways "sobreactuan" y otras no y las caras y cuerpos cambian de viñeta a viñeta). Por tanto es incapaz de darle chispa a un guión que lo necesitaba. Además, resulta pesado por su mediocre composición (hay viñetas abstractas) y narrativa. Tampoco le favorece el color, pues se concentra más en acentuar lo cartoon que es ahora Ramos que en otra cosa. Así que, aunque el cómic no es malo (no siempre vamos a tener unos guiones tan geniales como los de Vaughan y unos dibujos tan simpáticos como los de Alphona) es flojo porque cada autor, a pesar de sus evidentes buenas intenciones, va por su lado con su trabajo mediocre. Así que este tomo (que pena este retroceso en el formato, aunque es totalmente comprensible dada la calidad del trabajo de Moore y Ramos) se puede dejar en la balda de la tienda sin remordimientos.
Invasión Secreta: Inhumanos, J. Pokaski y T. Raney, Panini 2009. Para mi ha sido la sorpresa del año. El sleeper del 2009 si nada lo remedia ya. No es que sea brillante, ni siquiera es notable, pero esta bien hecho y es original. Evidentemente no esperaba nada de él, pero aun así esta por encima de la media y, para ser un cómic que nace para exprimir 2 crossovers (IS y Guerra de Reyes), tiene entidad por sí mismo y personalidad. Pokaski (guionista de "Héroes" enchufado por Loeb según nos cuesta Clemente) no hace nada del otro mundo. Simplemente algo solvente y profesional respetando lo anterior (aunque se resuelve en una viñeta, esto es una de las cosas más definitorias del folletín, lo de la guerra silenciosa que, por lo visto, ya ha dejado de interesar, una pena), utilizando el UM (salen krees y rigelianos), apoyándose en los pjs y contado la historia con seriedad y coherencia, de modo que estos 4 nº se hacen cortos. Uno más hubiera permitido a Pokaski redondear su trabajo. Lo mejor de Pokaski es que hace brillar a los pjs (algo que hoy en día pocos guionistas son capaces hacer). Algo muy oportuno, pues los inhumanos son pjs muy carismáticos a pesar de ser un boceto descartado de los eternos (que a su vez son un boceto descartado del Cuarto Mundo). La pareja real, Medusa y Rayo Negro, tiene muchas posibilidades y, a poco que esten bien tratados, exhudan magnanimidad y nobleza. La familia real son originales, trágicos (probablemente cosa de Lee) y estan bien diseñados. Por otro lado, los inhumanos como comunidad freak marginal perseguida por todos que se rige por una monarquía, atrae las simpatías del lector por ser unos sufridores (qué pena que Mantlo no se ocupase de ellos) y, literariamente, tiene algunas virtudes, entre ellas, la de aportar frescura y gravedad a cualquier historia que se cuente. Pero no sólo resalta a los inhumanos, también el otro pj de la miniserie, el típico villano-torturador, resulta atractivo y eso sí que es difícil, pues es un tópico pop andante. Tampoco es malo el que Pokaski haya captado muy bien esa solaridad y agresividad que toda comunidad marginal, diferente y perseguida acaba desarrollando para poder sobrevivir, así como lo que realmente es ser una monarquía, es decir una forma de gobierno personal que, por eso mismo, exige sacrificios personales como casarse por razones de estado. Lo cual sorprende gratamente, pues no suele ser habitual que los guionistas muestren estos aspectos de las monarquías de verdad. Le acompaña Raney, que es un tipo que dibujaba mejor en el siglo pasado. Aquí hace un trabajo malo (se merece un post a lo ADLO) porque tiene poca idea de anatomía. El cómic esta plagado de buenas ideas mal ejecutadas por el bajo nivel que, en esta década, esta exhibiendo el dibujante. Lo peor son las caras, sobre todo las de las féminas. Como se empeña en no dibujar las narices, sus caras resultan adefesios deformes porque, sin esa guía, no sabe donde colocar los ojos o la boca y así tenemos rostros con nariz pequeñísima o larguísima, frentones o sin frente, con ojos asimétricos, etc. Eso sí, todos con la misma punta de nariz. Y es que Raney ha exhacerbado con los años su jimlianismo, lo que ha acabado por tener efectos inquietantes porque sus mujeres, debido a la diminuta punta de nariz y unos ojos enormes, parecen todos la misma niña con el mismo cuerpo de playmate -unas Frankenstein verdaderamente turbadoras- lo que afecta a la caracterización porque, Luna, Medusa y Cristal parecen tener en los 1º planos, las más de las veces, la misma edad. Creo que Raney lo sabe y por eso, para compensar y ocultarlo, se lo curra mucho. En sus viñetas hay fondos y muchos detalles y nunca le importa repetir un diseño intrincado muchas veces, copypastea lo justo, etc. Por lo que merece un aplauso. También lo compensa con una narrativa eficaz. De todas formas, hay que reconocer que aquí, como en "Aniquilación: Conquista", el color no le favorece (vease el primer plano grande de Rayo Negro en el 2º nº) porque se empeña en el falso y efectista realismo sin reparar en que no encaja con el estilo Image de Raney. Un estilo que no es adecuado para los inhumanos, ya que a estos pjs les va mejor un estilo más clásico y grave, uno como el de Romita jr. Por último decir que el tomo esta bien porque no se han maquillado las grapas e intercala las portadas (supongo que porque no esta basado en el tpb estadounidense por la inmediatez de la publicación española, 7 meses entre el último nº estadounidense y el tomo español). Qué menudas portadas. Malísimas y feísimas, demostrando que el ordenador esta matando el dibujo porque muchos creen (incluido editores y público) que el saber manejar un programa compensa el no saber dibujar y componer. En fin, un cómic solvente, interesante y sorprendente que deja satisfecho y con ganas de leer Guerra de Reyes.
Vengadores: La Iniciativa nº 4, varios, Panini 2009. Esta cole me ha decepcionado. Empezó bien y prometía interesante, pero Slott no consiguió ir más allá de la mediocridad. Este tomo, a pesar de la ayuda de Gage, no consigue ir más allá. Seguramente el tema esta en que esta cole ha estado muy sometida a IS, pues en este tomo se revela que todo lo anterior era el prológo a este tomo. Un tomo dedicado por completo a la IS. En concreto a lo que pasa en EE.UU., ya que nos cuenta como los protas de la serie van derrotando (esto no puede ser spoiler) a los skrull estado por estado. Con lo que se demuestra el plan majadero que los guionistas Marvel les han montado a los skrull. Un plan tan tonto que ha desactivado cualquier emoción que la IS pudiese tener. Tener un superskrull en cada supergrupo de la inicitiva es estúpido porque la inferioridad numérica le avoca a la derrota. Lo mismo que la dispersión de las fuerzas (se suponía que sólo necesitaban controlar 3 bases, o sea 16 superskrull para cada una) y la falta de prioridades estratégicas (los estados estadounidenses, a pesar de lo que piensan los calvos de Marvel, no son iguales, tienen diferente población, recursos, etc. por lo que situar un supergrupo en algunos es pasarse y en otros quedarse cortos). Por otro lado, aunque este tomo incide un poco en eso de la infiltración y la paranoia, no quita que la IS sea el típico intercambio de hostias. Los skrull se han infiltrado pero, como niños pequeños jugando al escondite, han salido demasiado rápido echando por tierra, de este modo, su apabullante ventaja inicial y los guionistas la posibilidad de hacer una invasión alienígena seria y profesional. Por eso lo único bueno que ha tenido IS ha sido abrir el concepto de superskrull. En fin, Slott y Gage se montan un cómic cumplidor a pesar de que intentaron con humor negro, una truculencia inhabitual en el mainstream, muertes (de carne de cañón, nadie con caché) y mucha acción ser emocionante y entretenido. Y es que es muy difícil hacer algo así cuando los protagonistas son el Hombre 3D y Cruzado. Lo único que tiene es un puntillo subersivo al mostrar que a los buenos no les importa colaborar con un nazi. Lo que menos me ha gustado, menos aun que el que los skrull siempre tienen, a pesar de ser polimorfos, los órganos vitales en el lugar donde son golpeados por los supers (que después de todo es un fallo universal), ha sido lo de los mataskrull. Me ha parecido totalmente fuera de lugar su canibalismo. Comprendo que es una gamberrada de Millar-Morrison, pero ahora ya no es pertinente porque es algo que data de un momento en que Marvel era el coño de le Bernarda. Lo que hacen los mataskrull es canibalismo (se comen a seres inteligentes por el amor de dios Quesada! eso sí y sexo y fumar no? Vete a cagar), lo que hacen es demostrar que nosotros no somos mejores que ellos (premisa fundamental en toda guerra yanki) y que tienen razones para hacernos la guerra. Deplorable. Con todo, lo peor es el apartado gráfico. Caselli, el dibujante regular, se encarga de 2 nº. No me gustaba antes y ahora tampoco, pero sobre todo es por el color horrible que le ponen y como este estropea el dibujo con sus efectismos. Tolibao se encarga de otros 3 nº. Los hace pesados de leer por su dibujo excesivamente barroco con aroma europeo (se nota que es filipino) que evoca a Yu, sus composiciones abigarradas y cerradas y su narrativa poco fluida. El nº restante esta dibujado por Kurtz. Para mi el mejor porque su torpe estilo a lo Braithwaite es más legible y le da cierta fuerza a lo narrado. Así pues, un apartado gráfico fallido, no sólo porque, exceptuando a Caselli, los dibujantes son mediocres, sino también porque tanta variedad gráfica antitética va en contra de la historia unitaria de este tomo. Bien publicado pues, al no haber tpb que valga, las grapas no estan maquilladas y las portadas estan intercaladas. Así pues, un tomo mediocre que sólo tiene justificación si se esta siguiendo la IS porque, quitando la 2º mitad de la última grapa, el resto es morralla. En cuanto a la cole, me estoy pensando seriamente si continuarla o no.

3 comentarios:

PAblo dijo...

Siempre me han gustado Los Inhumanos, toda una civilización a la que poca gente ha sabido sacarle partido. La primera parte de tu reseña me ha animado a la compra del tebeo y la segunda referente al dibujo me ha echado muy para atrás.

Los otros no me interesan nada.

Impacientes Saludos.

JOSE dijo...

Disney ha comprado Marvel!!

lord_pengallan dijo...

Bueno PAblo, tu dilema es fácil. Vas a la tienda y lo ojeas y así decides. Yo creo que te puedes abstraer del dibujo mientras lees. Sólo una lectura un poco atenta o un análisis serio del dibujo es lo que te lleva a descubrir la cantidad de cosas que se pudieron hacer mejor.
Esto de Disney-Marvel, la verdad, es que no me impresiona. No entiendo porque mucha gente se ha vuelto histérica con ello. Aunque nos afecte, no podemos hacer nada y yo soy de esos que no se preocupan por cosas que escapan a su control. Aparte de que cada año de Quesada me desligo un poco más de Marvel. Además, Marvel ya es bastante blanca y no creo que pueda ser peor. Mayor infantilismo podría suponer volver a los 80 y que hay de malo en eso?

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog