22.1.09

Critiquita 263: Manhunter, A. Goodwin y W. Simonson, Planeta DeAgostini 2007

Siguiendo la lista informal de MOORE que podemos encontrar en el artículo introductorio que escribió al DD de Miller, que publicó Bruce hace un tiempo y que ya se mencionó por aquí, me he hecho con este cómic porque en su momento lo desprecié.
Los otros títulos de la exigua lista son el Warlock de Starlin, el Deadman de Adams, el Conan de BWS y, naturalmente, el DD de Miller. Los 2 primeros de la lista no los tengo, aún. Del 1º me imagino que, al haber sido publicado por forum, podría llegar a encontrarlo, pero quizás mejor esperar a que aparezca en MG. El Deadman lo ha publicado PDA en absolute, lo cual quiere decir que no me haré con él hasta que lo saque (esperemos) en una edición para casas y estanterías tamaño normal. En fin, al lío.
Leí este cómic sin muchas expectativas, sobre todo porque no sabía que me iba a encontrar. Me esperaba algo bueno por sus autores y por la recomendación de MOORE (no sólo por sí misma, sino porque la ponía en compañía de notables obras), pero no sabía con que me iba encontrar. Así que ha sido una sorpresa encontrarme con una notable historia que, a pesar de ser muy setentera, no ha envejecido ni un ápice.
La lucha de Manhunter contra una organización secreta y poderosa que lo ha utilizado, explotado e incluso violado (aunque le ha revivido), me ha parecido una gratísima lectura gracias a que es una historia imaginativa y ambiciosa que nunca perdió el objetivo primordial de entretener y que, gracias al gran oficio y motivación de Goodwin, se conserva lozana y fresca y con el poder de entretener, gustar y alucinar intacto. Aunque encuentro el final un poco flojo (no me refiero al epílogo, tan interesante como gratuito, que hizo Simonson sobre una idea de él y Goodwin), porque es la parte donde lo convencional tiene más peso, "Manhunter" me ha parecido muy bueno e interesante.
Esta muy bien desarrollado por Goodwin y Simonson porque, utilizando magistralmente toda la mitología de los 70 (artes marciales, espionaje, women y blaxplotation, la situación internacional de aquella década, etc.), hicieron una historia con mucho oficio, cuyo principal valor es lo bien que cumple las premisas de todo cómic superheroico además de la acción, la espectacularidad, las sorpresas y los misterios. De este modo, la historia se lee con mucho interés (se puede imaginar lo emocionante que fue leerla mes a mes) porque no sólo consigue intrigar, sino que la solución de cada misterio es absolutamente sorprendente e imaginativa. La lectura es muy dinámica porque los episodios estan muy bien integrados, además de bastarse a sí mismos, y se hace con los ojos bien abiertos por la satisfacción y sorpresa que produce el ir viendo como la historia se va haciendo cada vez más grande y mejor. Y es que lo mejor de este cómic es ver como la historia va creciendo de forma inesperada y como sus autores te sorprenden constantemente. Te hacen pensar que dentro de la historia todo es posible, que es lo que por norma debería hacer todo cómic de superhéroes. Todo ello, además, hecho con elegancia, sencillez y modestia. No hay ideas geniales u originales, lo que hay es mucho oficio y nada de conformismo. Utiliza los mimbres de siempre, pero se monta una cesta de calidad superior por lo bien que estan engarzados y utilizados. En fin, es un guión modélico y por ello debería ser de cabecera para todo guionista del género, si Bendis lo hubiera tenido más presente otro gallo nos estaría cantado.
Al dibujo tenemos a un Simonson primerizo. En sus páginas se nota que aún estaba verde (tosquedad en el dibujo y más curro del necesario), aunque el dibujo nunca ha sido su fuerte ni su principal preocupación, pero esta característica en seguida se olvida porque va aperejada a un deseo de gustar, a una ambición por hacer algo sobresaliente y diferente y a un talento narrativo y compositivo muy por encima de la media. Hoy en día sigue sorprendiendo (y más si vemos los comics de los Kubert y demás autores intelectualmente impedidos para hacer más de 4 viñetas por página) lo bien que consiguió adaptar la narrativa europea a un cómic superheorico. En un espacio menor Simonson consigue introducir de media 10 viñetas todas ellas acabadas, en general con fondos y perfectamente engarzadas secuencialmente, algo que, visto lo visto, ahora esta al alcance de muy pocos. De modo que el trabajo de Simonson consigue transcender sus propias faltas, de forma que era imposible que Simonson no realzará el magnífico guión de "Manhunter" dándole fuerza y singularidad.
Quisiera decir unas palabras sobre el color. El color de "Manhunter" es el color de la época, sobrio, limitado y plano, pero como fue utilizado muy inteligentemente, consigue mejores resultados que la gran mayoría del coloreado digital actual. Es por esto que a mi siempre me ha gustado más este color, en ello, no hay duda, algo tiene que ver que me he criado con él, pero es que es inneglable que los coloristas de aquella época, a pesar de estar muy limitados por la técnica, son mucho mejores que los de ahora. Hasta los 80 incluidos, los coloristas tenían un gran sentido plástico y coloreaban en función de lo que se estaba narrando, así te podías encontrar, por ejemplo, viñetas monocoloreadas de rojo o naranja que expresaban muy bien la tensión de los acontecimientos que estas contenían o viñetas auténticamente pictóricas como la de la explosión del final de este cómic. Una viñeta hermosa donde las limitaciones son superadas de la mejor forma posible, con sencillez y un gran sentido del color. Naturalmente, no todo el color preordenata es maravilloso y genial, pero hay que reconocer que, cuando se hacía bien, aportaba mucho más al cómic que el artificioso y vocacionalmente realista color actual. Que precisamente por eso, no sólo no aporta nada al cómic, sino que al tratar todas las viñetas por igual y primar los efectos sobre el conjunto, lo que hace es vulgarizarlo al restarle estética. El color anterior era mucho más plástico en general, esto es: "que por su concisión, exactitud y fuerza expresiva da mucho realce a las ideas o imágenes mentales" (6º acepción de la palabra plástico según la R.A.E.). Da la impresión de que los coloristas de hoy, en general, no son tales, son gente que sabe manejar un programa pero a quienes no se les ha enseñado nada, por no creerse necesario, sobre el color.
En fin, "Manhunter" es un gran cómic, un auténtico clásico y no por que lo diga MOORE (que por algo lo dice), sino por sí mismo. Es un cómic entretenidísimo e intrigante muy bien hecho con sencillez y con sentido. Un cómic además, que es el antecedente del DD de Miller con sus artes marciales, su organización secreta ninja y su narrativa y composición, además de, me juego el cuello, de inspirar el asunto de los clones a Lucas, o soy el único que que ve a Boba Fett en Manhunter?

6 comentarios:

Bruce dijo...

Buena reseña. Yo no lo he leído, aún.

fer1980 dijo...

Pues si, un comic cojonudo, y un muy buen post.

lord_pengallan dijo...

Aduladores! Seguro que eso se lo decís a todos. :D

Jaime Sirvent dijo...

Magnífico cómic y magnífica reseña. Estoy de acuerdo contigo al 100%, especialmente en lo que dices sobre los coloristas actuales, mucho más impersonales y fríos que los clásicos.

PAblo dijo...

Yo tampoco lo he leído pero me lo apunto para el futuro que, a mí como a tí, los cómics superheroicos de aquella época son los que más me gustan.

Ah, y también prefiero esos colores planos que mencionas.

Impacientes Saludos.

Bruce dijo...

Yo me lo compré el otro día. Estoy esperando el momento adecuado para disfrutarlo al máximo

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog