Ir al contenido principal

Critiquita 418: Marshal Law: odiosos muertos, P. Mills y K. O´Neill, ECC 2014


La miniserie de Marshal Law dio lugar a una pequeña estrella así que sus creadores siguieron escribiendo aventuras de este cruce entre Juez Dredd y superhéroe, las cuales están, aunque no todas, en este tomo. Son 3 oneshots que repiten los temas ya presentados y desarrollados en la anterior miniserie. En estas historias Mills no amplía su análisis psicoanálitico-político del concepto heroico del republicanismo de los 80 del siglo XX y O´Neill tampoco hace nada nuevo, desbarra al mismo nivel que en la miniserie Miedo y asco, como la famosa novela del creador del periodismo gonzo. Por tanto estamos ante una auténtica explotation.
Marshal Law takes Manhattan, título que cita, supongo, la conocida canción de L. Cohen, es la 1º historia y en ella los autores la toman con los personajes más populares de Marvel. La cosa va de que el "Castigador" es capturado y enviado al manicomio de los superhéroes para ver si está loco, y por tanto no es responsable de sus crímenes, y allí se encuentra con un tío que se cree un dios nórdico, otro que cree que su mujer se está convirtiendo en un insecto, otro que cree que tiene una esposa con el poder de ser invisible, uno que se cree el rey de los mares, un patriota paralizado por las dudas, uno que se cree superhéroe pero sólo maneja un arco, uno que se cree que viaja por las estrellas, uno que se cree mago, uno que no puede parar de arder y otros que sólo protagonizan un chiste de una sola viñeta. Marshal Law es enviado allí para escoltar a la cárcel al Perseguidor en el caso de que no se le declare loco. Esta historia es la mejor del tomo y en cierta manera mejor que la miniserie anterior. Es divertida, su parodia es sangrante (sobre todo porque O´Neill exagera las ideas de Mills como por ejemplo plantando en la frente del "Castigador" una esvástica nazi y calzándole un uniforme inspirado en el diseño de la bandera de EE.UU.) y su feroz crítica al concepto heroico republicano, racista, nacionalista-xenófobo, violento, inmoral, maniqueo y machista, es más directa porque no se pierde en disquisiciones psicoanalíticas. Por tanto, esta historia es un grato divertimento gamberro, gore y desmitificador. No les habló de los greatest hits por no fastidiarles la lectura, que me aclara el porqué para criticar brutalmente a la Administración Reagan, sobre todo por su cínica e hipócrita política exterior (igual a la de Bush jr. en lo de las torturas por lo que esta historia es sorprendentemente reciente a pesar de tener ya 25 años), ataque para mi totalmente justificado, Mills y O´Neill se meten con los superhéroes pues en los 80 estaban totalmente ajenos, no como el cine popular dominado por Schwazenegger y Stallone, a las movidas culturales de aquella que hicieron tan peculiares el cine y la tele juvenil (esos míticos especiales sobre las drogas) de aquella década. El asunto es que los republicanos creían ser como superhéroes. Así, para burlarse de ellos había que enseñar las vergüenzas de estos últimos sin piedad, lo que es un tanto injusto. Sin embargo, el republicanismo reaganiano o el EE.UU. profundo llegó a los superhéroes en 1992 de la mano de Lee, Liefeld y adláteres que terminó en una enorme crisis en 1995 por lo incompatibles que son ambos conceptos y porque por alguna razón el cine juvenil de los 80 podía ser hiperviolento pero los comics de superhéroes de los 90, como ahora, no. Así, Marshal Law se revalorizó pues su terrible crítica a través de los superhéroes al pervertido concepto heroico del republicanismo, que confunde la justicia con la venganza y lo personal y establece que el Bien es patrimonio de EE.UU. y del hombre blanco, alcanzó la total justificación.

El reino de los ciegos es la segunda historia del tomo y está vez la víctima es Batman, era su 50º aniversario. Adelantándose muchos años a Nolan, Mills y O´Neill presentan a un multimillonario que es superhéroe precisamente para mantener el sistema, para que siga habiendo pobres. La lectura alternativa y cruel de Batman está muy conseguida de modo que de nuevo, como en las historias anteriores, Mills pone de relieve todo lo perverso que hay en el subtexto de los superhéroes, sobre todo en los más antiguos como Batman, que provienen de una sociedad muy conservadora y provinciana, pero el relato es demasiado convencional y O´Neill, aunque es un dibujante de comics magistral con un sentido del humor muy negro, no hace nada nuevo por lo que ya no impresiona. Sigue siendo grotesco y desagradable sin perder la estética (genial las portadas y el color de todo el tomo que es suyo y de un tal Chiarello), como buen expresionista, y es un competente narrador clásico, pero ya no sorprende. Por tanto, estamos ante una historia que indica que el gamberrismo se está volviendo rutinario. Lo que tenían que decir los autores ya lo dijeron y por tanto ya sólo les queda tratar de contar de otra manera la misma historia. De hacer distintas versiones de lo mismo. Aquí todavía la cosa se salva de ser mero explotation porque Mills hace también autocrítica pues su personaje, Marshal Law, es lo mismo que critica salvo porque sabe que es alguien criticable. Por eso es el rey tuerto.
Odiosos muertos es la última historia que, a diferencia de las anteriores, no es autoconclusiva. Es un relato exploitation puro ya que es de zombis, si bien con consciencia y habla. Los autores perciben que su creación está cerca de ser un muerto andante, una cáscara vacía, un autómata putrefacto, así que cogen la fórmula del subgénero zombi y la enlazan sin elegancia con el tema de superhéroes pervertidos de la obra, de modo que es una lectura muy mediocre. Ni O´Neill, que se recrea en el gore y lo monstruoso como nunca, sirve para que la leamos sin desinterés y frialdad. Lo único positivo es que el final es catárquico, así que hay una posibilidad de que el siguiente y último tomo, ya a la venta, la cosa remonte y no caiga en la pura exploitation. Teniendo en cuenta que Mills y O´Neills son unos tipos alternativos, la posibilidad de que Marshal Law vuelva a ser esa historia ácida que usa a los superhéroes para meterse ferozmente con el republicanismo rancio, el que defiende hoy la Palin, no es baja. A ellos nunca les ha importado gustar o la comercialidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el personaje que más me gusta de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.


"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderse algún episodio.
El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio como que nadie sea capaz de descubrir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, va…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now".


Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine.
Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastante…

POST 800: Relecturas XCIV: Los Vengadores: Grandes amenazas, Shooter et al., Panini-Marvel 2011

Este tomo reúne una serie de historias independientes y cortas de finales de los 70 que son publicitadas por los viejunos como el epítome de la acción en Marvel porque son peleas donde los Vengatas se pegan con enemigos muy poderosos. Nunca hasta ese momento este supergrupo había encadenado seguidas tantas peleas capaces de llevarlo límite, y no estamos hablando de una alineación floja. La de esta época no es moco de pavo. Evidentemente de eso hoy no queda nada. Los tiempos han cambiado y el dibujo se ha sofisticado así que la acción de estas historias ha quedado superada por la de sus sucesoras. Quizás antes de estos nº las peleas superheroicas no habían sido tan especiales. Lo cierto es que aquí el trabajo del guionista, y sobre todo de los dibujantes, no es tan funcional y lleno de clichés como era la norma en los cómics anteriores. Pero hoy en día, gracias al cine de Acción y a que los dibujantes actuales deben ser espectaculares más que trabajadores, la acción de estos nº resulta…

Qué presente impresentable!, Quino, Lumen 2005

Videados 54: El Planeta de los Simios, F. J. Schaffner 1968

Esta seguramente sea la peli que más me deslumbró e impactó en mi infancia, como a todo chaval que creció en los 80 supongo. A pesar de su sobriedad y de que es más filosófica y conversacional que de acción y aventuras fue capaz de subyugar a aquella chiquillería porque todo el asunto de los simios era algo realmente impactante para un infante (no sé si lo seguirá siendo). Verlos hablar, verlos como dominan a los humanos y ver como estos han conservado tan sólo el nombre, pues la cualidad que los distingue y define, la inteligencia, no está en ellos, en suma, ver el mundo al revés, tiene algo de fascinante y terrorífico, de sublime tal y como lo formularon los románticos, que atrapa fácilmente la inocente y asustadiza alma infantil (modo Ternin off).

La volví a videar hace poco, años después de la última vez. La tenía bastante enterrada en la memoria. Salvo los momentos impactantes y archiconocidos no recordaba nada de ella. No recordaba que tenía un discurso complejo y filosófico por…