28.4.10

Videados 79: Ciudad de vida y muerte, Lu Chuan 2009

Si me descuido no la veo porque hoy en día las pelis no aguantan nada en la cartelera y menos si no son mainstream estadounidense. Menos mal que a la 3º fue la vencida y que se estrenó en salas de vose, no como la última de J. Woo, razón por la que no fui a verla. No me imagino a un chino del siglo IIaC o de 1938 hablando en castellano. Si fuese en el futuro podría, pero ahora? Lo mismo me pasa con un estadounidense o cualquier otra nacionalidad. Por eso, desde que descubrí la vose en los dvd, ya no veo nada doblado salvo por fuerza mayor.
"Ciudad de vida y muerte" esta bastante bien. Merece la pena a pesar de que es muy dura. No es desagradable, macabra o truculenta. No es una peli que alguien pueda encontrar visualmente violenta, todo lo contrario, es simplemente que nadie con empatía puede salir inerme de su videado. La peli sólo dura 2 horas cuando podría durar más, ya que no aburre o satura, pero no lo hace porque nadie podría soportar más sufrimiento ajeno.
Narra lo que ocurrió en Nanking después de ser tomada por el ejército japo en 1938. Pero los desmanes que ocurrieron no hay que considerarlos como hechos inusuales, pues la Historia nos dice que, al igual que el genocidio nazi, no es algo que sólo haya ocurrido en el siglo XX y sólo lo hayan hecho los japos y los alemanes. Las barrabasadas que el ejército japo hace a Nanking son las mismas que vienen haciendo los ejércitos a las ciudades desde que ambos existen. Lo único es que la escala ha aumentando porque ahora somos muchos más, estamos industrializados y tenemos más poder destructivo. Todo es igual porque los ejércitos siguen formados por jóvenes con el cerebro lavado para que no vean como humanos al enemigo (sea civil o no), obligados a servir y sometidos a una situación de estrés constante.
El guión es completo y sintético, de modo que la peli no aburre ni su coralidad pasa factura. Los actores estan todos bien aunque, al ser sus papeles breves, no destacan. Por otro lado, tampoco eran un reto. De todos modos, sí hay que señalar que los 2 actores principales japos estan muy sólidos y fueron muy valientes aceptando participar en la recreación de un hecho histórico que su nación disimula que ocurrió. La bs no aparece mucho pero siempre oportunamente y combina inteligentemente la música china, occidental y nipona, de modo que da contundencia a la peli sin sobreponerse a las imágenes. La producción esta también bien pero se nota que los medios eran limitados y, por tanto, no podía ser espectacular y variada. Por tanto la peli tiene un buen nivel general que pone las cosas fáciles para que la cámara de Luan Chan haga que la recreación dramática (esta peli no responde 100% a la idea que tenemos de un film) funcione y que los espectadores, en consecuencia, salgamos asqueados y planchados.
"Ciudad de vida y muerte" ha sido rodada con el típico estilo oriental (estético y con planos de composición centralizada, equilibrada y frontal) aunque aquí es mucho más sobrio, seco y animado. Sin duda porque es una peli con poco presupuesto y filmada contracorriente, pero también porque a los hechos reales trágicos les pega más un estilo sencillo que no enfatice y dramatice, ya que convertirlos en un melodrama supone, al teatralizarlos, adulterarlos. Esto último es lo que se suele hacer y por eso generalmente el cine denunciador se estrella, ya que al incidir tanto en la tragedia, el asunto queda banalizado y la peli un panfleto infumable. Así que Lu Chuan obró con inteligencia al optar por un estilo, más que distante, comedido y mesurado. Además, hace aquí una dirección notable al controlar perfectamente el ritmo, plasmar con naturalidad y pericia el guión y ser muy completa y regular, de modo que, al dar a cada momento lo que necesita y sacar el máximo partido a la imágenes, "Ciudad de vida y muerte" es un relato coherente, notable y absorbente. Quisiera destacar el episodio bélico por magistral, es una de las mejores secuencias de combate que yo he visto en mi vida. La secuencia del combate es muy verosímil y emocionante porque esta rodada, si bien tiene el exceso de la cámara al hombro, de forma tan sobresaliente que se permite el no usar la cámara lenta y la bs. Eso es ser capaz y solvente, las cualidades de los buenos directores. Aunque le faltan planos generales, la gran carencia de la peli causada seguramente por falta de dinero. En definitiva, Lu Chuan hace un gran trabajo, muy influido por Occidente, lo que vuelve a demostrar que el mejor Cine que se hace ahora es el de Extremo Oriente porque tiene a los mejores directores. No obstante le pongo, arrogantemente, 2 peros: pocos planos generales para una peli coral sobre una tragedia nacional y el b&n porque este, en este caso poco contrastado, con grano y muy sobrio, creo que siempre resta a una peli histórica. Especulo, de nuevo, que se ha debido a la falta de dinero y porque lo de Nanking es una tragedia en b&n. Quizás así sea más tragable, pero no creo que la ganancia sea significativa.
Para mi lo mejor de la peli es que es serena y humana. Por eso considero que es una de las pelis más importantes de lo que llevamos de siglo, a pesar de que no sea una obra maestra cinematográfica y no haya calado como debería haber calado. También considero que da una lección al Cine Occidental, en especial al yanqui, porque "Ciudad de vida y muerte" trata sobre un drama nacional pero no es nacionalista. Esto me ha sorprendido y me parece tan admirable que se debe imitar. Me ha sorprendido porque, como todos, estoy tan acostumbrado al nacionalismo yanqui que ya pienso que es normal que las pelis sean nacionalistas y porque China es un país muy nacionalista. Así que no me esperaba que surgiese de allí, si bien es cierto que ha sido a pesar del gobierno, una peli tan comedida y tan poco sectaria cuando toca un tema tan proclive al tribalismo.
Al estar hecha sin odio, sin parcialismos y sin discursos, en vez de centrarse en los crímenes, en las hazañas, en las víctimas o en deshumanizar al enemigo hasta convertirlo en un monstruo al que no es legítimo sino lógico odiar, lo hace en los verdugos. Es así porque Lu Chuan quiere contestar la pregunta de porqué los japos se comportaron así y no venganza o denunciar. Por eso la peli, en un alarde de ecuanimidad de nuevo loable, nos es relatada por un occidental en vez de un chino o un japo. De este modo a Lu Chuan, porque los hombres no somos ángeles, por tanto, no es raro que nos comportemos de forma cruelísima con ntros. semejantes, le salen unos verdugos humanísimos y un retrato psicológico finísimo del soldado y de la guerra.
Como decía antes, en general, un soldado es un joven al que se le saca de su vida sin darle opción, se le alecciona para que mate sin cargo de conciencia deshumanizando al enemigo, se le enseña a no pensar, se le envía a un lugar totalmente ajeno a él y se le somete a una vida demencial porque alterna períodos de aburrimiento soporífero con periodos de tensión y angustia inimaginables. Esto, además de la posibilidad diaria de que el día presente sea el último, una agresividad estimulada y estar armados, explica perfectamente porque los ejércitos siempre llegan a estos extremos. Para poder guerrear, por lo que dicen los que saben, es necesario enajenarse. Es la única manera de poder sobrellevar esa vida tan demencial. Es esta alucinación autoinducida lo que hace que no haya remordimientos. No los hay porque todo es fantasmagórico, no se hace daño a nadie real. El enemigo es un monstruo, pero además no tiene nombre, ni circunstacia, es un como un zombie. Ni tiene vida, ni familia, ni deseos, ni virtudes, no es nada y por eso se puede hacer con él lo que se quiera. Por otro lado, la guerra pone constantemente en cuestión el ser de los que combaten en ella. Al estar la vida y el futuro en continuo suspenso es necesario verificar la propia existencia. Al habitar un mundo fantasmagórico es necesario autoafirmarse y comprobar que uno esta vivo. De ahí también nacen las barrasabadas de la soldadesca, ya que ejercer la violencia es el mejor modo de marcar diferencias al demostrar esta quien tiene el poder y quien esta vivo, quien es real y quien no. Esto esta brillantemente retratado en "Ciudad de vida y muerte" de modo que nos hace comprender a los verdugos, (sin necesariamente tener que perdonarlos). Por eso esta peli es especial y loable. Al humanizar al enemigo nos hace ver que no es monstruo, que es un humano, que es como nosotros y que seguramente, de darse las cosas al revés, seríamos como ellos. La guerra no es civilizada a pesar de que la Cruz Roja y Ginebra quieren hacernos creer que es cuestión de poner reglas. De este modo "Ciudad de vida y muerte" nos hace imposible odiar a los malos (qué mayor logro que este?), sin duda por ello ha sido denostada en su país, y elimina la necesidad, en cierta manera, de castigarlos. En "Ciudad de vida y muerte" "es más fácil morir que vivir" (o algo así), lo que quiere decir que los chinos que tuvieron la mala suerte, que nadie desearía a su peor enemigo, de estar en Nanking en 1938 sufrieron lo insoportable pero son inocentes, no tienen culpa de nada. En cambio los japos son culpables y siempre lo serán. Van a tener que vivir con ello y eso es muy difícil teniendo conciencia. La peli, que ya la quisiera yo en esta España revanchista actual, señala que no es necesario a estas alturas perdones, responsabilidades e indemnizaciones puesto que se ha ganado, ya que Nanking siempre será una mancha imborrable, como la sangre de las manos de lady Hamlet, en la historia de Japón.
En este tema hay un mensaje directo a Occidente, si bien no intencionado. Un nazi es el que protege a los chinos de los japos. De modo que "Ciudad de vida y muerte" es una sonrojante lección, que nos da un chino adoctrinado en una dictadura totalitaria y nacionalista, sobre tolerancia e imparcialidad al poner de relieve que la bondad y el heroísmo no son patrimonio de unas naciones, ideas o bandos concretos, de modo que pone evidencia el maniqueísmo falsario y arrogante occidental con el que nos masturbamos desde las Cruzadas.
Así pues "Ciudad de vida y muerte" alcanza grandes logros porque la pericia de su director ha hecho que sea perfecta, aunque no espectacular y fantástica. Sabiamente no denuncia al enemigo, sino a la Guerra de la mejor forma posible, humanizando al otro. Por eso en ella no hay héroes, sólo humanos. De esta forma "Ciudad de vida y muerte" es una de las pocas pelis que genuinamente es antibélica. Lo mejor de la misma es el final, puro cine clásico, la vida sigue y cada vez estamos más lejos de que se repita lo que ocurrió en Nanking en 1938.

2 comentarios:

PAblo dijo...

A mí esta película me atre pero la verdad es que en estos momentos me apetece más ir al cine a divertirme que a sobrecogerme.

Sobre la última de Woo, en mi opinión no te has perdido nada que merezca la pena aunque hay gente a la que le ha gustado mucho.

Seguro que "Ciudad de vida y muerte" la recupero más adelante pero es que sólo el título ya me deja impresionado.

Impacientes Saludos.

lord_pengallan dijo...

La verdad es que yo pensaba que iba a ser una peli más al uso. Pensaba que iba a ser más melodramática.

Ya leí tu post sobre Woo, así que me alegré de haberle esquivado por un hecho tan banal como que no se estrenó ninguna copia en vose.

En fin, yo creo que la peli te gustará, pero haces bien, mejor un día en que uno se sienta capaz de aguantar la cara oscura de la humanidad.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog