Ir al contenido principal

Videados 40: El almuerzo desnudo, D. Cronnenberg 1991

Inmerso en una crisis vital, que explica la erraticidad de este blog en lo que llevamos de año, escribo este post. Es otra peli rara de estas que tanto abundan por el blog. La he querido ver desde que la vi anunciada en un Cimoc de 1990 o 1991. No he podido hasta hace unos días porque jamás ha sido estrenada comercialmente (no esta ni doblada) en España, y eso que se anunció para el año pasado. Me da rabia el estado de los cines en este país porque prima lo comercial y la hegemonía del cine comercial estadounidense es casi total. En eso creo que tienen razón los que explican el poco eco del cine español por estas circunstancias. Hay pocos sitios donde se puede ver algo que no sea cine comercial estadounidense.
Comienzo aclarando que almuerzo desnudo se debe entender como el almuerzo al desnudo. Es decir, ese momento último, el momento de la verdad, en el que echamos una última mirada a la porción de comida que nos vamos a meter en la boca. Un acto archicotidiano y ultrahabitual pero que no por ello deja de ser un momento transcendente. Lo aclaro porque a mi me ha costado entenderlo. El significado de el almuerzo desnudo, de tal asociación de palabras, siempre se me ha escapado. Tras ver la peli pensé que la traducción más adecuada sería almorzando desnudo (como lo hacen los animales y los insectos), pero después de documentarme un poco para el post, he visto que el almuerzo desnudo esta bien aunque, al no tener el artículo al, dificulta que las mentes menos despiertas lo pillemos.
La peli es interesante y curiosa, lo que es un logro teniendo en cuenta el material de partida, la famosa "novela" "El almuerzo desnudo", libro inclasificable, autobiográfico, escandaloso, ácido (pillan el chiste?) e ininteligible, pero también un poco plomiza y desagradable en algunos momentos, a veces visuales, a veces orales. Está bien dirigida (aunque se nota el bajo presupuesto) con un ritmo lento y sostenido, levemente insufrible, y bien actuada por todo el reparto, ya que todos reflejan muy bien las cualidades de sus pjs, todos ellos freaks y marginados. Se incluye en el grupo que etiqueto como cine lisérgico. Es decir, películas donde se trata los efectos de las drogas y de la drogadicción sin moralina y sin juicios. Un cine donde se intenta explicar qué es la drogadicción y se intenta reproducir los efectos psicoactivos de las drogas. Así pues, está en la línea de "Drugstore cowboy" o "Miedo y asco en las Vegas" (ambas dignas de verse). El resultado es una peli fría, pues su creador ha querido que el espectador no tenga la sensación de estar viajando, sino la de estar presenciando el viaje de otro, lo cual, en cierta forma, me imagino, es la sensación que da la lectura del libro, cuyos mayores valores son la acertada recreación de los fantasiosos 50 del libro y la no diferenciación estilística de la realidad y la psicodelia, pues paradójicamente, esta unidad de lo real y lo irreal es lo que da coherencia y linealidad a un relato sobre la autodestrucción y la lucha por el dominio, el amor y el autoconocimiento. El único pero es que, al no contar la peli con el dinero suficiente, no pudo recrear con suficiencia en todo momento la lisérgica atmósfera. Lo que más me ha llamado la atención de la atmósfera es el color, muy vivo y plano, algo poco habitual, quizás hecho así para (como Almodóvar) imitar el color de las pelis de aquella época.
La novela es la transcripción (yo no la he leído, bueno, lo intenté en mi juventud y no pude con ella, así que lo que en el post digo de ella es por referencias) de los cuelgues de su autor, Burroughs, miembro del beat, movimiento cultural, esencialmente literario, de los 50 que surge de la marginalidad y del asco y repulsa por la paranoica sociedad estadounidense pero, a pesar de eso, feliz de aquella década. Una sociedad ferozmente burguesa y por tanto insufriblemente mojigata, temerosa, homogénea e intolerante. Así, aquel movimiento es la semilla de la contracultura de la siguiente década. La ininteligibilidad de la novela no impidió a Cronenberg hacer una película narrativa al uso porque inteligentemente utilizó la obra y la biografía de Burroughs para que el espectador pueda decodificar el hermetismo y la cripticidad de los viajes de este (aún así se interpreta mejor si se sabe un poco del autor y su contexto). Lo que pierde el libro al ser adaptado y normalizado es su feroz crítica social. No me parece mal, pues Cronenberg no hizo esta peli para criticar, sino con el mismo espíritu con que Picasso hizo cientos de meninas. Pero no hubiera estado de más, ya que estamos encaminándonos otra vez a esos años 50 hipócritamente felices que odiaban y temían lo diferente. Aunque es cierto que eso es más evidente ahora que en 1991. Así, la peli es más la recreación del proceso de escritura del libro que una adaptación del mismo, aunque si no somos conscientes de eso, nos parecerá un film de CF un tanto surrealista. De todos modos se basa en símbolos y metáforas personales producidas por una mente drogada muy difíciles de decodificar con un solo videado. Mi propuesta es la siguiente:
Los insectos en la peli significan 2 cosas. O ciudadanos de nuestra sociedad deshumanizada y desquiciada por la burocracia que están obligados a cumplir una función necesaria para el colectivo y no pueden hacer otra cosa, idea que deriva de Kafka, o los efectos de las drogas. Hormigueos, pinchazos, etc. son metáforas recurrentes de los drogadictos. Los ciempiés simbolizan a las mujeres o a los homosexuales pasivos y las cucarachas a los hombres sexualmente activos. Esto es así, porque el tema principal de la peli es la aceptación de la homosexualidad, algo muy dificultoso para los gays de aquella época. Una homosexualidad Clásica o musulmana. Aquella donde hay 2 grupos claros diferenciados por la edad (maduros y jóvenes), la posición social (ricos/poderosos y pobres) y el rol sexual (activos y pasivos). Así, la peli muestra los diferentes acercamientos a la homosexualidad del protagonista, quien se cuestiona si es homosexual o no y, si lo es, si debe ocultarlo o no. Una reflexión introspectiva en la que la drogadicción, el sexo y el proceso de creación son diferentes vías para conseguir el autoconocimiento (quizás el leitmotiv de todo). Las drogas son como la escritura, un vehículo a mundos ficticios y, por eso, los efectos de las drogas y de lo escrito son el mismo. Por ello, el estilo literario de Burroughs (sensorial y experimental) busca mimetizar un viaje. También, las drogas y la escritura (y más las técnicas empleadas por Burroughs) son formas de intentar llegar y hacer aflorar el yo más íntimo, de llegar al corazón de la cebolla. El sexo se une a las drogas y la escritura mediante la máquina de escribir pues ella, además de un utensilio de escritura, es una zona erótica (vagina, ano, pene, boca). Una criatura, que a veces es el jefe de su usuario y otras su guía espiritual, y la creatividad. Esto explicaría la relación que el prota mantiene con su máquina. Una relación análoga a la que tiene con la droga. De hecho, se puede decir que es un cyborg debido a la relación tan estrecha que tiene con una máquina. Por último, la Interzona es a la vez un mundo de ficción literario, el submundo de la droga y las alucinaciones provocadas por estas. Una región donde lo real y lo irreal conviven de la misma forma en que los antiguos pensaban que lo hacían lo mágico y lo real. Mezclados, superpuestos, inseparables (pillan el chiste?).
Lo más curioso de esta peli para mi es que recuerda mucho a los mundos de P. K. Dick. Un escritor de CF, de los mejores que en el mundo han sido, que también creaba a partir de las drogas. Es curioso como en ambos escritores están el interés por la mente, las fantasías paranoides (algo propio de EE.UU. de los 50, presa de la historia anticomunista y el miedo a la guerra nuclear, no sólo de los que se drogaban), las relaciones amor-odio con las mujeres (P.K.D. no era gay, aunque tampoco creo que Burroughs lo fuese), los insectos (casi todos los extraterrestres de P.K.D. recuerdan a insectos), la psiquiatría y el submundo de la droga (camellos, etc.) como inspiración de sus mundos de CF. De hecho, Burroughs acabó escribiendo CF y, como P.K.D., exploró también la relación hombre-máquina (en la peli esto se refleja en la relación escritor-máquina de escribir). Un tema muy tratado en esa época, aunque Burroughs lo desarrolló más que P.K.D., preludiando el Cyberpunk, tal vez porque vivió más. Es algo tan evidente para mi, la semejanza digo, que me extraña que no se mencione más. De hecho, esta peli me ha recordado mucho a "Esperando el año pasado" pues esta novela de P.K.D. también tiene insectos inteligentes, drogas, espías, efectos literarios inspirados en los efectos de las drogas y los cuelgues son rupturas temporales en la vida de los protas.
Así pues, "El almuerzo desnudo" gustará a los fans de T. Gilliam, D. Lynch, Jodorowsky, P.K.D., de lo subversivo o de lo underground, a aquellos que no necesitan un relato convencional y racional para disfrutar y a los que se les excita la amígdala cuando leen un escrito del Espermatozón. De todas formas, pertenezcan o no a alguno de esos grupos, véanla, que al salirse de lo habitual merece la pena.

Comentarios

Dani ha dicho que…
A mí me gustó pero creo que no la puede ver cualquiera, porque es bastante atípica y trata los temas principales con metáforas muy viscerales y violentas.

En cuanto a lo que dices de las mujeres en los 50, o mejor, del miedo/odio de los hombres hacia las mujeres, creo que te va a gustar, también porque es sobre un mito del cómic, este documental subtitulado sobre Crumb:
http://video.google.es/videoplay?docid=-5256654485379198946&hl=es

Un saludo y espero que salga de su crisis.
Anónimo ha dicho que…
No he visto esta peli pero no te debe faltar razón cuando dices que los insectos bien pudieran ser hombres ordinarios, individuos normales o cruelmente adaptados. Mira lo que acaba de prohibir el olímpico gobierno chino (seguramente aprovechando que la blogósfera de la cosa del tebeo se encontraba inmersa en el Gran Día del Culo Comiquero; por cierto, yo soy algo más que un culo bonito y nunca coseré mi duro trasero a un sillón, banco o poltrona): el terror, lo grotesco, lo enfermo, lo feo.
La fealdad es importante. Su grado social nos enfrenta a la parálisis o la crispación continúas del hombre infelizmente adaptado. Un enfrentamiento paradójico pues fisiológicamente lo feo, lo torcido, lo desgastado, lo degradado, son síntomas de enfermedad o debilidad. Sin embargo, al enfrentar a un hombre interiormente feo con un ser bulboso o insectoide la situación revierte hacia ese grado de la utilidad social del terror o la ciencia ficción.
En el terror el 'ser feo' puede no ser más que un contrapunto, incluso, cubrir el escenario por completo sin mayor significación que la de crear un ambiente de tensión en que lo aparentemente 'bello' se desintegre. Romper la creencia en lo adquirido socialmente por bello como lo adecuado; que , yo creo, no es más que la peremne visión religiosa de la previsión del odio hacia sí mismo. La que hace bello solamente aquello que posea unas cualidades tales que faciliten nuestro propio reflejo.
Te acuerdas de Jodorowsky y Gilliam quienes también suelen introducir mutilados, disminuidos y deformes en el seno de un grupo social siempre mayoritario y, por ello, ejemplar. Los monstruos mueren, la sociedad se desintegra o queda desenmascarada y unos poco, o tan solo, de los integrantes de la sociedad de los bellos-adecuados se ve transformado por ese enfrentamiento.
Ya hemos atravesado la cinta que separa el terror de la ciencia ficción -si hay una cinta, un espectro lumínico o un de cocina, mitad bulbo raquídeo chorreante y mitad microondas, que hace de policia para cobrarno ese supuesto peaje de la línea terro/ciencia ficción-. Aquí lo feo puede tomar la palabra con mayor libertad hasta hacer de la belleza algo excesivamente humano y propiamente feo: la asepsia futura. O hacer de lo feo otra normalidad, con lo cual queda más escondida ante la multiplicidad de tipos que se revela útil para incidir en la decadencia de lo bello-adecuado: vidas declinantes, aumento o disminución de formas organizadas, etc. Un no parar de desvíos, híbridos que envilecen el comedero moral de nuestros. ¿Y qué hace el gobierno chino?
Unas olimpiadas con controles antidoping. ¡Drogas! ¡Drogas! Drogas en mitad de un desfile, monstruos ordenados en filas de colores... por países, por fronteras, por negociados intereses... "¡Señores policias chinos prohiban las Olimpiadas!"
Este verano todos feos por dentro. Que corran solos, que salten solos, que naden solos o que no corran ni salten ni naden.
Ismael, el Santo Cristo reventado.
[Quiero ver esa peli.]
lord_pengallan ha dicho que…
Hombre dani! Qué alegría.
Yo creo que hay enfrentarse por lo menos una vez a una peli atípica. No podemos estar siempre comiendo la misma "mierda".
Me imagino que la peli te gustará Ismael. Aunque como es Crononberg, se salta los adefesios para llegar directamente a los monstruos.
Ana ha dicho que…
Picasso no hizo ninguna Menina, fue Velazquez
Axel ha dicho que…
"Picasso trabajó en la serie de Las Meninas desde el 17 de agosto al 30 de diciembre de 1957. Picasso no hace sólo una reinterpretación del cuadro de Velazquez, hace 58 cuadros, que finalmente donó al Museo Picasso de Barcelona en 1968"... Ana, antes de intentar corregir algo, uno debe informarse adecuadamente. Lo de cientos de meninas sería correcto si el plural no indujera al error... , en el cuadro hay dos meninas, sirvientas de la infanta. Al mutiplicar 58 x 2 = 116, lo cual no hace un conjunto de 200 unidades, que es lo mínimo para referirse a cientos. En cualquier caso buena crítica.

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el pj que más me ha gustado de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.
"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderte algún episodio. El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio, que nadie sea capaz de descrubir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, vamos lo…