Ir al contenido principal

Tintín contra el Peligro Amarillo



Mientras el mundo anglosajón se recreaba en los prejuicios producidos por la lucha china contra las potencias imperialistas europeas, principalmente Inglaterra, a finales del siglo XIX para recuperar sus soberanía cuya pérdida, entre otras cosas, le obligaba a comprar opio, en el mundo francófono, en Bélgica, el conocimiento los ponía coto. Si el mundo anglosajón se refocilaba con el primigenio Fu Manchú cinematográfico (1929-1932) que resucitaba el efímero éxito de las 1ª novelas (1913-1917), y a pesar de las protestas chinas a eso A. Raymond creaba otro prodigio del prejuicio, Ming, en 1934, ese mismo año Hergé denunciaba el racismo anglosajón así como el imperialismo nipón (tan certeramente que el gobierno japonés protestó) recreando en el cómic El Loto Azul los eventos del inmediato pasado por los cuales Japón se hizo con Manchuria manu militari. En pocas viñetas (las de la versión de 1946) el autor belga nos explica perfectamente en que consistía aquello del Peligro Amarillo, una de esas paranoias en las que el racista mundo anglosajón le encanta cobijarse de vez en cuando y exportar, que no cesó hasta que China se convirtió en un aliado contra los japos en la Segunda Guerra Mundial. Esta es una de las razones por las que Tintín es un clásico, es un magnífico testimonio de su época. En esto quizás El Loto Azul sea el más sobresaliente pues es el mejor documentado y el más crítico con su realidad. Entre este episodio y los anteriores hay un mundo.

Comentarios

manuel ha dicho que…
En años posteriores a la publicación de "El Loto Azul" se acusaría a Hergé de hombre de ideas derechistas y carácter conformista, incluso colaboracionista, durante la ocupación nazi de su Bélgica natal. Ciertamente, no fue un luchador de la resistencia, pero tampoco un simpatizante. Como cualquier barrendero, camionero o tendero, se amoldó a las circunstancias y continuó trabajando donde pudo. “El Loto Azul”, sin embargo, ya había dejado claro años antes que sus ideas eran más humanistas que partidistas y que sus opiniones eran mucho menos maniqueas de lo que se suele retratar.

En este álbum, Hergé adoptó una postura claramente contraria al militarismo japonés y su injerencia en China. La historia aporta una visión realista de las tensiones que entonces marcaban las relaciones entre China y Japón, hasta el punto de reconstruir las principales etapas del plan mediante el cual el país nipón se había apoderado dos años antes de la provincia china de Manchuria. Asimismo, se muestra claramente crítico con la actitud condescendiente de los europeos residentes en Shanghai. Ello se puede ver en dos personajes: el corrupto jefe de policía Dawson y el racista Gibbons.

El posicionamiento político de Hergé, abogando por la defensa de China y denunciando el imperialismo japonés, le distanció de la prensa europea de la época, más proclive a justificar las acciones japonesas. Dada la popularidad de Tintín ya entonces, este enfoque provocó una protesta oficial del gobierno japonés ante la redacción del diario “Vingtième Siecle”, en cuyo suplemento juvenil se serializaba la serie. La hipocresía de las autoridades niponas acabaría poniéndose de manifiesto un año después de la publicación de “El Loto Azul”, cuando el ejército japonés atacó Shanghai y, en diciembre de 1941, ocupó también la concesión internacional.

En cambio, los líderes chinos agradecieron el compromiso de Hergé y la mujer de Chiang Kai-Chek lo invitó a China, algo que el autor no pudo hacer hasta 1973 –y no a la China continental y comunista, sino a la isla de Formosa o Taiwán, donde se refugió la facción nacionalista tras la guerra civil-.

Hergé, además, introdujo otras referencias a la actualidad de la época, como las alusiones a la Liga de las Naciones ante la que comparece el diplomático japonés o el personaje del cónsul que es descubierto en el fumadero de opio y que remeda un sonoro escándalo de la época.

El objetivo del juvenil reportero en “El Loto Azul” se antoja tan generoso como desproporcionado: desmantelar el tráfico de opio que tanto daño hace a un país tan legendario como China, hacerlo sin saber prácticamente nada de la cultura y sociedad locales y, además, casi en solitario. Tintín se rebela contra la injusticia y la intolerancia y toma partido contra los japoneses. Incluso –aunque se justifica por la necesidad de pasar desapercibido- adopta la vestimenta china durante buena parte de la aventura.

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el pj que más me ha gustado de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.
"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderte algún episodio. El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio, que nadie sea capaz de descrubir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, vamos lo…