12.11.09

Videados 73: Ejecutivo ejecutor, J. Egleson 1990

Aquí vuelvo después de un parón involuntario (es que me he cambiao de operador telefónico), lo que ha fastidiado mis planes porque se me han acumulado los post que quiero escribir. Así que probablemente alguno se quedará fuera porque, cuando pueda ponerme con él, ya se me habrán ido las ganas o las ideas.
Hoy quiero escribir sobre "Ejecutivo ejecutor". Peli que se sale de la tónica general de la sección cinematográfica del blog, pues esta siempre suele tocar cine con algunos años y con una gran reputación. Bueno, pensándolo bien esta peli tiene ya 19 años (cómo pasa el tiempo!), así que cumple bastante el perfil de pelis que se asoman por aquí.
En fin, "Ejecutivo, ejecutor" es una peli modestísima en medios pero entretenida, divertida y subversiva (el título en inglés "A shock to the System" podría traducirse como un golpe al sistema), que es lo que más me gusta. Tengo el vago recuerdo de verla en un cine con la familia, pero revideándola la he visto tan cutre que me hace sospechar que, salvo que alguno de ustedes también la viese en un cine, es una fantasía. La peli parece a todas luces un telefilm, medios justísimos, elenco y profesionales tras la cámara desconocidos y en muchos casos novatos (a juzgar por el resultado), fotografía cutre, formato 16:9 (es decir se ajusta al 4:3), dura 90'!, etc. pero M. Caine no encaja ahí (aunque explicaría a donde fue el presupuesto). Vaya, veo en internet que se estrenó en cines.
La peli es cutrísima, se ve por doquier la falta de presupuesto, sobre todo en una fotografía no homogenizada y en que se ve cada 2x3 la jirafa. Se deduce que no había tiempo y dinero para repetir tomas o que se rodaba con un cámara novato y un director de fotografía a quien el cargo le venía grande. Pero a pesar de eso, tiene un buen guión, una correcta dirección y a M. Caine, por lo que el resultado final, en vez de ser aberrante, es interesante.
El guión, basado en una novela que tiene toda la pinta de estar bien, es la historia de una típica crisis de los 40. Sólo que aquí son los 80 (aunque la peli es de 1990 es lógico que sea absolutamente ochentera), de forma que esta se resuelve de otra manera. La crisis la pasa un alto ejecutivo maduro que ve como los jóvenes yuppies le sobrepasan por las cualidades inhumanas de la que hacía gala aquella tribu urbana y por su mayor familiaridad con la tecnología (es justo en estos momentos cuando los ordenadores personales comenzaron a ser algo útil). Contra esto, Graham, el prota, M. Caine, se rebela con éxito de modo que revindica a los maduros. Esta rebelión nos es contada de forma hitchcockiana (esta peli me parece que, de estar vivo, habría sido de Hitchcock): humor negro, sátira del matrimonio maduro, mujeres como juguetes, suspense y, sobre todo, género policíaco. Lo que hace sobresalir a la peli, dentro de su modestia, al entroncar con la tradicional atracción inglesa por el asesinato, ese coqueteo morboso con la posibilidad de matar a quien a uno le molesta que esta detrás del gran éxito de la novela policíaca que llegó a su cénit con A. Christie. Así, esta peli se relaciona con "Crimen perfecto", "La soga", "El asesinato considerado como una de las Bellas Artes" e incluso "American Psycho", novela contemporánea parecida pero que, a pesar de ser más exitosa, tardó mucho más tiempo en llevarse al cine seguramente por su audacia.
Lo subversivo de esta peli reside en eso. Aquí el asesinato es justificado, nunca se reprueba, se muestra a las víctimas como merecedoras del mismo y, sobre todo, se presenta al asesino como un ser casi olímpico, lo que justifica ya de por sí el asesinato pues lo injusto es que no sea este el que triunfe. Pero no olímpico en plan fascista, sino en plan cotidiano porque apela a esa parte megalómana que tenemos todos que nos hace considerarnos mejores o más merecedores del éxito que algunas personas de nuestro entorno. De esta forma, esta peli muestra el asesinato como algo válido y legítimo en determinadas circunstancias, de forma que que "Ejecutivo ejecutor" supone la catarsis de la fantasía de cometer un asesinato que, al menos, la gran mayoría de ingleses parece tener.
El director, un total desconocido que ha dedicado toda su vida a la tv, muestra aquí ambición y experiencia, pues consigue sobreponerse a la grave falta de medios para hacer algo más que una dirección funcional y plana. En cuanto puede se monta un plano enfático y estético, juega con la luz, en fin, que trata de ir más allá y como lo hizo con éxito, consiguió una dirección sólida, solvente y atractiva -algo muy meritorio teniendo en cuenta las circunstancias adversas- de forma que logró crear suspense y transmitir.
La pieza imprescindible para que la peli funcionase era el actor protagonista, ya que esta descansa totalmente sobre el prota, de forma que, a pesar del guión y una dirección modesta pero atinada, la peli no habría podido hacer nada contra la cutrez si el actor principal no hubiera sido no sólo un gran actor, sino también un tipo carismático (que en España no sería la mitad de bueno de lo que es si no estuviese tan brillantemente doblado). M. Caine es el que hace funcionar "Ejecutivo ejecutor". No es su interpretación más brillante de su carrera, ni mucho menos, pero esta más que profesional. Ofrece siempre a la peli lo que esta precisa de él y sabe muy bien como manejar su fotogenia. Eso aquí es lo más sobresaliente de su actuación. Como consigue que la cámara saque el máximo provecho tanto de su físico (su cara de pícaro, su agresiva dentadura, como la de B. Lancaster) como de sus peculiaridades o tics interpretativos. De esta forma, M. Caine consigue que Graham conecte con el público, que este se interese por él y, sobre todo, que se alíe con él. Esto es el secreto de la peli, conseguir que el espectador no considere como tal al villano de la peli, de modo que la interpretación de M. Caine cierra el círculo de lo entretenido (por ser un gran actor), de lo divertido (por ser un buen cómico) y de lo subversivo (por hacer perdonable a un villano) que abrió el guión.
Teniendo en cuenta el interés de este, la capacidad del director y lo bien que lo hace M. Caine es imposible no lamentarse de que esta peli no contase con más medios, porque se queda justo en el borde. Podía ser más cínica, más crítica, más espectacular y más emocionante si no hubiese tenido que ir siempre al grano y hubiese podido enfrentar mejores actores a M. Caine. El actor que hace de anatagonista, el poli (el malo de la horrorosa, tanto que no la he visto entera, "El mensajero del futuro"), tiene un aspecto blando y de buena persona que, a pesar su buena actuación, impide que el espectador llegue a creer que supone una amenaza para M. Caine (el director le debería haber ayudado, pero aun así creo que no habría sido posible una confrontación equilibrada) y la chica (la de "Érase una vez en América"), a pesar de que esta muy bien en su papel, su belleza es demasiado ochentera y no tiene mucho carisma de forma que hoy en día, parte de su papel (ser una joven deseable) queda flojo. De esta forma, paradójicamente, el gran valor de esta peli, M. Caine, se convierte a la vez en su gran error. Sólo la esposa de ficción le resiste con éxito en el plano de forma que ayuda mucho a hacer creíble a Graham y, por tanto, a hacer que la peli funcione.
Pero bueno, el resultado es que "Ejecutivo ejecutor", a pesar de su cutrerío, es una peli interesante porque esta bien hecha, cuenta con un guión muy bien desarrollado y tiene a M. Caine. Hubiera sido deseable que tuviese más mordiente y que su falta de medios no aguase el resultado final, pero no deja de ser una peli que, a pesar de su enorme modestia, merece la pena ver.

No hay comentarios:

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog