15.3.17

ES UN MANTLO: Revindicando el Alpha Flight de Mantlo XII: FIN


En España AF sólo sobrevivió a Mantlo 4 nº/8 meses. Pero el fracaso no fue singular sino general. Las ventas de superhéroes Marvel habían bajado tanto al comenzar los 90 que forum tuvo que podar bien. Lo que pudimos ver de la nueva etapa es majo, incluido el insólito dibujo del nuevo y muy novato dibujante regular, y aunque desmantleliza la serie, a la vez es fiel a esta etapa. La continúa con naturalidad pero en otra dirección. Así Sasquatch vuelve a ser un hombre, la boda de Vindicador y Jeffries se cancela, los gemelos vuelven (pero Estrella del Norte tuvo quesperar un poco más a poder ser gay), las creaciones de Mantlo desaparecen, Talismán y Chamán son restaurados y vuelve Puck, pero Bochs ha quedado muerto y Heather Hudson indisolublemente asociada a Vindicador. Los otros cambios del desafortunado guionista, el matrimonio de Marrina y la muerte de Ave Nevada, se deshicieron pero en otras coles. Lo 1º a la vez quel desafortunado guionista encaraba su último semestre como guionista de AF (que en la serie no hubiese referencia a esto y que en la cole donde eso ocurre no apareciese el supergrupo canadiense habla bien del aislamiento de Mantlo en aquel momento) y lo 2º casi 10 años después de su marcha de Marvel.



Con el desfortunado guionista la serie pasó a venderse sólo en tiendas especializadas, pero él la mantuvo como la más vendida dentro desa categoría menos popular durante bastante tiempo. AF no comenzó a declinar hasta el nº 60 (aún así cualquier nº del desafortunado guionista prácticamente todos los meses desta década y parte de la pasada sería nº 1 del top Ventas, siempre más de 120.000), y es evidente que en eso tuvo que ver mucho con los numerosos dibujantes novatos (8 si añadimos los anuales a los nº regulares, 1 nuevo cada 4 meses, cómo ahora! con la diferencia de que ahora se admite ese vaivén) que tuvo la serie durante toda la estancia del desafortunado guionista, todo un bajón tras Byrne. Con dibujos pobres y sin estabilidad gráfica era imposible en aquellos años, los que van desde Watchmen a La Broma Asesina, que AF se mantuviese en el candelero sin ayuda editorial, y esta pasó: pudo haberle dado como dibujante a McFarlane (aquella época fue incapaz de ver que es una patata) ya que era canadiense pero no se lo dio porque Hulk y Spiderman estaban muy por encima della en la lista de prioridades de Marvel, así que a la serie le tocó D. Ross un canadiense que con justicia no ha pasado la Historia. Sólo Mignola rompe esta tradición de dibujantes nuevos y pobres porque aunque novato ya era bueno, si bien tenía un entintador que domesticaba su poco superheroico estilo, lo que resultaba en un dibujo mignoliano más que de Mignola, pero sólo hizo 3 nº (echó una mano en el 47) aunque se encargó de 8 portadas (29-34, 36 y 39) con estupendos resultados, demasiado poco, y S. Buscema porque era un veterano, pero fue fugaz (nº 33 y 34). Los otros son unos desconocidos salvo J. Lee, que no se lució en AF (a mi nunca me ha gustado salvo durante 3 locos meses) y no practicaba el estilo que le ha encumbrado por encima de sus méritos, pero sí mostró una productividad (era capaz de hacer fondos elaborados cosa que incluso dibujantes expertos son incapaces de realizar para una grapa mensual) y una corrección insólita para un novato. Por eso no duró mucho en la serie como dibujante (interior del 51 e interior y portada del 53, del 55 hasta el 62 y del 64; luego colaboró en las portadas del 65 hasta el 69, del 75 y del 87 hasta el 90). El principal problema de J. Lee es que su estilo no encaja bien con el de la serie. Sólo cuando lo entinta A. Milgrom la cosa se vuelve más seria y plástica de modo que sus últimos nº en la serie son los mejores dibujados de la etapa junto con los del principio de la misma. No obstante a lo dicho, todos los dibujantes que pasaron por la cole practicaban un estilo realista, así que AF tuvo coherencia gráfica. También, a juzgar por el hecho de que en casi todas las grapas hay páginas mudas, todos se entendieron con Mantlo y este se entendió bien con ellos, pero la torpeza y la impersonalidad anularon ese valor salvo en J. Brigman (interior del anual 2 e interior y portada del 45, 46, 49, 50 y 52) porque tenía maneras, su narrativa es dinámica, moderna y rica en recursos y plasmaba las emociones bien. Así, es una pena que la dibujante no cuajase porque hubiera sido una buena pareja del desafortunado guionista, y así ambos podrían haber emulado de algún modo la mítica pareja que formó este con S. Buscema que muchas buenas tardes nos ha legado en Hulk.



Cuando leí esta etapa de adolescente me encantó (llegué tarde pero me hice rápidamente con ella), Mantlo convirtió a Alpha Flight en mi supergrupo favorito y me dio la vara con la que mido toda cole de superhéroes, especialmente las grupales. Ahora que la he releído tras muchos años de no hacerlo he de decir que aunque es irregular y tiene flaquezas, unas por la época y otras porque Mantlo era tan audaz como tradicional, es un trabajo distinto y admirable. Tiene tramos emocionantes, lo terrorífico domina sobre lo fantacientífico y la imaginación sobre lo convencional y sigue siendo absolutamente singular y transgresora por su cuestionamiento de la identidad y del poder y su absurdo. 3 cosas que toda historia de superhéroes ha de ser y que se echa muy en falta hoy. Hay que dejarse de Millars y Bendises y empezar a releer a los maestros. Los que han hecho que los superhéroes aún se publiquen, porque sin los que fuimos criados por ellos esto se habría acabado ayer. Por tanto la etapa en Alpha Flight de Mantlo es una agradable lectura que tiene todo lo bueno, dinamismo y locura, y todo lo malo de los superhéroes ochenteros, falta de dirección y narrativa rápida. Si el desafortunado guionista hubiera sido más ambicioso y consciente podría haber sido menos tradicional y así su estancia en la serie habría ganado, pero hizo que fuese una cole diferente, entretenida, siempre sorprendente y moderna para su época. Además hoy tiene la ventaja de poderse leer independientemente. Casi no necesita la etapa de Byrne para seguirse y desde luego no necesita dotras lecturas para disfrutarla. Con Mantlo la cole siguió siendo autocontenida, sólo tiene un crossover con Vengadores nº 272, y quitando las irrupciones de Lobezno las demás son cameos. Objetivamente el trabajo del desafortunado guionista sólo tiene 1 fallo: falta de supervillanos (si bien cargarse a muchos personajes tampoco es que sea acertado, entre otras cosas es lo que ha hecho que esta etapa se haya ganado el odio de los fans del AF de Byrne). Una cole de superhéroes no puede sobrevivir sin una galería desos que incluya un par de potentes y carismáticos archienemigos. Este fallo de diseño tenía que haberlo corregido el desafortunado guionista (sus sucesores tampoco lo han hecho) porque era lo suficientemente experto como para darse cuenta de él. Mantlo hizo bien en intentar que olvidásemos al caduco Amo del Mundo (fracasó) y en rescatar de la papelera de Byrne a las Grandes Bestias, pero se cargó a Podredumbre, no metió a ningún supervillano típico de Marvel, fue incapaz de dar entidad a las Grandes Bestias y metió tarde a Reinasueño. Una serie de superhéroes sin supervillanos está tanto coja como ensimismada. Así, aunque esta etapa tiene la ventaja de poder leerse independientemente de todo, aunque quizás Lobezno despiste un poco, no ha ayudado a AF a sobrevivir porque la falta de supervillanos en un universo compartido es debilidad. Nunca es bueno no salir de tu nicho. De todos modos seguramente quien más ha jodido al supergrupo canadiense ha sido Marvel pues durante casi 30 años años no le puso a AF un buen dibujante. Así, ni ayudó a los guionistas sucesores de Byrne y Mantlo ni atrajo al público. No obstante, eso de los supervillanos es evidente que no afecta a la etapa del desafortunado guionista. Ese fallo no impide que sea una lectura totalmente disfrutable tal y como está, desde luego en ella no se echa de menos a Doom, a Kang, a Apocalipsis o a Magneto, porque Mantlo bailó bien para ntros. el brainstorming  durante casi 3 años sin descansar, sin repetirse y sin apoyarse en clichés. Desta manera es una de las mejores etapas de la Marvel de los 80, la mejor década de la editorial. Es mucho mejor que etapas coetáneas tan prestigiosas como la de Byrne en 4F y la de Stern en Los Vengadores. Gana a la 1ª en madurez y a la 2ª en divertimento y ambas en subversión y originalidad (si bien reconozco que estas 2 cosas no las quiere el típico marvelita). 


2 comentarios:

Karinsky dijo...

Uff... la última frase es contundente. Estoy de acuerdo respecto a la etapa de los Vengadores, pero los 4F de Byrne me parecen lo mejor que hizo (más equilibrado, menos "yo mismo Bryne" incluso)... Lo dejaría en que, a día de hoy, me apetecería más reeler los Alpha Flight de Mantlo que posiblemente cualquiera de las otras dos, eso sí: no sé si pudiera encontrar algo más respecto a lo bueno que ya recuerdo en esas series y, en cambio, en la de Mantlo ahora vería aspectos que cuando la leí por primera vez no podía apreciar.

Un saludo.

Antonio Alvarez dijo...

Bueno, seguramente no esté siendo justo con Byrne. Yo le leí su etapa, a diferencia muchos, ya de mayor y por tanto pude ver que no es oro todo lo que reluce en ella. También yo creo que favorece a esa etapa lo que había antes y vino después, mientras que en AF la transición Byrne-Mantlo no es tan acusada. O sea, lo de Byrne impresiona más porque los 4F no son AF. Así que igual son etapas semejantes en calidad, una tiene mejores dibujos y modernizó la cole y la otra es más adulta y subversiva.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog