27.1.16

Guía de lectura de los eternos III: What ifs y Iron Man anual 6


Kirby creó Los eternos para revindicarse y por ello a pesar de publicar en Marvel no quiso juntar sus creaturas con los superhéroes desa editorial. Su voluntad no fue respetada porque, aunque aquella no gustó al publicó, los guionistas que estaban en ese momento en Marvel les pareció que podían enriquecer el Universo Marvel pese a que eso no tenía mucho sentido porque son viejas ideas de Kirby y por ello ya estaban en formas parecidas en el núcleo de aquel. Así pues los resultados fueron que Marvel ganó más personajes, justo lo que le sobra ahora y entonces, lo que le falta son ideas, y que los eternos se empobrecieron al pasar de protagonistas a extras con frase. Si bien Marvel no ha dejado de intentar promocionarlos. Pero es muy difícil porque en el Universo Marvel, en la Tierra principal, son redundantes y al ser creaciones de Kirby no son muy maleables y simpáticas. Es la diferencia que hay entre Thor y Spiderman, el 2º es el superhéroe más popular de Marvel porque es maleable y porque el público se identifica con él. En fin, la migración de los eternos la hizo en Thor el soberbio Thomas, prácticamente se hizo por su capricho, porque quería invitados de lujo de corte divino para una historia ambiciosa que tenía en mente para la versión marvelita del dios del trueno vikingo, que al final resultó mediocre y encima no terminó porque en cuanto Marvel le dejó de reír las gracias se piró (afortunadamente). La historia es vulgar pero para los eternos, las creaciones de Kirby, fue fatal porque Thomas no había entendido su serie ya que no se había molestado en analizarla y en hablar con El Rey (lógico puesto que su idea no le agradaba). Así pues la migración acabó con ellos estrellados.

En 3 viñetas perfectamente resumido Los eternos de Kirby: Aunque los eternos, los desviantes y los humanos somos hermanos, las tres especies de Hombre de la Tierra, hijos de dioses del Espacio, ... nuestros mundos se separaron hace mucho de tal modo que ninguno podemos vivir en los de los otros./ Al igual que los desviantes hicieron de su reino un lugar de gran tecnología y horrible esclavitud,/ y los humanos una arena de incesante batalla y miedo, ... nosotros los eternos hicimos el nuestro aquí. Soy una eterna Kro, a dónde me llevarías? Increíble que ni Thomas, ni, como vamos a ver, Gruenwald fueran incapaces de entenderlo.

El relevo de Thor lo tomaron unos complementos en What If? vol. I ideados por Gruenwald que se publicaron en los nº 23-30, los 2 1º en 1980 y los restantes durante casi todo 1981 (la serie era bimestral). Se pueden dividir en 3: Historia de Cronos, Historia de Alars y Los inhumanos. Están olvidados y es mejor así porque son malos porque son historias hechas para enlazar elementos del Universo Marvel totalmente inconexos. El objetivo de Gruenwald no fue contar algo con los eternos o enriquecerlos sino dar un origen a Thanos y el resto de sus compatriotas, creados por Starlin antes de que Kirby creara Los eternos, y situar a los inhumanos en todo esto pues también fueron alterados en la Prehistoria. Haberlos emparentado es una absoluta tontería porque esos personajes no tienen nada en común (prueba dello es que la relación entre los eternos terrestres y los de Titán apenas ha sido tratada), y encima Gruenwald reescribió lo que hizo El Rey, con lo que los adulteró aún más, y la integración de kree e inhumanos plantea problemas, al menos cronológicos, y no soluciona nada. Así pues echemos estos absurdos complementos al Olvido. Aquí se han publicado sólo en la BM: Los eternos nº 3 (porque había que rellenar). La 3ª parte se ha reeditado en el reciente tochal de los inhumanos.


Tras esto Marvel se olvidó de las creaturas que había "robado" a Kirby hasta, no sé por qué, finales de 1983. Seguramente los eternos le gustaban al guionista deste anual, P. Gillis, ya que es el de la 3ª parte de los What If? mencionados, que tiene que ver más con los inhumanos que con aquellos, y allí demuestra conocerlos bien, debió ser uno de los pocos fans de Los eternos. Así, en el ocaso de aquel año estas creaturas de Kirby proporcionaron el argumento al episodio que tocaba de Iron Man, una de las 1ª aventuras de J. Rhodes como tal debido al alcoholismo de Stark. La historia está muy chula. Es una desas rarezas que se encuentran de vez en cuando en la Marvel de antes. Es singular porque es un cuento fantástico y habla de la muerte. De los eternos no sabíamos nada desde Thor, los What if? mencionados hablan de su más remoto pasado, así que por fin recibíamos noticias dellos. Lo malo es que no eran muy halagüeñas pues estaban en animación suspendida, están muertos, son zombis o qué? (1), y prisioneros de sus archienemigos, los desviantes, que creen que ingiriéndolos tras sublimarlos (literal) también podrán alcanzar la inmortalidad (2). No hay que perder de vista que Kirby dijo que los eternos no podían morir por lo que Gillis, si bien Thomas le abrió camino matando (aparentemente) a Zuras, tuvo que sentarse a pensar un método de matar a lo eterno (3), que para más inri resultó doloroso, cosa innecesaria ya que en el mundo de la imaginación todo vale, pero lógica porque la muerte engendra vida. A liberar a los eternos fue un novatísimo Rhodes y le ayudó en ello una misteriosa computadora que hace de deus ex machina aprovechando el carácter numinoso que tiene la tecnología avanzada en la Ciencia Ficción pop. Por el camino casi se mata a Kro (que no sabíamos si la había palmado sepultado bajo NY o no), pero es que cada desviante es de su padre y de su madre por lo que dónde están los órganos vitales de cada uno dellos es un misterio. No pase desapercibido que esto pasa en un momento romántico: cuando quieras lancear el corazón de Kro... Es curioso como en aquella época de censura y fandom aplastantemente juvenil no se ahorró ni el verle atravesado por una lanza ni la (negra) sangre (4). Al final es la muerte de Zuras (5), que parecía haber muerto en Thor pero no, quien salva el día liberando a los suyos. Por el camino tenemos un momento surrealista, algo insólito en Marvel sobre todo desde la marcha de Ditko, muy logrado que se produce cuando Thena contacta con la muerte (6) porque eso es el choque de lo insólito con lo ordinario: la permanencia es algo que nadie salvo la muerte puede tener y aún así la tienen los eternos. Al final, después de que estos se liberen y luchando capturen a sus archienemigos, todo termina con una broma pues a la sugerencia de la susodicha, la hija de Zuras, pensada tras la revelación que todo ser viviente tiene tras una experiencia cercana a la muerte, todos los eternos se ponen a discutir apasionadamente. Sin su patriarca están desorientados, pero han descubierto la democracia. Y esta no cree en destinos ni revelaciones, por eso no admite patriarcas a lo israelí.


Lo malo del dibujo del anual es también lo bueno. Su dibujante, L. McDonald, aquí está muy verde en lo dibujístico pero en lo narrativo tiene talento, algo tenía que tener para que le dejaran publicar, por lo que defiende bien la historia al usar 7 viñetas por página de media y consigue colar su torpeza porque al ser fantástica esta precisaba un estilo irreal. Se lo dieron la pobre pericia del artista, los fondos espartanos y un color muy sobrio.

El traductor de forum no acertó con el 3º bocadillo: 1: -... Thena es toda una mujer. 2: -Lo he pensado durante eras 3: pero cuando lo hago, ese es el momento de pensar en otra cosa...

Así pues el desconocido P. Gillis, ayudado por L. McDonald y el colorista C. Gafford, nos dejó un buen cuento fantástico tradicional: el héroe joven/novato y bondadoso se interna en un castillo embrujado sin quererlo y,  con su astucia y ayudado por la magia y por la princesa del lugar, logra conjurar el mal que es una alegoría de la muerte (los desviantes son el origen de las leyendas sobre diablos y el colorista suele colorearlos sólo con violeta, un color funerario, así que Olimpia parece un lugar infernal), dialogado con bastante naturalidad, guionizado vivazmente, con humor (necesario cuando se trata la muerte) y en perfecta sintonía con los dibujos y con un memorable por su calidad episodio surrealista, que es la 1ª historia de los eternos en la principal Tierra Marvel fiel a lo hecho por Kirby. Se nota que Gillis se documentó bien (McDonald también se miró con atención unos viejos nº de Los eternos), como se dijo ya lo había demostrado en los What if?, aunque a través dellos él habla de un tema universal y El Rey habló de su presente. También es un episodio histórico pues es un negro sustituyendo con éxito a un blanco y un negro rescatando a cientos de blancos. Así, es triste que la edición española más fiel a la original, Iron Man vol. I forum nº 22 y 23, esté eso, partida. Una pena que por 10 páginas no podamos disfrutarla en solitario. No obstante las páginas restantes es un episodio (el 170 EE.UU; anterior al anual) de Iron Man en el que D. O´Neil hace maravillas con la manida pelea del mes al jugar perfectamente con la potencia del supervillano de turno, la inexperiencia de Rhodes y la cogorza de Stark.

22.1.16

Loki sí; Thor y Ángela NO


Hace algunos años a Marvel le falló su Thor así que lo criogenizó. Lo sacó con Strazynski a pesar de que su idea de vulgarizar a los asgardianos no era buena. Afortundadamente el tío se enfadó y dejó la cosa a medio hacer. Pero como algunas de sus ideas habían gustado al público, Marvel decidió seguir con Fraction, al que encargó modernizar a Thor pero respetando lo hecho por Strazynski. Esta tarea la hizo bien. Introdujo cosas chulas y cambió cosas de forma coherente, pero falló como narrador. Seguramente ocurrió que guionista y editorial no se entendieron. Fraction quería darle a la cole un enfoque coral, desenfadado y político y Marvel quería seguir con lo superheroico. Pasase lo que pasase el caso es que su etapa fue penosa por lo que fue sustituido por Aaron, que volvió remodelar la cole relegando lo que no le molaba y metiendo sus morcillas pero no de forma chirriante. Esto resultó bueno pero luego, entre injerencias de Marvel, las pelis de superhéroes y paridas varias, la cosa se volvió estúpida: Thor perdió un brazo y su virtud para empuñar Mjolnir, porque sí se metió un personaje nuevo con un trasfondo que no casaba con los preceptos de la serie (totalmente desconocidos por los lectores nuevos gracias a los embrollos de Stra, Frac. y Aaron y a los intereses comerciales de Marvel) y un personaje patético y rancio sustituyó a la versión marvelita del dios vikingo de las tormentas simplemente por ser piva y salir en una peli. Así pasó lo que pasa cuando metes de prota a un personaje aburrido con cáncer sustituyendo a un prota guerrero y divino: la cosa se viene abajo. Desgraciadamente lo hizo con poco ruido así que los palmeros de las ocurrencias de Aaron y Marvel no se han enterao. El resultado es que la Asgard marvelita ahora es lamentable. Todo lo de toda la vida ha quedado relegado a secundario de forma que la riqueza de la serie se ha perdido, hay secundarios que no salen desde ni se sabe..., y eso en EE.UU. significa que es patético. Así los asgardianos de ahora son unos panolís como se puede ver en la 1ª historia de Ángela, chula y bien escrita no obstante. En fin, que el momento actual de Thor carece de interés para un viejo aficionado por la falta de explicaciones a lo que está ocurriendo (se nos obliga a tener fe en que todo acabará molando) y de carisma del nuevo prota. Y la cole de Ángela, aunque es buena e imaginativa, está muy bien escrita y quiere aportar, no puede disimular ser un tumor maligno que le ha salido al Asgard marvelita.

Este estado lamentable es doloroso porque tenemos a Loki. Duele porque las peripecias de este personaje demuestran que se podía llegar a la calidad, al interés y a la renovación sin tener que debilitar y desfigurar la Asgard marvelita. Una de las grandes cosas que hizo Frac. fue renovar a Loki. Era demasiado cliché para la posmodernidad. El guionista decidió reiniciarlo como adolescente. Como alguien nuevo, aunque igual de timador que su encarnación anterior, pero que no era percibido así por sus allegados por lo que tenía que cargar con los pecados y las animadversiones de su yo anterior a pesar de no tener qué ver con él. Frac. no pudo o no acertó a hacer nada decente con su genialidad pero tuvimos la suerte de que cayó en manos de Gillen, un guionista tan bueno que ha podido permitirse el pasar de Marvel (es decir, de las injerencias editoriales). Este, con la idea de Frac., se montó la mejor cole de Marvel de esta década, y una de las mejores tanto de este siglo como del anterior (1, 2 y 3). Gillen escribió una serie densa por lo literario y por lo metaficcional absolutamente insólita en Marvel en donde Loki era la encarnación de la Ficción que se enfrentaba a los estereotipos. Así, con un pequeño cambio tan coherente como arriesgado y un enfoque diferente, original y potente, Gillen insufló nueva vida a la Asgard marvelita sin ser infiel a todo lo anterior. Con ello demostró que el tema no pasa por cambiar rostros y meter cosas nuevas y extrañas, sino por ofrecer nuevas perspectivas enriquecedoras. Lo que hizo Gillen fue tratar las cosas con una luz diferente y así todo volvió a lucir nuevo y atractivo. De esta forma Loki se merendó a Thor. Era la cole sobre la Asgard marvelita donde estaba la calidad. Seguramente por eso cerró. No obstante Loki volvió a tener una nueva cole, si bien obligada a parecerse a las pelis. Así, el timador asgardiano pasó de adolescente a joven. Pero no pasa nada porque Loki es metamorfo. El nuevo guionista fue Ewing que, aunque peor que Gillen, es entusiasta, inteligente y le gustan los superhéroes. Así, no se amilanó ante el reto, decidió desarrollar lo hecho por su predecesor y utilizó el bagaje de décadas de la serie. Así, Loki poco a poco se volvió a merendar a Thor a pesar de tener un dibujante torpe y mediocre. Pero, como antes, no sirvió de nada pues se ha cancelado mientras que la cole de su hermanastro sigue con su mierda sin interés y la sofisticada Ángela sigue en marcha. Lo que demuestra que lo que prima hoy en Marvel sobre la calidad y la coherencia es la inversión. Una pena porque Ewing, como hizo Gillen, ha demostrado que ni había que cambiar algo ni añadir algo a la Asgard marvelita perfectamente remozada por Frac. para que fuese de nuevo interesante y fresca. Sólo había que hallar en ella algo sin explotar, cosa no muy difícil porque es una serie rica y compleja a pesar de que siempre se la muestra como un lugar simple. Tiene personajes de todo tipo, mucha diversidad cultural y un montón de ideas sin explorar (aún no sabemos por qué hay dioses míticos en el Universo Marvel por ejemplo). Por tanto Ewing, como se ha dicho, siguió a Gillen de modo que Loki volvió a girar sobre la condición narrativa y ficticia de los dioses míticos. Así el nuevo guionista continuó con la metaficción y puso parte suya en las historias, Loki es un contador de historias que no puede permitirse que sean malas igual que cualquier guionista, acción que siempre distingue las historias buenas del resto ya que añade veracidad y emotividad (es un poco como el método Stanislavsky). Así Loki es una cole que llegó a importar con el valor añadido de ser la digna continuación de un buen legado.

En fin, que aunque apenas he hablado de la última cole de Loki en el blog (porque he visto que no interesaba), quería revindicarla porque ha sido buena y porque es mejor que Thor y Ángela por ser autoconsciente, personal y responsable con su legado. 

20.1.16

Una de breves: Evitando el hype: JLA de Hitch nº 2


Ya se sabe. Las cosas se saben cómo empiezan pero no cómo terminan. Cualquiera con experiencia en el mundo serializado ya sabe que no siempre la calidad del 1º episodio se corresponde con la del último. A veces las cosas van a menos. Lo suyo es que vayan a más pero eso es una de las cosas más difíciles del mundo, sobre todo cuando lo comercial y lo industrial tienen influencia. Por eso que el nº 1 de la JLA de Hitch haya sido la mejor grapa de superhéroes de los 3 últimos años no quiere decir que las siguientes lo vayan a ser. Así pues, cómo es el nº 2?

Pues igual que el 1 pero más breve, Hitch no pasa a la grapa de 20 páginas hasta el 3. Yo creo que no lo ha hecho aquí porque mete 4 páginas-viñeta.


Dije que el nº 1 es mediocre. Mediocre en tanto que no se está inventando nada o alcanzando cotas de calidad sobresalientes. Pero no si lo comparamos con la media de calidad de la grapa superheroica. Si comparamos el nº 1 de la JLA de Hitch con Watchmen nos da mediocridad, pero si lo comparamos con cualquier grapa de una serie regular superheroica cualquiera de lo que llevamos de siglo es notable. 

Gráficamente Hitch sigue sin esforzarse en las figuras, por temas de tiempo no de capricho, pero no importa demasiado porque su talento le permite estar por encima del nivel habitual en la grapa estadounidense. También sigue con la media de 5 viñetas por página, que es lo mínimo, currándose fondos y objetos y por encima de la media en la narrativa. Es clásica pero de lo que se trata es de ser claro y eficiente. Y eso no significa que la historia se entienda sino que cada momento de la historia debe tener el tratamiento adecuado. Para ello hay que jugar con el ritmo, con el tamaño de la viñeta y con los finales de página, y esas cosas Hitch las domina de sobra. La experiencia es un grado. El Cómic, al ser imagen, puede proporcionar una experiencia lectora que la monocorde letra no puede así que si no se abusa de la misma viñeta, del mismo plano y del mismo ritmo y se juega con el valor de la viñeta (la 1º viñeta y la última no tienen el mismo que las centrales; de la misma manera la última de cada página impar no vale lo mismo que las de en medio) se da al relato un dinamismo y una emoción que no se puede alcanzar simplemente dibujando bien o siendo manierista o cinematográfico. 

Guionísticamente Hitch sigue tratando al grupo por separado así que de JLA hay poco, y el protagonismo pasa de Superman a Batman. Parece que va ir por el trillado camino de oponer el optimismo del kriptoniano a la gravedad del de negro. También sigue gestionando bien el misterio pues presenta a nuevos personajes, se olvida de los recién introducidos y no habla de los superhéroes desaparecidos (Hal y Flash) en el anterior episodio así que la intriga crece. El argumento de momento no parece novedoso aunque es valiente. Parece que Hitch nos va a hablar de religión, es decir, de alienígenas divinos. A lo Kirby pero con seriedad y sin perder de vista que la existencia de un dios mítico cada vez es más increíble para la humanidad. Parece seguir al 1º arco argumental de la genial etapa de Morrison en la JLA y al desafortunado último arco de Johns en su JSA, pero con personalidad. Es decir, no está copiando u homenajeando. También maneja muy bien el contraste y vuelve a terminar con un buen cliffhanger. Así pues este nº 2 de la JLA de Hitch sigue siendo notable dentro de su categoría. Si esto sigue así voy a tener que dejar de decir que esta cole es mediocre.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog