21.9.16

Los Cuatro Fantásticos y Frankenstein de M. Shelley


Cuando escribí el post sobre los 1º nº de Cuatro Fantásticos reuní material gráfico para apoyar mi hipótesis de que Frankenstein o el moderno Prometeo era en lo que estaban pensando Lee&Kirby, especialmente el último, a la hora de enfocar al 1º supergrupo. Como no utilicé todo y no he querido que ese tiempo se pierda, lo subo ahora como una especie de apéndice dese post.

Nº 2, página 5ª, viñetas 1 y 3. La cabaña remite a ese acto de la novela en el que el monstruo de Frankenstein convive con una familia pobre pero dignísima sin que esta lo sepa. Evidentemente es delirante pretender que una cabaña remita a la novela pero la cosa se hace más tragable si la asociamos a la otra viñeta. -Bien. Puede que estén en lo cierto! Soy un monstruo! Parezco uno... Y a veces me siento como uno! Este atribulado microdiscurso evoca al más extenso del monstruo en el que le cuenta a su creador como se sintió al ver que todos lo rechazaban simplemente por su aspecto.

Nº 4, páginas 6, última viñeta.  -Te has reído siempre de mi porque era feo. Esto machaca lo anterior. Es cierto que la fealdad siempre ha provocado rechazado en Occidente (y supongo que en el mundo entero), pero es uno de los temas fundamentales de la 1ª novela de M. Shelley. El monstruo se convierte en un monstruo además de por su aspecto por su de conducta tras ver la reacción que provoca. Hay que recordar que este es una creatura totalmente inocente.


A su izda: nº 7, página 13, penúltima viñeta. En el centro de su pantalla: nº 9, página 19, última viñeta. A su dcha: nº 9, página 20, 3ª viñeta. Cosa y la electricidad. Resulta que a ese Fantástico se le puede contener con electricidad y, seguramente por única vez en toda su vida, un rayo le cae encima y entonces se transforma en... Ben. Es cierto que en Marvel, sobre todo la primigenia, la electricidad, el magnetismo y la energía nuclear son mágicas, pero...

Nº 12, página 5, 1ª viñeta. Se estaba haciendo esperar. Si no me equivoco es la 1ª referencia directa que hace la serie a la inmortal creación de M. Shelley. -...Así fue. Puedes imaginarte a esos tarugos pensando que yo era Hulk??! Lo siguiente será que me tomen por Frankenstein!

Extra: nº 15, página 4, viñeta 3. -Acabo de lograr crear una forma primitiva de vida unicelular que vive unos pocos segundos. M. Shelley nunca explicó como Frankenstein creó al monstruo que le ha hecho famoso en el mundo entero, muy confusamente da a entender que debió ser algo así. Creando de la nada vida simple y subiendo desde ahí.

Extra: nº 15, página 17, 3 últimas viñetas. -Parece estar vivo... y ... ciertamente no es humano! -Hey! Mira el tamaño de eso! Y... qué clase de cara tiene?? -Es una forma de vida artificial creada por el Pensador a partir de mis propias notas! Es menos que humano pero de alguna forma... más que humano! Es un androide viviente! La 1ª frase describe perfectamente al monstruo de Frankenstein. La 2ª también. En la novela este mide más de 2 metros y su cara es inhumana parece, es que aquí M. Shelley nunca fue clara, que recuerda a la de las momias (la novela se publicó al inicio de la egiptomanía, y desde el siglo XVIII tener una en casa era un must de todo noble inglés que pretendiese parecer culto). Si mi interpretación es correcta, aquí Lee&Kirby tampoco son claros, el Pensador construye el hoy conocido como Asombro Andy a partir dese ser unicelular de la viñeta anterior. Así, es un androide seudorgánico lo que, para mi al menos, evoca al monstruo de Frankenstein. Eso de más que humano remite a queste era un humano de poderoso físico. 

No hay comentarios:

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog