26.4.16

Critiquita 455: Providence nº 1, A. Moore y J. Burrows, Avatar-Panini 2016


Este es el cómic del 2016 que más esperaba porque Moore es el único que (de momento) ha sido capaz de emular a Lovecraft en lo esencial, y a mi los mitos de Cthulhu me gustan desde que los descubrí a los 11 años a través del Cómic (La llamada de Cthulhu fue al 1º juego de rol que jugué), cada año más. Los adaptadores, seguidores o imitadores del loco de Providence sólo hacen trabajo chino pues nunca pasan de la forma. Para interpretar, en el sentido musical desta palabra, bien a los mitos de Cthulhu hay que comprender la angustia de su creador porque es lo que hace fascinante su horror. No son sus creaturas ni es su estilo lo brillante de la obra de Lovecraft sino lo que subyace bajo ella. La misma comprensión necesita su lector, pero este no necesita que sea racional y consciente. Por eso es Moore el único que ha hecho algo grande con los mitos de Cthulhu desde la muerte de su creador. No es un ser lleno de complejos, miedos y prejuicios como Lovecraft, ni ha vivido el fin del mundo burgués, que era bastante medieval, como aquel, pero conoce mejor que este el mundo del ocultismo moderno y conoce muy bien la época en que el susodicho vivió, así que puede reproducir la esencia de lo mejor de la obra del Loco de Providence y por eso adoptar un estilo moderno, es decir, acorde con la época que hay que inquietar, pues no necesita la superficial imitación para que el lector se dé cuenta de que está leyendo algo perteneciente a los mitos de Cthulhu. En suma Moore es el único continuador de Lovecraft que ha llegado al grado de profeta, aunque, lógicamente, no alcanza el nivel del loco de Providence. Al Neonomicón me remito. Se lo recomendaría a todo el mundo si no fuese porque su gore y bestialismo no es para todas las sensibilidades ni para todas las mentes. El que se atreva a leer esos 2 sencillos relatos va encontrar unos mitos de Cthulhu fieles a Lovecraft y a la vez en sintonía con nuestra época, más explícita tanto porque puede mostrar más como porque conoce mejor las cosas que angustiaron al Loco de Providence. Moore ha enriquecido los mitos de Cthulhu sin adulterarlos y por eso hasta el momento es el mejor continuador de Lovecraft.   


Lamentablemente estos 1º 4 nº de 12 me han decepcionado. No creo que sea cosa de expectativas sino que Moore aquí está más frío, suave y lento que en el Neonomicón. En el guión domina demasiado la erudición y el plan a largo plazo y por ello estos nº son un comienzo moroso, o sea poco inquietante y emocionante. Aunque seguramente esto no se lo parecerá a alguien que desconozca los mitos de Cthulhu. Moore está demasiado expositivo. La recreación de la época y el conocimiento tanto de Lovecraft como de su obra (esto también incluye conocer sus predecesores e influencias que se remontan hasta Hesíodo) son impresionantes, pero lo que hace a un relato entretenido no es la erudición sino la narración, y aquí esta es demasiado convencional y simple. Para mi que es porque el tema pone al inglés menos que otros que ha tratado en su brillante obra. En los relatos que acompañan los cómics noto pereza o poco esfuerzo, apenas enriquecen el episodio y eso es inaudito. Pero esto no quiera decir que Moore esté más tranquilo y sereno, o más apagado, que antaño. Sigue siendo transgresor y buscando el escándalo, su forma de separar el grano de la paja. Como el lector heterosexual blanco (se pongan como se pongan así somos la gran mayoría de lectores de cómics) ya tolera que el protagonista de la historia que lee sea una mujer (si revisan las obras del loco de Northampton verán que hay más protagonistas femeninos que masculinos, más si quitamos las mainstream ya que este sesga la muestra al imponer masculinidad), Moore ha pasado al siguiente nivel: hace que ntro. guía y el personaje con el que el lector se tiene que identificar sea homosexual. Los genios siempre un paso adelante, si Marvel y DC acaban de descubrir a la mujer y al hombre no blanco, el loco de Northampton ya está atacando otro pilar del patriarcalismo occidental. No obstante esto de la homosexualidad no es gratuito, como todo lo de Moore. Está porque eso le permite alegorizar los submundos que toda sociedad o cultura tiene, una clave de la obra de Lovecraft que le viene del racismo, el machismo, el cristianismo y el clasismo de la sociedad burguesa.

El dibujante es J. Burrows. Ha mejorado desde Neonomicón pero sigue siendo muy torpe y limitado. Él lo sabe y por ello curra un montón, aquí cada viñeta tiene un fondo bien elaborado cosa que jamás se va a ver en el mainstream, pero el crecer no es cosa de esfuerzo, tenacidad y dedicación. Hemos ganado en el dibujo pero la narración sigue siendo monótona y simple. Sorprende que en un cómic de Moore los recursos narrativos sean tan ramplones. Es difícil de creer que se deba al pobre de Burrows, así que hay que entender que el que casi todas las páginas del Neonomicón y de los 4 cómics incluidos en este tomo de Panini (cómo me hubiera encantado que saliesen en grapa y haber podido leer la cosa mensualmente) tengan la misma estructura es por esa pereza o falta de motivación que mencioné antes, y por la amabilidad que el loco de Northampton siempre tiene con sus colaboradores. Sabedor de las grandes limitaciones de Burrows no le mete en problemas. Así, el que casi todas las páginas de los cómics tengan 4 viñetas rectángulorizontales añade un poco de tedio al moroso guión algo pasado de erudición.

Por tanto, este es un comienzo flojo pero prometedor, Moore sigue sabiendo como generar interés y administrar el misterio jugando con las expectativas de los connossiurs de Lovecraft y con el desconocimiento de los neófitos. Sabemos que puede más, pero de momento no decepciona. Lo hará si esto sigue igual. No lo hagas Moore.

6 comentarios:

Mariano dijo...

Yo matizaría. A mi The Courtyard me pareció buenísimo, con todas las virtudes que comentas. Y eso que realmente era una adaptación de un relato corto. Supongo que se limitaron a hacerlo bien, de ahí el resultado. Sin embargo Neonomicón me pareció sensiblemente inferior, y ahí si que Moore realizaba todas las labores. El principal problema con Neonomicón, creo recordar (y aquí tengo que hablar de memoria) fue que los personajes citaran a Lovecraft, esa metaficción me sacaba del relato y me hacía consciente de estar leyendo un relato una ficción y lo interesante del horror es que sea vivido, que te metas dentro de la historia. No está mal, pero me quedo con el tono absorbente de The Courtyard.

Por cierto, aquí hay un blog con todos los números de Providence anotados:
https://factsprovidence.wordpress.com/

Antonio Alvarez dijo...

Hey! Qué alegría leer a viejos lectores.

Totalmente de acuerdo con tus matizaciones. Courtyrad es buenísimo y Neonomicón por su carácter de juego consciente y cierto convencionalismo no es redondo.

Mariano dijo...

Por cierto que leí hace poco que The Courtyard es el único relato que pudo rescatar de un conjunto de relatos lovecraftianos que Alan Moore olvidó en un taxi. Si todos estaban a la altura del citado The Courtyard, hemos perdido una cosa fina.

Antonio Alvarez dijo...

Mejor no pensar en eso. Se ve que el taxista no era un lector de cómics...

Serj Ӿɴ dijo...

Yo lo estoy leyendo en inglés y me parece una de las mejores obras de Alan Moore, para mí esa erudición que dices va acompañada de una historia que me gusta mucho. Aquí lo importante son las conversaciones, la investigación, el misterio y la tensión ante lo extraño y oculto. Hay muchos detalles en cada número, se pueden analizar durante días y temo que mucha gente no se molestará en hacerlo. Para mí está a mucho mayor nivel que The courtyard y Neonomicon, Moore se ha documentado durante mucho tiempo para escribir este cómic, he leído varias entrevistas y claro que ha estado motivado, diría que es el cómic en el que más se ha esforzado documentándose después de From hell. La narración me parece maravillosa, sobre todo en el primer número :P (ya no digo nada de los posteriores el 4)

He participado en la página que ha enlazado Mariano y en mi blog pongo unas breves anotaciones de cada número, por si os apetece:
https://seigorbolskan.blogspot.com.es/2015/12/providence-1-2-alan-moore-y-jacen.html

Un saludo!

Antonio Alvarez dijo...

Hey! Gracias por discrepar y por el enlace.

Creo que es que Mariano y yo esperábamos un relato más a lo Courtyard, más directo, fresco y contundente, después de todo Cthulhu ya es pop y no hace falta que se descubra, y no este lento y denso recorrido por la obra de Lovecraft. Tienes razón en que es más complejo y profundo que los cómics que precuela pero de momento no se traduce en nada descollante excepto la 1ª página del 1º nº que es brillante. En cuanto a lo de la motivación estaré errado pero sus relatos me parecen menos ricos y más redundantes que los otros que ha escrito para acompañar sus obras. Me parece que son los más flojos de su carrera, pero a lo mejor lo que me pasa es que de Lovecraft controlo más que de los otros temas que obsesionan a Moore. Pero vamos, con todo ya digo que es el mejor continuador que ha tenido Lovecraft, y eso es en sí una genialidad.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog