1.4.14

Critiquita 410: Viaje al misterio, nº 4, K. Immonen y V. Schiti, Marvel-Panini 2014


A Marvel le salió bien la jugada de dar luz verde al proyecto de Gillen para el niño Loki. Pasó desapercibido al consumidor medio de la editorial, pero es lo mejor que ha publicado esta en lo que llevamos de década y es una cole que, por su calidad, da prestigio. Por ello Marvel decidió prolongar el invento pero cambiando el protagonista, Loki por Sif, y el equipo creativo, Gillen y unos mediocres dibujantes por K. Immonen y  V. Schati. Así, Viaje al Misterio se convertía en la cole de Asgard. Un lugar donde los secundarios del Thor marvelita podían ser protagonistas. Un proyecto interesante, sobre todo hoy porque tras Fraction la Asgard marvelita es más interesante y atractiva que nunca. La decisión de Marvel pintaba bien. Sif es un personaje interesante, atractivo y sin explotar y K. Immomen es una guionista que necesita afianzarse. Así pues, la unión de ambos factores podía dar lugar a unas historias interesantes.


Desgraciadamente no ha sido así. K. Immonen, guionista a la que nunca había leído, confirma aquí lo que se puede deducir del eco que tienen las coles que guioniza regularmente. Está totalmente perdida y no sabe qué debe ofrecer (esto es un trabajo de encargo). No es que apenas conozca el personaje y su entorno, algo que sólo íbamos a notar pocos, es que no sabe hacer superhéroes. Aunque bueno, ahí está Bendis. Este tomo son 3 historias y ninguna es atinada, si bien la cosa va mejorando. El asunto parece que es que a K. Immonem no le interesaba el tema pues esa es la impresión que da su abuso del gag que interrumpe la acción y del humor basado en la parodia del género superheroico y la inclinación del macho a la acción en vez de a la reflexión y la negociación. La parodia suele ser la demostración de la falta de sintonía con el género al que hay someterse. Así, Immonen no se toma en serio el tema y por ello desperdicia la oportunidad de hacer algo bueno y distinto con un personaje que permite mucha libertad pues no tiene demasiada continuidad. El desaguisado lo completa un uso de la elipsis demasiado agresivo e intempestivo. En fin, K. Immonen malogra una cole prometedora. No duró el invento ni un año.

Una pena porque la guionista contaba con una ventaja que no tuvo Gillen, un dibujante atractivo. Schiti es imaginativo, sólido y muy competente practicando el estilo de la escuela de Adam Hugues. Lo malo es que no narra bien. Se le da bien el gag, así que igual su mayor influencia es Cho, pero relacionar más de 3 viñetas de forma fluida y atractiva es demasiado para él. No problemo pues eso se cura dibujando. También puede tener parte de culpa el guión ya que este rompe frecuentemente el hilo de modo que es difícil armar un conjunto coherente o mantener un tono. Pero bueno, Schiti, aunque a simple vista parece mejor de lo que es, está entre los mejores dibujantes que tiene ahora Marvel a pesar de ser un principiante. Sus ganas de gustar y su alta motivación probablemente hagan que acabe rompiendo en un dibujante de comics notable. También dibuja un nº P. Larraz. En él hace gala de su capacidad camaleónica y un espíritu que no encaja en el mainstream.

Así pues un tomo gordo decepcionante. Primero porque es una lectura floja, aunque buenas ideas tiene, y segundo porque ha malogrado la posibilidad de que la cole del Asgard marvelita continuase. Un protagonista femenino, un dibujante atractivo al que se le da bien la anatomía femenina, un entorno de Fantasía más que de superhéroes y libertad creativa (esta serie al ser secundaria no está mediatizada por ningún interés editorial salvo la de vender por encima de un mínimo) son unos elementos que podían haber hecho a la nueva andadura de Viaje al misterio consolidarse a poco que el guionista hubiera estado fino. Son los mismos elementos de Wonder Woman y ahí está, nunca vende mucho pero es el personaje femenino superheroico más sólido y longevo que existe.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog