25.9.13

Relecturas XCIII: Estela nº 9-14, Morvan y Buchet, Norma 2008-2013


El nº 9 de Estela es clave ya que en él termina un ciclo argumental y comienza otro. Ya dije que las primeras historias de Morvan tenían como tema la Libertad. Navis, la heroína protagonista de la serie, se dedicaba a liberar a los oprimidos. Esto empezó a cambiar a la altura del nº 5 pues las historias dejaron de ser maniqueas al establecerse un vínculo entre opresión y prosperidad. La falta de libertad de unos supone la riqueza de otros de una forma simbiótica. La segunda no puede existir sin la primera como nuestra realidad nos dice aunque muchos intereses y complejos nos, a los que vivimos en el lado bueno de la tostada, lo quieren ocultar. Así, el nº 9 es el fin de la inocencia para Navis ya que descubre de forma terrible que el Universo no es maniqueo y que ella no es libre. La opresión forma parte de la estructura de las cosas y si se combate agresivamente y de forma inconsciente, sin tener en cuenta el contexto y la situación personal, el edificio de la existencia se derrumba, metáfora maravillosa de eso es el espectacular final del nº 9. Así, con el descubrimiento por la malas de esta verdad, la serie cambia pues ya nada puede ser igual. Navis pierde su inocencia, aunque no sus ideales, y su función, agente especial del gobierno de Estela, una especie de NU. Así pasamos al nº 10 donde Navis y Morvan cierran el pasado. La prota rescata de su prisión al primer villano de la serie, lo devuelve a su mundo y todo es perdonado al ser ahora la compresión de las cosas más total, más humana. El nº 11 es de reflexión. Navis viajando al "pasado", un mundo fuertemente inspirado en el Japón de principios de la Era Meiji (ambos autores son buenos conocedores de la cultura nipona), comienza a recomponer su interior, roto como muestra el hecho de que su grupo está disperso, según su nueva visión. Con ello gana madurez (el atolondramiento es una de sus características) y así puede asumir la libertad, estaba desnortada ya que al haber sido educada para ser agente no sabe como ser libre. Gracias a ello elige un objetivo: hay que corregir la causa, no los síntomas. La Libertad para todos es imposible si no se acaba con los que usan su poder para mantener la estructura simbiótica. Así, en el nº 12 se inicia la búsqueda de la élite cruel y egoísta, la que hace a la estructura más inhumana. En el 14, el último publicado, esta termina por lo que se iniciará un nueva saga en el siguiente número de la que apenas podemos intuir algo salvo que las cosas no cambiarán mucho. Eso sí, ahora Navis es libre al purgar su pasado, su relación con Estela, y está recompuesta, la trinidad se ha reunido.  


El trabajo de los autores de la serie en este 2º ciclo mantiene las mismas características que en el 1º salvo que ahora se hace claro la enorme influencia que Alita/Gunnm tiene en él. Morvan sigue ofreciendo guiones estereotipados donde prima la acción y la aventura, tanto para obtener un producto comercial como para que el dibujante, Buchet, se pueda lucir. Historias mediocres debido al uso de clichés y fórmulas gastadas que sólo ganan interés cuando la serie se lee de corrido. Si la serie se lee anualmente, la periodicidad que tiene, es muy difícil pillar el subtexto sociopolítico así como la gran historia que teje Morvan. Tanto lo tópico, comercial y espectacular como la periodicidad anual (es difícil recordar caras) y el escaso desarrollo por el guionista del tema elegido por él ocultan muy bien el alma de la serie. Por su parte Buchet sigue haciendo un espectacular trabajo. Su gran dominio del dibujo y su gran creatividad son asombrosos aunque no deslumbrantes pues, como Morvan, su talento está encorsetado por lo industrial. Buchet es un gran dibujante pero ejerce de artesano. Se limita a producir las fórmulas que le enseñaron, eso sí, a la perfección, poco hay genuino o innovador en sus páginas.

No obstante a la mediocridad que mediatiza enormemente el trabajo de estos autores y a que la regularidad es la norma, en Estela apenas hay diferencia de calidad interepisódica, este 2º ciclo es mejor que al anterior debido a que es más ambicioso. El fin del maniqueísmo ha dado paso a una trama menos escapista de modo que sus números son mejores. Excepto el 13, donde lo comercial campa a sus anchas, los demás son interesantes. El nº 9 por sus giros y consecuencias, el 10 por su tratamiento del cambio, el 12 por su choque entre utopía y realidad, si bien gran parte del mismo es paja, y el 14 porque su villano, letal, despiadado y terrorífico como pocos (magnífico su diseño a pesar de su falta de originalidad), consigue salvar la saga del desastre que es que termine con un deux machina en su más exacto sentido etimológico.

Así pues, comenzará ahora un nuevo ciclo en el que espero que la libertad ganada por Navis se traduzca en una mayor independencia de lo comercial por parte de los autores y así nos proporcionen historias más originales, más genuinas y más interesantes que todas estas.

23.9.13

Iron Man, el Cristo de Marvel


Leyendo el 1º nº de la etapa de Gillen en Iron Man me surgió esta idea. No os lo comenté porque era una intuición. Poco podía decir salvo que me daba esa impresión. Ahora, tras leer la grapa 32 del vol. IV (nº 11 vol. V EE.UU.), o sea tras el estreno de IM3, la cosa está bien clara. Iron Man es el Cristo de Marvel, falta por ver hasta donde llegará su mesianismo.



La elección de Iron Man para este papel naturalmente no es orgánica. Tener la misión de sacar a los comics Marvel de su travesía en el desierto y devolverles a la Tierra Prometida, cuando el mainstream interesaba a más de 4, no se ha debido a la calidad de sus comics más recientes o a una historia pergeñada en las oficinas de los comics Marvel, sino a su popularidad cinematográfica. Porque ha triunfado en el Cine a Iron Man le ha tocado ser el Cristo de Marvel. Naturalmente esta fama no es fortuita, si este personaje ha triunfado donde los demás han fracasado se debe a que es el que mejor conecta con la chavalería actual. Como es el personaje tecnológico de Marvel está mucho más en las onda que los viejos héroes de acción como el Capitán América, los antiguos guerreros como Thor, los atribulados jóvenes como Spiderman, los monstruos modernos como Hulk, los rancios justicieros como Punisher y las singulares rarezas como Daredevil. Iron Man lo ha petado porque ahora la tecnología es más popular que nunca. De ahí la promoción del latas en el Universo Marvel empujada por la eclosión de la nueva temática de Marvel, la Ciencia Ficción, que sustituye, menos mal, a la de espionaje-noir traído por Bendis y defendido por Brubaker. 

Es por esta elección que, en contra de la opinión de J. M. Clemente, se le ha dotado de un nuevo origen. El que había era demasiado vulgar y mediocre para pasar por el nacimiento de un mesías. Así, Gillen se ha montado una arquetípica historia que redimensiona al personaje SIN alterar todo lo anterior, al menos de momento, a la par que lo relaciona con la nueva ristra de eventos que nos vamos a comer en el futuro inmediato. Los imperios del Cosmos están empezando a estudiar la Tierra. ¿Qué ven? Lo grande que está a punto de ser. Y eso les da miedo y por eso la aplastarán. Todo esto parece relacionado con lo que Hikcman está contando en los Vengatas y Bendis en los Guardianes y lo que Marvel nos permite vislumbrar del futuro. Iron Man va a salvar la Tierra Marvel porque es el superhéroe del momento y por eso el crecimiento tecnológico es la vía. Como miembros de una cultura cristiana que adora al campeón las cabezas pensantes de Marvel sólo han podido concebir el que sea un personaje providencial el responsable de elevar la civilización terrestre, que merece salvarse porque la Tierra Marvel es al Universo Marvel lo que EE.UU. es a la Tierra, la mejor esperanza. Así, como la Ciencia es la nueva religión, el Espíritu Santo es la tecnología, el ángel anunciador es un extraterrestre y la madre, aunque humana, ya no es virgen. De este modo tras este cómic la fantaciencia marvelita tiene su origen en Iron Man. Podría haber estado en Reed Richards, que hubiera sido lo lógico (por eso Gillen explica el por qué no ha sido así), pero sus pelis no triunfaron así que le ha tocado a Stark ser el hombre que hizo del mundo lo que es. Resulta que la pulsión inconsciente de Stark por construir armas no es porque en EE.UU. da mucho dinero y es patriótico, sino porque eso permitirá a la Tierra vencer a sus enemigos espaciales del futuro. 

Por qué el Espacio? Además de porque ahora el paradigma en los comics Marvel es la Ciencia Ficción, es porque la percepción estadounidense del mundo ha cambiado en el siglo XXI debido a sus numerosos tropezones. En los sectores contestatarios se ha desarrollado la idea de que los superhéroes expresan la ideología conservadora estadounidense. En general es así, en concreto depende porque hay millones de cómics y cientos de autores. El caso es que el intervencionismo ha sido el leitmotiv de la política estadounidense desde su victoria en la Segunda Guerra Mundial. El Conflicto de Vietnam enfrió ese complejo pero el derrumbe del comunismo lo volvió a calentar hasta que el fanatismo musulmán y la oposición europea hicieron añicos el optimismo y la soberbia que lo generaba. Así, ahora los superhéroes han pasado a la defensiva. La antipatía internacional hacia EE.UU (que en Marvel es la de los imperios espaciales pues la Tierra Marvel es un trasunto de ese estado) han hecho que ahora los superhéroes no intervengan o ignoren su entorno transfronterizo sino que se defiendan. Es tal su sentimiento de acoso y de torpeza que claman por un Cristo que les devuelva su popularidad. No creo estar equivocado pues en el 2010, tras IM2, Marvel sacó una mediocrísima miniserie titulada: Iron Man/Thor, y subtitulada: "Complejo de dios". El título empareja a Iron Man con un dios para darle aire divino (cf. esto con el enfrentamiento entrambos guionizado por Straczynski donde el latas está muy por detrás del dios marvelita), y el subtítulo alude al argumento: el Alto Evolucionador quiere a IM como materia prima para crear un dios adecuado para la actual Tierra Marvel. Los panteones de dioses están pasados de moda y son completamente irrelevantes. Surgieron antes de que la humanidad se convirtiese en una especie tecnológicamente sofisticada. Si [...] va a desarrollarse [...] necesitará un nuevo dios que le enseñe cómo. [...] Tú [IM] eres vital para el proceso. [...] síntesis perfecta entre hombre y tecnología. Seguramente esto fue un argumento tonto que se les ocurrió a DnA para cumplir un encarguito alimenticio, pero demuestra la idea que tenía Marvel entonces respecto a este personaje, que lo había petado en los cines contra todo pronóstico (IM2 acababa de conseguir el difícil logro de recaudar más que la 1ª entrega).

Por qué mesianismo cuando el universo Marvel siempre se ha caracterizado por la salvación por el grupo? Siempre han salvado el día agrupaciones ya formales ya informales. Creo que es por las paupérrimas ventas de comics superheroicos, ridiculizadas por el éxito cinematográfico de sus protagonistas. En un momento de severo retroceso de popularidad del mainstream y de falta de ideas para revertirlo, los de cómics Marvel esperan que alguien les salve del desastre. Han visto en Iron Man ese alguien por su éxito cinematográfico. Él es ahora el personaje que funciona y por eso se le ha impulsado a una posición que ni Spiderman, el personaje Marvel más popular en el siglo XX, llegó a tener.

Lo interesante de esto es ver hasta dónde llegará el mesianismo de Iron Man. Será Stark el mesías que fueron los 4 Fantásticos de Lee&Kirby para el género superheroico en los 60? Será el nuevo Superman? Lo cierto es que su cole no es superventas, está pasando desapercibida incluso en el núcleo duro del fandom. Pero para mi el principal escollo para que Iron Man sea un efectivo mesías no es el dinero sino que si Marvel lleva la narrativa cristológica a sus últimas consecuencias la Tierra Marvel dejará de ser parecida a la nuestra. Si la fantaciencia marvelita se extiende por esta, es decir los supercachivaches dejan de ser una exclusiva de supertipos, multinacionales y organizaciones criminales, el realismo, las Tablas de la Ley, que establecieron Lee&Kirby se acabaría y Marvel se metería en un cenagal. Por una parte predecir la tecnología del futuro siempre se la ha dado mal al Hombre, y por la otra la identificación del lector provinciano, el mayoritario, se perdería. Las editoriales siempre han evitado este cenagal porque son conscientes de que si se evaden de la realidad esta las deja de lado. Por eso nunca han dejado que los superhéroes cambien sustancialmente las cosas. El mejor ejemplo es la cole Wildcats de Casey. Cuando este comenzó a hacer que los superhéroes cambiasen el mundo con su tecnología avanzada, la serie se canceló por las ventas. A pocos lectores estadounidenses de superhéroes les interesó entrar en la Ciencia Ficción pura y dura. Así pues, creo interesante ver hasta dónde llega Gillen. Cuál es el margen de maniobra que le dejarán tanto la editorial como los fans? Creo que se le dejará ir lo más lejos que quiera para luego si te he visto no me acuerdo. Precedentes tales como los New X-Men de Morrison y Dinastía de M, cambio las cosas radicalmente para luego tener años para contar historias que lo deshagan, me hacen pensarlo, si bien Marvel está huyendo hacia delante con Spiderman en vez de hacia atrás.

13.9.13

Critiquita 387: Superman, G. Morrison et al., ECC 2012-2013


Había mucho interés en la serie regular de Superman de Morrison al juntarse la ausencia de continuidad con el enorme interés ideológico que tiene para ese guionista el primer superhéroe. Así, la etapa de Morrison aparecía en el horizonte como la suculenta última pieza de su trilogía sobre Superman. Por ello pensaba que iría más allá de lo dicho en esas 2 obras. No ha sido así pero es culpa mía. Soy un iluso. Cómo iba DC dejar a Morrison hacer lo que quisiera con Superman? Cómo iba a hacer algo rompedor Morrison precisamente cuando con Superman es cuando se pone conservador? Así pues, aunque Morrison ha escrito una breve pero notable historia de Superman (no es mucho más extensa que ASS), esta ni es rompedora ni inventa nada ni va más allá de lo dicho anteriormente por el guionista.


Para valorar este Superman hay que tener en cuenta que la maniobra de DC no ha sido para eliminar la continuidad sino para establecer una base legal que la haga más maleable. La editorial estadounidense no ha puesto las cosas a 0. No ha dado la libertad de recrear a sus personajes. No hemos pasado de un Linterna Verde mago terrestre a un Linterna Verde policía galáctico sino a una especie de rejuvenecimiento para atraer a los adolescentes. Si embargo, DC no ha caído en que tal vez el contexto del pasado no les diga a nada. Cuántos han crecido en una granja humilde? Así, en general los nuevos personajes son tal y como eran, sólo se les ha podado sus vivencias y experiencias las cuales no se han destruido. Se han dejado ahí como fuente de ventas y de inspiración, como los comics para el Cine y las series de tv de animación. Por tanto, el Superman de los NU52 es el mismo de antes: "último" kriptoniano criado por granjeros del Midwest con vocación periodística y doble personalidad. Incluso sus conocidos son los mismos de siempre. Si a Morrison le hubieran dado libertad absoluta, tanto la editorial como el público, habría hecho algo parecido a eso?

Imagino que el interés de Morrison por escribir una cole en la que iba a estar bastante mediatizado residió en que es consciente, no como los autores de la Edad de Oro y de Plata, de la tremenda importancia que tiene el principio en medios conservadores tales como el mainstream. El principio determina y también es canon, por eso siempre que se reinicia se vuelve a él, back to the bases. Así pues, creo que Morrison no quería dejar escapar esta ocasión al saber de la alergia que ha desarrollado el género superheroico a lo surrealista y a lo fantástico. Si le daban el comienzo podría asegurarse de meter todo lo que a él interesa pero que no es bien visto hoy como la Quinta Dimesión o el perro de Superman. Esta ambición se corresponde con una estructura narrativa transtemporal. Presente, pasado y futuro se mezclan en esta historia de modo que este no sólo establece el pasado de Superman sino también su futuro. Así, podemos decir que Morrison ha cometido el atraco perfecto con Superman pues por fin ha podido meter sus gustos en continuidad, lo que le falta a las otras partes de su trilogía sobre el kriptoniano.

Este delito lo ha perpetrado Morrison de forma sencilla pues se ha limitado a reciclar sus habituales ideas haciéndolas más legibles mediante su simplificación. No tenía espacio de maniobra salvo para buscar en la petrérita continuidad lo que le interesaba y contar la historia de la forma que le viniese en gana, total, el dibujante iba a ser incapaz de seguirle. Así, Morrison eligió como villano al genio de la 5D, que no es más que el diablo de los cuentos medievales, un personaje que estaba desterrado ya que sus raíces folklóricas hoy en día tienen muy difícil encaje en el cínico, "realista" y "oscuro" mainstream del siglo XXI, para poder hacer una historia en la que explicar que ve él el Tiempo de forma trafalmadoriana, es decir, simultánea. La linealidad es sólo una cuestión sensorial y religiosa (el cristianismo con su concepción providencialista impuso en Occidente la idea de que el Tiempo tuvo Principio y tendrá Final). De este modo la historia que cuenta Morrison es multitemporal, lo que exige una lectura atenta, cosa que no sabe hacer el lector medio de superhéroes, a cambio de dar una lectura interesante, aunque el relato se deshincha al final. Lo más destacado de este guión es el ingenio desplegado por Morrison para no perderse en su propia madeja temporal y para dar nuevos sentidos a las cosas, lo típico de los cuentos y los juicios donde se retuerce o alarga el significado de las cosas para poder obtener un final satisfactorio. El resultado es una historia convencional interesante y entretenida contada de forma sofisticada salpicada de crítica al negocio editorial, de reflexión sobre la creación y el poder de historias y de ideas de la Física más avanzada. Un producto típico morrisoniano mejor contado de lo habitual y más accesible.

El dibujante regular ha sido R. Morales. Un tipo bienintencionado, trabajador y optimista con un dibujo al que no le sientan nada bien las tintas muy limitado. Sólo hay que ver su intento de cubismo, vean la portada como muestra de su intento por dibujar todas las dimensiones en un papel, para ver que el pobre de Morales es casi manco, si bien hay que decir que el cubismo no es nada fácil. Cualquiera que lo haya intentado lo sabe. En fin, Morales no era el dibujante para este serie, demasiado malo para un lanzamiento publicitado, demasiado limitado para dibujar las ideas de Morrison y demasiado torpe y vulgar para Superman. En su andadura como dibujante regular le han ayudado muchos dibujantes, en general del mismo nivel, así que la etapa de Morrison en Superman es una ensalada gráfica a pesar de su brevedad. Sin embargo, todos tienen en común, salvo G. Ha, que han sido incapaces de plasmar los guiones morrisonianos. Un botón: esa viñeta donde el guionista escribe con un raído abrigo de colores y el dibujante, no sé si Morales, dibuja una levita impecable que el colorista colorea de naranja. Incluso un Morrison simple acaba aguado por unos dibujantes demasiado industriales.

Lo peor de esta etapa ha sido la edición de ECC. Publicar a DC es muy chungo pero no justifica el publicar una historia así de compleja a saltos y el de enmendar la plana al mismísimo guionista reordenándole los nº. ECC no nos lo ha puesto fácil pero al menos nos lo ha dado en grapa.

Así pues, la etapa de Morrison en una cole de Superman es convencional y tiene un dibujo mediocre, pero gracias a su audacia es una lectura agradable e interesante que se parece un poco a su Batman en el sentido de comprimir toda las historias de Superman en una sola. Poco hay en ella de esas ideas sobre el poder inspirador de los superhéroes y sobre el aspecto mítico del Primer Superhéroe pero es entretenida.   

9.9.13

Conan el bárbaro, el Cristo de Millius


Esta película no me gustó en su momento. No recuerdo haber ido al cine, sí lo hice con la siguiente entrega. De niño no me gustó por su protagonista, no se parece en nada al Conan de los cómics Marvel y, además, no tiene carisma y es un poco patético. La verdad es que el que el Conan de Millius sólo tenga de howardiano el nombre no es algo terrible, no hay obligación de ser fiel, pero uno no puede evitar preguntarse porque se escoge un personaje creado para dejarlo irreconocible. Ah, esperen, para aprovecharse de su popularidad. En fin, debido a que la peli me pareció mala hace más de 20 años que la videé por última vez. Recientemente sobre ella leí 2 interpretaciones. Una es que la película de Millius es un artefacto antihippie y la otra es que representa la lucha entre el conocimiento y la barbarie y que gana esta última. Esto me hizo pensar que a lo mejor la película sí es interesante aunque Conan no tenga nada de Conan.


Ha sido una relativa sorpresa encontrarme con que la película es una mierda. Malísima. La dirección de Milius es lamentable. Es tan parsimoniosa y autocontemplativa, masturbatoria diría yo (se nota que el director flipa con lo que está haciendo), que la película se convierte en insufrible muy pronto. La terminé por un gran y puro acto de voluntad. Parte de la culpa de ello es que su guión es muy simple. Apenas ocurre algo. La película se hace interminable primero porque no pasa nada en su transcurrir y segundo porque Milius hace que la nada dure más de 2 horas. Completa el desastre unos actores pésimos en parte porque el director pasa de dirigirles. J. E. Jones no es tan malo. No obstante, para mi lo peor son las numerosas estupideces del guión que con 2 tardes más se habrían solucionado. Me refiero a cosas como que Thulsa Doom, villano de Kull no de Conan aunque tampoco es que el interpretado por E. J. Jones sea el creado por R. E. Howard, diga que tiene 1000 años, luego Conan le reproche la destrucción de su aldea hace 20 años y aquel le conteste diciéndole que entonces era joven! Qué?! Un tipo con 980 años es un ingenuo joven y con 1000 es un sabio viejo? De este tipo de tonterías, esto va más allá de una contradicción, está salpicada la película. Sólo se puede concluir que ninguno de los guionistas releía lo que escribía (probablemente sea porque el guión se retocó varias veces y pasó por varias, demasiadas, manos). Aunque lo peor no es esto sino que el Conan de Milius es un personaje simple y lamentable. El tramo romántico de la peli, además de que no se qué pinta, es un patada en los huevos a Conan. Una auténtica emasculación. No es que Conan no sea un tío romántico, ahí esta La hora del dragón del mísmisimo R. E. Howard por no mentar a Belit, pero el romanticismo hiperbóreo no puede ser el de la época de Reagan. A qué viene una escena de sexo de lo más ridículo y pasteloso como si Conan el bárbaro fuese una película romántica del momento? En fin, la película es una mierda realmente apestosa por culpa de Milius. Lo único bueno de ella es el diseño de producción made in Dino de Laurentiis.   

Sin embargo, hacía el final la cosa me pareció graciosa. Resulta que Conan el bárbaro es un Evangelio. La película de Millius es religiosa pues el director nos presenta a su mesías, uno que tiene cosas en común con Jesucristo. Menudo delirio. La película de Milius no es un artefacto antihippie lo que hace es criticar por un lado las falsas, para él claro, religiones-ideologías y por el otro la pusilanimidad y la sumisión de la gente, la credulidad y la obediencia que nos convierte en víctimas. Así, lo que critica Milius es que la gente pierda su individualidad hasta el punto de tirarse por un precipicio si se lo piden y eso apunta, más que las sectas posthippies, por lo de drogas y pacifismo, que son lobos disfrazados de cordero, al comunismo. Thulsa Doom es alguien del Este. Este punto cardinal representa la vida y el origen pues allí nace el Sol. Por ello en todas las culturas el Este es algo positivo. Dado que el viaje de Conan al Este, hasta el finisterre, no es un viaje al origen sino de destrucción, sólo podemos concluir que Milius no está jugando con el simbolismo mítico de levante. Dado que los ayudantes de Conan son orientales, una mezcla de mongoles, chinos y japos, y dado que Milius hará esa idiotez de Amanecer rojo 2 años después de revolcarse en el fango en Conan el bárbaro podemos concluir que el director ha disfrazado al comunismo de secta. Recordad que la peli se rodó en 1981, 2 después de que los soviéticos invadiesen Afganistán y con ello reavivasen la Guerra Fría, el año en que Reagan, un simple y bobo anticomunista, fue elegido presidente de EE.UU. y, sobre todo, 4 años antes de que Gorbachov llegase y convirtiese a los soviéticos en gente simpática y amable. Por último hay que tener en cuenta que EE.UU. es la nación del Oeste y que Thulsa Doom no es caucásico. El Este, por tanto, en esta película representa lo contrario a ese estado. Así, al borreguismo y al comunismo Milius opone a Conan, un personaje en el que ve la encarnación del ideal estadounidense de hombre hecho a sí mismo a base de esfuerzo, es el hijo de un herrero de una aldea atrasada que a base de luchar se convierte en emperador, y por ello perfecto para servir de mesías, de guía a la gente desnortada y voluntariamente débil. Por eso en realidad Conan el bárbaro es la disputa entre dos líderes religiosos por el rebaño. Creo que está claro, los paralelismos con Jesucristo son evidentes. De ahí viene que Milius altere hasta lo irreconocible al Conan howardiano. Jesucristo no es un hombre olímpico, por eso el Conan de Milius sufre más y es más débil, esto es, más humano, que el de su creador. El paralelismo no se hace evidente hasta el tramo final. Ahí es cuando salta a la vista que la Pasión ha servido de plantilla a Milius: Conan es capturado, se le da una paliza, ver a Conan apalizado y como un pelele es lo más difícil de asumir para los que su cimmerio es el de Howard o el de Marvel, es exhibido ensangrentado y cubierto por una túnica blanca hecha jirones, crucificado, esto ya lo escribió R. E. Howard y es lo que inspiró a Milius, muere, resucita y triunfa sobre los falsos ídolos liberando a la humanidad. No hay duda posible. Cuál es el evangelio del Conan de Milius, la buena nueva? Pues la penúltima frase de la peli: se convirtió en rey por su propia mano. Todos podemos llegar lejos si estamos dispuestos a tomar las riendas de nuestra vida, a sufrir y a luchar. Así pues, Conan el bárbaro adultera la creación de R. E. Horward con intenciones panfletarias y mezquinas por ello no sorprende que sea una película horrible.

4.9.13

Critiquita 386: Lone Sloane: Delirius, J. Lob y P. Druillet, EDT 2013


Había miedo y expectación por el 2º episodio de Lone Sloane. El 1º es demasiado bueno como para poder repetirse con facilidad. Así que estábamos ante una posible decepción con mayúsculas. No ha sido así, pero "Delirius" no está a la altura de "Los 6 viajes de Lone Sloane".


Druillet estuvo listo pues no intentó para su 2º historia de Lone Sloane hacer una versión de la 1º, cosa que se hace mucho. Quizás para evitar la tentación le concedió el guión a J. Lob. El resultado es que "Delirius" es bastante diferente a "Los 6 viajes de Lone Sloane" por ser convencional. La tremenda pegada que tiene este último cómic es por su rareza, grandilocuencia y misticismo. Aunque las fuentes de inspiración de Druillet son fácilmente localizables y hay mucho de su época en ella, es una historia incomparable. En cambio, aquí estamos ante la típica historia de un robo a lo grande. Delirius es Las Vegas del Imperio Galáctico Terrestre. Una fuente de placer que genera muchos ingresos al poder. Lone Sloane tratará de robar los impuestos de todo un mes, un billón de créditos aproximadamente. Así, pasamos de una historia de un viaje galáctico y místico a una historia de robos convencional. El cambio de tercio es inteligente pero también demasiado radical. No obstante, pese al guión de Lob, "Delirus" sigue siendo de Druillet. Así, sigue presente lo religioso, uno de los bandos de la historia es una secta religiosa y el final es apocalíptico, y lo sorprendente, estructuras arquitectónicas impresionantes y fantasiosas y elementos originales y atractivos como el combate a ciegas de gladiadores, y el universo sigue siendo un lugar sádico y corrupto. Por tanto, "Delirius" más que un Lone Sloane de menos calidad es un Lone Sloane más terrenal. La mejor prueba es que es más sensual y carnal que el 1º episodio. En la parte gráfica se percibe ligeros cambios. La línea ya no es tan fina, el dibujo es más hosco, la narrativa es más convencional. 

En cuanto a la edición de EDT por desgracia hay que señalar que "Delirius" adolece de los mismos problemas que la de "Los 6 viajes de Lone Sloane". La impresión es magnífica y la rotulación sobresaliente, pero la parte escrita sigue teniendo sus erratas (por ejemplo ninguna arma) y en 3 ocasiones los bocadillos están intercambiados. Un error grave porque interrumpe la lectura y es fácilmente evitable. Cuando las ediciones no son baratas, populares o de batalla, errar no es una opción. 

En suma, "Delirius" es un buen cómic, lo que pasa es que la rebeldía, la ambición y la energía de Druillet están muy filtradas por el trabajo de Lob. "Los 6 viajes de Lone Sloane" buscaba sorprender pero "Delirius" sólo entretener. Objetivo digno y pretensión que cumple pero no deja de ser una meta modesta así que los resultados no pueden ser notables. Por ello es probable que decepcione a los que como yo esperaban algo parecido a lo anterior y es posible que guste más a los que disfrutan con lo convencional.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog