25.4.12

Critiquita 344: Aniquiladores: Devastación, D. Abnett y A. Lanning et al., Panini-Marvel 2012

Aniquiladores es la forma elegida por Marvel para perpetuar su rincón cósmico en un mercado cada vez más estrecho. Lo ha hecho de forma bastante estadounidense, pues las únicas diferencias entre los Aniquiladores y los nuevos Guardianes de la Galaxia es que aquellos son más fuertes y más conocidos (Estela Plateada y Quasar han tenido series regulares y Gladiador, Ronan y Billy Rayos Beta son secundarios con solera de coles populares). Popularidad y poder es el elixir con el que la editorial pretende revitalizar una división en decadencia. Yo hubiera optado por nuevos autores, un guionista que refrescase el tema y un dibujante molón para atraer a la gente, pero me tengo que contentar con un no grupo pues, dado las peculiaridades de sus miembros, en realidad los Aniquiladores sólo es una formación de último recurso.



En mi opinión DnA no les ha gustado el cambio editorial ya que subyace en el tomo nostalgia por sus GG, sin embargo se toman con profesionalidad su nuevo encargo. Plantean una historia sencilla y lidian satisfactoriamente con pjs muy dispares, individualistas (sólo Gladiador y Quasar son jugadores de equipo aunque el poder del 1º y la jurisdicción galáctica del 2º les hacen casi tan solitarios como sus compis) y casi sin nada en común, un heraldo de Galactus en activo, un superhéroe terrestre cósmico, 2 soberanos de sendos imperios galácticos enemigos entre sí y un semidios errante. Cosas que hacen incomprensible que tengan tiempo para ser un Aniquilador (sobre todo Estela Plateada ahora mismo hostiándose con Thor y Ronan lidiando con los inhumanos). El resultado es una miniserie competente pero que no enamora, lo mismo que GG. El problema es que, como los guionistas son simples artesanos, aplican siempre las mismas fórmulas a sus trabajos, igual que las otros cientos de profesionales que se ganan la vida con la Ficción, de modo que en seguida se vuelven anodinos. Héroe con dudas, pjs antitéticos condenados a colaborar, etc. es lo que hay aquí de modo que uno lee mientras piensa: demonios, otra vez lo mismo. El problema de Aniquiladores radica en que en nada se diferencia de  productos afines, tanto anteriores como coetáneos y posteriores. Al menos los GG tenían pjs más originales y simpáticos. No obstante la idea del grupo no está mal, el problema es que DnA no son capaces de ir más allá de lo convencional.

El tomo tiene un epílogo al Imperativo Thanos (tomo que apenas recuerdo, señal inequívoca de la calidad del trabajo de DnA si bien lo leí hace poco más de un año) que sirve para presentar el grupo, una simple maniobra editorial para atraer con un título publicado la atención sobre otro nuevo, dibujado por Sepúlveda, dibujante ambicioso y trabajador pero mediocre y sin imaginación. El que se encarga de la miniserie es más clásico pero igual de mediocre, T. Eng Huat, al que le fastidian con un color desangelado que acaba por matar gráficamente la miniserie.

El tomo también incluye la miniserie protagonizada por Mapache Cohete y Groot, un intento de DnA de mantener vivo a sus GG. Esta supone una revisión de la minisere de Mapache Cohete de Mantlo&Mignola para hacerla más realista y tragable porque hoy en día la mayoría de los seguidores mainstream ni tienen humor ni imaginación. La miniserie es desenfadada y lo mejor del tomo gracias a su dibujante, T. Green II, quien se autoentinta. No hace olvidar al gran Mignola (del mismo modo que DnA no hacen olvidar al gran Mantlo) pero es dinámico, atractivo y expresivo. Teniendo en cuenta el resultado final, parece que Marvelmás que por los Aniquiladores ha apostado por esta pareja tan atípica como potente.

El tomo es el típico tomo cutre de Panini. Cutre por el aspecto porque yo creo que las ediciones que no encarecen el producto son las mejores. Lo único es que lo traduce el peor traductor que tiene Panini, U. López, y, como siempre, hay varias páginas muertas que podrían tener mejor destino, sobre todo en este cómic donde DnA hacen un homenaje a Mantlo, no sé si volitivo o no pues los títulos de crédito originales no vienen, puesto que los protas de Aniquiladores son los Caballeros del Espacio y ya hemos dicho que la miniserie del MC&G es una reinterpretación de la que Mantlo escribió hace más de 25 años. Estos cómics son muy mal conocidos en España así que no habría venido mal dedicar esas páginas muertas a hablar de ellos (y a hacer una resumen de lo acontencido en IT).

Así pues, Aniquiladores es un tomo del montón. Por tanto, sólo es apto para fans ya que no es de los que hacen afición, sino de los que hacen cuestionársela puesto que es más de lo mismo. Esperemos que la siguiente miniserie sea mejor. Que Marvel ponga un dibujante mejor y que DnA estén más animados y frescos. Aunque este no grupo es casi tan raro como el de los míticos Defensores, como este, tiene potencial para ofrecer algo mejor.

19.4.12

Un tipo con suerte: Wildcats vol. II

Hace un tiempo me hice (este blog empieza a tener continuidad, cuidado!) con todo el vol. III de los Wildcats y con el final del II sin saberlo. Desde entonces he estado buscando el principio de este. Se publicó 1 vez en grapa (nº 1, 19) mucho tiempo ha (1999-2001) por lo que ya había dado por imposible el encontrar lo que me faltaba. Hoy las librerías de viejo o de antiguo o de 2º mano desprecian las grapas por las reediciones y las tiradas tan ajustadas actuales. Sólo se interesan por la forum primigenia porque las tiradas fueron grandes y hay mucho nostálgico. Una lástima porque me está costando hacerme con el Superman de Johns y el Batman de Morrison. En fin, que hace un tiempo entré por casualidad en una tienda de Madrid que estaba saldando porque iba a cerrar para siempre. Era la 2º visita así que no esperaba nada, pero me encontré con las grapas del vol. II de Wildcats y tiradas de precio! Creo que me salió a menos de 1€ la grapa. Así que soy un tipo con suerte, ya lo sabía, por eso quiero restregároslo y daros el consejo de que nunca perdáis la esperanza. También, gracias a esa tienda, pude tener la edición de Futuropolis de todos los libros de Dune tras 20 años de lucha. Pero hablemos de los Wildcats vol. II.

Del vol. I no tengo ni idea, bueno, he leído lo de Moore, porque siempre me ha repugnado J. Lee. Quise hacerme con el III porque me habían hablado muy bien de él diferentes personas que no se conocían entre sí. Leyendo el III me enteré de que simplemente era el relanzamiento del II, de modo que era una continuación. Como el III está bien, no tan bueno como creí, quería el II. Leído todo este puedo decir que Wildcats de Casey forma parte de la trinidad de Wildstrom junto con Authority de Ellis-Millar y Planetary de Ellis, obras que renovaron el género superheroico en el filo del siglo XXI. Que Norma no lo haya publicado cuando tenía los derechos quizás se deba a que es una historia inconclusa.

Wildcats I terminó por las ventas con el supergrupo roto. Para resucitarlo J. Lee puso al cargo a Lobdell y Charest. Una pareja muy popular a finales de los 90 del siglo pasado (frases así me hacen envejecer más que una cana). Esta pareja sólo aguantó hasta el nº 7, si bien Charest se bajó en el 6 aunque hizo las portadas hasta el 11. La razón de que se rompiese fueron las críticas a Lobdell por la serie. No es que eso hiciese a los editores despedirle, sino que le llevaron a la dimisión porque el consideraba que el responsable de lo que no gustaba al público no era él sino Charest porque este pasaba de los guiones que le mandaba. Este siguió a Lobdell reconociendo su culpa pero no por ello sino porque era incapaz de ser el dibujante regular de una serie bimestral. Leída hoy esta minietapa no está mal. Es cierto que es demasiado rompedora para el aficionado noventero de Image y demasiado lenta (es el ritmo normal de hoy), pero Lobdell hace reír mucho y sentó las bases de la siguiente etapa.


El nuevo guionista de esta fue Casey, por entonces en la cresta de la ola, que empezó en el 5 y el nuevo dibujante el hoy popular S. Philips, que empezó en el 8. Casey comenzó cerrando la trama principal de Lobdell, aunque no sabemos si según los planes de este o no pues su trama es imposible de adivinar, y a partir de ahí planteó una megatrama revolucionaria para el mainstream. No original, pues la directriz es tratar a los superhéroes de forma realista y adulta, pero sí revolucionaria para Image, hasta entonces el reino de la espectacularidad innane y la acción descerebrada (pobres sus aficionados clásicos), y para el mainstream, pues desde los 90 se intenta hacer pero nunca acaba de cuajar. Por ello se entiende que el II cerrase por ventas (lo mismo que en España) pero que se relanzase porque era una serie de calidad (pero cerró sin terminar por lo mismo). Ya se sabe que en un mercado industrial y conservador esta no puede mantener a flote lo diferente, lo rompedor o lo transgresor (hacer superhéroes realistas realmente es ir contra las normas).

Casey en Wildcats hizo como Moore y renovó a los personajes. Los hizo renacer, sin olvidar lo anterior, para que fuesen por otro lugar. Así, el androide Spartan decide cambiar el mundo. Si realmente un superhéroe quiere ser decisivo en la creación de un mundo mejor no se puede limitar a darse de leches. Junto a esta idea Casey habla de política (es decir, de economía) y de tecnología, era el 2000, de modo que Wildcats se acerca más a la CF que a los superhéroes. Si bien, como el guionista no dio a estos temas profundidad, en realidad la serie es un culebrón masculino muy interesante, es decir, un cómic de superhéroes con todas las de la ley. La serie está muy bien porque el trabajo de Casey es fresco (no se ha marchitado aún), interesante y entretenido. Nunca perdió de vista el género y la continuidad (la subtrama de Zealot heredada de Lobdell es de lo mejor de la serie), así que hizo una historia que, siendo transgresora, nunca dejó de ser una grata lectura mainstream. Lo mejor del trabajo de Casey es lo bien que utilizó la condición de no-grupo de los Wildcats (la serie tiene varias tramas paralelas porque sus miembros no forman un grupo si no son un exgrupo), el desarrollo de la historia incorporando poco a poco nuevas ideas y la continuidad y la profundidad y dramatismo que dio a los protas. Pocos ejemplos hay en el mainstream de unos pjs tan verosímiles. Casey utiliza muy bien la condición torturada del superhéroe moderno así como la continuidad como símbolo del pasado traumático para hacer una cole emocionante en la que es imposible no empatizar con sus protagonistas. Todo sin olvidar la acción, la violencia, el conflicto y las sorpresas, así que la serie responde perfectamente a ese mainstream adulto que algunos guionistas intentaron establecer con el cambio de siglo que al final ha quedado en otro grim&gritty vacuo. Yo prefiero la psicodelia pop, pero me quedo con el superhéroe realista y adulto antes que  con el que se cree adulto porque desmiembra dioses y hace guiños pueriles a la realidad.

S. Philips es un dibujante inglés con unos comienzos duros pues el éxito, relativo que no es hot, no le llegó hasta 20 años después de ser profesional, precisamente con esta serie. Aunque su estilo expresionista lo hace más adecuado para el noir u otro tipo de géneros oscuros, su excelente narrativa, su capacidad expresiva y su competencia le hacen ser un profesional todoterreno muy bueno. Es el único que siguiendo a Mignola ha cuajado. Sólo hay que compararlo con el torpe de Oemning para darse cuenta de quien sabe utilizar un estilo transgresor para el mainstream y quien no tiene ni idea de lo que está haciendo. Con él Powers sería de lo mejor que se estaría publicando. En fin, Philips sacó al guión de Casey todo lo que tenía dentro, emoción, violencia, oscuridad, dolor, así que es parte fundamental de la bondad de Wildcats vol. II. Se le sustituyó por alguien más vistoso y más mainstream en el III. Algo injusto porque con su compenetración con Casey se había hecho con la serie y con su singularidad ejemplificaba muy bien que esta no era la típica cole superheroica, pero necesario desde el punto de vista editorial.

El resultado es el 1º acto de una tragedia griega por el expresionismo de Philips, el drama de Casey y la condición heroica de sus protas. Pjs torturados y sufrientes que luchan contra el Destino es lo que subyace en esta historia (y otras cosas) por lo que son unos cómics notables que merecen ser leídos. Por tanto, estén atentos por si alguna vez ECC hace justicia. Sin embargo por ahí aún es fácil ver el tomo con que PDA finiquitó el volumen II en el 2005 a un buen precio (nº 20, 28). Este, aunque es el colofón, tiene la suficiente entidad como para leerse solo, está lleno de cosas, tiene mucha violencia y un aire grave y una lectura de metacómic que realza el resultado final, por tanto, una buena muestra de lo que es 1 de las 3 mejores obras de Wildstrom.

10.4.12

Twiteando: estado de la nación

No, no voy a anunciarles que tengo twiter. No soy un pajarito. Simplemente es que este post es una serie de opiniones breves sobre diferentes temas actuales comiqueros. Impresiones que lanzo para añadir más ruido.

Marvel empieza a molar(me): tras una larga travesía en el desierto, sólo aliviada por el Runaways de Vaughan&Alphona (reedición en pequeño y en tomo por Panini en curso) que para mi comenzó con la marcha de los Vengatas de Johns, ahora el UM empieza a encadilarme otra vez. No es que sea gran cosa, hemos pasado de un 4 a un 6, pero ahora vuelve a ser algo más que rutina comprar las novedades mensuales. Thor con Stra fue una gran equivocación. Coipel se salía y algún nº de relleno era bueno pero en conjunto la propuesta de Stra era absurda y su espantá no la ayudó. Ahora con Fraction, Gillen hubiera sido mejor, no es que estemos ante algo que sea bueno, ni siquiera que pueda serlo, pero es entretenido y muy extraño, no reconozco, yo, lector de Thor desde hace casi 30 años, a los pjs, pero como son una nueva reencarnación lo acepto. No es gran cosa pero la vuelta de Odín, un Thor melancólico y un Loki infante me parece lo más original y correcto que le ha pasado al dios del trueno escandinavo-marvelita desde su vuelta. Los 4F de Hickman empiezan a ser dinámicos e interesantes, lástima que el dibujo no acompañe. La Cruzada no es gran cosa, los autores son mediocres, pero leer como deshacen las chorradas de Bendis me provoca un placer especial. Por último Miedo Encarnado me parece el crossover más chulo de la era Quesada, el mejor dibujado y con la premisa más interesante (y clásica), lástima que se desinche. En el futuro inmediato está el Hulk de Aaron (vuelvo al pj tras la marcha de David), quizás los mutis por Gillen, pero primero hay que saber a dónde va Bendis, y un poco más allá los Vengatas ¡sin Bendis! Así pues empiezo a ilusionarme con Marvel cuando me estaba temiendo que iba a tener que dejar a los superhéroes. De todos modos hay que esperar para ver si lo que les cuento es coyuntural o periódico.

DC: hice un esfuerzo por subirme a su tren pero los continuos bandazos de la editorial y la decadencia de PDA me acabaron echando. Llevaba unos meses sólo con El Día Más Brillante y desde que se terminó nada. PDA me dejó colgado (6 Secretos y la Legión) y ECC también por su continuismo. Del Flashpoint paso y espero el N52 porque no aprendo. Haremos el Superman de Morrison, el otro lo dudo, y quizás el WW. Si hubiera sido en grapa, aunque fuese trimestral, la hubiera pillado, en tomito caro ya no sé, si me mola  mucho sí si no, no. La JLA me interesa mucho pero todo apunta a que es muy mala, Aquaman podría ser ... En fin, que entre la selección, bastante razonable y audaz, y la forma de publicarlo compraré mucho menos de lo que podría.

Sin noticias de PDA: lo último que compré a esa editorial fue 1969 de Moore y eso va a ser la tónica general puesto que no voy a comprar nada más editado por ella en este semestre. Conocido ya su plan editorial semestral puedo decir, no sin tristeza, a pesar de lo mala que ha sido en sus últimos años, que la editorial que durante toda mi vida comiquera (casi 30 años) se llevaba la parte del león de mis gastos es ahora totalmente marginal. Impresionante y, porque no se ha visto venir, acongojante. Parece que PDA tira la toalla, al menos hasta que cambie el ciclo, un catálogo que es manga juvenil y la franquicia cara y sin interés de SW es poco más que nada.

Menos presupuesto: estaba pensando en ahorrar un poco (10%) en cómics. Al final lo he hecho por las editoriales. Me han dejado de lado de modo que ahora ya pocas novedades mensuales me llaman la atención. Lo descrito antes para PDA me pasa con Glénat y Norma, nada pillaré de lo que sacan ellas el 1º semestre. El manga juvenil, el mainstream modesto y caro y el cómic gafapasta-costumbrista no me interesa. Dónde está el europeo de género o los cómics buenos pero que no siguen modas? No sólo compran cómics chavales y gafapastas. En fin, que ahora Panini se lleva, porcentualmente, más de mi al mes que PDA en sus mejores tiempos.

Implosión en la FNAC: voy casi todas las semanas a leer gratis un rato a la FNAC de Callao y lo que vi hace 2 semanas en la sección de cómics me impresionó. El espacio de superhéroes se ha reducido a 1/3 de lo que era. La clasificación de la FNAC, al menos de la Callao, es la de alguien que no tiene idea de cómics así que te encuentras Red Sonja en superhéroes pero Kull en novelas gráficas y Conan en series por poner un ejemplo de los muchos que hay. Así que cuando digo superhéroes no hablo sólo de superhéroes, pero mientras que el espacio de los otros tipos de cómic se mantiene (el manga ya fue reducido a la mitad hace un tiempo), el de "superhéroes" ha sufrido una severísima reducción. Esto ayuda a visualizar la medida del ocaso de PDA y a medir la decadencia de la moda de los tomos de superhéroes, por eso las editoriales se vuelcan en el kiosko y no olvidan la grapa. Esos tochales para regalar y esos tomos caros para el que conoce los superhéroes por el cine, entre la crisis y que en realidad no molan tanto (se ha publicado demasiado morralla, demasiado tomo clásico y demasiadas cosas interconectadas o seriadas como para generar lectores ocasionales) ni son para niños (desde hace unos años siempre oigo a los padres preguntar por cómics de superhéroes y a los dependientes, da igual de donde, decirles que ya no son para críos) han perdido mucho atractivo.

En fin, que las cosas están cambiando. Estamos en el fin del ciclo iniciado con la introducción de Panini en nuestro país. Como todos los Kali Yuga nos esperan tiempos duros, menos dinero, menos oferta, vuelta al gueto, pero no debemos ponernos apocalípticos porque no se sabe qué va  salir de la crisis. Esperemos que nadie se tenga que quedar fuera.

4.4.12

Critiquita 342: Mahabhárata: Los Pándavas, Gol, José J. Olañeta, editor, e Indica Books 2011


El Mahabhárata es un poema épico y filosófico indio de enorme extensión debido a que pretendió escribir toda la sabiduría hinduísta. Sin embargo, a pesar de ser una obra con voluntad de responder a todo (lo que está contenido aquí puede encontrarse en otros lugares, pero lo que no está aquí no se encontrará en ningún sitio), es un total misterio debido al poco aprecio por la cronología propia de las culturas tradicionales y al mucho aprecio que tiene Oriente al anonimato (para él la sabiduría no se inventa, se transmite). Así, ni se sabe cuándo se escribió ni se sabe quién lo hizo (ni siquiera si es obra de un autor o de varios; dado su extensión, tanto temática como escrita, es más probable está última posibilidad aunque sin duda hubo una gran personalidad, ya como mecenas ya como autor principal, que dio unidad a esta larguísima obra). De hecho, la obra es tan misteriosa que no se conserva el original sino diferentes versiones lo suficientemente dispares entre sí como para que nos impidan deducir cómo era este. Sin embargo se sabe que fue escrita en el norte de la India (seguramente en el NE) y es una obra original a pesar de utilizar la secular tradición oral.

La escritura en la India es bastante reciente a pesar de ser una cultura milenaria. Hasta que los helenos, liderados por Alejandro Magno, entraron en el área india a los indios no se les había ocurrido escribir sus cosas. Fue tanto el impacto como la amenaza de los helenos la gota que colmó el vaso al acelerar los cambios que el Tiempo había operado en la hasta entonces relativamente aislada cultura india. La crisis que estaba cambiando decisivamente la sociedad arcaica india y la amenaza de aculturización de una potente cultura extranjera hizo ver a los indios que era necesario fijar su sabiduría en algo mucho más atemporal que la palabra dicha. Probablemente el Mahabhárata sea el culmen de la etapa inicial de este proceso. Por ello es probable que su primera redacción sea aproximadamente contemporánea a la de los Evangelios. Para escribir tamaña obra es necesario unos cuanto siglos de experiencia. También hay datos como que menciona a los romanos  y hechos como que está muy influenciada por la literatura griega (por ejemplo: Bhima hace suya parte de la biografía de Heracles y Dráupadi es la Helena de Troya por la que cientos de aqueos perecen) que hacen que lo más probable sea que la obra se escribiese siglos después de que los indios y los helenos se conociesen directamente. Se necesita tiempo para estudiar y dominar toda una literatura extranjera.

El Mahabhárata  se escribió en un momento en que el hinduísmo retrocedía frente al budismo y otras religiones o desviaciones del mismo que habían surgido en el área india en aquel momento crítico. Le pasaba lo mismo que al coetáneo olimpismo, estaba seriamente amenazado por otras religiones más eficientes en responder a las Últimas Preguntas. El objetivo era fortalecerlo, por ello la obra dice que su autor es Vyasa, el equivalente indio a los evangelistas, un brahmán legendario cuya "existencia" es coetánea a los hechos que esta  narra, considerados por los hindúes al menos tan históricos como la Guerra de Troya, y siglos anterior a las fechas en que se "transcribieron" sus obras orales. El Mahabhárata consiguió su meta actualizando y proporcionando al hinduísmo unos cimientos bastante sólidos  más o menos en el mismo momento en que el olimpismo comenzaba a morir, por eso Europa es cristiana y la India es hinduísta en vez de budista. Sin embargo esta obra tan capital (porque además es clave para entender las otras mitologías indoeuropeas)  es imposible encontrarla íntegra en español debido a su ya mencionada exagerada extensión y profuso contenido filosófico ajeno a nuestra cultura. Por ello lo que tenemos disponible en castellano son libros con la parte épica, es decir, la narrativa, o con sus extractos filosóficos más importantes. Es esta la razón que me ha inclinado a hacerme con esta adaptación al cómic (que, naturalmente, es un adaptación-resumen de la parte épica) puesto que no compro adaptaciones literarias comiqueras ya que son siempre mucho más caras que la edición del libro que adaptan. Puestos a tener una versión parcial, por qué no en cómic?

El Mahabhárata relata el conflicto dinástico del legendario reino de los Kurus que da paso al Kali Yuga. Esta es la última edad de las eras en que el hinduísmo divide el devenir cíclico (sí, lo mismo que el rollo ese de los mayas). La edad en la que estamos (al igual que los autores de la obra), pero aunque sabemos cuanto dura no sabemos cuando empezó porque el Mahabhárata, como la Ilíada, es una mezcolanza de diferentes épocas. Una edad donde reina la injusticia. Los dioses, debido a la decadencia por envejecimiento que ha convertido el Cosmos en Caos, deciden terminar el Dwarapa Yuga para dar paso al Kali Yuga, última edad antes de la regeneración cósmica. Esto suponía acabar con los reinos humanos (conocidos por los indios y por tanto considerados como todos los existentes) tal y como eran, estados, por otro lado, ya corrompidos por la degeneracion inevitable, para los hindúes, del Cosmos. Por ello intervienen en el reino principal con el objetivo de crear un cizaña que lleve un gran exterminio a la raza humana. Por tanto el Mahabhárata cuenta un momento crítico, razón tanto por la que los autores lo eligieron para soportar su tratado filosófico como por la que triunfó. Los indios de aquella época vieron que aquel poema épico tenía similitudes con los tiempos que estaban viviendo y se agarraron a él porque en la mentalidad antigua en el pasado está la sabiduría y el presente no es más que la repetición del pasado. En la sabiduría de un pasado brillante considerado histórico estaba la forma de afrontar el Kali Yuga en que se vivía,  Vyasa dice: la humanidad debe conocer esta historia. En ella se encierra los principios y los misterios y las virtudes y las perfidias de la edad Kali. Quizás pensaron que estaban viviendo los últimos compases de esta edad (en la época en que se escribió la obra la sociedad antigua india estaba amenazada geográficamente por el extranjero Imperio Kushan y espiritualmente por el budismo). Así pues, aunque para nosotros es Fantasía (mucho mejor que la moderna), para muchos indios es parte de su religión. Es como el Viejo Testamento para cristianos y judíos (o la Ilíada para los antiguos helenos). Lo que se narra ahí pasó.
Los Pándavas (una de las partes contendientes y los buenos del relato) es la 1º parte de 3 de esta gran historia. Es sólo el inicio pues sólo presenta a las partes del futuro conflicto. Cuenta con una extensa sencilla y clara introducción  a mi juicio no muy competente pues cuenta cosas innecesarias para entender esta versión de la guerra intestina del clan de los Kurus y deja fuera otras necesarias. Si bien igual se cuentan en las futuras entregas y me estoy pasando de listo, creo que es al principio cuando hay que contar cosas como que los dioses impiden reinar a Bhishma,  personaje secundario en la obra pero clave, porque hubiera resuelto la corrupción del Cosmos, esto es, impedido la masacre planeada por los dioses, y como que Karna es el legítimo heredero del trono de los Kurus y no los 2 contendientes ya que la ley india de entonces obliagaba a adoptar a los hijos de la esposa de tal modo que si era el mayor heredaba a su padre adoptivo. Este tipo de cosas eran conocidas por los oyentes de entonces de este poema épico, por tanto no son spoilers, y son elementos clave para entender la "tragedia" que es el Mahabhárata. Por otro lado la intro espoilea la trama. Es discutible que se pueda revelar el final de una trama milenaria, pero no se puede negar que en España pocos la conocen. Así que en mi opinión hubiera sido mejor completar la obra con detalles como los que he propuesto,  ya que es un resumen de un poema épico complejo y extenso, y abstenerse de contar el final. Así, la intro es un arma de doble filo, es de obligada lectura si uno no está puesto en hinduísmo pero leyéndola se va a reventar el final.

El autor es Gol. Un autor español con 30 cómics a sus espaldas. El hecho de que, a pesar de tan dilatada obra, sólo sea conocido en su casa a la hora de comer pan cuando debe ser el autor español de cómics más editado después de Ibañez es porque gran parte de su obra es subvencionada. Es decir, son tiradas pequeñas (presumo) pagadas por ayuntamientos o instituciones. Por eso a Gol no se le ha visto el pelo (si bien es calvo) por las grandes superficies o por las tiendas especializadas. Algo parecido pasa con este cómic pues no se ha distribuido por los cauces normales de modo que no se encuentra en todas las tiendas especializadas (Gen X no pudo averiguar quien lo distribuye). Sin embargo los fanzinerosos supongo que no habrán tenido que esperar a esta obra para conocer a Gol como me ha pasado a mi. Este veterano dibujante gasta un estilo de Línea Clara más simple y naïf que el de Hergé pero menos caricaturesco así que el acabado es más adulto. Como autor es tan compotente como su CV indica, un profesional que no enamora pero sabe lo que hace. Como adaptador es mejor. Aunque evidentemente yo no conozco el Mahabhárata, todo lo que sé de él está muy bien reflejado en el cómic. Los personajes están bien explicados, la trama bien desarrollada y la cultura india descrita en la obra (que recuerda a las novelas de caballería medievales porque las influenció a través de la literatura árabe y porque la sociedad europea en la Edad Media estuvo a punto de lograr la misma división en castas que tenía la sociedad india desde hacia siglos) está bien reflejada tanto literariamente como visualmente, si bien los paisajes, a pesar de su vegetación india, más que a la India recuerdan a Japón porque el estilo de Gol está más cerca de los ukiyo-e que de las miniaturas indias. En fin, este autor ha realizado en este cómic un trabajo estimable que resuelve un difícil entuerto con elegancia aunque, a mi gusto, con demasiada simplicidad teniendo en cuenta lo barroca y colorista que es la sociedad india.

La edición es buena. Para estar publicada por editoriales no especializadas, el formato, calidad y precio de este cómic está en la línea de las editoriales por nosotros conocidas. Se nota que es una obra cuidada y que la tienen mucho cariño tanto los editores y como el autor. Además el poyecto es serio así que parece que la trilogía no se va a quedar colgada a pesar de lo poco interesante que es a priori tanto para el gran público como para el aficionado a los cómics. La página que ilustra este post pertenece a la parte no publicada.

En fin, Los Pándavas es un buen cómic porque adapta un material interesante, emocionante y seminal y porque está hecho con solvencia. A pesar de que por pudor, supongo que para que también lo lean los niños, ni tiene la sensualidad del arte indio Gandhara (síntesis del indio y el heleno al igual que el Mahabhárata) ni el erotismo que impregna una historia, que si bien no es cínica y sucia, es adulta tanto por su complejidad como por sus temas pues de lo que habla este poema épico, como todas las grandes obras, es sobre lo que supone ser un mortal en un misterioso Universo que no se controla.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog