27.6.12

Critiquita 350: Alpha Flight: El orgullo de una nación, V. A., Panini-Marvel 2012

Yo soy un flipado de Alpha Flight. Pertenezco a ese grupúsculo que aún confía en ver editado en papel lo inédito por aquí de este supergrupo. Vamos, que lo mío no es racional. Amo a Alpha Flight por Mantlo, no por Byrne. Lo de este último está bien, fue quien sentó las bases para que el supergrupo canadiense fuese singular, pero  el primero fue el que me hizo fan de la cole al convertirlo en un grupo trágico, el pupas de Marvel, pero simpático y abrir tanto el género que te podías encontrar cualquier cosa en Alpha Flight. A medida que iba avanzando la cole, la cosa se volvía más fantasiosa de modo que lo último publicado aquí esta más cerca del primer Vertigo, de lo que hizo Moore en La Cosa del Pantano o Morrison en Animal Man, que del cómic Marvel superheroico típico (simple y de acción).  Con esta cole Mantlo me expandió la mente y por ello contemplo siempre con frustración que se redite lo de Byrne (creo que ya 3 veces) o que la gente valore esa etapa por encima de la de aquel cuando es claramente superior. De todos modos entiendo que lo de Mantlo, al tener un dibujo en general muy pobre y ser raruna, sea difícil de tragar para el típico fan de Marvel. Así pues, me alegré mucho cuando vi que El orgullo de una nación se editaba y además sin subirse a la parra ya que pienso que este supergrupo, al haber pasado tanto tiempo desaparecido, ha caído en el olvido (por eso no ha podido cuajar en una cole regular a pesar de tener todas las papeletas; puto Bendis).


El tomo lo guionizan F. Van Lente y G. Pak. Una pareja de artesanos bastante tradicional. De los pocos que guionizan superhéroes tal y como dicta la costumbre. No son nada del otro mundo pero tampoco Bendis o Fraction, así que es una pena que aquellos no hayan sido los encumbrados. La maxiserie está bastante bien. Es lo que tenía que haber sido Miedo encarnado. Van Lente y Pak retratan el miedo y sus consecuencias y ponen al heroísmo como antídoto. En ese sentido es una gozada leer este tomo. Hay superhéroes y un fondo sociológico que eleva al guión por encima del entretemiento descerebrado que es la tónica hoy en Marvel. Junto a esto, que le da una ligero tono adulto al tema, hay un desarrollo magnífico de la historia, una buena caracterización de los personajes, mucha letra, emoción, conocimiento del pasado, revindicación de la homosexualidad demostrando su normalidad, ambición y espíritu innovador. Así el conjunto, al ser una historia sólida y con fundamento, queda por encima de la media. En fin, tiene todo lo que le falta a las grandes coles mainstream desde hace años.

El dibujante es D. Eaglesham, uno de mis favoritos así que me da pena que Marvel sea incapaz de darle lo que necesita. Pero antes de él tenemos a B. Oliver, un dibujante realista del montón bastante indistinguible y que no dibuja un fondo ni para salvar a África del hambre. El trabajo de Eaglesham me gusta mucho porque es elegante y tiene un ligero aire retro. Es muy superheroico. Aquí no está a su máximo nivel pero, como es bueno, su trabajo, favorecido por un muy competente coloreado, sigue siendo destacable. Su narrativa es bastante gris pero es un dibujante sofisticado que captura muy bien la gestualidad y el movimiento. Lo que pasa es que se le nota sobrepasado por el trabajo (es un dibujante que se lo curra mucho) y no se le da nada bien la naturaleza.

La edición está bastante bien. 17€ por 9 grapas. Típico tomo modesto de Panini que viene con extras, como siempre poco sabrosos porque son muestras epidérmicas del trabajo creativo.

Así pues, El orgullo de una nación es un buen tomo de superhéroes de modo que uno se lamenta de que el serio intento de relanzamiento de Alpha Flight (guionistas reputados, dibujante atractivo y visita de Lobezno) haya coincidido con el de DC ya que es eso lo que le ha impedido cuajar al haber hecho más competitivo el mercado. No obstante no entiendo por qué traer de vuelta a los pjs primigenios. Quién se iba a sentir atraído por pjs que no ha visto en su vida de un supergrupo desaparecido? Es esta endogamia lo que realmente ha condenado a la maxiserie. La historia trae de vuelta al Alpha Flight de Byrne, de principios de los 80, cuando de eso hace ya casi 30 años! Creo que hubiera sido mejor no intentar un back to the basis, máxime cuando los guionistas, aprovechando el enorme hiato que muchos pjs tienen, no tenían la intención de ser continuistas. Marrina, Hudson, Heather y la Chica Púrpura no son los de antes, Aurora sufre un involución y Puck, Ave Nevada y Shaman apenas aparecen. Por todo ello está claro que hubiera sido mejor escoger los pjs con otro criterio, por ejemplo que inspirasen a los guionistas. Si algo tiene Alpha Flight es un catálogo de pjs amplio y variado. Pero bueno, es una buena historia de superhéroes, aunque se pasa un poco de clásica y por ambición no recompensada deja cosas colgadas, lo cual le viene muy bien a Alpha Fight ya que eso conjura el olvido. Así que hay que agradecer a estos autores que hayan hecho la historia más digna de este sufrido supergrupo en mucho tiempo. 

3 comentarios:

Ismael dijo...

¡Venga!, ya se me has jorobado la oportunidad de tirarme una entradita. Ahora ya no me queda tiempo. Me había enganchado a internet para meter una entrada en 10 minutos con los textos de la tercera de cubiertas que venían en los Extra Superhéroes del cartoncillo de Sota y Capa Puñal.
Por lo menos me marcho de la ciudad con el de Peter David. (Mucha tapa dura, pero no tiene guardas ilustradas ni nada).

Superismi

Ismael dijo...

Tengo cosas del guionistas, aunque creo que nada del dibujante. Me pica. ¿Se puede decir que sea casi autoconclusivo el tomo?

lord_pengallan dijo...

Sí. La historia principal sí. Pero los cambios de los pjs quedan sin explicación y da la impresión que se dejaban para luego.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog