2.5.12

Critiquita 345: Marvel zombies: Supremo, F. Marraffino y F. Blanco, Panini-Marvel 2012

Soy un gran fan del Escuadrón Supremo gracias a la extraordinaria labor de Gruenwald. Por eso, aunque lo de Marvel Zombies no me atrae porque me parece una burla tanto a los superhéroes (no hay heroísmo) como a los zombis (son conscientes), decidí echar un vistazo a este tomo.  Luego decidí agenciármelo porque lo que vi en él me sorprendió gratamente y es un cómic entretenido no demasiado caro donde sale el Escuadrón Supremo.


Marraffino es un guionista novato que viene del Terror pero que, no obstante, tiene que estar cerca, como mínimo, de la cuarentena tanto por el conocimiento del UM que demuestra en su 1º historia para Marvel, ya que sólo puede deberse a la lectura de cómics antiguos, como por su revindicación del Escuadrón Supremo (...fue heroico en tiempos. Tal vez puedan ofrecernos algo más si los recordamos como héroes) y de ATENCIÓN SPOILER Jack Sota de Corazones (necesito a la Sota de Corazones, un héroe). La historia que nos cuenta Morraffino sigue el esquema de Aliens, de modo que su trabajo es absolutamente vulgar y convencional, lo canónico en el transgénero zombi, pero el tipo no es manco así que consigue darle interés mediante los elementos superheroicos con los que cuenta así como estirar bien la historia y refrescarla con giros.

El dibujante es F. Blanco, un tipo novato que práctica un estilo suelto atractivo y sintético bastante torpe. Algo a lo D. Cooke o D. Olmos. En ese sentido recuerda a Freeman, el dibujante de la minisere de Jack Sota de Corazones de Mantlo, quien parece le influye a partir del momento en que el español debe hacer un resumen de aquella. Blanco es el típico dibujante de planos cortos. Es decir aquel que cuando tiene que dibujar un plano más amplio que el medio se le ven las costuras porque no domina ni la perspectiva y ni la anatomía. Así, aunque su gore es bueno, la acción y los planos abiertos tienen un aire naif que no encaja bien ni con el Terror ni con los superhéroes. Un aspecto que se agudiza en cuanto el mismo se tiene que entintar. Aunque quizás lo hace flojamente por falta de tiempo. No obstante, es un narrador competente y no desatiende los fondos, si bien no les dedica mucho tiempo. Así pues, el resultado es un dibujo tan eficiente como mediocre. Mínimo.

El tomo es un 100%, lo cual quiere decir pelín caro, un aprovechamiento del espacio y un diseño que da sensación de cutreza y que las portadas van al final. Por qué no se abaratan costes? Este cómic es del montón de modo que unas tapas blandas y un papel de compromiso le bastan y sobran ya que no estropearía un aspecto gráfico modesto.

En suma, Supremo es un cómic entretenido que sólo aporta ATENCIÓN SPOILER la resurrección de Jack Sota de Corazones. Para mi algo muy grato porque soy fan suyo pero anecdótico. Es reseñable que Marraffino siga presupuestos clásicos (sin renunciar a lo posmoderno), así, por ejemplo, el Escuadrón Supremo zombi está compuesto por clones, pero no aprovecha, como sus antecesores, la oportunidad de profundizar en el zombi superhéroe marvelita. Así, la lucha entre el hambre antropófaga y el instinto heroico de unos zombis conscientes (por ello son más muertos vivientes que otra cosa) recibe una atención anecdótica. En definitiva, Supremo, a pesar del gore y de sus dosis posmodernas de cinismo, la presentación del supergrupo de Kansas, Los Cosechadores, más ridículo que los Vengadores de los Grandes Lagos pues sus miembros son casi todos ellos absurdos,  es un cómic clásico.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog