30.12.11

Critiquita 335: Astro City nº 8, K. Busiek y B. E. Anderson, Norma, 2011

Vamos con algo de completismo...

Ya he escrito sobre Astro City así que me queda poco por decir ya que el trabajo de la pareja autoral que nos trae esta serie no ha cambiado ni un ápice desde que empezaron con ella. K. Busiek es un guionista mediocre con una visión de la vida provinciana y conservadora y B. E. Anderson es un dibujante malo aunque un profesional eficiente y su estilo realista encaja con el tono de la serie. Esto hace que la genialidad que es AC apenas tome cuerpo. 

AC es una visión personal a la vez clásica y posmoderna de la Edad de Plata concebida por un enamorado de aquellos cómics escrita con total libertad. Su clasicismo reside en que nos cuenta todo aquello que está entre las bambalinas de las grapas de aquella época sin traicionar los estilemas de aquella forma de entender los superhéroes. De este modo con su serie Busiek viene a complementar esas historias. Una idea genial que es la base de todos los grandes cómics que tiene esta serie regular que va a trompicones. Pero junto al clasicismo está el posmodernismo de Busiek. Este está en el carácter autobiográfico o en el uso de la primera persona propio de muchas historias pero también en que a veces se convierte en una serie costumbrista en la que tipos vulgares nos cuentan su día a día vulgar. Esta apuesta por la visión del hombre de la calle tiene el inconveniente que vulgariza las historias. El género superheroico de la Edad de Plata cuenta las extraordinarios aventuras de personas tan extraordinarias como heroicas. Por eso se convirtió en mainstream. Lo que se buscaba en él era esa maravilla y esa fantasía que falta en la vida vulgar así que esa apuesta de traer el gafapastismo a los superhéroes quita interés y alegría al asunto. Es cierto que ese gafapastismo estaba ya desde el principio en  la modestia de los héroes y en sus tragedias cotidianas pues ambos elementos humanizaban seres extraordinarios además de asimilarlos a sus lectores, pero Busiek se ha pasado con eso de modo que el guiso le ha quedado soso. La épica de la mediocridad, que es el leitmotiv de la serie, lo único que ha hecho es mediocrizarla no dejándola volar. Eso y el torpe dibujo de Anderson quien tiene la irritante incapacidad de dibujar de forma simétrica y armónica, es lo que hacen que esta serie, aún siendo original e interesante, no pueda dejar la mediocridad atrás. Este tomo es un buen ejemplo de ello.


La 1º historia, El águila y la montaña, es brillante. De lo mejor de la serie. Recuerda a las historias de Superman de Moore. Es una visión distinta del eterno enfrentamiento entre el superhéroe y su némesis. En el género ambos son como la Fuerza Imparable y el Objetivo Inamovible. Ninguno de los dos puede obtener la victoria total porque el carácter cíclico-comercial del mainstream se acabaría. Con todos los supervillanos en la cárcel, los superhéroes tendrían tanta razón de ser comos los Vengatas de ese gran cómic que es La última historia de los Vengadores. Sin la moral del Alcoyano los supervillanos no desafiarían el mundo una y otra vez. Esto, que es el motor de la Edad de Plata, que hoy  se ha vuelto increíble por reiteración (de ahí que ahora se apueste por revisiones y reseteos), Busiek lo hace creíble sin salirse del clasicismo con elegancia e inteligencia. Si bien no es una fórmula superadora o que aporte credibilidad a las necesidades regenerativas del mainstream. Lo único malo de esta notable historia es que lo que caracteriza al supervillano es su ateísmo. De nuevo los valores estadounidenses de Busiek estropean una buena historia. Así pues, esta historia es buena por el clasicismo que rezuma. Lamentablemente después de ella el posmodernismo empieza a pesar así que el tomo va de más a menos.

La 2º historia, Sus oscuras raíces de plástico, es más propia de la CF pero al ser el origen de un superhéroe entra de lleno en el género. La historia es bastante novedosa pero su tono familiar y su falta de épica nos dejan indeferentes. Al final de tanto rollo hay una señora que cuida de sus rosales?  Una persona que ha decidido abandonar su genio por dar clases en un insituto de una pequeña ciudad? El final de la Búsqueda es un consejo familiar? En la siguiente historia la vulgaridad aún tiene más peso. Es un díptico protagonizado por Astra, una versión femenina de Franklin Richards. Astra es una superheroína desde niña que ha crecido entre superhéroes, pero el provincianismo de Busiek no se le ocurre más que escribirla como llevando una vida normal, por qué tanta vulgaridad? Por qué ese empeño en mostrar que la buena vida es la modesta y mediocre? No sería más lógico que Astra desease un novio superhéroe porque tiene más cosas en común con él que con un chico normal? Por qué una persona extraordinaria quiere que la traten como lo que no es, normal? Todos queremos ser especiales, ahora más que nunca, por qué Astra no? Si Paris Hilton no quiere ser alguien sencillo y vulgar, por qué Astra sí? No se puede apuntar alto? Ser diferente? Bueno, en el fondo es que Astra no quiere ser superhéroe, eso está bien porque está poco hollado, pero Busiek no ha comprendido que no querer ser superhéroe no significa tener que ser normal.

Con la última historia, un díptico que es una explicación algo confusa (al menos para mi que no me he quedado con la copla) sobre el Agente de Plata, el Capitán América de AC, volvemos al tono superheroico clásico. Pero la mediocridad lastra la historia. Busiek nos cuenta que la encarnación del heroísmo es un tipo con orígenes modestos y humanos. Es que necesariamente tenía que ser un niño enfermizo de una familia con vocación de servicio público? Los héroes sólo surgen ahí? Por qué todo tiene que ser familiar? No hubiera sido mejor y más atractivo un origen más extraordinario? Por qué una historia circular con viajes en el tiempo y peleas contra dioses tiene un origen tan vulgar y la familia tradicional es tan importante? Por qué todos somos héroes? No es eso vulgarizar a los superhéroes? Estos "existen" porque no hay héroes en la realidad, la mayoría somos mezquinos o mediocres por eso necesitamos historias con héroes. Cuando Busiek se empeña en mostrar que en la cotidianidad también hay épica lo único que esta haciendo es dispararse en el pie. Los héroes siempre han sido guías que nos ayudan a enfrentarnos a las dificultades de la vida pero la épica nunca cometió el error de asimilar a los héroes a los vulgares, ese es el gran error de Busiek y con ello condena a la mediocridad a AC. Así, es tanto justo como lógico que la serie la dibuje alguien tan mediocre como Anderson. Aquí especialmente flojo. Esas páginas de trazo grueso e infantil que salpican el tomo sólo tienen perdón porque Anderson no tiene el respaldo de una industria para ayudarle con el dibujo y el entintamiento.

Con todo esto es evidente que la edición de lujo, pero con buen precio, de Norma es un chiste malo. Por qué tapas duras y buen papel para un dibujo tan malo? Por qué unos guiones que ensalzan la mediocridad necesitan camisa y lujo? Hay que reconocer que la edición de Norma es muy buena, sin errores, con las portadas en su sitio y con una rotulación currada, pero el lujo sobra porque denuncia la mediocridad del trabajo autoral. Entiendo que Norma haga una edición cara para que los euros no vayan a sus competidoras, pero una edición en tapa blanda con papel de grapa hubiera bastado y sobrado para un AC que Busiek voluntariamente mantiene en la mediocridad.

En fin, pues eso. AC es una gran idea que puede dar buenas historias pero el amor por la mediocridad de Busiek lo impiden. Es una lástima porque hay cosas que merecen la pena pero esta serie tiene demasiada cal para la arena que tiene. Cuando leí los 2 tomos anteriores me planteé dejarla de coleccionar, ahora, con este, lamento no haber tomado una decisión firme. El costumbrismo y la vulgaridad que presiden Astro City no son cosas que busco en un cómic de superhéroes.

29.12.11

Be trekkie for a moment. DS9, T. I y II

Yo no soy trekkie pero me gusta Deep Space 9 (Espacio Profundo 9). Vi algo de ella hace mucho cuando la estrenó A3 un verano. Así que no fue hasta bastantes años después que, gracias a un amigo trekkie, pude verla. Mucho antes de que un canal de pago se hiciese con ella y la doblase. Por eso para mi es Deep Space 9. Era verla en VOSE o con un doblaje hispanoamericano (no puedo precisar más) aberrante tanto en traducción como en interpretación.

A mi nunca me ha gustado Star Trek. De pequeño no pude contactar con la serie clásica porque no me interesaba mucho la CF. De adolescente no pude contactar con la Nueva Generación (Picard y tal) por las razones que han hecho que Star Trek nunca haya roto el gueto, armas pequeñas, nada de acción y ninguna tía buena. Pero de joven vi DS9 y me gustó. Es una serie mediocre, con el presupuesto justo y, como producto televisivo abierto que es, demasiada familiar, sencilla y conservadora para ser CF decente, pero tiene algo, no sé qué, que me resulta agradable. Cuando la vi entera por primera vez, hace algo más de un lustro, vi con pena toda su última temporada porque se acababa y ahora que la estoy volviendo a ver me esta entreteniendo a pesar de que su 1º temporada tiene casi 20 años y la tele ha cambiado mucho desde entonces. Hoy una serie así no llegaría a la 7º temporada. 

DS9 es una serie heterodoxa dentro de Star Trek pues no es una serie sobre la exploración. Es una serie sobre la diplomacia. Por eso la protagonista no es una nave espacial sino una estación espacial (DS9) sita en una encrucijada galáctica (sin duda concepto robado de Babilon 5). Posiblemente la era de la multilateralidad de principios de los 90 (la coalición de la Primera Guerra del Golfo) influyó en la elección del concepto novedoso que iba a ser el motor de la nueva serie de Star Trek que iba sustituir a una moribunda NG. Otra novedad fue que por primera vez (y única) se puso a un negro a cargo del tinglado. La serie se puso en marcha con casi todo en el aire. Salvo el mecánico O´Brien, que venía de la NG, los pjs eran unos pocos clichés prendidos con alfileres y no se tenía una trama que dirigiese el asunto. Sin embargo se decidió colocar junto a los federales a los bayorianos, un pueblo menos avanzado y más religioso que acababa de salir de una tiránica ocupación extranjera. Mediante el contraste entre una sociedad que lo tiene todo de modo que sólo cree en sí misma y una sociedad que ha sufrido mucho de tal modo que solo la religión le sostiene se pretendía dar vidilla a la serie.  

Por qué les cuento todo esto? Pues porque la serie tiene muchos episodios malos. Así que he decidido escribir una especie de mensaje dentro de una botella por si alguna vez se me ocurre rerrevidear DS9. Por eso voy a comentar los, a mi juicio, mejores episodios de cada temporada así como los episodios que tienen que ver con la gran trama que se empezó a construir en la 2º temporada.



TEMPORADA I

Emisario I y II: Desgraciadamente no nos podemos saltar los 2 1º episodios a pesar de lo malos y tópicos que son pues lo fundamental de la serie se establece en ellos. Se encuentra el agujero de gusano que conecta dos sectores del universo superdistantes entre sí, los bayorianos encuentran en él a sus divinidades y estas eligen como su emisario al capitán de DS9, Sisko,  por eso de estimular la fricción entre la atea, por su cienticismo, Federación y el religioso Bajor. 

Prólogo pasado (3): de la calidad de este episodio habla el que ya no recuerde nada de él. Pero leo que salen en él Lursa y B´Etor, mis personajes favoritos de ST. Unas klingon superescotadas que son las tricksters malignas del UST.

Un hombre solitario (4): tampoco me acuerdo de este episodio pero el argumento de CF tiene un pase.

Babel (5): lo mismo que lo anterior.

Persecución (6): por fin llegamos a algo verdaderamente decente. Dentro de las limitaciones de ST lo que ofrece este episodio está bien. Un choque cultural que produce un episodio interesante. 

Pasajero (9): tampoco me acuerdo de este episodio pero el argumento de CF tiene un pase. 

El Nagus (10): uno de los aciertos de DS9 es definir la civilización Ferengi, una parodia amable del capitalismo liberal. Todo esto comienza aquí. Lo malo es que es un episodio flojete.

Líneas de batalla (13): un episodio que podía haber sido decente si los estilemas del UST no estropeasen casi todo lo que tocan. Un episodio malo que sin embargo es relevante ya que el "papisa" bayoriana la palma aquí desatando en un futuro acontecimientos claves en la serie. Bueno, en el fondo mola porque  elimina a la insufrible "papisa" de la serie.

Dúo (19): tras tragar mucha bazofia llegamos al otro episodio decente de esta temporada. Los episodios que enfrentan a los bayorianos con sus antiguos opresores, los cardasianos, son los más interesantes de toda la serie. Aquí tenemos el primero de ellos. Un intento de redención que si no fuese un poco chorra podría haber sido algo bueno.

En manos de los profetas (20): para terminar la temporada un episodio de intolerancia religiosa. Flojete pero al menos deja en mal lugar el fanatismo religioso. Lo señalo porque es importante ya que salen dos "obispos" bayorianos importantes para la serie. La disputa entre ellos para ser "papa" comienza aquí. Integrismo contra modernidad. No es mala idea pero como siempre en ST nunca se va al fondo de las grandes cuestiones.

TEMPORADA II

Reglas de adquisición (7/27): tras un arranque malo llegamos a un episodio decente. Una comedia de enredo divertida que, como siempre, podría haber estado mejor con algo más de ambición. Original pero no lo suficiente. Una pena porque los ferengi tienen mucho potencial cómico y A. Shimerman era el mejor actor de la serie. Primera mención del Dominio, el enemigo de la Federación en DS9.

Juego Armageddon (13/33): tras una larga espera aparece uno de los mejores episodios de toda la serie. Dentro de su mediocridad y previsibilidad es un argumento interesante y original.

Susurros (14/34): otro buen episodio. Intrigante con su toque poético.

Paraíso (15/35): un episodio decente a pesar de que se tuerce al final. De nuevo la lucha entre el fanatismo y la modernidad. Nunca se puede llegar a un compromiso con el fanatismo.

Moverse en las sombras (16/36): un episodio malísimo donde se nos revela el carácter tiránico del Dominio.

Juramento de sangre (19/39): a la caracterización de Dax se añaden en este episodio los klingon. La apuesta por la acción produce resultados lamentables como siempre en ST pero la entrega tiene su gracia. Es que los klingon son la civilización más carismática del UST y uno de ellos es el inolvidable Baltar de la Galáctica de D. Benedict.

Maquis I y II (20-1/40-1): un díptico tan solo decente porque se tuerce al final pues iba bastante bien. Sirve para recordarnos que los cardasianos son también enemigos de la Federación. La cabezonería propia del colono federal contra la realpolitik. Si ST se tomase las cosas con rigor y seriedad los resultados serían mejores pero, como en "Paraíso", se perdona la tozudez y la violencia. Lo mejor es la radiografía perfecta de la Federación que hace Sisko. Un buen retrato desde la serie de lo que es el UST. También nos vamos familiarizando con el Gul Dukat, un cardasiano muy importante para la serie.

El colaborador (24/44): una tontería como una casa que termina con la disputa entre los "obispos" bayorianos. Gana la integrista porque es un pj más interesante que el buenazo de turno. Si este hubiese ganado pocas tramas hubiera generado. El episodio es importante porque vamos conociendo a la nueva "papisa", una loca muy importante para la serie.

Jem´Hadar (26/46): un episodio flojete principalmente por su tono familiar que desgraciadamente es importante porque es el primer contacto con el Dominio, el Poder del otro lado del agujero de gusano.

21.12.11

Cómics en las estanterías now II

Aunque no lo habéis pedido continuo revisando mi blog para encontrar críticas de cómics que se pueden comprar ahora. Qué Gollums que somos.

MAUS. Un hito de los cómics aunque en strictu sensu tampoco es que aporte nada nuevo ya que no es más que otra historia del Genocidio Judío en la que el relato de sufrimiento personal se sobrepone a cualquier otro planteamiento de tal modo que una biografía personal, una anécdota en términos históricos, coarta el ser algo más (si bien es absurdo pedir que un afectado sea quien vaya más allá de su tragedia particular). Así pues, nada nuevo salvo un grafismo caricaturesco y simple que permite abordar la historia con cierto distanciamento además de dotarla de cierta abstracción que quizás pretenda superar el anecdotismo de la historia o quizás sea un tono fabulístico en plan "Rebelión en la granja". En fin, si uno ya ha consumido un artefacto audiovisual o literario sobre este tema este cómic no le ofrece algo distinto o mejor ya que es un cómic histórico no por su contenido, sino porque hizo que muchos en EE.UU. dejasen de ver el cómic como algo juvenil estrictamente relacionado con los superhéroes y por dar un giro de timón triunfante al gafapastimo. Gracias a Maus, en vez de ser culterano y sofisticado como apuntaba en los 60, hoy es costumbrista, sencillo y autobiográfico.

NAM. La reedición por parte de Panini de esta colección marvelita, 20 años después de que se cerrase su edición en grapa como cole regular limitada (la serie iba tener tantos nº como meses tuvo la intervención estadounidense en Nam), ha sido la mayor sorpresa que me ha dado este mundillo después de que PDA dejase de publicar Marvel puesto que viendo lo poco que está de moda el género bélico, sobre todo en el Cómic, pensé que jamás se reeditaría. Yo tengo la primera edición de esta cole. Una edición insuperable pues forum, mediante artículos, correos y complementos, hizo que esta grapa sea mucho más que una grapa. Millones de extras que nunca van a ser superados y mucho menos por esta reedición de Panini que tiene los mínimos (glosario de jerga militar) porque son imprescindibles. La cole es bastante mediocre, pero muy interesante y hasta inleludible para el aficionado a la Historia Militar en general o al Conflicto de  Vietnam en particular y los primeros 13 nº son modélicos gracias a un trabajo de M. Golden espectacular. Lo malo es que para conseguirlo Panini obliga a comprarse los 2 1º tomos pues cada uno incluye 10 nº (no obstante PDA los reeditó en un tomo, si no me equivoco, que aún se puede encontrar). Hubiera sido más conveniente, pero menos inteligente desde el punto de vista comercial, tomos de 12 nº pues al cubrir cada nº un mes cada tomo sería redondo. En el post tienen revisado todo el material publicado aquí así que se habla de lo que serán los presumibles 4 primeros tomos de modo que pueden valorar si meterse en la cole o no. Es un Lord_Pengallan primerizo pero retocado. En fin, alucinaré como llegue a poder terminar esta cole mediante una edición española. Es que ni lo soñaba.

CIUDAD ROTA. Una historia genérica de Batman que ya editó Norma y que ha reeditado recientemente PDA así que igual en poco tiempo ya no está disponible. No perdemos nada salvo los fans de Batman.

RUNAWAYS. Panini acomete la reedición de la mejor serie regular superheroica del siglo XXI si bien en pequeñito y en tomo. Nunca he hecho una revisión completa y he de hacerla pues por esta omisión no está en mis top cuando, como les digo, es la mejor serie mainstream, la etapa Vaughan, de lo que llevamos de siglo. Cosa que tiene mucho mérito pues es totalmente nueva. Una lectura fresca, divertida, dinámica, original y bien dibujada a la que no le perjudica la reducción (presumo) porque el dibujo es sencillo y no hay más de 4 viñetas en cada página. Si no se sigue publicando ni tiene tan buena prensa es porque un friki es un cerdo y a este no se le puede echar margaritas.

PERSÉPOLIS. Ahora circula en tomo. Es una lectura muy interesante y recomendable pues permite entender mejor al Irán moderno y ensancha un poco nuestras miras estrechas debido a nuestro tradicional etnocentrismo y al provincianismo de los periodistas. No defiende al Irán clerocrático pero sí da pistas de porque se comporta así y es tan hostil a EE.UU. En fin, buena lectura con un grafismo naïf que además nos hace entender mejor el mundo. Pocos cómics ahí así y menos que sean autobiográficos pero es que en este caso, a diferencia de Maus, la anécdota que es una vida transciende pues Satrapi sí mira más allá de su vida de tal modo que se convierte en otra portavoz de los ciudadanos occidentalizados de los países musulmanes.

16.12.11

Cómics en las estanterías now I

Aquí se me ha acusado de que sólo critico cómics que ya no se pueden encontrar en las tiendas. Es cierto la mayoría de las veces, pero, entre que este blog tiene ya 6 años y la maravillosa política de reediciones que estamos viviendo, la cosa hay que matizarla. Para eso inicio una serie de post en las que voy a señalar los cómics posteados que se pueden encontrar ahora en una tienda o al menos están disponibles en la editorial.

CONAN: desde que terminé mi revisión de Conan el bárbaro PDA ha sacado 4 tomos más. Curiosamente sigue en el mismo post. Apretad en la etiqueta Conan para ver los anteriores. Lo malo es que la edición del material clásico no es buena del todo, el coloreado de Conan el bárbaro, al menos en sus inicios, es moderno y el papel no es el adecuado y vienen en un tomo tapa dura que sólo es aceptable cuando se trata de BWS (1º 4 tomos) y las 150 primeras portadas no se incluyen. Pero bueno esto es lo que pasa cuando se llega 30 años tarde. También inicié y terminé de revisar Conan rey  y después PDA comenzó a reeditarla en tomos. De momento llevan 1. Tapa dura y tal pero al menos el interior es más respetuoso. Ese tomo comprende los 8 1º nº que son reseñados en este post. Finalmente PDA ha reeditado en tomos la cole Conan la leyenda. Tenéis en la etiqueta de Conan algunas de sus grapas reseñadas y en este post una revisión incompleta de la misma ya que no la hice entera. Todo, exceptuando lo de BWS y alguna perla aislada, es material mediocre o malo.

SANDMAN: desde que terminé su revisión, la enésima reedición de esta serie, esta vez por parte de PDA, ha sido bastante tormentosa y no amaina. Ahora al menos hay disponibles unos gruesos tomos que hacen que hacerse con la serie sea caro (pero claro no es lo mismo coleccionarla mensualmente durante años que hacérsela en un año) pero al menos la edición es homogénea. Esta cole es un hito pero tampoco es tan buena como se dice. Ha envejecido pero sigue siendo una colección de cuentos interesantes e imaginativos así que no era necesario tanta parafernarlia para reeditarlos. No es imprescindible tenerla entera. Basta con tener los tomos que contengan Fábulas y reflejos, Estación de tinieblas y Casa de muñecas. Aunque está desordenada en la etiqueta Sandman tienen la revisión completa, pero tengan cuidado que es un Lord Pengallan muy novato.

CAMELOT 3000: cuando la critiqué una reedición de esta maxiserie era improbable, hoy deseamos que esto hubiera sido así porque lo que salió fue un absurdo absolute. Lo bueno es que quizás lo salden, lo malo es que no se puede meter en casa. Una mixiserie mediocre, pero es singular y está dibujada por Bolland así que tiene un pase si uno es artúrico acérrimo o fan del dibujante británico. Cuidado con el post que es Lord_Pengallan del 2006.

JLA DE MORRISON: una etapa que va de más a menos pero interesante y entretenida escrita por el Morrison más legible posible y una de las primeras piezas de la macrohistoria que está haciendo el escocés en el UDC mientras esquiva al Didio y políticas editoriales alucinadas. Merece la pena pero desgracidamente está disponible en un tochal impracticable con una traducción peculiar porque los argentinos no saben decir follar o en tomos destraducidos. Sí, es terrible pero una de las mejores etapas del mainstream aún no tiene una edición española aceptable  y eso que vamos por el 3º intento. ECC es tu oportunidad de lucirte!! La tienen revisada en los primeros post de la etiqueta JLA. Este es su cenit. Miren al cruzar que es un Lord_Pengallan primerizo.

BLANKETS: un hito gafapástico. Así que sólo es apto para aquellos que gusten de leer historias constumbritas y anecdóticas en las que sus protas se ahogan en vasos de agua. Quizás lo más singular de este cómic es que está muy bien dibujado. Lo bueno es que es un tocho caro e incómodo de leer así que no pasa nada por no poder acceder fácilmente.

Próxima semana más. Sí, es terrible todos son tomos caros y en muchos casos aberrantes o incómodos de leer. No hay nada como una primera edición. Sobre todo cuando es de los tiempos en que se consideraba al cómic como algo popular y esto se asociaba con barato. El geto es lo que tiene, exclusivo pero jodío.

14.12.11

Critiquita 334: Miedo encarnado nº 1, M. Fraction y S. Immonen, Marvel-Panini 2011

Normalmente yo siempre he vivido alejado de los megacrossovers por la simple razón de que siempre me han hecho más tilín las coles secundarias. En el siglo XXI he seguido igual pero esta vez Marvel me ha cazado. Todo un ejemplo de lo que han cambiado los tiempos. Pasé de Casa de M porque eran mutis y pasé de Civil War porque no me cabía en la cabeza ese concepto aplicado a los superhéroes (a día de hoy es el único de los megacrossover de la Era Quesada que no he leído), pero me hice con la tontería de Invasión porque me regalaron el 1º nº (que me gustó lo malo es que la serie degenera tan rápido que cuando lo notas ya no vas dejarla para lo que queda) y me hice con Asedio porque Thor es la cole que me introdujo en los superhéroes y ese megacrossover (pero menos que los anteriores) le daba de lleno. La razón porque voy hacer Miedo encarnado es por llevarme una grapa a la boca, porque toca a Thor y por el dibujo. Si la hubiesen dibujado mediocres como McNiven o Yu posiblemente la hubiera dejado.


Este número no está mal. Es entrenido y bonito. De hecho es el mejor nº 1 de todos los nº 1 de los megacrossover porque no parte de una idea chorra difícil de asumir. Es muy clasicote. Una premisa fantasiosa de las de toda la vida. Un ejemplo, sale la fortaleza nazi  de la Antártida. Por qué no dejamos estos clichés ya mismo? Dentro de poco hará 80 años que los nazis tomaron el poder en Alemania y el género superheroico es juvenil y moderno. Puro Hellboy que revela que Fraction nunca se quedará calvo. Así pues estamos, de momento, en una historia que podría haberse leído en los 80 en la que Fraction está correcto aunque se pasa con sus referencias a la actualidad y le pierden las grandes frases. Ese Los dioses nos han abandonado Spiderman con que termina la grapa es tan impactante como estúpido. Los asgardianos no son los únicos dioses de Marvel (y si la ciencia humana los puede clonar yo digo que ni siquiera son tales) y, además, no son los seres más poderosos del UM. Así pues el cómic no está mal, en parte porque es una grapa doble, pero no lo suficiente como para estar exento de peros. Así, tiene uno grande: los asgardianos no son como vienen siendo, ni siquiera en la cole de Thor de Fraction, con lo que el tema chirría bastante, si bien sólo para aquellos que lean Thor desde hace años. De todos modos hay que reconocer que es difícil escapar (más cuando Fraction no quiere) de la premisa estúpida de Straczinsky de humanizar a los dioses (miren como le ha ido con Superman). Para que luego digan que en la Era Quesada no se respeta la continuidad. Qué se pase Mefisto por Thor. Otro pero, esta vez editorial, es que Panini no informa de cual es la extensión de este evento. Son 7 nº? 

Así, Miedo encarnado traspasa la frontera de lo decente única y exclusivamente por el bonito trabajo que hace Immonen con un estilo que recuerda al de Coipel (el mejor dibujante de Marvel hoy por hoy). Su dibujo sencillo pero elegante y atractivo y su narrativa clara, dinámica y fluida bastante clásica (la media de viñetas por página es superior a 4!!), hacen que sea una grapa muy agradable de leer y un festín visual. Cuando las cosas se hacen bien y no se intenta inventar la rueda todo funciona bien. De este modo Immonen, un dibujante con un talento y una capacidad superior a muchos dibujantes populares pero con el ego de un engranaje, se revindica a sí mismo y a una forma de entender el oficio consiguiendo con ello codearse con Coipel por encima de todos los demás. Hay que armonizar la personalidad de artista con la historia y el público porque estamos en un producto pop. El único pero que se le puede poner es que sus dragones son más chinos que nórdicos.

En fin, Miedo encarnado es una historia clasicota que no tiene pinta de que vaya a ser legendaria (pero qué megacrossover lo es?) pero que cumple su función, entretiene e interesa, y tiene el plus de contar con el dibujo modesto, en el sentido de que no busca llamar la atención, pero espectacular de Immonen gracias al cual esta grapa está visualmente a años luz de la media gráfica de Marvel (que es superior a la de DC). Por tanto, es la mejor grapa Marvel del momento.

7.12.11

Mito del Eterno Retorno: La Guerra del Caos. Los muertos vivientes.

El 2º tomo del evento La Guerra del Caos lleva el subtítulo los muertos vivientes. Un subtítulo puramente comercial pues no tiene nada que ver con el interior ya que no va de zombis. Una mala práctica empresarial que en un mundo tan pequeño como este todavía es más deleznable. Así que quedémonos con el título de la intro firmada por Clemente, breve, sencilla y superficial como siempre, Vida, muerte y resurrección en el Universo Marvel. Ese sí es pertinente porque en este tomo no salen zombis, ni siendo lo más laxos posible en la definición de esta criatura, sino resucitados.

El Mito del Eterno Retorno es el reconocimiento de nuestros antepasados de la naturaleza cíclica de la Vida-Tierra. Para ellos eso era más importante que la linealidad y por eso medían el tiempo en ciclos. Nosotros, por el cristianismo y el racionalismo, hemos puesto la linealidad por encima del ciclo a pesar de que nuestra vida sigue llena de ellos: años, cumpleaños, partidos del siglo, fiestas, salones, nº 1, reloquesea... Todo a nuestro alrededor sigue como en la Antigüedad, muriendo para inmediatamente empezar a renacer, pero estamos emperrados con la linealidad. Ese es uno de los grandes problemas que el mainstream ha de resolver ahora que ha llegado a la madurez. La indefinición de la continuidad, que es como se conoce a la linealidad en el género, es hoy motivo de polémica porque como siempre los frikis toman posiciones radicales. O hay que coronarla o hay que matarla. Está claro que hay que compatibilizarla con lo cíclico tal y como hicieron los antiguos. A ellos no se les escapaba la linealidad de la vida humana pero prefirieron concentrarse en lo positivo, la inagotable capacidad de la Naturaleza para renovarse a sí misma. En resumen, creo que en el mainstream debemos empezar a aceptar El Mito del Eterno Retorno porque es inevitable tanto cuando se habla de héroes y como cuando se es comercial, pero sin entender que eso anula a la continuidad. Ambos son compatibles, no mutuamente excluyentes. Hay que complacerse con la evolución de la linealidad pero también celebrar la renovación de la "Vida". En ese sentido este tomo es un paso en la asunción de El Mito del Eterno Retorno como algo válido, orgánico y positivo y no como una trampa sacacueartos que enloda lo anterior. Lo malo es que es un paso bastante inconsciente de modo que carece de la seriedad y la profundidad que precisa esta tarea, convertir a los lineales y alineales al ciclo o mitificar el género.


La Guerra del Caos es un mediocre evento a cargo de F. Van Lente que, a pesar de su modestia editorial, es el enésimo conflicto en que el Universo corre el peligro de desaparecer. Un evento mítico que ha resultado malo porque Van Lente juega a ser Morrison o Moore cuando no es más que un escritor mediocre sin mucha cultura. Así La Guerra del Caos ha resultado ser un evento rutinario y vulgar a pesar de que su pureza mítica le posibilitaba para llegar lejos. De todos modos hay que reconocer que uno no se puede poner mítico cuando se es dibujado por K. Pham, hierático, soso y inespresivo como el solo. En fin, que esto de La Guerra del Caos rompe las reglas del Universo de modo que los muertos resucitan. De ver eso se encarga este tomo, pues reúne las 3 historias, un tríptico, un one shot y un díptico, que Marvel ha sacado para sondear la aceptación que tienen entre el personal pjs que duermen el sueño de los justos pero que antaño dieron dinero a la empresa no vaya a ser que se esté perdiendo dinero tontamente. Por eso estas historias tienen el final abierto.

Vengadores muertos, F. Van Lente y T. Grummet. Es la mejor de las 3 historias y lo mejor que el evento ha dado. Casi es capaz de justificar todo el tomo ella solita. La miniserie tiene un sabor clásico muy fuerte. No es la sencillez y funcionalidad del dibujo y el coloreado lo único que evoca el pasado, sino que está protagonizada por pjs que son muy familiares a los viejos pero que ningún lector posBendis conoce (quitando Marvel y, quizás, La Visión y El Segador), la historia es heroica y está narrada de forma clásica, sencilla, directa y agónica. Los Vengadores muertos, El Espadachín, Chaqueta Amarilla femenina, Capitán Marvel, Druida, Grito de Muerte (Mortal para el traductor de Panini, evidentemente un tipo posBendis) y La Visión, resucitan en medio del Caos. Esto sirve a Van Lente, lo suficientemente listo como para percibir las esencias, pero lo suficientemente torpe para no saber qué hacer con ellas (el mejor ejemplo es que sólo es capaz de apuntar el efecto que tiene en La Visión el haber resucitado a pesar de ser sintético), para loar a los superhéroes pues les pone rápidamente a salvar a los débiles renunciando así a la reflexión y al descanso y poniendo en peligro el don que acaban de recibir. En ese sentido Van Lente captura perfectamente el carácter sacrificado y sufriente del Héroe. Sólo existe para servir y proteger de modo que ha de renunciar a su yo pero sin dejar de ser activo.

Alpha Flight, J. McCann y R. Brown. Esta grapa singular entomada es muy parecida a la anterior pues su sabor clásico también es muy fuerte. La mala suerte es que es bastante floja. El guión, que resalta la integridad del Héroe, es demasiado tontorrón y el dibujo es tosco. En la miniserie anterior los vengatas resucitan por el Caos, en esta los canadienses resucitan porque Las Grandes Bestias así lo quieren. Por ello renuncian al don ya que no quieren tener nada que ver con el Mal. Así, representan al héroe moral típico de la ficción cristiana que poco a poco el mainstream ha ido expulsando.

X-Men, C. Claremont, L. Simonson y D. Braithwaite. Se parece más a la primera en cuanto que resalta el sacrificio y el altruísmo del héroe pero su aspecto es más moderno y su guión, evidente en cuanto lees quienes son sus autores, es más introspectivo y dramático. Si Van Lente prima la acción y se limita a bosquejar el interior de los protas, Claremont y la Simonson lo llenan todo de reflexiones trágicas. La razón es que hablan, más que de heroísmo, de redención y segundas oportunidades de modo que, al convertir la historia en una cuestión egoísta, personal, rebajan el heroísmo. Es cierto que las tribulaciones del Héroe son la alegoría de las nuestras, en ese sentido el mito heroico tiene un componente individualista, pero lo que le ha hecho cíclico es precisamente que se sacrifica por los demás. Por eso los autores de este díptico no debieron anular esa característica al ponerles casi siempre ensimismados. Quizás por eso su actuación es más global que la de los otros superhéroes resucitados.

En fin, el tomete este es mediocre, a pesar de que tiene el valor de revindicar el carácter heroico del superhéroe, porque renuncia a hacer metacómic. La historia era inmejorable para reflexionar sobre el héroe superheroico, sobre las convenciones en que se asienta, continuidad, resurrecciones, etc. pero de nuevo lo pop lo sepulta todo. La Guerra del Caos podía haber sido la Crisis Final de Marvel pero es que esta editorial ahora sólo se preocupa por lo fatuo y superficial. Así, este tomo sólo es disfrutable si se lee desde la distancia, es decir, fingiendo que tiene un componente metasuperheroico. De todos modos quizás lo que pasa es que no lo he entendido bien. Quizás el mensaje del tomo es que el heroísmo ha muerto (por ahora) en el mainstream. Que por eso sólo los superhéroes de antaño son íntegros y sacrificados. Los autores lo niegan y por eso algunos de los resucitados no vuelven a su descanso, pero parece que el público, el relativo fracaso, pero no por ello indoloro, de Alpha Flight lo demuestra, más joven, no opina lo mismo. Viven en un mundo amoral y ensimismado y eso es lo que quieren ver en los cómics. La Edad Heroica es simplemente un desesperado e hipócrita intento de que los viejos del lugar sigamos al pie del cañón
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog