29.7.10

Descubriendo la rueda: Los 4F de Lee&Kirby son buenísimos.

Hace un tiempo ya les dije que a mi los 4F nunca me han hecho tilín. Pero ahora que he empezado con la grapa de los 4F, por esto de que si las grapas no vienen a mi iré yo a ellas, me decidí a retomar la lectura de los 3 tomitos de este supergrupo que sacó EL MUNDO en el 2003 (equivalentes c/u a una BM pero que valían c/u 2€ ) que contienen los anuales 3 y 5 y los nº de la serie regular del 44 al 67. Digo retomar la lectura porque en mi primer intento no pude pasar del 44. Como ahora ha sido diferente, me he encontrado inesperadamente con unos comics estupendos.
Mi opinión sobre Lee&Kirby está impresa porque la puse en una carta que se publicó íntegra en el correo del nº 34 (si no me equivoco) de la BM de Thor  ocupando el correo entero, es que era, como no, extensa, en parte porque no debía haber mucho más correo y en parte porque ofendí a Fonseca por lo que decía sobre esos autores estadounidenses. Ese nº no la tengo porque el material que contiene ya lo tengo en grapa y no soy tan megalómano (pero si alguien me pudiese escanear su correo...), de modo que no recuerdo con exactitud lo que dije pero, más o menos, era que Lee&Kirby no son autores de superhéroes. Era la arrogancia de la juventud que no se sabe ignorante, pero hoy en día sigo opinando lo mismo aunque con matices.
Lee no me parece un guionista de superhéroes porque en realidad era cómic romántico y folletinesco lo que escribía una y otra vez. No soy un experto en la obra de Lee, de modo que mi opinión es osada, pero creo que lo único que hacía Lee era escribir sobre pjs torturados prisioneros de un triángulo amoroso o de su timidez, lo que no es algo particular de los superhéroes. Por otro lado Kirby es un dibujante tan creativo que es inclasificable y su estilo es tan complejo que no se puede considerar que sea de superhéroes. Es una rara avis así que no se puede decir que sea un dibujante que practique el estilo del género, a pesar que este tiene algo de él.
Creo que sus 4F me dan la razón ya que es muy significativo que los primeros superhéroes que crearon en realidad no son superhéroes, superhéroes. Los 4F ni tienen identidad secreta ni llevan máscara, es más, son gente pública y famosa, sus aventuras suelen ser más de exploración que de restauración y tienen un aire familiar que los hace estar más cerca de los Addams o los Monster que de la JLA o los vengatas. Además, para compensar la relación entre Reed y Susan, indecisa entre ser el tradicional estereotipo femenino machista (su auténtico deseo) o ser una mujer moderna, Lee mete el culebrón de la Cosa y Alicia y, como eso no parecía suficiente, el amor fou entre Johnny y Crystal, mientras que Kirby, más que preocuparse por la acción y hacer cuerpos apolíneos, se preocupa de hacer entornos fantásticos y novedosos, de Wakanda a la ciudad inhumana pasando por la Zona Negativa.
De todas formas todo eso no les privó de hacer comics protagonizados por superhéroes buenísimos. Los cuales, a pesar de los años, siguen siendo chisporroteantes y dinámicos porque la prosa de Lee, a pesar de parecer hoy excesivamente charlatana, sigue funcionando al ser verdadera y simpática y porque Kirby sigue funcionando al ser lo suyo atemporal. Tuvo una dificultad freudiana para hacer manos, pero es majestuoso, extraño, dinámico, singular, expresivo y atractivo como nadie.
Esta muestra de la larga etapa de estos autorazos en los 4F comienza con el anual 3, que es el de la boda. Es un poco flojo porque no tiene nada especial, salvo el genialmente pop motor de la historia, el hecho de que Doom influye negativamente en las emociones de los supervillanos del UM, y porque su truco para convocar al UM al completo esta ya muy visto, pero eso no significa más que sentó precedente. Los siguientes nº (44-47) son un poco mejores, banales pero entretenidos porque Lee&Kirby supieron crear muy bien tensión y misterio mezclando diferentes subhistorias y presentando novedades maravillosas en cada grapa. Además, al ser una historia un tanto naif, ya que se hizo sobre la marcha, se mantiene fresca. Tras ella viene la trilogía de Galactus (48-50), una obra maestra y un hito de los comics.
Esta historia es la que me hizo ver lo que son los comics Marvel. No la había leído hasta ahora (me considero muy afortunado de que se incluyese en esta selección de EL MUNDO), pero el tema es que hace tiempo conocí a un chaval que me contó que de pequeño vivía acojonado por Galactus. Él no tenía problemas con los supervillanos porque sabía que no existían, pero quién le decía a él que en las profundidades del espacio no existía un Galactus? Y el miedo no era que existiese, el miedo era que no había superhéroes que nos salvasen. Eso me hizo ver con claridad la verdadera medida de los comics de antaño de Marvel (de los 60 a los 80), lo tremendamente impactantes que eran para los chavales que tuvimos la suerte de leerlos.
Lo 1º que sorprende de esta gran obra es la naturalidad con la que esta resuelta. Empieza en medio de una grapa y se resuelve sin aspavientos y estridencias en 2 grapas! Es increíble la rapidez con la que Lee&Kirby finiquitaron un argumento tan genial. Hoy un guionista (o pareja autoral) que tuviese una idea semejante (y encima pariese a 2 pedazos de pjs como son Galactus y Estela Plateada) no la "tiraría" tan rápido sino que construirá una historia que durase años y Lee&Kirby arrogantemente la resolvieron en un plisplás!
El comienzo es magnífico al crear los autores una atmósfera extraña y ominosa, la cual estropean porque la resolución rápida del intríngulis es anticlimática, pero no importa porque su solución es abracadabrante. El nudo es el enfrentamiento entre los 4F y Galactus. Es convencional pero eso es ampliamente compensado por la osadía y la originalidad de las ideas argumentales: la preparación del planeta para su destrucción, la existencia de un devorador de mundos con heraldo, la cualidad de grano arena en una playa de la humanidad... El final del conflicto apocalíptico es rápido, ni siquiera dura toda la 3º grapa, y simplón, pero eso es compensado por la sobrecogedora indiferencia de Galactus y los viajes heroicos de Estela Plateada, que más que descubrir los sentimientos, descubre el libre albedrío (mejor estar aprisionado en la Tierra que servir a Galactus es el verso de Estela Plateada en esta historia), y de la Antorcha Humana. Todo ello magníficamente dibujado por Kirby. El diseño de Galactus no me parece especialmente afortunado, pero el de Estela Plateada, al parecer un ídolo, se sale. Esa simplicidad, esos ojos y su tabla componen una obra maestra. Lo más brillante es el viaje de Johnny, particularmente las viñetas donde se reconfigura. Aún en pequeño y en b&n tienen una fuerza tremenda.
El ritmo desciende en los siguientes nº porque, al fin y al cabo, Lee&Kirby son meros mortales, pero a cambio aparece en nuestras vidas la Zona Negativa. La historia del doble de la Cosa (donde esta la famosa por su calidad viñeta de la Cosa en un día de lluvia, una de las viñetas más grandes de Kirby) es sencilla y poco original, pero esta maravillosamente resuelta sobre todo gracias a que Lee estuvo muy acertado con el melodrama. Luego viene lo de Pantera Negra y Klaw. Es lo más flojo pero tiene su valor porque, en plena lucha por los derechos de la minoría negra estadounidense, Lee&Kirby crearon un pj negro que al ser un rey, rico y brillante era muy diferente a la imagen de los negros que tenían los estadounidenses. En medio de esto esta la historia del Preste Juan, alucinante que se pase por el UM semejante pj, que menciono porque la viñeta donde Kirby nos lo presenta, que es la 1º vez que la veo (en b&n y en pequeñito), es una de las viñetas más impresionantes de Marvel que he visto en mi vida. Es simplemente perfecta. En este tramo los 4F se mantienen interesantes gracias a que la trama principal convive con el viaje de Johnny y Wingfoot y la trama de los inhumanos, pues forman un conjunto dinámico, fluido y muy moderno al superar la linealidad autoconclusiva que era la norma entonces. La calidad vuelve a subir con la historia en la que Doom roba los poderes a Estela (57-60). Una historia magnífica por el drama que le pone Lee, por como borda Doom el papelón de supervillano pop (secando mares, oscureciendo cielos y congelando el trópico sólo por fastidiar y fardar), por como Kirby resuelve la escena del robo de poderes (magistral) y por ese final inesperado y superfolklórico (inevitablemente recuerda a esos cuentos donde el pobre mortal con ingenio conseguía burlar al todopoderoso Diablo). Esta historia la desconocía por completo pero es la leche. También hay que mencionar la espectacular y breve escena donde El Vigilante hace mutis por el foro porque una nueva raza humanoide empieza a evolucionar en el sector 34! Qué grande.
En este momento cualquiera hubiera apostado a que Lee&Kirby bajarían el ritmo, pero nada de eso. La resolución de la trama de los inhumanos y las apariciones de Blaastar, el centinela Kree (magnífico diseño de Kirby), la Inteligencia Suprema Kree, Ronan y Él mantienen la calidad y al lector le quitan la respiración. Qué creatividad más desbordante y qué pericia autoral! Cierra el tema el anual 5. En él los 4F se enfrentan a Psicoman en una historia de lo más convencional resuelta con oficio (donde, no obstante, se revela una noticia transcendental para el UM) que sobresale por la genialidad que es el supervillano Psicoman (Aunque Psicoman es el amo de las emociones ... Es ajeno a la emoción de la ... compasión! Olé tus huevos Lee), al que ya conocía. Me encanta su diseño (aunque sus piernas son muy flojas) pero sobre todo su máquina de psico-rayos de Duda, Odio y Miedo, que recuerdan a los 3 aires de la música céltica mítica: el de la tristeza, el del amor y el del sueño (si no he recordado mal). Lo completa una sencilla pero magnífica historia de Estela. En ella Kirby hace uno de sus mejores trabajos porque Estela y Quasimodo nacieron para ser dibujados por él (este último me encanta y es una pena que este olvidado, aunque nadie es capaz de dibujarlo como Kirby, así que tal vez estén bien las cosas así), mientras que Lee se marca un cuentecillo moral donde mete todas sus obsesiones (la fealdad, la incompresión, la intolerancia, la soledad...) y da rienda suelta a su prosa melodramática (La culpa no era mía! Cumplía el propósito de mi creación! No sabía hacer otra cosa!) de modo que vehiculiza brillantemente el tremendo contraste físico y moral que hay entre los 2 protagonistas. Un maravilloso final para 2 años de historias geniales que, por supuesto, deja con ganas de más.
Así pues estos nº son magistrales. Los argumentos no son brillantes ni originales pues surgen del folklore europeo recogido a partir del XVIII, de la literatura popular y de CF (las ideas dominantes en el género en los 50 son las que alumbraron al UM) y de clásicos de la literatura como Shakespeare. Por ello, la bondad de la que nace la enorme calidad de estos comics esta en los autores. El trabajo de Lee es estupendo ya que es todo un maestro caracterizando pjs, los define muy bien tanto a través de lo que hablan como por como hablan ya que cada uno se expresa de una forma diferente (leyendo un globo somos capaces de adivinar su dueño), de modo que podemos familiarizarnos con ellos, y, aunque no es un literato, sabe expresarse muy bien, con claridad y naturalidad, y al tener muy bien estudiado a Shakespeare, domina el melodrama de forma pasmosa y sabe ser florido. Por todo esto es el que mejor ha escrito a la Cosa (también es el que mejor ha escrito a Volstagg). El trabajo de Kirby es maravilloso por su estilo expresivo y poderoso y porque su talento narrador y su desbordada creatividad transcienden las funciones básicas del dibujante de comics. Pero su trabajo es sobresaliente porque juntos eran mucho más que eso. El carácter fenicio de Lee conseguía sacar lo mejor de la imaginación caótica de Kirby y el misticismo psicodélico de Kirby rebajaba la cotidianidad y el melodrama de las propuestas de Lee. Un gran ejemplo de su grado de compenetración es lo bien que uno escribía villanos shakespiarianos y lo bien que los dibujaba (feos de expresión cruel como Ricardo III) el otro. Por eso, al anular cada uno los fallos del otro, son una pareja insuperable y legendaria y, desgraciadamente, irrepetible que hicieron comics  muy de su época y a la vez atemporales.
El único pero que puedo poner en este post es por la edición de batalla que es la BM. Comprendo que el estado de los originales y la comercialidad de la cosa no den más que para el tamaño pequeño y el b&n, pero hay que reconocer de una vez que esa edición es un latrocinio porque nos hurta el color y el tamaño que son necesarios para admirar la obra de Kirby. Es cierto que este dibujaba de forma que sus páginas funcionasen en b&n, pero también que estaban destinadas al color. Se nota que esas viñetas sin fondos están destinadas a llevar un color que expresase la emoción o tensión del momento, del mismo modo que es evidente que sus viñetas supercurradas y abigarradas en color no son ininteligibles como lo son en b&n porque Kirby utilizaba el color para separar planos y ayudar al ojo a descifrar el dibujo. De este modo salta a la vista que gráficamente estos comics están empobrecidos (por ejemplo la trasformación de Quasimodo en b&n es una chusta, lo mismo que Estela, quien en b&n no es nada). En mi opinión jugó una mala pasada la nostalgia. La generación Vértice (sector tan fundamental para el éxito de los BM que, cuando desaparecieron, se acabaron) es la generación del b&n porque se criaron con comics, tv y cine en b&n de modo que para ellos el color es algo irreal, algo nuevo, algo extraño, algo innecesario. Es comprensible, por tanto, que no se diesen cuenta de que el color es fundamental. En fin, espero que en algún momento podamos volver a ver a Lee&Kirby a su tamaño y con su color, el pop y la psicodelia sólo es tal en color, porque sus 4F lo merecen y lo necesitan, y así podré saber que pasa con Él y seguir leyendo sus chisporroteantes aventuras.

22.7.10

Conan el bárbaro: final, 170-213 Es/232-275 EE.UU.

Con este post pongo punto final a mi última relectura de "Conan el bárbaro" y así termino un proyecto que me ha llevado mucho más tiempo del que preveí. Antes de este post debería haber habido otro ya que estos casi 45 nº finales se dividen en 2 etapas muy diferentes pero, como una de ellas no daba para un post ya que sólo duró 8 nº y sólo se puede hablar mal de ella, decidí juntarlo todo.
Estamos en el nº 231 EE.UU., es decir, la cole casi lleva 20! años en el mercado y, después de la excelsa etapa de Owsley (100-51 Es/172-213 EE.UU.), la serie había entrado en barrena, otra vez, tanto gráficamente como literariamente. Había que hacer algo, sobre todo porque estamos en 1990 y los vientos de cambio cada vez son más fuertes en el mainstream ("Conan Rey" había caído en 1989), de modo que Marvel decidió resetear la colección. Este reseteo o reboot es el acontecimiento crítico que forum aprovechó para introducir el formato comic book en la cole.
El reboot buscaba, presumo yo, reverdecer la cole para atraer a la nueva chavalería que estaba renovando el público mainstream. Para ello se volvió al principio, al Conan adolescente que empezó la cole, para volver a comenzar pero sin recontar nada, y, además, con un estilo gráfico que remitiese al de BWS (la portada inaugural de la nueva etapa es un homenaje a una famosa ilustración del pj hecha por BWS). Prueba de que BWS esta menos pasao que J. Buscema. Algo un poco absurdo porque, cómo vas a atraer lectores nuevos apelando al pasado? Pero no pasaba nada ya que este movimiento editorial acabó con una nefasta y desnortada etapa en la que distintas parejas de autores se iban sustituyendo mensualmente en la cole haciendo historias inconexas y malísimas.
La idea del cambio era oportunísima pero los renacimientos nunca cuajan porque las circunstancias no son siempre las mismas. Ni los 70 eran los 90, ni la Marvel de los 70 era la de los 90. De todos modos es evidente que la cosa pudo salir mejor porque salió fatal. Para escribir se contrató a M. Higgins, un mediocre guionista, y para dibujar a R. Lim, que pronto sería sustituido. M. Higgins lo hizo todo mal, no sólo ideó una historia estúpida sino que esta iba contra el scope de una cole que tenía casi 20 años. Quizás hizo lo que le dijeron. Sea como sea, era una mala idea, no se puede revolucionar una serie de forma tan radical sin haber renovado a sus seguidores. Estoy seguro de que todos los que llevábamos con ella años alucinamos con un cambio tan radical que, además, era totalmente diferente a lo que queríamos encontrar en la cole o a lo que relacionábamos con Conan. Higgins hizo un culebrón adolescente de Fantasía de modo que no respetaba para nada la base establecida por R. E. Howard, así que se estrelló prontísimo. Lim sólo duró 4 nº, no sé si eso estaba programado o fue porque porque es evidentísimo que no servía para la Fantasía. Mi teoría es que Lim fue contratado para dar a la serie un aire más actual pero, aunque dibujaba bien la violencia y cumplía el requisito de homenajear a BWS (su 1º nº empieza con un descarado homenaje al trabajo de este dibujante en La hija del gigante helado), era un negado para la Fantasía de modo que hubo que prescindir de él. Le sustituyó G. Hartle, que es un dibujante dinámico porque domina magistralmente la anatomía, pero tiene un estilo áspero, no se preocupa de los fondos y carece de creatividad, al igual que Lim. Por eso no duró mucho. Más que Lim porque sus páginas tienen un ligero aire buscemiano. Por tanto, los dibujantes empeoraron aún más los terribles guiones de Higgins. Pero Marvel no paró ahí, pues los cambios también alcanzaron al color de la cole, que había alcanzado cotas de gran belleza. Este se afeó muchísimo principalmente por una nueva técnica de coloreado, supongo, ya que el colorista es el mismo que llevaba coloreando la serie durante años de una manera espectacular, Roussos, que pronto fue sustituido por un negado Yomtov (se nota una mejoría cada vez que es sustituido por Roussos). De este modo, la serie, en un pestañeo, acabó aunando un guión deplorable con un dibujo áspero y un coloreado feo y pobre, así que Marvel se vio obligada a rectificar rápidamente. Es pura especulación, pero seguro que las ventas bajaron en picado rápidamente. No puede haber otra explicación a que Higgins y el experimento de rejuvenización y actualización sólo durasen 8 nº.
El roto fue arreglado por R. Thomas bajo seudónimo en el 178/240. En ese nº el guionista cerró la putrefacta (se me van acabando los adjetivos) historia de Higgins sin mejorarla un ápice.
El rotundo fracaso de Higgins trajo de vuelta a R. Thomas quien vino con la continuidad. De modo que 9 nº después la cole daba otro bandazo pues, de un reboot no se volvió a las cosas como estaban antes de este, sino a como estaban hacía años ya que R. Thomas buscó inspiración en los guiones que había hecho años atrás para las coles de Conan. Un desatino ya que su desmedida afición por la continuidad alejó de la cole a los seguidores más recientes, presumo, por sus múltiples referencias a nº muy antiguos de la serie y por su intento de cohesionar La espada salvaje de Conan con Conan el bárbaro, ya que eso, además de excluir, quitaba la poca frescura y flexibilidad que le quedaban a la cole. Fue así porque paradójicamente a R. Thomas siempre le ha costado escribir sobre Conan. Él mismo lo ha reconocido. Si os fijáis una porción importante de sus historias (al menos en Conan el bárbaro) están basadas en novelas o relatos protagonizados por Conan o bárbaros parecidos. Así pues, estaba claro que con un guionista sin ideas, maduro y mediocre el tema no iba a resultar bien, de modo que no sorprende que la cole terminase casi 3 años después, prueba clara de que el grueso de sus seguidores eran conservadores y clásicos, ya que R. Thomas no hizo más que prolongar la agonía dado que, al igual que los últimos emperadores romanos, no supo renovar el tema. Por eso no extraña que su 1º historia, un tríptico, sea una absoluta mierda. El argumento es una gilipollez y, además, esta fuera de lugar en la Era Hibórea y, para más inri, el dibujante, G. Hartle, empeora las cosas con un estilo inadecuado para la Fantasía.
En el 184/246 los guiones alcanzan la mediocridad, un paraíso teniendo en cuenta que la cole llevaba metida en la mierda casi 2 años, y los dibujos en el 186/248, cuando M. Docherty se convierte en el 4º dibujante regular de la cole. Este es un dibujante funcional y muy dependiente de los entintadores cuyo estilo le afilia a la escuela de J. Buscema (además, como fue entintado por los mismos entintadores filipinos que entintaron al maestro, la filiación roza el clonismo), de modo que con él se remata el retorno al pasado sin que eso ayudase a la cole, ya que su estilo serio, sobrio y clásico no mejoraba ni un ápice los convencionales y sosos guiones de R. Thomas, quien recuperaba a Red Sonja y Zula para ayudarse a escribir un pj que no le inspiraba ni le motivaba lo suficiente. Lo malo es que los manejó penosamente, sobre todo a la pelirroja, un pj que nunca supo tratar. Así que la cole se instaló en la mediocridad y no la abandonó ya debido a que los autores no podían ofrecer más que un trabajo profesional y mediocre y al protagonismo de un Conan maduro y aburrido (aunque volvió a los burdeles era más serio y moderado que antes, ya no era el bárbaro explosivo y agresivo de antaño que fue lo que le hizo triunfar) y más héroe que nunca. Vamos, un Conan light. Por eso, aunque las historias de esta última etapa son correctas no solucionaron nada porque llegaban años tarde, eran insuficientes en aquella coyuntura y, además, carecían de brío y chispa. Quizás por eso Thomas decidió convertir la cole en una de compañeros introduciendo un secundario gracioso para sustituir a los anteriores. Se equivocó rotundamente porque Conan no es un pj hecho para ser la pareja de un patán y en la Era Hibórea no hay lugar para el humor. Así pues, Thomas estaba piendo ser sustituido a gritos pero, para entonces, Marvel había tirado la toalla por lo que canceló la serie.
Nosotros nos enteramos en el 203/265, pero en forum se sabía desde hacía unos nº. Así pues la serie se terminó en EE.UU. en 1993, 20 años después de su aparición, y aquí, unos meses después, en 1994, casi 12 años después de que forum iniciara su publicación y casi 11 después de que empezará a coleccionarla. Había estado más años de mi vida coleccionándola que sin coleccionarla.
Thomas y Docherty terminaron con dignidad pero ofreciendo un trabajo muy gris. Por eso de todos estos nº sólo merecen destacar el fill in del 189/251 por su aspecto gráfico, un poco pobre pero mucho mejor que lo que se llevaba viendo en la cole desde hacía años, los nº 199/261 y 200/262 también por su dibujo, ya que el extraño estilo de E. R. Cruz con ecos de BWS insufló algo de vida a los guiones de trámite de Thomas, y, por último, los nº 202/264 y 203/265 que son las 2 partes de la historia Simios blancos y tronos de ébano. Una adaptación de un relato en prosa con el que la cole recupera el espíritu howardiano al ser una historia extraña y vigorosa, cualidades potenciadas por el muy particular estilo de J. Watkiss. Una grata lectura que supo a poco ya que esta enmarcada en una etapa mediocre largísima. Hay que remontarse al 162/224 para encontrar algo igual de bueno en Conan el bárbaro. Después de esto no hay nada digno que comentar salvo que Thomas recupera la subtrama de El Devorador que había dejado generosamente Owsley, pero ya no había fuerza ni espacio para hacer algo con este ominoso pj.
Esta cole fue sustituida inmediatamente por otra, Conan el aventurero, que yo coleccioné pero es una de las pocas cosas de las que me he desecho. No tengo mal recuerdo de ella así que no sé exactamente porque me libré de ella. El guionista era Thomas, mala cosa, y le acompañó Kayanan, un filipino de la escuela de BWS aunque con un estilo muy personal. El tema duró sólo 14 nº, normal, ya que no ofrecía nada nuevo y Thomas no hizo en ella, lógicamente, lo que no había sido capaz de hacer en casi 3 años. Lo curioso de esto es la querencia de Marvel por volver a la etapa de BWS cuando la imagen popular de Conan se corresponde con la etapa de J. Buscema. A esta efímera cole le siguieron 2 intentos más que no llegaron a durar el año donde se revolucionó el tema agresivamente. No puedo decir nada de ellos, salvo que eran aberrantes gráficamente, porque no los compré. Marvel lo intentó otra vez por medio de miniseries con aire clásico, de las que ya hablaré en un futuro próximo, que no cambiaron las cosas pues en el 2000, tras un lustro infructuoso intentando reverdecer al bárbaro, Marvel decidió no renovar su licencia de Conan.
Que aún Conan se esté editando creo que demuestra que el problema no era de Conan como se decía en la época, sino de una Marvel sin ideas a la que le pesaba la tradición y que atravesaba un mal momento. La solución no pasaba por renacimientos y revoluciones, pasaba por encontrar un guionista con ideas y sangre en las venas y un buen dibujante con talento para la Fantasía. El error fue apostar por un guionista que estaba de vuelta y por unos dibujantes que no estaban entre los mejores. Conan fue grande mientras lo dibujaba alguien de 1º fila, se coloreaba magistralmente y se le guionizaba con solvencia. Eso lo olvidó Marvel durante los 90 y por ello asestó un golpe mortal a su Conan, ya que asoció en la mente del público de los 90 la fórmula Conan+Marvel=mierda.
Es triste que la relectura no pueda terminar de mejor forma. Pero lo cierto es que Conan el bárbaro había entrado en decadencia a finales de los 80, y Marvel durante todo un lustro no supo como revigorizarla de modo que hoy queda como una cole muy irregular en cuanto a calidad, a pesar de que es bastante homogénea, tanto gráficamente como literariamente, con un lustro final muy malo que ni hace justicia ni honor a los 3 1º lustros y que, a pesar de no ser ya de Marvel, es historia dorada de esta editorial gracias a que el talento de BWS, el clasicismo de J. Buscema y la fuerza de Owsley hicieron nº grandísimos, los mejores cómics del pj aún hoy en día y algunos de los mejores de Marvel.

16.7.10

Videados 81: Sucesos en la cuarta fase, S. Bass 1974

Hace tiempo que no comentaba ninguna peli así que vamos con esta. Que no esta mal. Es probablemente el canto del cisne del cine de CF de serie B.



S. Bass es, quizás, el mejor diseñador de títulos de crédito de la Historia. También se dice que él fue el que diseñó La Secuencia , es decir, la de la ducha de "Psicosis". El tema era que había que mostrar a una mujer desnuda en la ducha pero sin mostrar nada del cuerpo. En fin, que S. Bass fue un gran experto de la estética, por eso, esta peli, la única que dirigió, esta muy cuidada y estudiada.
El título no la hace justicia pues ni tiene que ver con los extraterrestres ni con la de Spielberg. El título responde a la típica maniobra comercial. Lo mismo que el cartel, ya que este da la idea más de una peli de terror al uso y la peli no tiene nada que ver con eso ya que nos cuenta la guerra entre unas überhormigas y la humanidad. La peli es un cruce entre el film típico de los 70 sobre el contraataque de la Naturaleza a la humanidad y la típica peli de CF de Serie B de los años 50 y 60. Por eso, el título verdadero, Fase IV es un título más adecuado, pero hay que reconocer que es demasiado ambiguo y genérico.
Fase IV es modesta pero notable. No supera los 80 minutos y es una pena porque daba para más. 90 minutos la hubieran venido bien ya que la peli acaba pecando de directa. Es simple pero funcional e interesante y da juego, pero se queda corta en el desarrollo de los pjs y del conflicto. Más minutos le hubieran venido bien para desarrollar más los pjs, algo fundamental pues es una peli de pjs, para ganar en solidez, no ser brusca y tosca, lograr más tensión, algo exigido por el guión, y llegar a ser el vehículo trascendente que quiere ser. Se ve que el gran problema de la peli fue el dinero, ya que además de la corta duración (incluso para los estándares de la época) es una peli muy austera, aunque eso es algo que el refinado gusto de S. Bass resuelve con elegancia y belleza.
Ahora, rebuscando en internet, me he encontrado con que el estudio recortó 9 minutos a la peli. La edición en dvd (no sé si ha salido en España) los recupera, pero yo he conseguido una copia de la versión comercial. Qué mala pata. Estoy seguro de que esos 9 minutos la hacen aún mejor.
Los actores estan bien a pesar de estar un poco desaprovechados porque la peli dura tan poco que los pjs no alcanzan todo su potencial. El guión esta bien construido y desarrollado. Es muy interesante que la guerra se plantee no como una de destrucción absoluta del enemigo sino como una de someter al otro, de modo que es una pelea de inteligencia más que de fuerza. La bs es breve pero buena y además es perfecta para sonorizar la extrañeza de la historia. Pero lo que la hace destacar es el gran trabajo de S. Bass. Con una austeridad que le obliga al minimalismo, resuelve con elegancia y fuerza visual esta historia dando lugar a un montón de imágenes que no son usuales de ver, ni siquiera hoy en día donde los efectos especiales, en vez de demostrar que no hay límites para la imaginación, demuestran que esta es incompatible con el dinero. Las escenas de hormiguero, el paisaje hostil a la vida donde trascurre la peli y la geometría hacen que unas imágenes muy realistas trasciendan, el desierto y los vestidos plateados, como en "El planeta de los simios", convierten unas imágenes terrenales en marcianas, y el tratamiento de las hormigas consigue que acojonen (más que las mantis) pero también que parezcan humanas. Lo mejor son los minutos finales (por lo visto la secuencia más tijereteada del film) porque en ellos S. Bass da el todo de modo que remata perfectamente el crescendo que es la peli y le proporciona un final climático, inesperado, osado, apocalíptico y trascendente, el inicio de la fase IV, que es lo que consigue elevar esta peli por encima de muchas. La marcha fumigando con azul el desierto, el puramente geométrico hormiguero que deja claro que es otro mundo y la especie de hierogamia final, de lo más romántica porque ocurre en un amanecer, hacen que la peli pase de la CF a la mitología de modo que es uno de los finales más lisérgicos del cine estadounidense.
Hay que reconocer que la peli es una rareza, ahora menos, pero sigue siendo un film muy alejado de los gustos populares. Tiene un final abierto, no os digo más, pero la originalidad y la fuerza visual de "Sucesos en la cuarta fase" hacen de ella una de las pelis más interesantes de CF a la par que una de las más gratas visualmente (sólo por eso ya merece la pena videarla) gracias a la cuidada y estudiada estética del gran S. Bass, de modo que, también argumentalmente, es un clarísimo precedente de "Alien, el 8º pasajero". En fin, hay que verla.

9.7.10

Critiquita 303: LGHE Century 1910, A. Moore y K. O´Neill, Planeta DeAgostini 2010

Esta fue la 1º novedad que compré del último Saló pero no he podido leerla hasta ahora por motivos varios. La tenía muchas ganas porque, ojeándola, me dio la impresión de que esta bastante bien. Al final no me ha parecido para tanto pero sigue siendo una obra por encima de la media en todos sus aspectos. No obstante, no sé que comentaros sobre ella que no sean frases huecas o hechas, a pesar de eso voy a intentar hacer algo decente.


El problema que tengo con este tomito es que no sé como valorarlo. Es claramente la parte de una historia, tanto el 1º acto de 3 de una historia como la 3º parte de una serie, lo que hace que no este claro por dando quiere llevarnos Moore. Este cómic es la presentación de una gran y ambiciosa historia, más comprometida que las anteriores, de la que apenas se puede especular porque Moore sabe ser sutil y misterioso. Quizás si aquí se hubiese podido ver Dossier Negro la cosa estaría más clara. Por lo que se de él parece que es un complemento imprescindible para aprehender una historia que se ha ido desarrollando en la mente de Moore que ha hecho que la inicial propuesta de entretenimiento gafapástico y original que era la 1º entrega de la genial LHGE, haya pasado a ser a una compleja disquisición sobre los grandes temas del autor: la libertad, la tolerancia, la magia, la ficción y la imaginación. Un complemento que tuve en mis manos en Brighton pero que no me atreví a comprar porque es un libro denso y complejo y mi inglés no da para tanto. Si me tengo que romper la cabeza prefiero hacerlo con la ventaja del castellano. En fin, que en este tomito Moore escribe con el piloto automático puesto, pero no pasa nada porque este esta por encima de la habilidad consciente del común de los guionistas de comics, una rica historia de fácil y cómoda lectura al estar escrita con fluidez y dinamismo donde los pjs no evitan el aciago destino, lo provocan. Una historia con nuevas e interesantes incorporaciones, aunque algunas apenas son abocetadas, motivadas por una serie de acontecimientos que van siendo explicados a lo largo de la lectura porque no han sido narrados en entregas anteriores (quizás si en el mentado Dossier Negro).
O´Neill hace un trabajo menos bueno que los anteriores porque esta más simplón que en entregas anteriores, pero aún así competente y solvente de modo que la funcionalidad expresionista de su estilo vuelve a vehiculizar con sabiduría el guión de Moore y a dar un saborcillo especial a la historia por su singularidad y agresividad que, además, contrasta con el aspecto tradicional con que se ha visualizado a estos pjs de ficción. Lo mejor como siempre el ritmo, algo en lo que siempre colabora activamente Moore, que hace que la lectura avance con parsimonia y ligereza, y la elocuencia de los dibujos, pues las viñetas son lo suficientemente expresivas como para narrar la historia sin necesidad de leer los bocadillos.
La edición genial. Lo que es prueba de la esquizofrenia de PDA ya que este cómic es señal elocuentísima de que esta editorial cuando quiere lo hace mejor que ninguna otra. Impecable traducción, impecable diseño, buena edición y a un precio impresionante: 5€ por casi 4 grapas. No me esperaba esta apuesta por lo popular de una editorial que lleva derivando hacia lo elitista los últimos años. Yo me esperaba un tapa dura de papel grueso inflado de precio y PDA me ha sorprendido con una edición pop muy competitiva. Una alegría.
Así pues esta nueva entrega de la LHGE es tan sólo los cimientos de una historia grande y ambiciosa de la que no se puede avanzar nada porque Moore no nos ha dado muchas pistas de como va a ser el edificio. Sólo se puede decir que LHGE ha dejado de ser un análisis del victorianismo. No obstante se lee con interés porque, como siempre, Moore y O´Neill nos ofrecen por ntro. dinero un solvente y sólido trabajo consistente en una original y compleja historia que nos expande la mente narrada con sencillez y sobriedad, con la que los autores demuestran otra vez que la calidad no esta en la espectacularidad, en el artificio y en los aspectos externos del cómic como el mainstream se empeña en hacernos creer. Aquí tenemos un dibujo difícil y desagradable pero inteligente y capaz y una guión complejo, críptico y ambicioso pero el resultado es un buen cómic con muchas lecturas por delante y con mucha riqueza que explorar. Así pues un cómic digno de Moore y O´Neill que no desentona con sus predecesores.

2.7.10

Critiquita 302: Invasión Secreta, M. B. Bendis y L. Yu, Panini 2009

Al fin la he leído entera. Casi un año después de que terminase su publicación. Prueba elocuente de lo interesado que estaba en ella. La verdad es que no pensaba hacer esta maxiserie limitada, pero como me regalaron el 1º nº y este me pareció bien, cambié de opinión. Pero fue una trampa porque la serie va de más a menos. Empieza de forma mediocre pero con el empaque de un crossover y termina de mala manera en una grapa pésima. En fin, este crossover tampoco ha sido una excepción.
La premisa de Invasión Secreta me parece una buena idea. De hecho pienso que este crossover se tenía que haber dado en los 70 o en los 80, así que, en cierta manera, Bendis viene a reparar una injusticia histórica. Pero este cómic no pasa de una buena idea porque sus autores son mediocres y, encima, no están al 100%.
Bendis es un buen pero limitado dialoguista, es decir sólo tiene un registro y punto. Ya llevo leídos muchos comics suyos y siempre hace lo mismo. Quiero decir, que si te abstraes, si te concentras sólo en las palabras, no sabes si estas leyendo "Powers", sus Vengadores u otro cómic suyo y lo mismo pasa con los pjs, quién esta hablando si todos hablan igual! En todo lo demás como escritor Bendis es pésimo. Suele parir buenos argumentos pero los desarrolla fatal y dando prioridad a lo cool sobre la coherencia, la lógica y la inteligencia, por lo cual sus comics al final quedan muy chorras y todo en agua de borrajas. Así que Invasión Secreta comienza dando la sensación de que Bendis va a ofrecer algo digno pero termina con un baño de realidad. El sueño sólo duró 3 nº.
L. Yu no ayuda en nada porque es un dibujante mediocre. Un cruce entre Jim Lee y Jae Lee, pero sin nada del talento de estos. No tiene idea de anatomía y, como lo sabe, procura montárselo todo para no tener que dibujar piernas y hacerlo todo sólo con caretos de frente o perfil. Tampoco domina la perspectiva, de modo que las splash page son una pena. Sólo dibuja una cara. En fin, un dibujante flojo. Lo único que tiene a su favor como tal es que sabe dibujar emociones y que su estilo grotesco es perfecto para unos skrulls que debían parecer terroríficos. Ahí he de reconocer que se sale. Sus guerreros skrulls impresionan y su grotesca anatomía no hace más que favorecer esa cualidad además de subrayar su carácter alienígena y metamorfo. Seguramente también debió pesar en su elección el que es capaz de entregar puntualmente su trabajo. Un último valor que tiene es que tiene la suficiente personalidad como para no dejarse dominar por Bendis. Por ello, la narrativa de IS no es la típica de Bendis, lo cual es de agradecer porque eso habría sido el acabose, pero L. Yu es un narrador del montón. Ahí esta la muerte de la Avispa como prueba. Un momento tan trágico y tan climático lo resuelve de puta pena. Sin ritmo, sin secuencialidad, sin importancia, sin intensidad. No se entiende nada sólo por los dibujos y debería haber sido así. Aunque no creo que esto sea todo culpa suya, ya que parece que disponía de poco espacio para dibujarla porque se planificó mal la historia. 8 nº se quedaron cortos porque el imperativo en el último nº no era narrar IS, sino meter la promo del Reinado Oscuro. Sólo así se puede explicar que la batalla final se corte en la penúltima grapa a falta de sólo 4 páginas.
Las 8 grapas narran tan sólo un rato y, encima, apenas se cuenta algo porque la historia tarda mucho en arrancar. Eso no se puede hacer con una historia que tarda en publicarse 8 meses. El tema empieza bien. Los skrulls comienzan anulando piezas importantes pero, por algún motivo desconocido, en vez de seguir con la infiltración, que es lo suyo, paran en el nº 3 para pegarse con los supers, acto seguido, de la manera más tonta posible, Reed es liberado (una sola persona puede con toda una nave espacial skrull, a la mierda la tensión y el suspense, muerte a la inteligencia), lo que le permite ejercer su función en el UM: construir en un pispás una máquina que solucione el desaguisado, pero, para que el cachivache funcione, los skrulls deben estar cerca así que hay que juntarlos, para ello se reúnen todos los supers en NY (porque por mucha Iniciativa todo los supers son amigos y residentes en NY) y los desafían en Central Park! y estos aceptan, yendo allí hasta la jefa!, como si el planeta Tierra fuese sólo Manhattan así que tiene lugar el combate final. 8 nº pa eso!? Con argumento tan pobre es lógico que la maxiserie sea malísima.
Es tan simple y tonta que no puede tomarse en serio. La paranoia es un bluf. Tanta infiltración para revelarse con fuegos artificiales antes de tiempo? Pues sí porque en Marvel se discuten las cosas habiendo dejado el cerebro en casa. Lógico que Bendis repita hasta la sociedad eso de que no se sabe quien es skrull o no, cuando esta clarísimo quien es quien, ya que sabe que es incapaz de trasladar la paranoia a la historia y, por tanto, sólo la puede hacer patente de forma explícita. El plan de invasión es una mierda. Vale que en Marvel se escuden en que los skrulls ni quieren destruir el planeta, ni acabar con su población y, aparentemente, ni enfrentarse con los supers. Pero en vez de golpear por sorpresa y en la sombra, ofrecen batalla? Si la división de estos no era tal como demuestra que todos estaban en activo y dispuestos a pegar a los skrulls y la infiltración resultó un fracasó porque no había tocado a ninguno de los grupos importantes (Thunderbolts y vengatas), cómo los skrulls no han inutilizado a los supers de alguna forma aprovechando que habían entrado hasta la cocina. Por qué no enviaron a algunos supers fuera del planeta, por ejemplo? Tanta infiltración para qué si no hay manipulación y desinformación. Y por qué no destruir toda la tecnología terrícola? Ni que la necesitasen los skrulls. Bastaba desactivarla hasta ganar, ningún reto para quien surca galaxias y replica genéticamente poderes mágicos y divinos. El planeta Tierra sólo es NY? Si tienes lo 2º has conquistado lo 1º? Así no se puede hacer creíble una invasión planetaria y un plan de infiltración masiva. Así se consigue hacer de la invasión una gigantesca gilipollez sin sensación de peligro que resta todo mérito a los héroes y hurta toda emoción y suspense a la historia. Los skrulls venían supermejorados, supermotivados y en masa, con superioridad numérica, pero resulta que sólo caen como 4 supers y un puñado se basta para vencer legiones. Para qué el plan de Tierra Salvaje si al final caen todos los skrulls en la 1º mitad? Eso es tirar piedras contra el propio tejado. Así cómo me voy a creer que los skrulls no son los mismos pringaos de siempre? Y lo de Osborn? O sea, tu pegas un tiro bien dado y ya eres el rey del mundo? Pero eso cuándo se ha visto? Los que se llevan los méritos siempre son los generales y los políticos y no los que pegan tiros en 1º línea. Y la caracterización de los skrulls? Al final, como siempre, son el concepto actual yanki de bárbaro. Un cliché que sólo contribuye a enlodar más la historia. Una civilización de milenios con capacidad de surcar galaxias en días y se comportan como unos descerebrados fanáticos religiosos. Ay! Cuánto daño has hecho Bin Laden. Para qué aparece el Vigilante? Sólo para fingir un poco de clasicismo? Pero lo peor es el último nº. Se puede narrar una muerte tan significativa para la historia? Y por qué la Avispa? Vale que es mi vengador favorito, pero por qué ella y de esa forma? No había un deus ex machina mejor? Lo que parece es que no hay cojones en Marvel. No digo matar a un peso pesado, pero por qué no alguien más significativo en esta historia?
En fin, la maxiserie central de Invasión Secreta, a pesar de pintar bien, es muy pobre, muy tonta y demasiado pop y, por ello, insultante porque Bendis ha sido Bendis, Yu ha sido Yu y Quesada ha sido Quesada. Esta claro que la historia daba para más y que los aficionados nos merecíamos algo mejor, pero parece que esta Marvel que ha llegado al cine comercial se ha contagiado de él, de modo que ahora prima los golpes de efecto y lo molón por encima de la profesionalidad, la inteligencia, el respeto al público y la ambición. Este crossover ya estaba vendido antes de empezar a rodar de modo que no había ganas de arriesgar, innovar y de esforzarse. Así ha salido un churro y encima malo porque se han encargado de él unos autores mediocres que, además, no encajaban con esta historia. Mientras no empecemos a apretar a los de Marvel donde más les duele, en las ventas, tendremos que tragar con esta mierda que no nos merecemos. Aunque quizás sí, porque parece que a los yankis estos les basta y les sobra. Y ya sabemos que lo único que importa es lo que opinen en NY. En fin, que Invasión Secreta una mierda. Basura. Lo mejor ha estado fuera.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog