31.12.08

Videados 55: My blueberry nights, Wong Kar-Wai 2007

Quería haber terminado el año con 100 post, pero al final no ha podido ser por esto de comprar los regalos, porque las fiestas han caído entresemana y que me he puesto enfermo (ya estoy mejor). De todas formas, lo termino con 99, que es un número, también, muy simbólico gracias a las rebajas.
Wong Kar-Wai tiene una peli, "Chunking express", que me encanta y por eso he visto una que otra peli suya. Me parece un gran director, pero creo que el secreto de su éxito no es ese, sino su originalidad frente al estandarizado e industrial cine jolibudiense, que cada año que pasa se carga más la biodiversidad de las pantallas occidentales (como muestra que una peli de uno de los directores más reconocidos del momento protagonizada por actores muy conocidos por el gran público haya tardado más de un año en estrenarse aquí). Esta originalidad temática y una sensibilidad artística inconmensurable comparada con la de cualquier director que se someta a Hollywood, es un oasis para el cinéfilo aburrido ya, de las gastadas propuestas del cine mainstream estadounidense. Pero en mi opinión este tipo de directores estan cayendo en lo mismo, pues al final sólo hacen la misma peli una y otra vez. En este caso, "My blueberry nights", no es más que otra versión de "Chunking express", que resulta estimable por el gran talento de Wong Kar-Wai y el estupendo trabajo de sus actores, ya que no tiene ninguna novedad o sorpresa respecto al cine de este chino.
La peli es romántica. Pero no de ese romanticismo exacerbado en el que se lleva todo al extremo y los pjs sufren mucho, no de ese en que se magnifica y distorsiona todo para poder emocionar al espectador(a). Es una peli romántica que te cuenta una historia ideal, lógicamente, sin dejar de ser verosímil y comedida, que es lo que me permite disfrutar con un género al que odio con toda mi alma (mi enemigo nº 1 son los musicales, luego las románticas). Es la típica historia de Wong en la que a un pj le cuesta mucho dar el paso de relevar al amado que lo ama.
Este tipo de cosas a mi me parece muy curiosas. Me refiero al romanticismo que esta impregnando toda la ficción oriental (japonesa, china y surcoreana) que nos llega últimamente. A mi me parece que si antes fue el Terror ahora es lo Romántico. Encuentro muchas semejanzas entre directores tan diferentes como Kim Ki Duk y Wong Kar-Wai. Ambos se dedican a hablar del amor de forma melodromática y sufrida, a sus pjs le cuesta amar. Esto tiene que responder a algo profundo pero inexplicable para nosotros al vivir en una sociedad y cultura diferentes, pero cuando te enteras de que en Japón aún se conciertan matrimonios y que muchos de estos, a pesar de resultar fallidos, no terminan en divorcios sino que los cónyuges siguen conviviendo a pesar de ser autónomos o que en Corea todavía te encarcelan por adúltero (no importa el sexo del cónyuge), empiezas a teorizar que esto debe nacer de vivir en unas sociedades hipermasificadas y donde lo tradicional colisiona con lo moderno-occidental porque aún no han conseguido conciliarlo. En mi opinión, el perdernos ese contexto hace difícil que el espectador medio occidental sepa leer estas pelis correctamente, por lo que en vez de ser tan populares como las de la Roberts (o más, ya que son mucho mejores) sean un cine marginado al circuito de los cines en v.o.s. (por ejemplo en Madrid ciudad, 9 días después de su estreno sólo quedan en cartel 2 copias dobladas frente a 5 en v.o.s., cuando la proporción de tipos de sala es exactamente al revés).
En fin, me meto ya en harina. Wong Kar-Wai hace, como es habitual, una buena dirección, sobria y tranquila dejando el efectismo a la fotografía o al metraje rodado a intervalos y proyectado luego de forma continua. Una dirección bastante convencional pero, gracias a la tremenda sensibilidad que tiene Wong, hay momentos verdaderamente hermosos y fantásticos como la escena del 1º beso. Que además es sorprendente porque a estas alturas del Cine, rodar un beso de forma diferente y novedosa es algo casi imposible y pongo el casi porque Wong me ha hecho ver que no era imposible. De esta forma esta gran escena, que casi vale la entrada del día del espectador (el cine en Madrid vale ya 7.4€, qué alguien nos rescate!), es absolutamente enternecedora y conmovedora.
Por otro lado, los actores estan todos muy bien, algo imprescindible cuando tienes un guión y una historia que hay que interpretar, no como en el cine popular, y donde todo descansa en los diálogos. No hay interpretaciones maravillosas, pero los actores, de entre los que yo destaco a Jude Law, consiguen hacerse con los pjs y lograr la empatía del espectador, porque entre otras cosas, sus pjs son bastante realistas. Que para mi es el principal valor del guión, bien escrito y que resulta original a pesar de tratar una historia ya muy gastada. El guión cuenta la historia de un viaje de introspección y de búsqueda interior. A la prota la han dejado y, antes de poder volver a amar, se va a hacer un viaje para reencontrar las cosas que esta amarga ruptura le han hecho perder (esto se ve en que las identificaciones de la prota mientras esta viajando son sólo partes de su nombre, de Elisabeth salen Lizzy y Beth), como son la confianza en el otro y el saber que su tragedia no es tan grande y tampoco única. Alrededor de este argumento tan típico como bien contado y desarrollado, tenemos reflexiones interesantísimas y habituales en el cine oriental, como que no es el nombre lo que en la era posmoderna nos identifica, pues ya somos tantos que nuestro nombre se repite por doquier, nuestra identidad descansa ahora sobre nuestros gustos particularísimos, o que el centro de la acción en las metrópolis posmodernas son los espacios públicos (en este caso calles y bares-restaurante-cafeterías), no son nuestros hogares (como aún lo son en la ficción occidental como prueba toda esa cantidad de series donde el centro es el hogar familiar) porque allí estamos solos y aislados. Es fuera, tanto de nuestra casa como de nosotros mismos, donde esta la vida.
En fin, por último destacar la típica fotografía con la que le gusta filmar a Wong. Una fotografía que pasteliza y empasta los colores, algo muy difícil de hacer, porque hacer que los colores hechos con luces casi parezcan estar hechos con pigmentos es algo chungísimo. Un fotografía muy particular donde predominan los colores cálidos (los actores parecen naranjas) que encajan muy bien con el tono de la peli, al igual que la música, como es habitual en Wong, que en España se pierde un poco ya que la similaridad esta más en la letra que en la música en sí, por lo que si uno no pilla algo de inglés esa parte de la peli se la pierde.
En fin, una buena peli, menos cómica de lo habitual en Wong, pues, a pesar de su previsibilidad, es siempre interesante y nunca aburrida y enternece, conmueve y sobre todo alegra y hace salir a uno optimista del cine. Una peli que no les va aparecer nada nuevo a los que hayan disfrutado "Chunking express", porque Wong apenas se ha movido un ápice, pero por lo menos si antes la chica necesitaba 365 días, ahora sólo necesita 300 para atraverse a dar el paso. En suma, una peli con la que ir con la novia para ganar muchos puntos sin tener que sufrir.

23.12.08

Videados 54: El Planeta de los Simios, F. J. Schaffner 1968

Esta seguramente sea la peli que más me deslumbró e impactó en mi infancia, como a todo chaval que creció en los 80 supongo. A pesar de su sobriedad y de que es más filosófica y conversacional que de acción y aventuras fue capaz de subyugar a aquella chiquillería porque todo el asunto de los simios era algo realmente impactante para un infante (no sé si lo seguirá siendo). Verlos hablar, verlos como dominan a los humanos y ver como estos han conservado tan sólo el nombre, pues la cualidad que los distingue y define, la inteligencia, no está en ellos, en suma, ver el mundo al revés, tiene algo de fascinante y terrorífico, de sublime tal y como lo formularon los románticos, que atrapa fácilmente la inocente y asustadiza alma infantil (modo Ternin off).

La volví a videar hace poco, años después de la última vez. La tenía bastante enterrada en la memoria. Salvo los momentos impactantes y archiconocidos no recordaba nada de ella. No recordaba que tenía un discurso complejo y filosófico por ejemplo. Así, el terrorífico viaje al futuro de Taylor (ser lanzado 2000 años al futuro, sin posibilidad de volver, a una Tierra dominada por simios para acabar siendo el único de tu especie) me sorprendió porque no me esperaba una película moderna que se está convirtiendo en un clásico del Cine que, con el tiempo, se codeará con "Ciudadano Kane", "Centauros del desierto" y cualquier otra de las que siempre están en la lista de 100 mejores pelis que elaboran, de cuando en cuando, los más reputados críticos cinematográficos.

El Planeta de los Simios comienza con un prólogo que, la verdad, parece de otro film, un monólogo de Charlon Heston que expone el descorazonamiento de EE.UU. a finales de los 60 desgarrado por disturbios sociales y raciales y empantanado en un conflicto (Vietnam) que no podía ganar. Después unos títulos de crédito, muy de la época, parten la peli y luego esta empieza de verdad, y termina siendo parecida a "2001", que es del mismo año, en cuanto que ambos hacen del viaje por la inmensidad oscura e infinita del Espacio un viaje lisérgico-espiritual de aprendizaje. Sólo que acaban en lugares distintos, uno finaliza en la extinción (su continuación despeja toda duda que tuviesen los optimistas) y el otro finaliza en el humano del futuro, a pesar de que ambos partieron del mismo lugar, los simios. 

Schaffner la rodó de forma bastante moderna, por lo que la dirección se acerca más a lo que se hace ahora que al estilo clásico de Hollywood que le precede. Es una dirección dinámica, enfática y con planos radicales y agresivos, ya por sus puntos de vista extremos, ya por estar encima de la acción, que narra bien el guión pero que a mí hoy me parece demasiado funcional y tímida. Me parece que Schaffner o bien no se dio cuenta de lo que tenía entre manos o bien no le daba mucha importancia a la CF y, por tanto, no explotó al máximo la tragedia y la locura de la historia. Por lo demás es una peli perfecta. La bs de Goldsmith es magnífica y poderosa. Basta oírla para evocar inmediatamente sus escenas porque da muy bien sonoridad a los sentimientos de inquietud y miedo tanto de Taylor como del público. El guión (seguramente influido por World without end y no muy fiel a la novela de Boulle; no la he leído pero tengo entendido que los simios no hablan inglés, y no es que Taylor se quede mudo, es que tarda en aprender su idioma) es certero pues desarrolló muy bien la historia y equilibró la parte trascendental con la de acción. Las actuaciones del cuarteto principal son excelentes. Charlton Heston, el impulsor de la peli, está fabuloso combinando fuerza, valentía y obstinación con abatimiento, desencanto y depresión en un papel que sólo él podía encarnar con solvencia, y los otros, la entrañable y tierna pareja de Zira y Cornelio (Aurelio en el doblaje español) y el dr. Zaius, lo hacen tan bien que superarn la distancia que impone llevar máscara. Y el maquillaje. Histórico como prueba que se llevó en los Oscars un premio a pesar de que entonces no había un Oscar de maquillaje. Sin él la peli no hubiera resultado tan creíble y, por tanto, tan perturbadora y demencial como es. De hecho es gracias a él que se filmó. Los del dinero ya entendían que el trabajo de los autores de El Planeta sería inútil sin un buen maquillaje porque la gente se reiría de ella como de las pelis de serie B de los 50. Así, gracias al maquillaje El Planeta de los Simios pudo cumplir su destino de ser un punto de no retorno para la CF cinematográfica junto a 2001 (y La noche de los muertos vivientes). Tampoco podemos olvidar el original y sobrio diseño de producción por dar la solidez que la sociedad simiesca necesitaba para respaldar al maquillaje y al guión. Así pues la peli es magnífica. Por eso va saliendo del saco de buenos films de entretenimiento para pasar al de clásicos ya que su cualidad de CF la ayuda a convertirse en algo atemporal y universal. 

También colabora en ello el debate que plantea pues sigue siendo totalmente actual a pesar de que el contexto de racismo y de Guerra Fría, que es lo que le daba su razón de ser en 1968, ya no existe. El Planeta nos habla de la colisión entre la ciencia y la religión (cristianismo), entonces bastante candente pues hasta 1962 los libros de texto estadounidenses no hablaban de la Evolución (la novela es de 1963 y se empezó a trabajar en su adaptación cinematográfica en 1964), y hoy algo pues los ultrarreligiosos del planeta (que no están muy lejos de nosotros pues el otro día una conocida de ventipocos me contó que en su colegio de monjas censuraron a Darwinsiguen plantando cara a la susodicha. Este tema lo aborda de una forma alegórica pues su acercamiento no es teórico sino narrativo, y de forma original pues no las enfrenta sino que las une, Zaius es el Ministro de Ciencia y Defensor de la Fe (la censura franquista decidió doblarlo por bien para eliminar cualquier referencia al conflicto entre Biblia y ciencia moderna), es decir conocimiento y religión son uno en el Planeta de los Simios. Así en la peli los buenos simios creen que el Simio puede venir del Hombre pero las autoridades simias lo niegan por los mismos motivos que lo hacen los ultrarreligiosos humanos: su texto sagrado se revelaría falso y su autoimagen de criatura divina y superior se enlodaría al tener parientes (algo mucho más destructivo para los simios pues aquí ninguno puede hablar y en la Tierra del futuro un humano puede hacerlo). También, los simios del film piensan de sus humanos lo mismo que los humanos de la realidad pensaban de sus simios. Pero el reconocimiento estadounidense de la Evolución no sólo fue una cuestión religiosa sino social pues también incumbía al racismo. La peli tuvo de fondo la reivindicación de los negros estadounidenses por la total igualdad con sus compatriotas blancos pues no la lograron hasta poco después del estreno de El Planeta. Por si hay dudas en su 1ª secuela (rodada al año siguiente aunque no estrenada hasta 1970) se escucha a un gorila: no digo que todos los humanos son malos simplemente porque su piel es blanca sic. Lo lógico hubiera sido decir: porque no son peludos, máxime cuando en El Planeta de Simios uno de los compañeros de Heston es negro y ningún simio lo ve raro. Esto me lleva a percatarme que todos los humanos animalizados del film son blancos, aunque fuese por ser políticamente correctos no deja de ser un toque subversivo que suma a la peli. Así, El Planeta se estrenó en el momento en que la Evolución y la igualdad de razas triunfó en EE.UU. Si los blancos descendemos del mono no cuesta reconocer que somos iguales a los negros. Por tanto el que el Planeta de los Simios sea la Tierra y sus habitantes inteligentes hablen inglés del siglo XX es porque la peli es una clara alegoría de la sociedad estadounidense de finales de los 60. Otra prueba dello es su reproducción del conflicto social de aquella década entre mujeres modernas y jóvenes y orden patriarcal (mucho más evidente en la siguiente secuela pues es pos68 y esta peli es pre68). Este es el origen de muchas de las diferencias entre ella y la novela. Mientras que en Europa se leyó como una fábula al estilo de las de Esopo al no tener problemas raciales y religiosos, en EE.UU. se leyó en clave racista y religiosa. Por eso la peli no sólo mete la religión, sino que la de los simios es muy similar a la cristianaEsto de ser un producto de su época no le pasa factura al film porque el conflicto entre creencia y conocimiento sirve para ilustrar el verdadero conflicto sobre el que trata El Planeta: el que hay entre conservación y descubrimiento. También ayuda a la atemporalidad del film el hecho de que esto se discuta entre un humano y un simio inteligente pues al ser algo fantástico no es coyuntural. Así, el conflicto de fondo es si merece la pena alterar un orden estable. La peli no se atreve a concluir claramente. Parece que piensa que es necesario que la ciencia tenga límites, o que a veces es preferible la ignorancia de algunos temas si procura bienestar que el que la ciencia dinamite las convenciones sociales y, por tanto, suma a la sociedad en un estado de incertidumbre o, incluso, de peligro. No hay que olvidar en este punto que El Planeta es un posapocalipsis nuclear.

La Evolución se refiere, más que a ciencia y religión, al Hombre. Por eso la peli también habla sobre él. Era otro tema que estaba de moda. Lo pinta mal, como alguien que todo lo fastidia (el fantasma de Adán y Eva). La conjunción de guerras mundiales y las bombas nucleares con el cristianismo resultó fatal para la autoestima humana. Así, se remarca su falibilidad, su agresividad suicida (muy de moda en aquella época porque su estudio se estaba abordando por 1ª vez de forma científica) debida según la creencia de aquel momento a una emotividad-irracionalidad que lo bestializa (el Legislador dice que hay que expulsarlo a la jungla) y su absoluta falta de solidaridad (en el prólogo Taylor pregunta a la humanidad del futuro si sigue dejando morir de hambre a los hijos de sus vecinos; le respondemos que sí). Esto no sólo es el reproche que hacen los simios a Taylor como representante de la humanidad, sino también la razón del desencanto que impulsó a este a participar en un experimento suicida. Él mismo nos dice que la humanidad del siglo XX no le gustaba y que se fue porque cree que en el Universo hay algo mejor que el Hombre (recuerden que para al menos los cristianos este es la cumbre de la Creación, idea de la que Taylor se burla en el prólogo). Aquí falla estrepitosamente la peli, se nota más ahora fuera de la Guerra Fría y sin recuerdos personales de las grandes guerras que la precedieron, ya que se contradice a sí misma en este punto al presentar una humanidad bestial que es de todo menos feroz. En fin, esta visión pesimista del Hombre de El Planeta contrasta con el optimismo de la mentada 2001 (Clarke fue una persona optimista a pesar de ser reprimido por su sociedad por su orientación sexual, quizás no hubiera sido así de haber sido prisionero de los japos imperialistas como Boulle), pero es que es más de su época que la de Kubrick, por eso la acción desta transcurre 33 años después de su estreno mientras que la suya en 1972. El planeta fue rodada en 1967 pero ya tenía el pesimismo derivado del autodesprecio de raíz cristiana que aquejó a Occidente desde 1968 durante 10 años (podemos considerar que la vitalista y retro Guerra de las Galaxias, estrenada en 1977, certifica el final de ese período depresivo). No obstante esta visión negativa no es total pues la indomabilidad de Heston-Taylor (que significa sastre, pero también adaptar; no es el nombre del prota de la novela) revindica a la humanidad y sugiere que su instinto de supervivencia le salvará de sus talones de Aquiles. En todo caso para los de cultura cristiana lo que hace la peli, igual la novela, es bajar a la humanidad del pedestal en el que la Biblia la ha puesto y encima hacerla responsable de la Tierra en vez de su señora subrayando su animalidad. Algo entonces todavía moderno pues aún no se sabía que los grandes simios son capaces de aprender lenguaje de signos y casi nadie había oído hablar de J. Goodall ni de D. Fossey. Tampoco hay que olvidar que el estudio del Hombre como animal estaba dando sus 1º frutos. De 1967 es uno de los pocos libros que se deben leer: El mono desnudo, un análisis de la humanidad exclusivamente desde una perspectiva zoológica. También fue moderno denunciar los experimentos con los cuerpos de animales vivos (en los 50 y 60 hubo quien se dedicaba a trasplantar cabezas de animales vivos a otros cuerpos de animales vivos con cabeza de la misma especie, antes de la peli las víctimas fueron perros y después monos). A pesar dello El Planeta no deja de ser conservadora pues la parte que alegoriza el conflicto de su época entre hombres y mujeres y maduros y jóvenes, asimilando este último par enfrentado a sabiduría y progreso respectivamente, se decanta sutilmente por los 1º. Al final la tiranía que ejerce contra los jóvenes Zira y Cornelio el viejo Zaiussolemne a pesar de su convencionalidad y su calidad de villano gracias a M. Evans, es bondadosa porque está protegiendo a sus congéneres de un conocimiento que resultará devastador pues la sociedad simia está basada en la separación radical entre simios y animales (tal efecto se puede ver en las humanas que se basan o basaban en religiones que no contemplan la reencarnación). Por tanto los maduros Schaffner, Heston y Wilson (el guionista, que tuvo que huir de EE.UU. por rojo, que aunque no nos suene es uno de los grandes guionistas clásicos de Hollywood y que adaptó antes la otra novela famosa de Boulle: El puente sobre el río Kwai) nos dicen que la veteranía es un grado. No están en contra del cambio pero piensan que cada cosa tiene su momento, y este lo dictan los mayores. Seguramente también que los mitos judíos asumidos por los cristianos siguen siendo válidos en lo esencial, el hombre como criatura caída, y por ello no hay que temer a la ciencia porque si es Verdad al final no puede resultar más que ser Verdad. 

Todo esto se nos cuenta a través de escenas inolvidables por su contundencia como la presentación de los simios inteligentes como jinetes armados que persiguen una, más que primitiva, animal humanidad, la escena en la que Charlton Heston, todo dientes y con la cámara encima, espeta esa gran fase: "quita de encima tus sucias zarpas mono asqueroso!", que deja tanto a los simios como al público humano de piedra, la escena del beso entre Zira y Taylor, no muy bien rodada pero realmente tierna y que lima un poco la dureza y acritud por la que ha transcurrido la peli, donde destaca K. Hunter porque, a pesar del maquillaje deformante, consigue transmitir muy bien el debate interior de la simia entre la parte a la que le repugna los humanos y la parte, muy femenina, que desea besar al héroe, o la última escena ("Maníacos!"; "Qué habéis hecho?"; "Yo os maldigo!"; "Yo os maldigo a todos!"), seguramente una de las 10 más impactantes del Cine, no muy elegantemente filmada por Schaffner pues optó por la burdedad de un zoom en vez de por la elegancia y poesía de un paneo o un travelling, maravillosa por su metalenguaje, Charlton Heston está maldiciéndonos, y sobrecogedora no por el espectáculo de nuestros restos sino porque Nova es incapaz de comprender. Un contundente final rematado con unos títulos de crédito breves y mudos que nos dejan solos, al prolongar ese aislamiento que impone el cine en el espectador, para que reflexionemos sobre nosotros mismos dado nuestro sobrecogimiento.

Así pues "El planeta de los simios" es una gran peli. Es sencilla, sobria y directa pero al contar con un inteligente y fantástico guión que nos presenta descarnadamente el mundo al revés (el viaje de Taylor es un auténtico viaje al otro lado del espejo), una música estupenda para poner en situación, unas interpretaciones que dan solidez, verosimilitud y sentimiento al guión y un maquillaje y diseño de producción espectaculares, no sólo ha resistido los estragos del tiempo, sino que ha mejorado. A verla!

P.D: veanla en v.o.s. que, aunque el doblaje español es magnífico, la traducción es más floja, y busquen el BD o algo que se le parezca pues la versión de todas las ediciones de DVD es 4 minutos más corta que el metraje original.

19.12.08

Ya lo dijo Steranko

"Ciertamente, creo que los cómics de Marvel no son perfectos, les vendría bien una mejora. A cada serie le vendría bien una mejora. Es sólo una cuestión de trabajo de adivinación, pero Gary, ¿cómo puedes estar seguro? Y ellos no quieren cambiar. Ellos solamente quieren seguir de la manera en que están; vender del modo en que lo hacen. ¡Es tan simple como eso!"
Esto lo dijo (la negrita es mía) Steranko en 1969! y también se refería a DC. Todo esto y más en una imprescindible entrevista que en Entrecomics nos han hecho el favor de traducir, donde, entre otras cosas, conocemos más sobre la industria estadounidense del cómic y entendemos mejor porque Steranko es un genio (a lo Orson Welles y por eso no hemos podido disftutar de él como merece su talento y brillantez) y, seguramente, el único que ha surgido en EE.UU. después de Kirby al que se le puede llamar artista.

17.12.08

Critiquita 260: Percevan nº 11-2, Léturgie y Luguy, Norma 2008

Por fin Norma se dignó a sacar los números inéditos de Percevan, una de mis series favoritas cuando era adolescente. Ha sido una agradable sorpresa pues, como esta editorial llevaba años asegurando que iba a sacarlos, yo había dejado de creer sus declaraciones.
Percevan es la típica serie de fantasía medieval francesa, es decir el realismo pesa más que en la anglosajona (señores de los anillos y demás), y es también el típico cómic juvenil (para adolescentes) francés, aunque con un poquito más de sexualidad. Es, pues, un cómic de género e industrial sin nada nuevo en sus páginas, tan sólo como afrontan y plasman sus autores el esquema y las exigencias de un producto estandarizado. Nos relata las aventuras de Percevan, el típico héroe galán y gallardo, y su amigo Kervin, el típico gordo simpático, gracioso y cobarde con corazón de león, en un mundo fantástico, que podría ser la Francia del siglo XIII si esta hubiese estado habitada por magos, brujas y monstruos.
Léturgie se desenvuelve bien en este mundo convencional al conseguir superar el cliché y los pjs típicos y planos con tramas sencillas pero bien desarrolladas, un mundo sólido y coherente, basado en secundarios recurrentes, diálogos eficientes, buena comicidad y cierta originalidad e imaginación, y una lectura agradable y sencilla que no se agota en posteriores lecturas. En esta última aventura Percevan intenta salvar el mundo del apocalipsis y el resultado, por desgracia, esta por debajo de la media de la serie. Da lo mínimo porque el enfoque es más convencional de lo habitual y Léturgie no puede ocultar que la historia esta estirada. Supongo que es la manifestación de la falta de interés de unos autores que han tardado 6 años en hacer la aventura completa.
Luguy es para mi la principal razón de que esta serie me guste y, a diferencia del guionista, su calidad no ha disminuido en esta última aventura. Su dibujo sencillo y caricaturesco, lo típico de este estilo de cómic, recuerda un poco a Mezieres y al manga, destaca por su eficacia (aunque nunca se complica la vida haciendo composiciones raras o adoptando extremos puntos de vista), por el diseño de pjs secundarios (más barrocos ya que no tiene que dibujarlos constantemente) y por su barroquismo y detallismo en los fondos y en los motivos fantásticos. Además, Luguy es un buen narrador de estilo clásico y sabe imprimir dinamismo y energía a sus dibujos. Así pues, su trabajo no destaca por su belleza o calidad pero, como es sólido, competente, imaginativo y currado, responde muy bien a las necesidades del guión y del género y consigue que la serie de Percevan tenga alma.
Así pues, estos últimos números han decepcionado mis expectativas conservadas durante años, pues la historia es floja, pero sigue siendo un buen cómic francés juvenil. No hay que olvidar que este es un cómic para pasar el rato, no tiene vocación de excelencia ni esta pensado para paladares exigentes.

11.12.08

Jonás &Tomás

Esto que os encontráis aquí es una historieta de una página que hice cuando a principios de años Norma buscaba autores para su Dibus. No sé nada de eso, quiero decir que lo envié y hace meses que pasó el plazo y no sé quien fue el escogido, pero doy por hecho que yo no. Al margen de cualquier otra consideración, lo que vais a ver no es exactamente lo que ellos buscaban. En fin, el caso es que el inventó a mi me gustó mucho y tengo varias ideas para historietas apuntadas que se perderán, me imagino, por falta de motivación, principalmente, para llevarlas a cabo. En fin, espero que el resultado os parezca tan simpático y divertido como a mí.









Y ahora un pasatiempo, a ver si véis estos cuadros en alguna viñeta.


9.12.08

Algunos comics buenos

Bueno, como es tradición ya, toca escribir un post sobre los comics que he leído durante el último año Critikrator (de 23-XI a 23-XI) que más me han gustado. Pero antes decir que este año me ha parecido flojo, no me refiero sólo a las novedades, ya que no sólo leo eso, aunque también es cierto que no ha salido ninguna obra nueva que sea excepcional. Así que por desgracia no he leído nada nuevo que me haya encantado. De todas formas, eso no ha hecho que esta selección sea peor que la de años anteriores, cualquiera de estos comics podrían haber estado en ellas si el orden de lectura hubiera sido distinto. En fin, al tema.
Sahrazad: cómic europeo del bueno. Toppi nos cuenta algunos cuentos de "Las 1000 y 1 noches" de forma excepcional gracias a un trabajo maravilloso como dibujante de comics. De forma que se marcó una obra genial y única por una técnica narrativa que funde las viñetas para crear un todo que las trasciende. Además, el espléndido dibujo imaginativo y poético y un dominio excelente del color y del b&n también contribuyen a que este cómic sea una delicia visual indispensable.
La Liga de los Caballeros Extraordinarios: un gran cómic de MOORE. Más que una obra menor pertenece a su grupo de obras sencillas y accesibles, por lo que no deja de ser un cómic notable. Una gran idea, un magnífico estudio de pjs y un O´Neill grotesco y singular, pero perfecto, son lo que hacen sobresalir a estas 2 miniseries.
Nick Furia agente de SHIELD: lo de Steranko por supuesto. Un clásico imperecedero gracias a que Steranko captó perfectamente su época en unos guiones rabiosamente Pop, que, son el punto y final de la época donde la imaginación, la sorpresa y la maravilla presidía los guiones del género superheroico. El canto del cisne de una forma de entender a los superhéroes que fue sustituida paulatinamente por la corriente que, desgraciadamente, nos ha llevado hasta Bendis. Pero la obra brilla sobre todo por un dibujo absolutamente revolucionario y genial, por lo que no ha sido imitado. Steranko aportó al dibujo de comics un poso estético y artístico tremendo de modo que él es otro de los grandes del Pop Art. En fin, un cómic único porque como todo lo genial, no puede ser continuado ni imitado por los demás mortales.
Ironwolf: Las llamas de la Revolución: un gran cómic de CF muy redondo gracias a un guión comprensible, ambicioso y enérgico de Chaykin, donde se combinan a la perfección la aventura y la acción con la política, y un dibujo de Mignola excelente por su creativa plasmación de un futuro que se parece mucho a nuestro pasado.
Nacido Salvaje: excelente trabajo de de Felipe y Aibar donde muestran como la Guerra de Vietnam tornó en pesadilla el sueño americano. Magníficas las breves historias por su intensidad y oscuridad gracias a lo bien que se apoyan mutuamente el guión y el dibujo. También excelente la edición que hizo en grapa Glénat.
La Edad de Bronce: excelente trabajo de Shanower porque nos brinda en él, a la par que una versión magistral de la Guerra de Troya por su ambición de totalidad y su magnífica actualización sin traicionar el original, el placer de ver como un clásico se va haciendo. Trabajo tremendo y lectura fantástica es lo que ofrecen los tomos (caros) de "La Edad de Bronce".
Asa, el ejecutor: impresionante manga por su fuerza, vigor y melodrama de forma que es una obra absolutamente sobrecogedora donde se reflexiona sobre el individuo y la sociedad. Una obra donde Keiko y Kozue hacen una genial y maravillosa pirueta, pues nos cuentan decenas de historias breves tremendamente pasionales y emocionantes a través de la típica alma japonesa, estoica, fría, introvertida y contenida.
El Conan de Thomas y BWS: comics sencillos pero llenos de fantasía y vigor gracias a la sabia adaptación que hizo Thomas de la obra de Howard y al revolucionario trabajo de BWS, que a su modo intentó una nueva revolución sterankiana. No lo consiguió porque recargó demasiado las páginas y su meticulosidad era demasiado para las limitadas y baratas técnicas de impresión del cómic popular de principios de los 70, pero de todas formas, la fantasía, la imaginación, la fuerza y el aire prerrafaelista del dibujo de BWS siguen haciendo a estos comics espectaculares y singulares. Un trabajo que llega a tocar el cielo en "Clavos rojos".
Shaolin Cowboy: absurda obra de Darrow que brilla por la excelente armonía que consigue este autor entre su hiperrealista dibujo y sus guiones surrealistas. Un cómic único y singular, ultraviolento y ácido, donde vemos cosas que nunca habíamos imaginado y nunca veremos en otro sitio.
Nexus: gran cómic de CF donde se combina perfectamente la reflexión con el entretenimiento y la diversión. Un cómic cuyo ochenterismo no le ha hecho envejecer o pasar de moda gracias a unos inteligentes, originales y cómicos guiones y a un dibujo clásico y elegante y una excelente narrativa.
Pues ale, ya esta.

4.12.08

Balda Europea II

Pues con este post doy por terminado esta serie de Mi cole. El censo de mis comics no es exhaustivo, aunque es obvio que iba ser así, yo no caí en el tema. Es obvio porque la cole de un coleccionista esta creciendo constántemente no sólo con novedades, sino también con antiguallas y gangas, además, por problemas de espacio, he tenido que reconfigurar mis estanterías y empezar a tener que poner comics en horizontal en el espacio que hay entre la parte superior de los comics y la parte inferior de la balda superior. En fin, que ahora pocas baldas estan como las describí en su momento. También el tema es que no pensé que iba a tardar poco más de 2 años! en completar la serie. En mi ingenuidad calculé que sería cosa de unos meses.
Bueno, centrándonos en el tema esta es la segunda parte de mi balda europea (es que es muy larga), compuesta por comics francobelgas.
Los héroes caballeros: un incursión de la moribunda Zinco en el mercado francés. La edición es en prestigios de la época. El cómic me parece cojonudo, tanto en guión como en dibujo. Es una versión moderna e historicista de las aventura de Perceval (el que fue a buscar el Grial según C. de Troyes). Sólo son 2 números y deja la historia colgadísima lo cual da mucha rabia ya que, como sabéis, soy un fan de la Materia Artúrica y estos comics estan muy bien (ese es mi recuerdo). Nunca he mirado si en Francia salieron más, en parte por ojos que no ven, corazón que no siente y en parte porque de poco me iba servir que haya más ya que de francés ni papa.
Arturo: serie de los 90 que aquí empezó a publicar Aleta el año pasado y de la que no sabe nada más. He preguntado a la editorial si la va a continuar pero no me contesta. En fin, es una versión historicista y centrada en los mitos galeses, no en las novelas de caballería, de la Materia Artúrica. El único número publicado, Myrddin, en mi opinión es flojo pero los autores dejaban lugar a la esperanza de que la serie mejorará.
Foc: una trilogía de Zinco en formato prestigio pero tamaño, si no me falla la memoria, más grande que el francés. Es una historia fantaciéntifica ambientada en la Edad Media. No esta mal, es muy de la época (80´s), pero yo tengo dificultad con su dibujo hosco y grotesco.
Thorgal: en un momento de mi vida no tenía mucho que comprar y decidí empezar con Thorgal, la Cole de Fantasía francesa. Naturalmente ese momento cesó rápidamente y yo me quedé sólo con el 1º nº, que es flojo y desde luego no da pistas de lo que se va a convertir la serie.
Estela: fantástica serie de comics juveniles de CF. Un trabajo espléndido de guión, muy de género, así que originalidad poca, pero si con mucho entretenimiento y diversión. El dibujo caricaturesco típico de este tipo de cómic francés y como todo lo noventero, con influencia manga, es lo mejor, muy creativo e imaginativo, excelente en cuanto anatomía y proporciones y una narrativa francesa muy moderna. Es una gran obra de género. El único pero es que es un poco irregular, la calidad interalbumes varia bastante.
Atalanta: serie que cuenta el viaje de los argonautas desde la perspectiva de la única mujer de aquel legendario grupo, Atalanta. Los guiones son flojísimos pero el trabajo de Crisse, un genial dibujante maestro en lo suyo, dibujo caricaturesco francés, creativo y original, me encanta. Hace tiempo que por aquí no se ve nada, así que igual no ha seguido en Francia, lo cual no me sorprendería porque el cómic es tan malo que su maravilloso dibujo no puede redimirlo.
La Espada de Cristal: historia de Fantasía bastante maja y original dentro de que también es muy de género. De nuevo el buen hacer de Crisse es una de sus mejores bazas gracias a su imaginación y la sensualidad con la que dibuja féminas. Lo malo es que la edición de Norma no es muy buena, hay bastantes páginas mal reproducidas, aunque ya no sé si es tema de Norma o de los originales.
La balada de las Landas Perdidas: una historia de Fantasía aunque esta más cerca de las leyendas medievales que de un relato a lo Tolkien. Tiene su puntillo de magia y brujería pero por lo demás es un relato entretenido y original porque no es un cómic de acción y aventuras. Lo mejor es el sólido mundo y la parte final, un relato de intrigas políticas, cosa que no es muy habitual en el Cómic.
Moriganes: el intento de explotar el mundo de las Landas Perdidas. Este relato, no muy allá, se sitúa en el pasado de las Landas. El tema es muy prometedor pero aquí sólo se ha publicado un nº años a, ignoro si en Francia ha continuado o si Norma va a seguirlo. A mi me gustaría seguir leyéndolo.
La búsqueda del pájaro del tiempo: una de las obras más famosas del cómic francés de los 80. Son unos comics de Fantasía, bastante originales y sorprendentes, protagonizados por una pelirroja tetona que, por desgracia, jamás se desnuda. Es un cómic que por su calidad merecía una reedición.
Los compañeros del crepúsculo: un cómic de Fantasía y como es francés, la ambientación histórica es más importante que la fantástica. Es muy bueno, de los mejores que he leído. Historia imaginativa, emocionante e intrigante, un dibujo espléndido, una recreación histórica buensíma, erótico, ya que es de los 80 ... En fin, un gran cómic que merecé la reedición.
Umpah Pah: cómic de Goscinny y Uderzo ambientado en la América colonial francesa protagonizado por una pareja genial, un indio forzudo, audaz y astuto y un noble francés débil, cobarde e ingenuo. Me molaba mucho de pequeño, cuando la volví a releer hace poco me dejó mal sabor de boca. Uderzo esta espléndido pero los guiones de Goscinny flojean mucho, alguna idea genial, pero es un cómic muy alejado en cuanto calidad de la magna opus "Astérix y Obélix".
Henry Dickson: no recuerdo mucho de este cómic. Sólo se publicaron aquí 2 números, no sé si hay más. Es un cómic bastante adulto, lo cual me sorprendió en su momento ya que su estilo es línea clara, cosa que yo por entoces lo tenía asociado a temática juvenil. Es de espías en la 2º GM creo.
Casacas azules: genial cómic juvenil sobre soldados de caballería estadounidenses en el Oeste. Un cómic principalmente cómico pero con mucho respeto a la historia y homenajeando a los mejores Western, aquí se publicaron 8 creo y hay un montón. Es un una pena que la crisis de los 90 se llevara por delante el cómic francobelga juvenil en este país, porque por ejemplo, esta serie, a pesar de tener un dibujo simple y burdo, aunque muy eficiente, es buenísima. Bueno, así lo recuerdo yo, que hace que no la leo ...
Blueberry: aunque parezca lo contrario, el Western no me va mucho. Empezé esta cole porque un amigo de mis padres aficionado a los comics, me regaló como 1/3 de esta. Con la edad he empezado a apreciarlos. De pequeño me parecían demasiado liosos y tostones. Ahora aprecio unos guiones complejísimos que huyen con éxito del esquema del género, una exquisita ambientación y un dibujo de Giraud impresionante por su hiperrealismo y el trabajo que eso llevó. Me parece un cómic duro porque su lectura no es ligera, quiero decir que no me parece un cómic adecuado para iniciarse en este forma de narración, pero eso sí, es un clásico que hay que leer sin ninguna duda. De todas formas yo no tengo todos, he pasado de las continuaciones y de los clásicos debo tener 2/3, es que como dije, el Western no es lo mío.
Percevan: cole juvenil maravillosa de fantasía medieval a la francesa. Son comics sencillos pero divertidos y dinámicos y con un dibujo modesto, pero muy eficiente y creativo que defiende muy bien el guión plasmando muy bien la fantasía y dando expresividad y emoción. Es, digamos un cómic industrial y de género pero con cierta identidad o singularidad que lo convierte en una agradable lectura que no envejece. Lo bueno es que por fin Norma ha decidido publicar los pocos nº inéditos que quedaban.
Pitufos: genial obra de Peyo que, desgraciadamente, se va deteriorando a medida que avanza. Poco hay que decir de los archiconocidos pitufos, si acaso resaltar la maestría de Peyo como dibujante de comis y los 6 primeros números, clásicos entre los clásicos.
Johan y Pirluit: otra obra de Peyo de aventuras fantásticomediavales para el público infantil, hecha con la suficiente inteligencia y habilidad como para satisfacer a todos los públicos. Es la verdadera gran obra de Peyo y un auténtico dislate que lleve como 20 años o más sin reeditarse. "La guerra de Tomoylomo" es un cómic absolutamente genial. Con comics así es imposible no aficionarse, no en vano Johan, Pirluit y los pitufos son los que me aficionaron al Cómic en mi tierna infancia.
Tintín: poco que decir de este clásico entre los clásicos. No soy tintinólogo, tampoco muy aficionado, Tintín me parecía aburrido incluso de pequeño. Pero Hergé me ha parecido siempre un dibujante espléndido e impresionante, de los mejores de todos los tiempos. Un auténtico maestro en todas las facetas de dibujante de cómic, excelente sobre todo para la comicidad, yo aún me río con Tintín. De todas formas, aunque hayan envejecido y sean un poco pesados de leer, su lectura es obligatoria porque son un gran documento de la época, decisivos en la formación artística tanto del cómic en general (el 1º Tintín es de 1928) como del francobelga en particular y porque Haddock es uno de los pjs más geniales y simpáticos de toda la historia del Cómic.
Las legiones de Hierro: cómic de CF con aire de Fantasía Heroica bastante bueno, lamentablemente no hay más que el 1º número. :(
También comentar para terminar que tengo los 3 volúmenes de "Spirit" que editó El Mundo, que he sido incapaz de leer, y todo Lobo hasta el 1º tomo de su cole regular editado por Zinco, ahí me cansé definitivamente. A pesar de que con su reciente rescate la gente se ha hinchado a poner verde a este cole, pienso que "El último czarciano", "Infanticidio" y "Paramilitary Christmas" son comics genialísimos, que marcaron época y siguen estando muy bien.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog